AUTOSUFICIENCIA EN LA OBTENCIÓN DE MATERIALES PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA VIVIENDA TRADICIONAL: COMPARATIVO ENTRE NAHUAS Y TENEEKS EN LA HUASTECA POTOSINA

Resumen:
En el presente artículo se ofrecen los resultados parciales obtenidos para la evaluación de la sostenibilidad de la vivienda tradicional en la Huasteca Potosina. Para ello, observaremos uno de sus componentes: la autosuficiencia en la obtención de materiales para su construcción ASM, utilizando el método Oktay Hoskara (2009) y los datos obtenidos en una encuesta aplicada a 10 localidades en 82 viviendas de dos etnias de la región Huasteca en San Luis Potosí, México. Se presenta en este documento un comparativo entre nahuas y teneeks. Los resultados obtenidos son de vital importancia para la comprensión de la sostenibilidad de la vivienda rural y la conservación del patrimonio cultural.
Palabras Clave: autosuficiencia, materiales de construcción, vivienda tradicional.

Conceptos preliminares

La arquitectura tradicional es el corpus de conocimiento empírico de los pueblos originarios acerca de técnicas y materiales de construcción, principalmente de uso habitacional, con las siguientes características: es didáctica y homogénea; mantiene una estrecha relación entre sociedad y el objeto arquitectónico; en su ejecución interviene el trabajo colectivo; utiliza los materiales disponibles en su medio natural y no intervienen especialistas para su construcción; la arquitectura tradicional respeta el contexto cultural y el medio ambiente; sus cualidades son de durabilidad y versatilidad y se reproduce a través de conceptos y valores trasmitidos de generación a generación. Además, la arquitectura tradicional es dinámica y flexible porque incorpora innovaciones que devienen nuevas tradiciones o componentes de ellas. Asimismo, mantiene viva o actualiza la tradición constructiva prehispánica.

No obstante su sencillez, en lo fundamental, la arquitectura tradicional debe su existencia a que satisface –sin prejuzgar su eficiencia,  eficacia o nivel de confort- las necesidades de habitabilidad de sus practicantes. De igual modo, destaca el carácter “independiente” o “autárquico” de este tipo de arquitectura porque no depende –o su dependencia es mínima- de la llamada “arquitectura moderna”, que está representada por sus practicantes, su respectivo “know-how” y sus materiales “modernos”.

A partir de la arquitectura tradicional se construyen tres tipos de viviendas: la vivienda tradicional primaria; la vivienda tradicional preindustrial o híbrida; y la vivienda vernácula “moderna”, o sustituida. A continuación presentaremos nuestra definición de cada una de estos tipos de viviendas.

La vivienda tradicional primaria (mencionada por Rapoport (1969) como “primitiva”), incluye a aquellas construcciones hechas principalmente por las sociedades indias, que utilizan modelos con pocas variaciones; la practican las comunidades originarias, en donde todos son capaces de construir su propia vivienda, y en el conjunto se logra la uniformidad en el paisaje cultural.

La vivienda tradicional preindustrial o híbrida -Moya (1982) la llama “evolucionada”- es un modelo más flexible que los utilizados en las construcciones primarias, pero conserva una gran parte de sus técnicas, funcionalidad y materiales vegetales y geológicos. A su vez, conserva el sistema de participación solidaria en su construcción, su topología, multifuncionalidad, escala y forma. Utiliza algunos materiales preindustriales pero los ha incorporado eficientemente a su habitabilidad cultural.

La vivienda vernácula “moderna”, o sustituida, está ejemplificada por las viviendas construidas en el ámbito rural con un empobrecido conocimiento tradicional de sus rasgos primarios, donde se utilizan materiales y técnicas exógenas, por voluntad propia o bien, por el uso de los subsidios gubernamentales, en forma de paquetes de materiales industriales.

Autosuficiencia en la obtención de materiales ASM

Siguiendo a Tetrault (2004:30), la comunidad debería de ser el enfoque del desarrollo. Esto implica que las instituciones locales tengan el control efectivo sobre los recursos naturales locales, que la producción se oriente en gran medida a la satisfacción de las necesidades básicas de la población local y que la comunidad tenga un alto grado de autonomía, por lo tanto la autosuficiencia en la obtención de los recursos insumo de la construcción de la vivienda tradicional, es imperativo en su sostenibilidad.

A continuación se presenta la hoja metodológica utilizada para la obtención de los datos aquí presentados (ver cuadro 1).

