PRÁCTICAS SOCIOCULTURALES EN LA COMUNIDAD MARINERA CASTILLO DE JAGUA, UN ESTUDIO A PARTIR DEL GÉNERO EN LA ACTIVIDAD PESQUERA

RESUMEN

La presente investigación titulada Prácticas socioculturales en la comunidad marinera Castillo de Jagua, un estudio a partir del género en la actividad pesquera, es un estudio sobre la influencia de la categoría sociológica género en la asunción de prácticas socioculturales para la comunidad marinera Castillo de Jagua.
Se trata de una investigación descriptiva, cuya metodología cualitativa emplea el método etnográfico y descansa en una investigación cualitativa que toma una muestra intencional, no probabilística y de fácil acceso entre los pobladores con notable arraigo en las actividades que se relacionan con la pesca y el mar.
Los resultados se dirigen a una caracterización de la comunidad desde el punto de vista socio demográfico y cultural, así como a la determinación de los roles de género frente a la pesca y las actividades que se relacionan con ella, que en definitiva permiten comprender un conjunto de prácticas socioculturales desempeñadas por hombres y mujeres en el contexto sociocultural de su comunidad.
Palabras claves: Prácticas socioculturales, género, roles, actividad pesquera.

INTRODUCCIÓN

En América Latina, el proceso de reducción de desigualdades según géneros y la emancipación de la mujer, ha sido resultado de las recurrentes e intensas luchas del movimiento feminista. En contraste, Cuba desde el año 1959, inició un proceso gradual pero sostenido, de grandes transformaciones sociales, que tuvo la incorporación de la mujer en la vida social y económica de su sociedad como uno de los pivotes esenciales.

La aplicación sistemática de implícitas y explícitas políticas de género en las estrategias de desarrollo, han suprimido barreras culturales, ideológicas, económicas y sociales, que mantuvieron siempre a las mujeres en condiciones de subordinación, marginación y secular atraso.

El proyecto de la revolución cubana, que promulgó un conjunto de leyes y políticas, tuvo como marco ideológico la lucha contra todas las formas de discriminación entre las personas, sin importar su condición de clase, etnia o sexo.

Así un proceso continuo de reducción de desigualdades, se ha expresado a través del desempeño de nuevos roles, actividades e intereses desde el punto de vista ocupacional en correspondencia con las nuevas posibilidades de inserción laboral y la eliminación de restricciones en el acceso al empleo. De esta forma la mujer cubana no solo es objeto sino sujeto de las transformaciones sociales iniciadas, que le permite irrumpir en el espacio público y sobretodo incursionar en esferas sociales inexploradas.

Sin embargo, pese al ritmo e intensidad de los cambios objetivos en la realidad social cubana, no se ha producido igual impacto en el plano de la subjetividad social. Las medidas jurídicas y políticas implementadas, que refrendan la igualdad entre las personas, en particular entre mujeres y hombres, al tiempo que se ha presentado como condición necesaria; no ha significado condición suficiente para el ejercicio de la plena equidad de derechos por parte de las mujeres.

En este sentido, destaca sobremanera el caso de la esfera laboral donde asegurar poder acceder al empleo con igual oportunidad no ha sido suficiente. Pese a la profundidad de los cambios operados en materia laboral durante los cincuenta años revolucionarios transcurridos, actualmente no existe una relación  lineal con aquellos producidos en la subjetividad de varias generaciones de cubanas y cubanos. Todo ello expresado en estereotipos de género que trasmitidos de generación y generación, así como una asunción acrítica por parte de las mujeres y su incompatibilidad de roles de acuerdo con la pauta masculina; reimprimen las subjetividades sociales que impiden el desempeño de roles y prácticas socioculturales consideradas anteriormente exclusivas para los hombres.

En este contexto, ha sido oportuno la selección de la comunidad marinera Castillo de Jagua donde la pesca, que constituye el centro de las relaciones sociales y por ende la actividad económica principal de su comunidad, no cuenta con estudios que exploren diferencias de género y prácticas socioculturales asociadas frente a esta actividad económica.

Específicamente, cuando se trata de la actuación frente a la pesca y otras actividades relacionadas en el entorno comunitario marinero, se adolece de un análisis de la conducta y prácticas socioculturales desde el punto de vista laboral, en donde la cultura marinera de raíz local, media en las diversas influencias sociales que reciben hombres y mujeres de intereses compartidos en el seno de su propia comunidad.

De ahí que ha sido oportuno trazarse el siguiente problema de investigación

¿Cuál es la influencia del género en la asunción de prácticas socioculturales relacionadas con la pesca en la comunidad marinera Castillo de Jagua?

La solución al problema planteado se encentra mediante el trazado de los siguientes objetivos que constituyen directrices fundamentales de la investigación objetivo general:

Analizar la influencia del género en la asunción de prácticas socioculturales en la comunidad marinera Castillo de Jagua.

