CARACTERÍSTICAS DE LA DIVISIÓN DEL TRABAJO POR GÉNEROS EN EL SECTOR DE LA SALUD EN EL MUNICIPIO LAJAS

RESUMEN:

Aunque han ocurrido favorables cambios para la mujer cubana, que hacen más activa su participación en la vida económica, política y social del país, persiste la lentitud en las transformaciones de la subjetividad de las personas, los patrones socioculturales de conducta y de relaciones entre mujeres y hombres. Si bien se exhiben indicadores favorables, no se sienten satisfechas con los mismos. El objetivo de esta investigación es caracterizar la división del trabajo y su repercusión en los roles de género asignados al sexo femenino en el sector de la salud en el  municipio Lajas, provincia Cienfuegos. Se encuestaron a 18 dirigentes del sector de la salud del municipio, se utilizaron técnicas de reflexión con un grupo de 30 mujeres. Fueron estudiadas las variables: nivel de escolaridad, número de mujeres por departamentos, grupos ocupacionales, profesionales en categoría dirigente, barreras para acceder, las mujeres, a puestos de dirección y costos. Se concluye que aún existen factores que limitan la mayor presencia de las mujeres en puestos de dirección de mayor responsabilidad, siendo las características propias del trabajo de dirección la barrera más identificada.

  Palabras clave: División sexual del trabajo-roles de género-género-sexo.

INTRODUCCIÓN

Los umbrales del siglo XXI ofrecieron un aumento considerable de los estudios de género en el marco de las Ciencias Sociales. Se asiste hoy a un replanteo de lo que a través del tiempo ha sido considerado como lo propio para mujeres y para hombres. (1)

La división sexual del trabajo, entendida como desigual distribución de papeles sociales, fue un proceso determinante para la diferenciación genérica, que hoy en día todavía caracteriza a las estructuras modernas, significó desigual distribución de los espacios sociales y de las actividades relacionadas por los sexos, así como la feminización y masculinización de actividades y territorios de interacción social. De esta división se derivó una estructura de las relaciones genéricas sustentadas en la jerarquización de los roles y estatus que ubicó a la mujer en una situación de inferiorización en la vida familiar y en la pública. (2)

De todas las ideologías sobre la igualdad entre los géneros fue la elaborada por el marxismo la que, desde nuestro punto de vista, caló más profundo en las raíces de la desigualdad social y logró una mayor trascendencia en el pensamiento y movimiento feminista de la época.

La imbricación entre dialéctica y materialismo le permitió a Marx y Engels desarrollar algunas tesis en cuanto a la historia de las relaciones entre los sexos, tales como:

a-     La primera división del trabajo fue que la que se produjo entre los sexos, así como la primera forma de explotación.

b-     En los orígenes de la humanidad las mujeres gozaron de un estatus más elevado al que ellas pueden retornar y superarlo  para mejorar su condición social general. El patriarcado no existió siempre y, por tanto, puede desaparecer.(2)

A pesar de los derechos alcanzados por la mujer debemos decir que no todas lograron conquistarlos y las que los obtuvieron no lo hicieron de igual modo y alcance.

El siglo XX fue una época de progresión para la mujer que, movilizada a través de distintas organizaciones femeninas, logró cambiar el discurso constitucional al que se incorporaron entre otros aspectos el derecho de ocupar cargos de dirección política, así como mejorar las condiciones de trabajo donde predomina la fuerza de trabajo femenina. (2)

La mujer de hoy se halla  en la encrucijada de ese dilema de la igualdad y la diferencia, que será antiguo por su origen, pero es también muy actual por la vigencia emergente de una solución que acabe por definir los destinos de la existencia femenina como identidad colectiva. (2)

En Cuba, en el plano de la toma de decisiones, si bien las mujeres cubanas exhiben indicadores favorables con relación a otros países de la región, no se sienten  satisfechas con los mismos, si se tiene en cuenta los por cientos que representan dentro de la fuerza técnica y profesional del país y  no son precisamente los máximos  niveles de dirección  los ocupados por mujeres. Un  ejemplo de ello  es el sector de la salud, el cual agrupa  una considerable fuerza de trabajo femenino, pero las mujeres solo están presentes generalmente como directoras de policlínicos, hospitales, enfermeras jefes de sala, etc., no ocupan cargos de mayor nivel. (3)

A pesar de los cambios ocurridos en la situación real  de la mujer cubana y de su activa participación en la vida económica, política y social del país, no se pueden desconocer que las transformaciones  en la subjetividad de las personas, y los patrones socioculturales de conducta y de relaciones entre mujeres y hombres son mucho más lentos. (4)