1.1 Ficha metodológica, indicador autosuficiencia (adecuación del método Oktay, Hoskara 2010)

1. Nombre del indicador Autosuficiencia en la obtención de los materiales para construcción de la vivienda tradicional
2. Categoría Ambiental
3. Criterio El desafío de la conservación y manejo sustentable de los recursos naturales
4. Marco de referencia El concepto de entorno inmediato empleado por Hernández (2003) justifica un espacio de 15km como un espacio de fuerte cohesión social que identifica a las personas con su lugar de uso. Los principios de “ciclo de vida de los materiales” apuntalan la idea de que son más sustentables aquellos que no requieren grandes costos energéticos en su transportación. El concepto de autosuficiencia en este indicador declara que existe el material y las condiciones de manejo sustentable tales que permiten su uso actual y futuro para la demanda de vivienda de las generaciones venideras.Jong-Jing Rigdon (1998) propone como uno de los tres pilares de la sostenibilidad en el diseño arquitectónico el análisis del ciclo de vida.

Validación del criterio de sostenibilidad: el “control de los recursos naturales” (Toledo 1999), Análisis de ciclo de vida (Goedkoop, 2006)

5. Definición La autosuficiencia en la obtención de los materiales para la construcción de un entorno inmediato permite: la continuidad del sistema constructivo por el bajo costo y el manejo responsable de los recursos, además existe bajo consumo de energía al disminuir la transportación de ellos y disminuye el número de intermediarios comerciales
6. Propósito Conocer la cantidad de los insumos para la construcción de vivienda tradicional extraídos localmente, el “deber ser” se acerca al 100% del total ya que de esta forma no genera externalidades en otros sitios.
7. Metas para la SVT (Hernández: 2005)

(JonJing, Rigdon:1998)

 

  • Utilizar preferentemente recursos locales, naturales, abundantes renovables, bio-asimilables, aceptables por la población local
  • Analizar el ciclo de vida de los materiales y evaluar el costo total en términos energéticos incluyendo sus externalidades derivadas del transporte.
8. Datos requeridos en la encuesta son: Los datos requeridos en la encuesta son: ¿qué cantidad de material necesario para la construcción de una vivienda se extrae de un entorno inmediato (15 km) (estado)
9. Características generales del indicador Unidad de medida Clasificación PER Escala
Cualitativo-criterio de juicio Estado Vivienda/Local
10. Metodología de medición o calculo Los datos requeridos para elaborar el criterio de evaluación son obtenidos a partir de la información recabada en campo analizada a través del lente de la sostenibilidad analizado por la literatura especializada referida en el marco teórico, se considera los materiales utilizados en cubierta con un 30%, los utilizados en estructura un 40% y los utilizados en muros un 22%, 8% para el tipo de piso o firme, en este indicador no se consideran los materiales necesarios para su instalación eléctrica e hidro sanitaria ya que son comunes para los distintos sistemas encontrados (ver criterio de evaluación).
11. Limitaciones La información puede tener un cierto grado de sesgo ya que en algunos casos la extracción de ciertos materiales fue de forma clandestina y puede ser falseada.Por la complejidad del análisis de ciclo de vida y la diversidad de materiales y tipologías de vivienda analizadas se tomará como valido que todo insumo transportado por mas de 15Km para su uso en la construcción es menos sustentable que el que lo es por menos de 15 km.
12. Calidad de los datos Accesible: sí, por medio de la encuesta a hogares y a especialistasComparable: estandarizados y fácilmente comparados con otras comunidades

Consistente: En función del método utilizado y los recursos, los datos pueden ser consistentes y disponibles a largo plazo, los datos a años anteriores es improbable que existan.

Creíble: sí, la procedencia de los materiales puede ser corroborada en campo y no es necesario un nivel profundo de la ubicación de su origen sino la distancia de su procedencia sea esta o no mayor a 15km.

Mensurable: Sí, el indicador se enmarca de tal forma que se puede medir con datos numéricos y porcentuales.

Relevante: sí.

Valido: depende del método y los recursos usados en la recolección de datos.

13. Utilidad para la comunidad Atención sobre los recursos: sí, pone atención en los insumos.Atención en las causas: sí, implica reducir al mínimo el uso de materiales externos a las comunidades.

Establece vínculos y relaciones: Sí, combina ámbitos, ambientales, económicos e institucionales (subsidios).

Entendible: sí, fácilmente comprensible para la comunidad en su conjunto.