Derivándose así los siguientes objetivos específicos:

  1. Caracterizar socio-demográficamente la comunidad marinera Castillo de Jagua.
  2. Determinar las diferencias de géneros frente a la actividad económica en la comunidad marinera Castillo de Jagua.
  3. Identificar las prácticas socioculturales según los roles de género asumidos en la comunidad marinera Castillo de Jagua.

 

DESARROLLO

 En la comunidad marinera Castillo de Jagua del municipio Cienfuegos  existen diferentes familias que se dedican a la actividad pesquera como basamento económico  y  sustento , al mismo tiempo otros  pescan de forma tradicional, esto implica una expresión de práctica sociocultural que ha ido transmitiendo de generación en generación en esta comunidad, que llevó a que se realizara una  investigación  que ha abordando el estudio del   género en esta actividad, desde la perspectiva de práctica sociocultural se elaboró el diseño metodológico que presenta un paradigma cualitativo, cuyo corte transversal, estudia la comunidad Castillo de Jagua a partir de un análisis exploratorio y descriptivo de la población residente en esta comunidad. El carácter descriptivo proviene de la búsqueda de los rasgos más significativos y singulares en las diferencias de género, que para esta comunidad marinera, se han construido en estrecho vínculo con la participación frente a la actividad laboral. Así mismo, se trata de construir un perfil sobre la relación biunívoca y dialéctica, roles de género y la asunción de prácticas socioculturales, constituyéndose en un instrumento esencial en la formulación de políticas encaminadas a la equidad, preservación y desarrollo de prácticas socioculturales que enriquecen la cultura marinera tanto por el proceder de hombres como por mujeres reflejando los principales conceptos que serán utilizados a medida que se vaya desarrollando la investigación y tomado de diferentes autores.

Prácticas socioculturales: “Toda actividad cultural e identitarias que realiza el hombre como sujeto de la cultura y/o como de identidad, capaz de generar un sistema de relaciones significativas a cualquier nivel de resolución y todos los niveles de interacción, conformando, produciendo, reproduciendo y modificando el contexto sociocultural tipificado de de su comunidad”(Soler 2005)

Género: El género es una construcción social, histórica y cultural de los seres humanos hacen en función de su nacimiento, por lo que es un producto social, con el que se lograran las interpretaciones de lo masculino y lo femenino que varían ampliamente entre las diferentes culturas y los diferentes tiempos históricos y que se encuentra relacionado con la perspectiva desde la que se enfoque (Géneroendesarrollo., 2010)

La aprehensión de características e intereses compartidos de grupo socio demográfico según género, pero de raíz local diferenciable del resto, en lo que se refiere a localización geográfica, interdependencia e interacción psicosocial estable, sentido de pertenencia a la comunidad e identificación con sus símbolos e instituciones,[1]ya sea mediante el trabajo de campo o la práctica diaria; ha permitido el recorrido metodológico de esta investigación.

En este intento, lógicamente han de mediatizar los métodos y técnicas cualitativos que en su proceso de búsqueda e intercambio con la comunidad objeto de estudio, permiten la interpretación de la realidad e interacción social  de un grupo de individuos dentro del ámbito comunitario en el cual se desarrollan.

El empleo de diversos métodos y técnicas pertenecientes a la metodología cualitativa, facilita la profundización de las situaciones según contextos de género, que no es sino el objeto que se  estudia. De esta forma se orienta a trabajar con lo que es significativo para los sujetos participantes, se ofrece la posibilidad de estudiar las características tanto generales como específicas, y se facilita la comprensión de la organización social y cultural del grupo en estudio.

Al respecto de las investigaciones cualitativas autores como Taylor y Bogdan han expresado: “produce datos descriptivos a partir de las propias palabras de las personas, habladas o escritas, y la conducta observable”,[2]por lo que resulta un reflejo de la realidad social y a su vez, conduce el proceso de relaciones e interpretaciones que poseen los individuos inmersos en su contexto, interactuando con el entorno que les rodea, ya sea con otros individuos, instituciones o con la naturaleza o espacio geográfico que los contiene.

Asimismo, otros autores le han conferido notable trascendencia a las investigaciones realizadas mediante el empleo de técnicas cualitativas. Al decir de LeCompte: “extraen descripciones a partir de observaciones que adoptan la forma de entrevistas, narraciones, notas de campo, (…) registros escritos de todo tipo” [3] En este caso el autor da cuenta de los métodos y técnicas que se deberán emplear para el acometer el proceso investigativo según han sido los objetivos propuestos. Se trata de instrumentos de recogida de la información  que constituyen técnicas esenciales en la obtención de información de datos suficientes para la descripción inequívoca y completa sobre el fenómeno, proceso y/o evento sociocultural que se ha propuesto investigar.