Los científicos sociales están de acuerdo, en plantear que lo que mayormente define la problemática de la mujer en Cuba, a pesar de sus diferencias desde un punto de vista socio-psicológico, es el conflicto que ha tenido que enfrentar entre el legado cultural y el mandato social de cambio. (5)

Con todo lo anteriormente expuesto consideramos pertinente estudiar el comportamiento  de la división del trabajo en el Policlínico Enrique Barnet del municipio Lajas en la provincia Cienfuegos. Por tanto el problema de investigación se encuentra alrededor de la pregunta siguiente  ¿Cuál es el comportamiento de la división del trabajo por género en el sector de la salud del municipio de Lajas? El objetivo  de este trabajo es caracterizar la división del trabajo y su repercusión en los roles de género asignados al sexo femenino en el sector de la salud en el  municipio Lajas, provincia Cienfuegos.

MATERIALES Y MÉTODOS.

Se realizó un estudio cuanti-cualitativo, descriptivo, observacional, transversal en el  Policlínico Docente Universitario Dr. Enrique Barnet  del municipio Lajas, provincia Cienfuegos. En el período de enero a mayo del  2012. La muestra  estuvo compuesta por los 18 dirigentes del sector de la salud del municipio. Se utilizó un muestreo intencional  debido a que su puesto de trabajo les permite aportar  información valiosa para la investigación.

Incluyó además  a un grupo de 30 actores sociales (mujeres)  entre las que se encuentran, responsable de Recursos humanos, mujeres dirigentes sindicales, de órganos políticos, especialistas  en Medicina General Integral, en Estomatología General Integral, Licenciadas en Enfermería  y   trabajadoras en general.

Las principales variables estudiadas fueron: nivel de escolaridad, número de mujeres por departamentos, grupos ocupacionales, profesionales en categoría dirigente, barreras para acceder las mujeres a puestos de dirección y costos.

Dentro de los métodos empíricos utilizados se encuentran el análisis de documentos en el departamento de Recursos humanos,  el cual se utilizó con el objetivo de caracterizar la fuerza laboral femenina del sector de la salud en cuanto a: sexo, nivel de escolaridad, puesto de trabajo, cargo que ocupa, para ello se revisó la plantilla  de personal (P2, P4), registro de profesionales, calificador de cargos.

Se realizó una encuesta estructurada a los directivos del sector  con el objetivo de identificar  las barreras que existen para que las féminas del sector de la salud de Lajas accedan a puestos de dirección de mayor responsabilidad. Se utilizó además la técnica de reflexión grupal con el objetivo de identificar las barreras que existen para acceder, las féminas, a puestos de dirección de mayor responsabilidad. Para ello se contó con la participación de 30 actores sociales (mujeres).

Se realizó, a las mujeres dirigentes, una entrevista de forma individual para identificar los costos que enfrentan en el ejercicio del cargo de dirección. Para el análisis de los resultados se utilizó la triangulación de fuentes. Los principales resultados se expresan  en por cientos y se exponen en tablas. Se contó en todo momento con el consentimiento de las mujeres para formar parte de la investigación y la autorización dela Dirección Municipalde Salud.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

En el municipio de Lajas, las mujeres en el sector de la salud tienen una representación importante de la fuerza laboral, de un total de 683 trabajadores, la mujer representa el 66,7%, siendo estas 456 en total.

Referente al nivel de escolaridad observamos que predomina el nivel universitario. A pesar de la sobrecarga de roles que la mujer vive, el nivel educacional alcanzado demuestra el interés de las féminas por su superación general.  (Tabla 1)

Tabla No 1  Distribución de las mujeres según nivel de escolaridad

Nivel de escolaridad

No de mujeres

%

Primaria

1

0.2

Secundaria

52

11.4

Preuniversitario

136

29.8

Universitarios

267

58.5

Fuente: Entrevista a responsable de Recursos humanos y revisión de documentos.

De los veintiún departamentos con que cuenta el policlínico Dr. Enrique Barnet, en doce  de ellos el responsable es una mujer. Además de las siete que se desempeñan  en cargos de dirección, otras se ocupan en diversos cargos al interior  de la estructura jerárquica del policlínico, pero los departamentos que se encargan de la dirección general de la institución: dirección municipal y asistencia médica están dirigidos por hombres. (Tabla 2)

Tabla No 2 Distribución de las mujeres por departamentos

Departamentos

Número de mujeres

Responsable de departamento

Contabilidad

5

Hombre

Estadística

19

Mujer

Salud Mental

23

Mujer

Docencia

6

Mujer

Central de Esterilización

10

Mujer

Laboratorio Clínico

20

Mujer

Clínica Dental

34

Mujer

Administración

6

Hombre

Dirección

9

Hombre

Enfermería

117

Mujer

Casa de Abuelos

7

Mujer

Unidad Municipal de Higiene y Epidemiología

36

Mujer

Custodios

14

Hombre

Rehabilitación

25

Mujer

Asistencia Médica

62

Hombre

Recursos Humanos

6

Mujer

Servicios

46

Mujer

Transporte

1

Hombre

Puesto de Mando

2

Hombre

Departamento de RX

4

Hombre

Departamento Farmacia

4

Hombre

Fuente: Departamento de Recursos Humanos.