14. Fuente de datos Entrevista semi estructurada, observación especializada, encuesta de hogar.
15. Observaciones *Viviendas “sustituidas” construidas con el 100%materiales exógenos extraídos y transportados de una distancia mayor a 15km.*Vivienda “hibrida” que cuenta con piso de cemento, cubiertas de lamina galvanizada, pero conserva la estructura y muros de materiales extraídos localmente con un bajo consumo de energía en su transportación y extracción

*Vivienda “tradicional” que utiliza el 100% de sus materiales de forma local, con un bajo consumo de energía fósil en su extracción y transportación.

16. Criterio de evaluación(Método de medición: Oktay, Hoskora 2005)

1

Para aquella comunidad donde de 81 a 100% de los materiales que utilizaron para la construcción de sus viviendas fueron traídos de una distancia mayor a 15km lo cual se considera como insostenible en todos los aspectos.

 

 

2

Comunidad donde del 61 al 80% de los materiales que utilizaron para la construcción de sus viviendas fueron traídos de una distancia mayor a 15km lo cual se considera como cercana a la insostenible

3

Comunidad donde del 41 al 60% de los materiales que utilizaron para la construcción de sus viviendas fueron traídos de una distancia mayor a 15km lo cual se considera como parcialmente sostenible

4

Comunidad donde del 21 al 40% de los materiales que utilizaron para la construcción de sus viviendas fueron traídos de una distancia mayor a 15km lo cual se considera como sostenible en la mayoría de los casos.

5

Comunidad donde de 0 al 20% de los materiales que utilizaron para la construcción de sus viviendas fueron traídos de una distancia mayor a 15km lo cual se considera como altamente sostenible.

 

 

La Huasteca Potosina y la vivienda tradicional

La Huasteca Potosina es una región tropical subhúmeda que cuenta con remanentes de selva mediana perennifolia, selva baja caducifolia, encinar tropical y palmar (Algara Siller et al., 2009).  La vegetación es de bosque tropical con la mayor exuberancia en la sierra y más escaso en la llanura costera donde predomina el bosque tropical espinoso. La vegetación de sabana se alterna con bosques formados por árboles corpulentos, arbustos y lianas (Algara Siller et al., 2009; Aguilar- Robledo, 2008).

En este contexto geográfico de selvas, bosques tropicales, manantiales, cascadas, pozas, lagunas de aguas turquesa, manantiales termales, flora y fauna diversas y abundantes, se establecieron los grupos humanos nahuas y teneeks que apropiándose de los materiales a su alrededor configuraron su vivienda.

 

 

Debido a que la vivienda tradicional se encuentra en toda la región huasteca con diversas variantes y en espacios geográficos de características diferentes, se reconocen como significativas para el presente estudio las viviendas localizadas en localidades indígenas de más de 75% de hablantes indígenas, identificándose un total de 431 localidades de las cuales se seleccionaron 10 mediante un criterio de selección.

Localidades seleccionadas:

  1.                                  I.            La Lima, Cd. Valles (UTC 9-ULB-T19-11C-INALI/UAM)
  2.                                II.            Puhuitze, Aquismón (UTC 10-ULB-T20-3C-INALI/UAM)
  3.                               III.            Tanjajnec, San Antonio (UTC 12-ULB-T20-4G-INALI/UAM)
  4.                              IV.            Lanim, Aquismón (UTC 14-ULB-T20-5D-INALI/UAM)
  5.                                V.            Atlamaxatl, Matlapa (UTC 16-ULB-T20-6E-INALI/UAM)
  6.                              VI.            Mayotla, Coxcatlan (UTC 2-ULB-N62-3J-INALI/UAM)
  7.                             VII.            Tlacuapa, Xilitla (UTC 3-ULB-N62-5J-INALI/UAM)
  8.                           VIII.            Chiconamel, San Martin Chauchicuautla (UTC 6-ULB-N62-6N-INALI/UAM)
  9.                              IX.            Atlajque, Tamanzunchale (UTC 7-ULB-N62-9L-INALI/UAM)
  10.                     X.        Zohualo, Tancanhuitz (UTC 17-ULB-T18-14D-INALI/UAM)

 

 

Siguiendo la metodología descriptiva de Moya (1984) definiremos las características de las viviendas estudiadas, de lo general a lo particular, en un comparativo de las características que tienen en común y a aquellas en las que divergen.

