LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y LA GESTIÓN DEL DESARROLLO LOCAL

RESUMEN
El estudio de la Administración Pública y su responsabilidad con el mejoramiento de la calidad de vida de la población, constituyen en la actualidad temas de atención de numerosos académicos e investigadores del mundo por su trascendencia. Especial interés reviste la gestión pública del desarrollo local como una de las alternativas de mayor aceptación por países europeos y latinoamericanos como alternativa de desarrollo ante las crisis macroeconómicas. El objetivo del presente artículo constituye analizar algunos criterios que fundamentan el papel de la Administración Pública en el proceso de gestión del desarrollo local.
Palabras clave: Administración Pública, desarrollo local, gestión, proceso

ABSTRACT
The study of public administration and accountability to improving the quality of life of the population, are at present care issues numerous scholars and researchers in the world for its transcendence. Of particular interest is the local development governance as one of the most widely accepted alternative for European and Latin American countries as a development alternative to macroeconomic shocks. The aim of this article is to analyze some criteria underlying the role of public administration in the process of local development management.
Palabras clave: public administration, local development, management, process

1. Administración Pública y la Gestión del Desarrollo Local

1.1. Desarrollo Local. Concepciones generales

Las comunidades locales conforme sus condiciones socioculturales, políticas, institucionales y naturales ofrecen toda una gama de recursos turísticos que les permiten ingresar en los contextos regionales, nacionales e internacionales. Las estrategias de desarrollo local reconocen en la actividad turística un elemento importante para la determinación de potencialidades locales del desarrollo[1].

El desarrollo local es uno de los términos por los que más se aboga, fundamentalmente, en las zonas rurales. Consiste en dotar de potencialidades un territorio para que, a partir de ellas, se pueda fomentar el empleo, dinamizar la participación ciudadana y mejorar la calidad de vida de las personas que allí habitan[2].

En Cuba el desarrollo local es factible ya que se plantea que “la economía territorial deberá asumir un papel cada vez más activo en la búsqueda de  soluciones relacionadas con el desarrollo local, en particular a partir de los recursos, cultura y tradición de cada territorio”[3].

Según Elier Méndez, Lloret Feijóo y María del Carmen el desarrollo local, entendido como estrategia territorial, contiene una triple dimensión[4]:

  1. Económica, en tanto que las empresas locales demuestran capacidad suficiente para organizar los factores productivos con unos niveles de productividad suficientes para poder competir en los mercados.
  2.  Socio-cultural, en tanto que los valores y las instituciones locales sirven de base al proceso de desarrollo y a su vez se fortalecen durante el mismo.
  3. Político-administrativa, en la que los poderes locales son capaces de crear un clima local estimulante, capaz de favorecer e impulsar el desarrollo del potencial socioeconómico local, enfrentado y resolviendo los bloqueos administrativos, económicos y políticos que existen en las economías que han seguido durante muchos años los modelos tradicionales de desarrollo.

A juicio de la autora existe también la dimensión natural, en donde el desarrollo local juega un papel muy importante en la protección del entorno natural, ya que contribuye al aprovechamiento de manera eficiente y sustentable de los recursos endógenos existentes en determinado territorio, propiciando así el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades.

El desarrollo local puede constituir una respuesta alternativa a la economía cubana por ser un proceso activador de la economía y dinamizador de la sociedad local que cuenta entre sus objetivos[5]:

ü  Aprovechar recursos endógenos.

ü  Lograr crecimiento económico.

ü  Crear empleo y generar riquezas.

ü  Mejorar la calidad de vida.

ü  Conservar la tradición cultural.