 

En la  distribución por grupos ocupacionales, la presencia femenina  es elevada, entre los técnicos y administrativos con un 77% y 100% respectivamente (Tabla 3)

 

 Entrevista a responsable d e recursos humanonzado demuestra el interes ducaciidad de mujeres con nivel primario(0.2%) Tabla No. 3: distrDistribución por distribución por grupos D grupos ocupacionales   .

Grupos ocupacionales

Ambos sexos

Femenino

%

Servicios

90

40

44.4

Obreros

94

37

39.3

Técnicos

474

365

77.0

Administrativos

7

7

100

Dirigentes

18

7

38.8

 

 

  Fuente: Departamento de Recursos Humanos.

Al analizar la categoría dirigente, se constata que los hombres son la mayoría de los directivos con un 61.1 %.

Tabla No. 4: Distribución de profesionales en categoría dirigente.

Especialidad No  de profesionales

Femenino

  No    %

Masculino

No     %

Médicos

7

5

71.4

2

28.5

Estomatólogos

1

1

100

-

-

Licenciadas en Enfermaría

1

1

100

-

-

Licenciados en Tecnología  dela Salud

2

-

-

2

100

Técnicos de nivel básico y medio superior propios

2

-

-

2

100

Técnicos de nivel básico y medio superior común.

5

-

-

5

100

Total

 

18

7

38.8

11

61.1

 

 

Fuente: Departamento de Recursos Humanos

 

La barrera más identificada tanto por los hombres (69.2%) como por las mujeres (46.6%) fue las características propias del trabajo de dirección. (Tabla 5)

Tabla No 5 Barreras para acceder, las mujeres, a puestos de dirección de mayor responsabilidad.

 

Barreras

Criterios de los hombres      Criterios de las mujeres          

No

%

No

%

Sobrecarga familiar

-

-

2

13.3

Preferencias de demandas familiares por encima de las laborales

1

7.6

-

-

Papel de la mujer dentro de la familia

1

7.6

1

6.6

Desigualdad de roles familiares

-

-

1

6.6

Responsabilidad con el cuidado de los hijos

-

-

1

6.6

Los hombres tienen más tiempo y menos dificultades personales.

1

7.6

-

-

Falta de comprensión familiar.

-

-

-

-

Características del propio trabajo de dirección.

9

69.2

7

46.6

Poco reconocimiento social

-

-

1

6.6

Trabajo con la reserva de cuadros

1

7.6

2

13.3

Total

13

100

15

100

 

Fuente: Miembros del consejo de dirección

Nota: El total no corresponde con el total de dirigentes, ya que algunas personas identificaron más de una barrera.

En relación con las barreras, según criterio de otros actores sociales, se destacó las características propias del trabajo de dirección en el 46.5%, la sobrecarga familiar, el trabajo con la reserva de cuadros y que los hombres tienen más tiempo y menos dificultades personales en el 11.6%, la desigualdad de los roles familiares, responsabilidad con el cuidado de los hijos en el 4.6% y poco reconocimiento social en el 2.3%. (Tabla 6)

Tabla No 6: Distribución de las barreras para acceder, las mujeres, a puestos de dirección de mayor responsabilidad.

 

Barreras

Criterios de otros actores sociales

No

%

Sobrecarga familiar

5

11.6

Preferencias de demandas familiares por encima de las laborales

3

6.9

Desigualdad de roles familiares

2

4.6

Responsabilidad con el cuidado de los hijos

2

4.6

Los hombres tienen más tiempo y menos dificultades personales.

5

11.6

Características del propio trabajo de dirección

20

46.5

Poco reconocimiento social

1

2.3

Trabajo con la reserva de cuadros

5

11.6

Total

43

100

 

Fuente: Encuesta según criterio de otros actores sociales.

Nota: El total no corresponde con treinta, ya que algunas personas identificaron más de una barrera.

DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS

En la  caracterización de  la división del trabajo en el Policlínico Docente Universitario Dr. Enrique Barnet al analizar la categoría dirigente se aprecia la presencia baja de las mujeres en este grupo ocupacional, las dirigentes representan el 38.8% frente a los hombres, que ocupan cargos de dirección, pero no son precisamente los máximos niveles de dirección los ocupados por mujeres, se  desempeñan como Vice-Directora Docente, Jefas del Grupo Básico de Trabajo, Jefa de Enfermera, Directora dela Unidadde Higiene y Epidemiología, de los Servicios de Estomatología y de los Servicios de Rehabilitación.