En las 10 localidades estudiadas se encuentran elementos en común todas ellas son comunidades de menos de 400 habitantes, donde más del 75% de los habitantes hablan lengua indígena, estas localidades están distribuidas desde Cd. Valles al norte hasta Tamazunchale al sur, – en la Huasteca norte las comunidades indígenas son escasas y el porcentaje de habla indígena es menor-. Otra característica común es la dispersión de las viviendas por lotes o parcelas mayores a 1000 m2, además contienen una función polinuclear donde varios núcleos familiares comparten no solo el lote  sino también servicios como la letrina, la cocina o bien el traspatio. La mayoría de las viviendas están en torno a la carretera o bien a caminos ejidales no muy distantes de ella.

En las 10 localidades se encuentran muestras de vivienda tradicional y especialistas en la construcción de éstas. También, en todas ellas se hallan  aún los materiales vegetales de forma accesible a una distancia menor de 15km -con excepción de las localidades nahuas del sur de la huasteca donde comienza escasear el zacate usado en su techumbre-. Las viviendas tradicionales carecen de ventanas y por lo regular ventilan a través de los vanos generados entre varas u otates de los muros.

Los resultados de la evaluación

En el análisis de los resultados para el indicador de Autosuficiencia en la obtención materiales para la construcción de la VT, se encontró que las localidades Tenek tienen una calificación por arriba de 4 (con algunas excepciones), esto representa viviendas donde más de un 60% de los materiales utilizados tienen como origen de extracción una distancia menor a 15 km lo que las hace sostenibles. Por otro lado las localidades nahuas definen puntuaciones inferiores a 3 (con excepción de Mayotla) que en general representan viviendas cercanas a lo insostenible en ya que muchas de ellas tienen que transportar más del 60% de sus materiales distancias mayores a 15 km de su punto de extracción. A propósito del total observado, el 22.8% de las viviendas son evaluadas como altamente sostenibles con el 100% de sus materiales obtenidos en su entorno inmediato (15km), y el 22.8% de las viviendas son consideradas insostenibles por construirse con un 100% de sus materiales traídos de una distancia mayor a 15km. (Ver gráfica A1)

 

 

Cabe señalar que en las observaciones de campo encontramos que principalmente el zacate (usado en las techumbres nahuas) ha venido a la baja en su cultivo y uso doméstico y a la alta en precio por su uso comercial en palapas y restaurantes, siendo sustituido por la lámina galvanizada, a diferencia de lo que suponíamos en el inicio de la investigación la lámina galvanizada no es en todos los casos subsidiada por programas de gobierno, más bien se ha convertido en una respuesta practica en tiempos y costos de construcción, no así en confort climático y referencia de identidad cultural, algunos informantes se expresaron diciendo con cierta nostalgia “si tuviera dinero cambiaria mi techumbre de lámina a zacate”, cabe mencionar que los remolinos de zacate son facilitados (cultivados) por los lugareños y que según lo expresan requieren de mucho trabajo y cuidado para que se mantenga productivo, la cantidad de esfuerzo requerido sumado al desdén que los jóvenes tienen por este material ha provocado su sustitución por lamina en casi un 90% de la viviendas de muchas localidades de Tamazunchale, Xilitla, San Martin. La mayor parte de la sustitución de techumbre tradicional ha ocurrido en la presente generación gran parte de los que hoy son jefe de hogar tuvieron de niños viviendas de materiales vegetales. (Ver Mapa A1)

Uno de los nueve principios etno-ecológicos mencionados por Toledo (1996) es el de autosuficiencia, la cual, permite el control de la sociedad humana sobre la naturaleza y sobre sí misma. El 22.8% de las viviendas encuestadas no cuentan con los recursos naturales próximos a su entorno (15km) para suplir su necesidad de vivienda y por lo tanto requieren utilizar insumos extraídos en otras zonas las cuales generan externalidades sobre el medio ambiente y elevan los costos en la construcción. El 3.6% de los encuestados reconoció no tener el conocimiento suficiente para identificar y extraer materiales para construir una vivienda de tipo tradicional, la gran mayoría conoce las técnicas y a participado en la obtención de materiales vegetales en su entorno conociendo nombres y lugares precisos de su extracción.

Una de las principales subdivisiones del dendrograma de Twinspan es precisamente el atributo relacionado a la autosuficiencia en la obtención de materiales ASM donde el 78% se identifica con un control sobre este recurso, asociado a la continuidad del paisaje arquitectónico CPA, la continuidad de técnicas de construcción CTC, Intercambio solidario de fuerza de trabajo ISF y sostenibilidad económica de la vivienda SE.