Múltiples son las definiciones que abordan el tema de desarrollo local entre las que encontramos:

El desarrollo local es un “proceso por el que se organiza el futuro de un territorio, como resultado de la planificación llevada a cabo por los diferentes agentes locales que intervienen en el proceso, con el fin de aprovechar los recursos humanos y materiales de un determinado territorio, manteniendo una negociación o diálogo con los agentes económicos, sociales y políticos del mismo. El desarrollo implica la búsqueda de bienestar social y la mejora de la calidad de vida de la comunidad local y concierne a múltiples factores, tanto públicos como privados que deben movilizar los numerosos factores, para responder a la estrategia de desarrollo previamente consensuada[6].

Se entiende el Desarrollo Local como “un proceso complejo que se genera en un ámbito territorial, donde interviene una sociedad local, se cuenta con un espacio humano de un ser con intereses y vivencias particulares, con creencias y valores que van a retroalimentar lo colectivo desde sus propios aprendizajes, es una alianza entre actores con el fin de impulsar procesos de cambios para el mejoramiento de su bienestar colectivo, en la medida en que logran configurar el patrón de organización que se mantiene a lo largo del tiempo en virtud de haber adquirido ciertas capacidades de mejorar las condiciones ambientales[7].

El desarrollo local es “…el proceso reactivador de la economía y dinamizador de la sociedad local, mediante el aprovechamiento eficiente de los recursos endógenos existentes en una determinada zona es capaz de estimular su crecimiento económico, crear empleo y mejorar la calidad de vida de la comunidad local”[8].

En el año 1975 el Banco Mundial expone una definición de desarrollo aplicada al ámbito espacial, en el que el desarrollo local es entendido como: “una estrategia diseñada para mejorar el nivel de vida, económico y social de grupos específicos de población[9].

Arocena, uno de los autores latinoamericanos más importantes en este campo asume el desarrollo local en la dialéctica global/local:

“El desarrollo local no es pensable si no se inscribe en la racionalidad globalizante de los mercados, pero tampoco es viable si no se plantean sus raíces en las diferencias identitarias que lo harán un proceso habitado por el ser humano”[10].

En el concepto de desarrollo local brindado por Carlos Lazo se aporta una serie de elementos importantes entre los que podemos destacar que[11]:

ü  El desarrollo local constituye un proceso activador de la economía y dinamizador de la sociedad local.

ü  Estimula y fomenta el crecimiento económico de los territorios.

ü  Mejora la calidad de vida y la satisfacción de las necesidades siempre crecientes de las comunidades locales.

Ya para el 2011 se da un concepto más amplio y ejemplificador sobre este tema, el cual contiene elementos esenciales que contribuyen a un mejor desempeño y realización  del desarrollo económico local, por lo que la autora coincide con este criterio:

El desarrollo local puede ser definido como “el proceso de transformación de la economía y de la sociedad local, que se orienta a superar las dificultades y retos existentes, que además persigue el objetivo de mejorar las condiciones de vida de su población mediante una acción decidida y concertada entre los agentes socioeconómicos locales, públicos y privados, a partir del fomento de las capacidades de gestión empresarial local y la creación de un entorno innovador territorial, que aunque promueve básicamente la utilización de recursos endógenos como base para dicho desarrollo, no niega la importancia de actores que realicen actividades a partir del empleo de recursos exógenos”.[12]

Según la autora el desarrollo local puede ser entendido como aquel proceso a través del cual se incorporan potencialidades a un territorio con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las personas y su bienestar social, haciendo uso de la protección del entorno natural mediante el aprovechamiento de manera eficiente de los recursos endógenos, que garantice la conservación de las tradiciones culturales de la localidad, estimulando el desarrollo sostenible del territorio.

 

1.2. Papel de la Administración Pública en la Gestión del Desarrollo Local

La palabra administrar tiene su origen en el latín (ad – ministrare), y se compone por el prefijo ad (ir, hacia), y ministrare (servir, cuidar). Ello en su sentido antiguo se traduce como gobernar, como ejercer la autoridad o el mando sobre un territorio y sobre las personas que lo habitan.