En el caso particular de esta investigación se toma como fundamento las diferencias de género en la construcción y despliegue de prácticas socioculturales en un grupo de individuos de la comunidad marinera Castillo de Jagua. De ahí el uso extenso del enfoque cualitativo como plataforma metodológica permitiéndose el abordaje del conjunto de características, y atributos de las practicas socioculturales según género, lo cual implica el proceso de selección de la población en análisis, la recogida de la información, y la utilización de un heterogéneo conjunto de datos cualitativos, para lo que ha sido necesario apoyarse en procesos de observación, entrevistas, grupos de discusión y triangulación cualitativa de datos

En este sentido, es preciso aclarar que las prácticas socioculturales para ambos géneros al tiempo que conforman el conjunto de relaciones de la comunidad como parte de la cultura, son concebidas desde un enfoque netamente social. En este caso se precisa estudiar en los niveles individual, familiar y laboral en contextos diversos de acuerdo con la participación de sus componentes en la participación de la actividad económica.

Se trata de cinco familias cuyos jefes del hogar son pescadores de la comunidad mientras las féminas son amas de casa, así como otras dos familias cuyos miembros de ambos sexos se emplean en la prestación de servicios dentro de la propia comunidad.

Y es que la percepción y la conducta de las personas desde el punto de vista laboral, están conducidas por el contexto sociocultural. La cultura más que por el re aprendizaje de las profundas relaciones y transformaciones entre el hombre y su medio; implica forma de comunicación heredada y legada del individuo con el universo.[4]

De ahí que, realizar esta investigación teniendo en cuenta los roles de género, sus prácticas socioculturales dominantes y la acción mediadora de la cultura en su formación, interrelación, desarrollo y trasformación entre ambas variables, no dejan dudas sobre la necesidad ineluctable del empleo de una perspectiva cualitativa. La metodología cualitativa es portadora de determinadas estrategias y métodos que son propicios en el estudio de ambas categorías por su carácter inductivo, generativo y constructor, que le permite, a partir de sus fuentes de información de datos y/o evidencia, formular preposiciones y constructos analíticos tomando como punto de partida el comportamiento y proceder de los individuos, población o segmento según género en análisis. Adicionalmente, la metodología cualitativa implica un proceso de abstracción en la percepción en las pautas sociales y culturales sobre las que medio el trascendente peso de preceptos, estereotipos y expresiones cotidianas que conforman la subjetividad social.

Por último, y no menos importante la investigación deja entrever que el tema tratado está orientado en dos direcciones bien específicas: en primer lugar lo sociológico partiendo del género como construcción social según el comportamiento, saberes y actitudes desde la identidad de hombres y mujeres y en segundo lugar, lo sociocultural partiendo desde las prácticas cotidianas relacionadas con la actividad que despeña la población según géneros y sobretodo por la influencia que ejerce la cultura como sintetizadora de toda la actividad social.

Sin dudas, tales direcciones si bien se han tratado en estudios con anterioridad de forma fragmentada, es en esta investigación que encuentran nexos inseparables, lo que permite ahondar en una problemática novedosa, y aunque exploratoria, los resultados se presentan como puntos de partida para estudios posteriores de mayor profundidad.

El rol principal en las prácticas socioculturales lo desempeña el sujeto, que conformando el sistema de relaciones sociedad-escenario social-individuo, es actor por excelencia de dichas prácticas. Precisamente, el eje fundamental de la presente investigación se centra en el propio sujeto, que diferenciado según género, constituye el fundamento en el análisis de las diferencias que se manifiestan en la realidad sociocultural.

Al interrelacionar género y prácticas socioculturales en un estudio que exige la realidad contextual de los sujetos y los patrones de interacción social, no deja dudas sobre el empleo de la Etnografía como “método de investigación por el que se aprende el modo de vida de una unidad social concreta”[5].

De ahí que el método utilizado por excelencia sea etnográfico, cuando unido a las exigencias del análisis de contextos físicos geográficos, familiares, laborales, culturales, que permiten construir un perfil sociocultural holístico del entorno comunitario, se requiere de la explicación en las prácticas sociales diferenciadas para hombres y mujeres .

La etnografía se interesa en una situación social dada, los rasgos fundamentales de este método que serán utilizadas para dar cumplimiento a nuestros objetivos son:

  • Énfasis en la exploración de la naturaleza de un fenómeno social concreto.
  • Tendencia a trabajar con datos no estructurados.
  • Análisis de datos expresados en descripciones.

La etnografía ha demostrado ser una vía rigurosa para dar cuenta de la descripción en profundidad del escenario y sus actores, en la que se confiere un protagonismo a lo sociocultural.

De ahí que es el método etnográfico el medio más adecuado aunque la recogida de información debe complementarse a partir de la integración de la observación, entrevistas y grupos de discusión.  La combinación de los datos proporcionados por cada una de estas técnicas supone adicionalmente un proceso de triangulación. Esto posibilitará yuxtaponer, coordinar y complementar la información, proceso que facilite el análisis de los datos así como una mayor confiabilidad  y validez de los resultados.