Ante el desafío de la conservación y manejo sustentable de los recursos naturales consideramos como una acción sólida para el fortalecimiento de la sostenibilidad la obtención de materiales para la VT en la HP la implementación de un programa de desarrollo comunitario que regenere el recurso natural insumo de la VT en el sur de la Huasteca en los municipios de Xilitla, Tamazunchale, San Martin, Tampacan, que facilite la autogestión del territorio y los recursos que hay en él, y permita la sostenibilidad económica de los materiales tradicionales poniéndolos de nueva cuenta al alcance de los usuarios.

Actualmente en localidades como Tlacuapa, Ixtacamel y Chichimixtitla en Xilitla el zacate para la techumbre cuesta más de $6,000 pesos más el transporte de más 30Km del lugar más próximo de su obtención se eleva a casi $8,000 pesos lo que encarece la construcción y lo pone en desventaja contra la lámina galvanizada. Además cuentan informantes que hace tan solo 14 años existían aún remolinos de zacate pero que se abandonaron y hoy no existen; también nos compartieron que en la zona existen las condiciones para su cultivo, pero que no se considera rentable pues las costumbres lo han dejado a un lado y requiere mucho trabajo el mantenerlo productivo. La migración ha tenido su papel en la sustitución de materiales ya que cuando llega un subsidio familiar de un migrante se canaliza directamente a la adquisición de materiales pre industrializados por su practicidad y tiempos de adquisición. En contraposición de los tiempos estacionales de la cosecha del zacate el cual tiene dos cortes por año y tiempos de secado de un mes, sin contar las limpiezas continuas para evitar la maleza ya que esta lo ahoga.

El 22.8% de las viviendas fueron clasificadas como “sustituidas” de ellas el 75 % son localizadas en comunidades de origen étnico nahua. El 78% de las 82 viviendas tienen piso de concreto gracias a los subsidios federales de “piso firme” a favor de modificar indicadores de pobreza y disminuir enfermedades. Por otro lado el 18% de las viviendas tenían estructura y muros tradicionales con cubierta de lámina galvanizada de éstas la mitad son de localidades nahuas y la otra mitad localidades tenek, cabe señalar que muchas de estas viviendas conservan sus estructuras originales en la techumbre y pueden retomar cubiertas vegetales sin grandes modificaciones.

Las metas de sostenibilidad para este indicador son: utilizar preferentemente recursos locales, naturales, abundantes, renovables, bio-asimilables, aceptados por la población local; analizar el ciclo de vida de los materiales y evaluar el costo total en términos energéticos incluyendo sus externalidades derivadas del transporte.

Será material de futuras investigaciones un análisis de ciclo de vida de una vivienda tradicional vs una vivienda sustituida con materiales de origen preindustrializado, pero ante mano podemos concluir que tan solo por los costos ambientales y externalidades productos de su extracción, generación de calor en sus procesos de transformación y combustión de fósiles en su transporte y costos de construcción por mano de obra especializada, la vivienda tradicional es más sustentable aún ponderando que ésta debe tener mantenimientos generales cada 12 años en el caso de las que usan palma y cada 16 las de zacate. En el tema de la durabilidad un informante señalo que su vivienda guardaba la estructura original construida hace 60 años y otros más hablaron de 40 y 50 años información que nos da una pauta para su evaluación de ciclo de vida.

En el caso particular del cambio de estructura y cubiertas por el concepto de “seguridad” se encontró tan solo 2 casos que representan el 2.4% fueron afectadas por una tempestad la cual determino que la reconstrucción de la vivienda no fuera con materiales tradicionales sino con materiales pre-industrializados. Ambos casos fueron ubicados en Matlapa y están asociados ambos a personas adultas con familiares migrantes que hicieron el subsidio familiar.

Por ultimo

La autosuficiencia en la obtención de materiales para la construcción de la vivienda tradicional es un componente clave para la continuidad de la autonomía y autosuficiencia de los pueblos para satisfacer sus necesidades de habitabilidad, utilizando los recursos del presente sin poner en riesgo estos para las siguientes generaciones.

Bibliografia

Aguilar-Robledo. 1995. Eutopsia de un fracaso: el caso del proyecto Pujal-Coy de la Huasteca Potosina, San Luis Potosí, Editorial Ponciano Arriaga.

Algara Siller, Marcos, C. Contreras Servín, G. Galindo Mendoza y J.J. Mejía Saavedra (2009). Implicaciones territoriales del fenómeno de la sequía en la huasteca potosina, Espaciotiempo 4, 56-67.