El concepto de administración hace referencia al funcionamiento, la estructura y el rendimiento de las organizaciones. También se utiliza para denominar a la autoridad pública (el gobierno) o privada (directivos de una empresa). La administración es analizada por la teoría de las organizaciones dedicada al estudio sobre la forma en que los seres humanos administran sus recursos (humanos, materiales e inmateriales) e interactúan con el medio externo para alcanzar sus objetivos.[13]

La administración pública de un Estado es el conjunto de organismos a cargo de la aplicación de las directivas necesarias para el cumplimiento de las leyes y las normas, es el enlace entre los ciudadanos y el poder político.

Muchas son las opiniones que han dado diferentes autores en cuanto a este tema:

Bonnin señala que “…la administración pública es la que tiene la gestión de los asuntos comunes respecto de la persona, de los bienes y de las acciones del ciudadano como miembro del Estado, y de su persona, sus bienes y sus acciones como incumbiendo al orden público”[14].

Para Muñoz Amato la Administración Pública es “… un conjunto de ideas, actitudes, normas, procesos, instituciones y otras formas de conducta humana que determinan cómo se distribuye y ejerce la autoridad política y cómo se atiende los intereses públicos”[15].

Administración Pública “es una organización que el Estado utiliza para canalizar adecuadamente demandas sociales y satisfacerlas, a través de la transformación de recursos  públicos en acciones modificadoras de la realidad, mediante la producción de bienes, servicios y regulaciones“.[16]

La administración pública comprende el conjunto de organizaciones públicas que realizan la función administrativa y de gestión del Estado y de otros entes públicos, también pone en contacto directo a la ciudadanía con el poder político, satisfaciendo los intereses públicos de forma inmediata, además de que se encuentra integrada principalmente por el poder ejecutivo y los organismos que están en contacto permanente con él”[17].

La gestión de la administración pública es determinante en la búsqueda del desarrollo de sus localidades; donde los gobiernos locales juegan un papel decisivo en la búsqueda de su propio desarrollo, implementándose estrategias a partir de los recursos  endógenos, con una visión estratégica desde lo local. Las administraciones públicas tienen un papel fundamental a la hora de asegurar el pleno aprovechamiento de las oportunidades de los nuevos sistemas tecnológicos y de gestión con el fin de mejorar su posición de servicio a los ciudadanos en busca de la excelencia en la gobernabilidad, por lo que la gestión de la administración pública local propicia el desarrollo de una cultura de innovación y participación social que permitan transformar la información en conocimiento y transmitirla a las personas de manera que se le dé respuesta a las necesidades de la localidad, donde intervengan múltiples disciplinas y tecnologías[18].

La Administración Pública en Cuba está integrada por los Órganos de Gobierno y de la Administración a los diferentes niveles, la cual puede ser concebida dentro del sistema de dirección de la sociedad cubana.

Con la aprobación de la nueva Constitución de la República el 24 de febrero de 1976, se ejecuta el establecimiento de los órganos del Poder Popular, ya para  julio de 1992 se aprueba la Ley de Reforma Constitucional la cual recoge la experiencia acumulada en los primeros quince años de funcionamiento del sistema del Poder Popular y para el año 1993 se fundan los Consejos de la Administración provinciales y municipales, incidiendo desde la Administración Pública en el desarrollo territorial de cada municipio y provincia del país.

En la Resolución Económica del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba se les asigna gran importancia a los gobiernos locales en el proceso de actualización del modelo económico cubano. En el lineamiento 35 expresa que “Los Consejos de la Administración Provinciales y Municipales cumplirán funciones estatales y no intervendrán directamente en la gestión empresarial”[19]. Lo anterior resulta de vital importancia ya que así las empresas pueden desarrollar con mayor autonomía su gestión empresarial.

A su vez en el lineamiento 36 se plantea que “Se normarán las relaciones de las funciones estatales que ejercen las direcciones sectoriales en provincias y municipios con las que desarrollan los Organismos de la Administración Central del Estado, dejando definido los límites de sus competencias, vínculos, reglamentos de trabajo y las metodologías de actuación que se aplicarán”[20].