La observación científica como método de investigación en las ciencias sociales ha sido considerada por los investigadores españoles Ruiz Olabuénaga e Ispizua como una de las actividades comunes de la vida diaria (…) esta observación común y generalizada puede transformarse en una poderosa herramienta de investigación social, y en técnica científica de recogida de datos”.[6]

Sin embargo, la observación es una actividad común dentro de la cotidianidad de los individuos, puesto que todos observamos a los demás y a nosotros mismos, las conductas maneras de expresarse, el accionar del mundo circundante. Lo notable de la observación como método de recogida de datos radica en el enfoque hacia un objetivo concreto, planificando de antemano una guía que devendrá en fases, espacios y personas.

De ahí no solo las posibilidades investigativas, sino la importancia para la obtención de datos y la evaluación de la actividad sociocultural. Desde el sentido descriptivo, la observación participante, con un enfoque etnográfico, permite explorar, captar y comprender mejor los detalles del campo observado, y por lo tanto realizar un análisis más exhaustivo.

La observación participante permite el contacto directo con la realidad que se estudia, integrándonos tanto al grupo de hombres pescadores como las féminas ocupadas en quehaceres domésticos y empleadas en los servicios de su comunidad. Esta técnica es la primera que se aplica durante el trabajo de campo dentro de la comunidad, ya que mediante la misma tendremos la posibilidad de presenciar en directo el fenómeno de las prácticas cotidianas relacionadas con ambos contextos, y a partir de esto recopilar información que luego podamos enriquecer con las demás técnicas. En un diario de notas se recogen los datos concernientes al despliegue participativo de ambos géneros durante la actividad cotidiana, y mediante la participación con el grupo en su cotidianidad lograremos ahondar en su subjetividad, propiciados por la interacción y el intercambio.

La búsqueda de interpretación de hechos o acontecimientos en una situación concreta resulta muy adecuada mediante el análisis de documentos. Esta técnica permite en un primer momento analizar el contexto y en el segundo analizar el contenido real para revelar y evaluar las características del texto, descubrir las causas que origina la información y valorar su efecto.

Al decir, del doctor Fernando Agüero “todos los objetos creados por el hombre para la trasmisión o conservación de información, pudiendo ser escritos, grabados o filmados. Este análisis debe considerar qué representa el autor, el contexto, para qué fines se creó, comparabilidad, fidelidad de los datos, alcance social o resonancia del documento, contenido valorativo” [7]

Por su parte, algunos autores europeos refieren que“… los documentos constituyen por sí solos hechos sociales. Como tales pueden ser objeto de diversos tipos de análisis sobre sus características, con atención de deducir de ellas consecuencias de interés social” [8]

Es entonces, que como herramienta de la investigación el método de análisis de documentos es imprescindible y mucho más cuando se busca interpretar lo que sucede en una situación concreta.

Por la importancia que contienen los documentos para la investigación solo se consideran aquellos elaborados por el hombre con el propósito de conservar y trasmitir información. De ahí el análisis exhaustivo de documentos como el material perteneciente al Proyecto Luna: “La Comunidad como Estructura Mediática”, apoyado en fuentes documentales, del que formaron parte profesores de la carrera Estudios Socioculturales, así como otros estudios territoriales como el Plan de Ordenamiento Territorial y Urbano del asentamiento Castillo de Jagua, realizado en la Dirección de Planificación Física en el año 2012, que ha sido una empresa capaz de ofrecer información válida sobre el objeto de estudio.

La entrevista como técnica propia de la metodología cualitativa permite recoger información de personas claves para la investigación, cualquiera que sea su nivel cultural, apreciar, además de la información emitida en las respuestas, el estado de ánimo, así como el ambiente general del entrevistado, su mundo subjetivo, gestos, tonos de voz, énfasis, etc., que aporten una importante información sobre el tema. Esta es una técnica esencial en la recolección de información, ya que los mismos actores sociales o informantes claves, proporcionan los datos relativos a sus conductas, opiniones, actitudes, etc., detalles que por su naturaleza son casi imposibles de apreciar en una observación. El intercambio verbal ayuda a determinar alguno de los conceptos y locuciones más significativos dentro del sistema de manifestación oral relacionados con las prácticas socioculturales.

Los informantes claves son los individuos que con frecuencia son elegidos por ser conocedores del tema que se está investigando, desde su perspectiva de sujeto insertado en la comunidad, y porque pueden tratarse de personas residentes durante largo tiempo en la misma, por lo tanto se encuentran capacitados para trasmitir historias, conocimientos, juicios y opiniones válidas para el investigador sobre los estereotipos de géneros y prácticas socioculturales asociadas a estos. En la investigación que nos ocupa los informantes claves son precisamente los individuos que se han dedicado a la práctica de la pesca por mucho tiempo, los que se presentan como una fuente de información primordial para obtener los datos requeridos en este sentido. Los informantes claves entrevistados son la directora del museo localizado en la fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles, así como los administradores de la tienda de productos alimenticios y panadería del asentamiento.  Estos sujetos se consideran informantes claves porque según su actividad laboral poseen conocimientos e ideas comunicativas importantes y especiales para el investigador.