Echeverría, E. (2008). La transformación de la arquitectura tradicional en territorios  comunales indígenas en México. X Coloquio Internacional de Geografía. Recuperado el 6 de febrero del 2010 de http://www.ub.es/geocrit/-xcol/255.htm#_ednref9.

Galeana, S. (2008). “La tipología de la vivienda como precedente sustentable” revista ACE arquitectura ciudad y entorno. Ano 2, núm. 6. Recuperado el 5 febrero del 2011, encontrado en https://upcommons.upc.edu/revistes/bitstream/2099/4498/1/11_SELENNE.GALENA.pdf

Guaraldo, A. Schwaez, M. (1981), “Acerca de los materiales de construcción la vivienda rural, popular, tradicional: elementos de ordenación metodológica” encontrado en cdigital.uv.mx/bitstream/123456789/10147/marge1-6.pdf el 25 de febrero del 2014.

Hernández, A. (2003). Calidad de vida y medio ambiente urbano, indicadores locales      de sostenibilidad. Recuperado el 3de octubre del 2010 de  http://www.scielo.php?pid=S0718-83582009000100003&script=sci-arttext·n3

Hernández, S. (2008). El diseño sustentable como herramienta para el desarrollo de la arquitectura y edificación en México. Acta Universitaria, mayo-agosto, año/vol. 18 n. 002 Universidad de Guanajuato, pp18-23. México.

Hernández, S. & Delgado, D. (2010, Enero). Manejo sustentable del sitio en proyectos            de arquitectura; criterios y estrategias de diseño. Quivera, Vol. 12, Núm. 1, pp. 38-51. Universidad Autónoma del Estado de México. Recuperado en enero del 2012 en http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/401/40113202004.pdf

Kim, J. & Rigdon B. (1998). Introduction to Sustainable design. National Pollution Prevention Center for Higher Education, Universidad Michigan.

Maldonado, D. 2009. “La clasificación: una herramienta para la inclusión de la vivienda vernácula urbana en el universo arquitectónico”, Revista INVI No. 66, Vol. 24, pp 115-157.

Moya, V. J. (1982). La vivienda indígena en México y el mundo.Editorial UNAM. México.

Oktay, B. (2005). A Model for Mensuring the Level of Sustainability of Historic Urban       quarters: Comparative Case Studies of Kyrenia and Famagusta in North Cyprus. Unpublished PhD Thesis. Eastern Mediterranean University, North Cyprus.

Oktay, B. & HoskaraOS. (2009). A Model for Mensuring the Level of Sustainability of Historic Urban Quarters. EuropeanPlanningStudies, Vol, 17, no. 5.

Oliver, P. (1978). Cobijo y sociedad. Artes, Técnicas yMétodos: El diseño del  entorno. Editor Hermann Blume, ISBN 8472141551, 9788472141551

Rapoport, A. (1972). Vivienda y cultura. col. Arquitectura y Critica. Edit. G.G. Barcelona.

Rudosfky, B. (1984). Constructores prodigiosos. Concepto, S.A. México.

Tetreault, D. (2004). Una taxonomía de modelos de desarrollo sustentable, Espiral Estudios Sobre Estado y Sociedad, Teoría y debate, No. 29, pp. 55-59. México.

Toledo, V. (1996). Principios etnológicos para el desarrollo sustentable de       comunidades campesinas e indígenas, Red latinoamericana y caribeña de ecología social. Recuperado el 8 de Febrero del 2010 de http://www.ambiental.net/biblioteca/ToledoEtnoecologia.htm

_______ (2000).La paz en Chiapas, ecología, luchas indígenas y modernidad      alternativa, El Quinto Sol, UNAM.

Toledo, V., Alarcón P. & Barón,L. (2002). Reconceptualizar lo Rural desde una perspectiva multidisciplinaria. Caps 1 y 2 de: La modernización Rural de México: Un análisis sociocológico. México: SEMARNAT, INE y UNAM, 130 p.

UNESCO,(2009) El Conocimiento Indígena. Recuperado en febrero del 2010 de            http://www.unesco.org/csi/LINKS/posters2009/SP%20LR/POSTER%20SP%20LR.pdf

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Lárraga Lara, Rigoberto: "Autosuficiencia en la obtención de materiales para la construcción de la vivienda tradicional: comparativo entre Nahuas y Teneeks en la Huasteca Potosina" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, agosto 2014, en http://caribeña.eumed.net/autosuficiencia/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.