Se concede especial significación al desarrollo de los proyectos locales viéndose reflejado en el lineamiento 37 el cual plantea la necesidad de ejecutar proyectos locales conducidos por los Consejos de Administración Municipales, priorizando aquellos destinados a la producción de alimentos, que favorezcan el desarrollo de las mini-industrias y centros de servicios. El espíritu de este lineamiento radica en el principio de la autosustentabilidad financiera de los gobiernos locales, armónicamente compatibilizado con los objetivos del plan de la Economía Nacional y de los municipios.

Se refleja claramente la necesidad de desarrollar una estrategia de autoabastecimiento desde los municipios con el objetivo de incrementar la producción de alimentos y disminuir potencialmente la importación de los mismos, por lo cual las entidades municipales le deben prestar gran interés a los proyectos locales en función de incrementar la dinámica de desarrollo económico de los municipios.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Alcántara, M. 1995. “Gobernabilidad, crisis y cambio”.  Fondo de Cultura Económica, México.
  • Bachrach, P., y Baratz, M. S. 1962. “Two Faces of Power”, en American Political Science Review, 56.
  • Ballart, X. 1992. “¿Cómo evaluar programas y servicios públicos?”. Aproximación sistemática y estudios de casos.
  • Barranco, R., Castillo, F. A., Toledano, R., y Serrano, A. 1996. “Descentralización, Desarrollo Local y Gestión Municipal en España y América Latina”.
  • Costamagna, P. 2005. “El territorio y las instituciones en las iniciativas de desarrollo económico local”.  Documento de Trabajo.
  • De Kostka Fernández, E.: “Políticas Públicas”. Diccionario Crítico de Ciencias Sociales. Universidad Complutense de Madrid [Consultado: 2011-04-20].
  • Dye, T.R. 1995. “Understading Public policy. Eight editions. Prentise Hall”.
  • Enríquez Pérez, I. 2008. “La transformación de las concepciones sobre el proceso de desarrollo en las políticas públicas mexicanas”, Edición electrónica gratuita. Texto completo en http://www.eumed.net/libros/2008c/453/
  • Fazley, S. 2000. “Public Choice and Cost – Benefit  Analysis”. School of Public Administration.
  • Hildebrand S., A. 1999. “La política territorial y desarrollo regional en Europa: una visión comparada”. Revista Ciudad y Territorio. XXX-122. España.
  • Lahera, E. 2002. “Introducción a las políticas públicas”, Fondo de Cultura Económica, Santiago.
  • _________. 2004. “Un Enfoque de políticas públicas”, Economía UNAM, No. 002, noviembre.
  • Lazo Vento, C. 2002. “Modelo de Dirección del Desarrollo Local con enfoque estratégico. Experiencia en Pinar del Río”. Tesis presentada en opción al título científico de Doctor en Ciencias Técnicas. Pinar del Río.
  • Muller, P. 2006. “Las políticas públicas”. Universidad Externado de Colombia.
  • OCDE. 2002. “Mejores Prácticas de Desarrollo Local” Librería. El Correo de la UNESCO, S.A., México.
  • Pablos Solís, Ortiz Rojas y Pons Duartes. 2009 “Investigación monográfica. La evaluación de políticas públicas”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, junio, http://www.eumed.net/rev/cccss/04/srd.htm
  • Pons Duarte, H. 2000. “Reflexiones acerca del concepto de política pública. Centro de Estudios de Economía y Planificación. MEP”. Cuba.
  • Ruthman, en Alvira. 1991. “Metodología de la evaluación de programas. Centro de investigaciones Sociológicas”.
  • Subirat Humet, J. 1989. “El papel de la burocracia en el análisis de políticas públicas y eficacia de la organización. M.A.P”. Colección estudios, pp. 125-138.
  • Thoenig Jean, C. 1997. “Política Pública y acción Pública”, en Revista Gestión y Política  Pública”, Volumen VI, número 1, primer semestre.
  • Valenzuela, D.W. 2003. “Desarrollo Local, ¿Un nuevo paradigma?”, en Colectivo de Autores, Territorio Local y Desarrollo. Experiencias en Chile y Uruguay. Colección de Estudios Sociales. Ediciones SUR, Uruguay.
  • Vázquez-Barquero, A. 2002. “Endogenous development”, Londres: Routledge.
  • Vázquez-Barquero, A. 2008. “Desarrollo local: diversidad y complejidad de las estrategias y políticas de desarrollo”. Prismas 22.