La entrevista utilizada fue la entrevista semiestructurada, esta propicia un intercambio con los sujetos de forma flexible y abierta, sin olvidar los objetivos de la investigación, permite al entrevistador formular preguntas no previstas durante la conversación, y esto le da la posibilidad de inquirir sobre diferentes temas, que le sean de utilidad, a medida que se presentan, lo que  ayuda a que el entrevistador explore en respuestas interesantes o poco comunes. Este tipo de entrevista impide que para entrevistador y entrevistado, la misma no se presente como un proceso ambiguo y desacertado.

Esta modalidad de la entrevista fue la seleccionada por la posibilidad que brinda al investigador de formular de antemano una serie de preguntas, con al menos la inicial estandarizada, teniendo en cuenta que dichas preguntas pueden estar sujetas a cambios, debido a que el objetivo principal de las mismas es ganar profundidad en el nivel de las respuestas, para revertirlas luego en una etapa de análisis que esclarecerá la relación roles de géneros, prácticas socioculturales y los significados e influencia de la cultura en tal relación.

Las preguntas insertadas en la guía para las entrevistas han de ser seleccionadas en base a los indicadores, con el fin de lograr la mayor efectividad y adecuación a las necesidades investigativas.

La selección maestral, en las investigaciones cualitativas, es un procedimiento arduamente abordado sobre el que existe conceso de la importancia de recaudar el máximo volumen de información posible. Todo ello garantía del desarrollo optimo de la investigación. Al respecto los investigadores Rodríguez, Gil y García expresaron: “los informantes considerados en una investigación cualitativa se eligen porque cumplen ciertos requisitos que, en el mismo contexto educativo o en la misma población, no cumplen otros miembros del grupo o comunidad”.[9]

De ahí que el proceso de selección de la muestra apropiada a la investigación se enfoca en el universo del núcleo de familias pescadoras con larga permanencia en la comunidad. El núcleo de pobladores seleccionado es relativamente pequeño y  de fácil acceso por lo el muestreo es intencional y no probabilístico.

De forma general la muestra está conformada por 31 entrevistados. De ellos son 18 mujeres y 13 hombres. La selección de la muestra se centró en dos contextos donde se levantaron el conjunto de entrevistas realizadas. En primer lugar, se trata del contexto familiar donde se seleccionaron cinco núcleos de familias,  con sentido de pertenencia a la actividad pesquera, la zona y son representativos de la comunidad.

En su totalidad todos pescan en algún momento determinado, sin embargo solo dos entrevistados de este contexto lo realizan de forma profesional, y que por tanto, a partir de su experiencia y tradicionalidad, son reconocidos dentro del grupo de pobladores. El levantamiento se efectuó en aquellas viviendas más antiguas, y que actualmente se habitan por pobladores cuya edad tiene una media aritmética que alcanza los 45 años. Por tanto constituyen individuos representativos y de larga tradición en prácticas socioculturales entorno a la cultura marinera.

En segundo lugar, se toma el contexto laboral dominado actualmente por una cooperativa pesquera Dionisio San Román. En esta unidad se efectúan entrevistas individuales seleccionándose individuos representativos de las actividades pesqueras que caracterizan el escenario laboral. En este contexto la posibilidad de interacción con los actores de la actividad pesquera permite explorar la asunción de nuevas prácticas socioculturales entorno al desarrollo de estas actividades, así como su diferenciación según género. De esta forma, se facilita el acceso a aquellos lugares propicios para observar, reconocer e interpretar la influencia que ejerce el género, que como construcción sociológica, marca notables diferencias en la configuración y desarrollo de actuales prácticas socioculturales.

La selección de dichas familias de gran trascendencia comunitaria y sociocultural ha estado conducida por los siguientes factores:

Socio demográfico: Familias de notable heterogeneidad sexo etaria, cuyos miembros son nativos y con lazos familiares coherentes.

Productivo: Notable diferenciación en cuanto a la participación familiar en la actividad económica.

Social: Estas deberán estar determinadas con el sistema de relaciones sociológicas propio de las comunidades marineras que impliquen una diferenciación de roles de género.

Un procedimiento al que se acoge la  investigadora se ha definido como: Triangulación de datos

El control cruzado entre diferentes fuentes de datos personas, instrumentos, documentos o combinación de estos para obtener referencias de gran interés, para comprobarlos o para obtener otros datos que no habían sido portados en una primera lectura, a través del examen cruzado de información. (Denzin, 2005:9)

Esta técnica de triangulación proporciona el acceso a datos mediante otras técnicas de forma independiente como la entrevista y la observación; permitiendo realizar diversas comparaciones con una mayor precisión en la información brindada por los pobladores de la  comunidad, en cuanto a la  actividad pesquera que realizan las familias  en la muestra seleccionada.

Para ello se siguió la clasificación asumida por Denzin (1989), que se articula en torno a cuatro tipologías básicas a tener en cuenta: triangulación de datos, triangulación teórica, triangulación metodológica y la triangulación de portadores.