[1] G. Coria, L. (2008). Desarrollo Local y estrategias de turismo sustentable. Aportes a la identificación de recursos turísticos del orden microregional. El caso de los municipios de los departamentos Pomán y Andalgaláde la provincia de Catamarca

[2] Consultar Ortí Porcar, Ma José: Desarrollo Local igualitario: Definición.

[3]Consultar la Resolución Económica de V Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC)

[4]Méndez Delgado, E. y Lloret Feijóo, M.C. (2004). ¿Cómo medir el desarrollo local según la experiencia cubana? En Revista Observatorio de la Economía Latinoamericana, ISSN 1696-8352, No. 29. Disponible en http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/.

[5]Urgellés Cardoza, R. (2007). Aplicación del enfoque prospectivo para la gestión del desarrollo local: estudio de caso de Mayarí. Consultar Biblioteca virtual de derecho, economía y ciencias sociales.

[6]Ídem

[7]Marx. C. El Capital Tomo I

[8] Castillo, J. (1994). Manual de Desarrollo Local. Serie Estudios de Economía. Vitoria: Departamento de Economía y Hacienda, Gobierno Vazco, 1994.pp-27-28.

[9] Ravenet Ramírez, M. (2002). Los estudios comunitarios desde una perspectiva espacial, consultar http://www.uh.cu/centros/cesbh/Archivos/bvirtual/Mariana1.pdf

[10] Boisier, S. (1999). Desarrollo (Local): ¿De qué estamos hablando?

[11] Lazo Vento, C. (2002). “Modelo de Dirección del Desarrollo Local con enfoque estratégico. Experiencia en Pinar del Río”. Tesis presentada en opción al título científico de Doctor en Ciencias Técnicas. Pinar del Río.

[12] Torres Páez, C.C. (2011). Propuesta metodológica para la ejecución de políticas territoriales en función de la gestión del desarrollo local. Tesis de grado. (Pinar de Río). Cuba

[13] Consultar “Teoría de las organizaciones”. Disponible en http://wikipedia.org/wiki/teoriadelasorganizaciones. Consultado [23.02.2012].

[14]Bonnin, Charles-Jean Baptiste. 2004: Principios de administración pública.

[15] Muñoz Amato, Pedro.1975: Introducción a la Administración Pública.

[16]Consultar: Teoría de la Administración I: Paradigmas y debates en torno a la Reforma Administrativa. Enviado por Mularz. Disponible en http://www.monografias.com/trabajos13. Consultado el [23.02.2012].

[17] Alva Matteucci, Mario: EL “Concepto” de Administración Pública en la Legislación Peruana. Disponible enhttp://blog.pucp.edu.pe/blogdemarioalva . Consultado el [23.02.2012].

[18] Consultar: Desarrollo local y administración pública. Reflexiones sobre el contexto. Enviado por MsC.Ing.Sinaí Boffill Veg. Consultado el [24.02.2012].

[19]Tomado de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución (VI Congreso del Partido Comunista de Cuba).18 de abril de 2011.

[20] Ídem

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Torres Páez, Carlos Cesar y Fernández Echevarría, Yania: "La administración pública y la gestión del desarrollo local" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, abril 2014, en http://caribeña.eumed.net/administracion-publica-gestion/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.