En este caso el empleo de la triangulación de datos; está determinada al asumir: “está referida a la confrontación de diferentes fuentes de datos en un estudio. La triangulación se produce cuando existe concordancia o discrepancia espacios/contextos”. (Denzin, 1989)

 

 Prácticas socioculturales según género en la comunidad marinera Castillo de Jagua.

Cuando se trata de prácticas socioculturales que toman a la pesca como eje del sistema de relaciones sociales de su comunidad marinera Castillo de Jagua, la diferenciación que impone el género pareciera desvanecerse. En el contexto marinero, tantos hombres como mujeres entrevistados, refieren desplegar prácticas socioculturales relacionadas el aprovechamiento de productos provenientes del mar, sus variados modos de preparación, comercialización, así como en el desempeño de actividades pesqueras deportivas y en tiempo de ocio; donde se distingue equidad participativa según géneros. Es decir, constituyendo el centro del sistema de relaciones sociales heredadas del pasado y robustamente arraigadas en su territorio, la pesca es una práctica sociocultural en la que tanto hombres y mujeres entrevistados refieren acometer, ya sea como medio de recreación o deporte.

El proceso de construcción social y comunitario de las sucesivas generaciones, así como aquel proceso de asimilación histórica mediante actividades tecno productivas relacionadas con el entorno marinero, que en su conjunto han significado un paso importante en el desarrollo económico y sociocultural comunitario, han conducido al cierre evidente de brechas de géneros.

Sin dudas, esta comunidad representa el escenario territorial, donde se ha establecido la trasmisión directa del legado sociocultural, y en el que sus pobladores y pobladoras, refieren a un conjunto de tradiciones propias o suyas. Se trata de la pesca a cordel y bote, las corridas de pesca entre los que pueden encontrarse  “La corrida del pargo” y “La corrida de la albacora”  como actividades de gran trascendencia sociocultural.

Existen dos épocas del año en que se efectúan estas actividades. Se trata de los meses mayo y diciembre. La primera, de acuerdo a las fases luna, se manifiesta la corrida del pargo. La duración aproximada alcanza un mes, donde se acomete la pesca a cordel por las noches o se van a la mar por varios días, siendo una tradición comunitaria. En esta actividad, tanto las féminas como los hombres entrevistados participan en su totalidad.

Al decir de la entrevistada Yenia Morales Torres, médica de la comunidad: utilizo cordeles con anzuelos potentes porque es dura y extenuante la faena durante gran parte de la noche en la costa.

Por su parte, la fémina que se desempeña como pescadora profesional Belkis Colina expresó: Mayo es un mes en el que varias noches, lo único que hago es zarpar en mi bote y tirar mi red.

Tal afirmación de la entrevistada, no deja dudas que la pesca es una actividad de gran tradición y arraigo en la comunidad, transmitida de generación en generación y sin estereotipos de géneros. Es la práctica sociocultural identitaria tantos de féminas como hombres. Esta práctica se realiza temprano o de madrugada hasta la llegada del amanecer,   puede ser un día o se van a la mar varios días según la corrida y la luna. Para ello utilizan cordel, embarcaciones rudimentarias como las chalupas o pequeños barco y van a las zonas de pesca ya conocidas e identificadas desde hace mucho tiempo. Entre estas destacan la corrida de otras especies como la pintadilla, la jiguagua, la cojinúa, la rubia, la cubereta, la sierra y otras. Estas actividades identitarias se realizan según la época del año.

La diferencia entre géneros, se encuentra justamente en la periodicidad con que se realiza esta práctica  y la zona donde se ejecuta. Mientras los hombres refieren mayor sistematicidad las féminas solo realizan la pesca en fines de semanas cuando disponen de tiempo libre. Asimismo, los hombres prefieren zarpar en barcos y pescar en alta mar, mientras que las mujeres tiran el anzuelo desde la costa o la orilla.

Otra práctica sociocultural destaca la elaboración de alimentos a partir de peces y mariscos. Esta práctica se desarrolla en el espacio domestico y está relacionada con la exhibición de tales alimentos elaborados, que como otra práctica sociocultural, se desarrolla en la Fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles. La elaboración de alimentos es desempeñada por ambos géneros. Los proyectos comunitarios promueven e perpetuán estas prácticas de gran trascendencia comunitaria. Entre los alimentos elaborados  se distinguen gran variedad de mariscos y pescado como arroces con pescado, pescado fritos, en ruedas, fileteados, rellenos y enchilados, que han sido elaborados tanto por hombres como por mujeres de la comunidad.

Así el disfrutar y degustar los productos marineros a partir de  su elaboración, es una práctica que provee a la comunidad valores estéticos desde su decorado. Estas festividades se realizan una vez al año con la participación de los miembros de la comunidad y de personal foráneo además de la comunidad El Perche, la CEN y zonas aledañas además de espectadores y los competidores.

Asimismo, las técnicas de elaboración de instrumentos de pesca, se realizan en las viviendas de los pescadores y sus esposas. La observación como técnica de investigación permitió visualizar esta actividad identitaria realizada en los portales de las viviendas, terrazas o en algún árbol del jardín domiciliario. Hombres y mujeres de mar tejen redes para pescar o reparan aquellas que tengan desgaste o roturas. Esta práctica sociocultural es desempeñada por cualquier miembro de las familias las que emplean técnicas tradicionales y diferentes útiles como redes, cordeles, nazas, y chinchorros.

En el caso de las mujeres que refirieron dicha práctica coincide con aquellas que se desempeñaban como amas de casa. Las esposas de los pescadores apuntan que esta práctica es parte de su cotidianidad y fuente de ingreso a las economías familiares. El resultado final de estas prácticas socioculturales que son las redes o mallas de pesca son comercializadas en el mercado local de su comunidad.

En otro orden, la limpieza y organización de los avíos de pesca se presenta como otra actividad identitaria pero si de género se trata, refiere una marcada diferenciación según géneros. Desempeñada mayoritariamente por los hombres los pescadores masculinos organizan su puesto de trabajo diariamente y mantienen limpio su instrumental como costumbre cuando regresan y salen de pesca. Esta es una práctica se realiza en el barco o en el muelle, enmarcándose en el espacio laboral a diferencia de las prácticas anteriores.

Por último, resta enunciar una práctica muy difundida. Se trata de nadar. Esta práctica la realizan todos los entrevistados y refieren su desempeño desde las edades más tempranas de sus vidas. La realizan en el muelle y frente a sus propias casas. Sin dudas, el mar forma parte indisoluble de estos individuos.

Nadar: Práctica que realizan los nativos de esta comunidad desde temprana edad se tiran desde el muelle del frente de la casa como parte esencial  de su cotidianidad e identidad.

Se aplicaron entrevistas a 18 mujeres y 13 hombres de forma intencionada y estas a su vez coincidieron con familias de pescadores con su interacción social se puede analizar tres dimensiones:

  • Relación individuo- individuo.
  • Relación  individuo-entorno.
  • Relación entorno –comunidad.

La observación y las entrevistas se realizaron en la etapa primaria del trabajo de campo permitiendo  caracterizar la interacción de estas dimensiones y conformar las redes sociales.

Relación individuo-individuo

 

Prácticas socioculturales Roles Femeninos Roles Masculinos
Pesca Amas de casa.Pesca nocturna.

Comercialización de los productos de la pesca.

Alimentación.

Pesca diurna y nocturna (varios días).Preparación y limpieza del pesca.

Comercialización de los productos de la pesca.

Alimentación.

Tejer y reparar  redes Amas de casa y trabajadoras zurcen y hacen estos medios.Comercializan estos medios.

Ingresos económicos.

Tejen y reparan todo el año.Comercializan estas redes.

Ingreso y sustento.

Organizar los avíos En la vivienda. En las embarcaciones y en el muelle. 
Cocinar el pescado 

 

Diario en el entorno familiar en la cocina en la terraza el patio.Alimentación.

Venta de minuta.

Ingreso económico.

 

Los domingos o de forma esporádica.
Nadar Permanente por las féminas. Permanente por los masculinos. 
Amas de casa Todos los días el rol tradicional (cocinar, limpiar, fregar, lavar planchar) cuidar los niños, buscar los sustentos.Comercializan los productos de la  pesca.

Alimentación.

Ingresos y sustento.

No siempre hacen lo tradicional de la casa.Trabajan relacionados con la fuente del mar.

Comercializan la pesca.

Alimentación.

Ingreso económico.

 

Caracterizando las prácticas  sociocultural desde la actividad doméstica relacionada con lo hombres su función dentro del hogar es desde  la actividad culinaria  cocinar y prepara el pescado en cualquiera de su forma mientras que las mujeres asumen la práctica de la actividad tradicional y la de también participar con lo relacionado con la pesca que es identitario en la comunidad marinera

  

CONCLUSIONES

Después de realizar un análisis acerca de las prácticas socioculturales en la actividad económica pesquera a partir de la influencia del género en la comunidad Castillo de Jagua se arribó a las siguientes conclusiones:

  • Los presupuestos teóricos que sirvieron de base al estudio, demuestran la validez y la pertinencia del paradigma de investigación cualitativo para el análisis de la influencia del género en la asunción de prácticas socioculturales en el contexto marinero estudiado de la comunidad.
  • Desde el punto de vista socio demográfico la comunidad se caracteriza por una población residente portadora de un arraigado sentido de pertenencia hacia la pesca y las actividades que se relacionan con el mar. Predomina el sexo masculino, los empleos provenientes de la cooperativa pesquera y la cultura marinera promovida por la fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles, que constituye no solo un centro de gran valor patrimonial, sino organizador de la vida sociocultural de la comunidad en su estrecha relación con el contexto marinero.
  • Provenientes de la cultura marinera las prácticas socioculturales relacionadas con la pesca presentan equidad participativa según géneros. La pesca, nadar, la elaboración de alimentos provenientes del mar y las técnicas de la elaboración de instrumentos del mar como tejer redes son prácticas socioculturales que se desempeñan por ambos sexos mientras que es mayoritario para el caso de los hombres acometer la limpieza de los avíos de pesca.
  • Socialmente los hombres se reconocen como  proveedores de alimentos y por tanto, constituyen la fuente de ingreso fundamental de sus familias. Se evidencian diferencias en la asunción de roles cuando se trata de la actuación de hombres y mujeres dentro el conjunto de actividades económicas que desempeñan. Los hombres se caracterizan por estar plenamente empleados en actividades de los servicios de la comunidad o en la actividad pesquera mientras que las mujeres presentan mayor diferenciación según roles asumidos. Las féminas se desempeñan como amas de casa, como trabajadoras de actividades que precisan alto nivel de instrucción o incluso como pescadoras profesionales que expresan la asunción de roles tradicionalmente masculinos.
  • Por sobre la influencia que ejerce la cultura patriarcal cubana en el establecimiento de roles de géneros diferenciados para hombres y mujeres, se sobrepone la cultura marinera local, que estableciendo un profundo sentimiento de arraigo e identidad marinera, acorta decisivamente las brechas de géneros cuando se trata de la pesca y las actividades socioculturales que se relacionan con ellas. 

 RECOMENDACIONES

Al  concluir la investigación y de acuerdo con sus resultados, recomendamos:

Socializar el estudio de género en la actividad pesquera a través de las prácticas socioculturales

  • Socializar el estudio de género en la actividad pesquera a través de las prácticas socioculturales.
  • Utilizar el análisis de las relaciones de género en la actividad pesquera en estudios de otras comunidades marineras, así como sistematizar los estudios de este tipo
  • Profundizar en la investigación dentro de 2 años y comparar los resultados. 

 

BIBLIOGRAFÍA

Contreras, F. C. (2006). Sustentarse en los mejores valores. Educación.

De Beauvoir, S. (2004). El segundo sexo. Impreso por Artes Gráficas Silva.

Dezin, N. (1978). The research act. Nueva York.: En Newbury Park,CA:Sage.

Durkeim, E. (1987). La division del trabajo social . AKAL .

Durkheim, E. (1987). La división del trabajo social‖. Editorial AKAL. Madrid.

García Dueñas, R. (2007). Los saberes Populares sobre las tecnologías comunitarias de pesca en la comunidad marinera El Castillo de Jagua. Cienfuegos.

Género en desarrollo. (9 de Enero de 2010). Obtenido de Tomado http://generodesarrollolocal.inmujeres.gob.mx/.

LeCompte. (1995). Un matrimonio conveniente: diseño de investigación cualitativa y estándares para la evaluación de programas. Félix Varela.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio en Cuba Tomado de:http://www.undp.org.cu/odm_cuba.html . (6 de enero de 2010).

(Olabuénaga, 1989)

Soler Marchan, S. D. (2006). Aproximaciones para la definición del concepto de comunidad marinera. Cienfuegos. Cienfuegos.

Soler Marchán, S. D. (2008). El procesos de cosificación y su importancia en la interpretaciónpatrimonial. Cienfuegos.

Soler Marchán, S. D. (2011). La indexicalidad sociocultural, aspectos teóricos y metodológicos. Cienfuegos.

Taylor, S. J., & Bogdan, R. (1990). Introducción a los métodos cualitativos. Barcelona: Paidós Ibérica, S. A.

Villa Iraola, Y. (2004). Proyecto de intervención sociocultural en la comunidad Las Minas. Cienfuegos.

Weber, M. (2003). Tipos de comunidad y sociedad.



[1] Sánchez Grisel, 1991, Análisis Demográfico.

[2] Taylor, S. J. y Bogdan, R. Introducción a los métodos cualitativos. Ediciones Paidós Ibérica, S. A., Barcelona, p. 20

[3] LeCompte (1995): Un matrimonio conveniente: diseño de investigación cualitativa y estándares para la evaluación de programas. —En: Metodología de la investigación cualitativa/ Gregorio Rodríguez. – La Habana: Editorial Félix Varela, 2004.– p.34

 

[4] Santos, 1987; Meyer, 1999.

[5] Santos, 1987; Meyer, 1999.

 

[6] Olabuénaga, J. I. Ruiz. La decodificación de la vida cotidiana: Métodos de investigación cualitativa. – Bilbao: Universidad de Deusto, 1989.– p.79

 

[7] Contreras, F. C. (Enero-Abril del 2006). Sustentarse en los mejores valores. Educación, 12-17

[8] Bravo, R. S. (1979). Técnicas de investigación social. Teoría y ejercicios. Madrid: Paraninfo, S.A .

[9] Rodríguez Gómez, Gregorio. Metodología de la investigación cualitativa. — La Habana: Editorial Félix Varela, 2004.–  p 135

 

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Padilla Montalvo, Carmen Silvia y Pérez Lanza, Cintia: "Prácticas socioculturales en la comunidad marinera Castillo de Jagua, un estudio a partir del género en la actividad pesquera" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, julio 2014, en http://caribeña.eumed.net/actividad-pesquera/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.