La cifra menos relevante de participación femenina corresponde al cargo de Director Municipal de Salud, el cual ha sido desempeñado principalmente por hombres, al igual que el Vice- Director Médico, en los años comprendidos entre 1990 y 2011 sólo en una ocasión por espacio de tres años la dirección municipal fue ocupada por una mujer y para el Vice-Director médico en dos ocasiones por espacio de un año en cada caso. Coincidiendo con González Olmedo cuando plantea que la actividad de dirección donde la presencia  de la mujer es inferior comprende los cargos de mayor decisión  y poder, aunque estos cargos estén ocupados por hombres graduados de las mismas profesiones que las mujeres, los cargos directivos que han ocupado mayoritariamente las mujeres hasta hoy, son la prolongación de las actividades desarrolladas tradicionalmente por ellas. (6)

La creciente participación de la mujer cubana en la esfera del trabajo, responde al conjunto de transformaciones políticas, económicas y culturales que ha llevado a cabola Revolución, con el objetivo de promover la incorporación femenina en todos los ámbitos sociales. No obstante, la presencia femenina en actividades que comprenden el ejercicio del poder, es aún insuficiente y no se corresponde con los niveles de participación alcanzados. (6)

Entre los roles y funciones asignadas tradicionalmente a las mujeres no ha estado presente el de la dirección. Las funciones de dirección en la esfera del trabajo marginan a las mujeres del ejercicio del poder, esto se produce a partir de la existencia y  supervivencia de supuestos históricos que han establecido una división del trabajo según el sexo, y que tienen como base explicativa una condición física femenina inferior. (6)

No se corresponde su protagonismo laboral con la representatividad dentro de la dirección, lo que hace pensar en la existencia de un conjunto de obstáculos que frenan el papel dirigente de la mujer.

Referente a las barreras que existen para que las mujeres accedan a puestos de dirección de mayor responsabilidad  dentro del policlínico según criterios de los miembros del consejo de dirección y de otros actores sociales (mujeres), la barrera más identificada fue las características propias del trabajo de dirección relacionado fundamentalmente con su irregular horario, exceso de reuniones y afectaciones  con frecuencia del horario nocturno.

Las féminas refieren además de las características propias del  cargo de dirección,  los aspectos relacionados con el rol reproductivo: sobrecarga familiar, así como responsabilidad con el cuidado de los hijos y el papel que ocupa dentro de la familia.

Estos resultados coinciden con investigaciones sobre el acceso de la mujer cubana a la toma de decisiones, donde se ha demostrado  que se han producido avances que han posibilitado una mayor presencia femenina  en los puestos decisorios  en todos los niveles, sin embargo, aún persisten factores que la limitan, factores objetivos de índole socio-económico relacionados, en lo fundamental, con la sobrecarga de la mujer en las tareas del hogar y en la responsabilidad con sus hijas(os) y otros familiares (4),(5),(7)

El estilo de dirección imperante es predominantemente  masculino, caracterizado, sobre todo, por la exigencia de disponer de todo el tiempo para el trabajo, incluso muchas noches, sábados y domingos. (4)

Persisten en  una buena parte de nuestra población la concepción de que los hombres  son más aptos para dirigir porque tienen más tiempo y menos dificultades personales, e incluso, más capacidad por naturaleza para dirigir (8), (9), (10)

No obstante los cambios que se han operado en la situación de la mujer cubana, así como la voluntad política del partido y el gobierno dirigidos a facilitar el acceso y la promoción de las mujeres a cargos de dirección, existe un conjunto de elementos objetivos y subjetivos que limitan la participación de las mujeres en este sentido. Estas limitaciones tienen como base la responsabilidad de las mujeres en las labores del hogar, en el cuidado de los hijos y la familia, así como los patrones culturales y prejuicios hacia las mujeres en el ejercicio  del rol de dirección (6)

Uno de los elementos que ha limitado la promoción de mujeres, es que en la reserva se incluyen compañeros con las mismas características que los anteriores, y que son por lo general los que exigen los miembros de las diferentes organizaciones  que forman el consejo de  dirección donde predominan criterios masculinos, hombres propuestos y promovidos por sus propios compañeros (6)

De las siete mujeres dirigentes  entrevistadas casi la mitad de las mismas consideró la dificultad para contemporizar las actividades propias de la dirección y las tareas del hogar, la vivencia de falta  de tiempo para atender a  sus hijos, dificultades para dedicar tiempo al disfrute personal y problemas en la comunicación con sus hijos y esposos.

Constatándose los criterios de González Olmedo cuando plantea: Las mujeres ejecutivas encuentran numerosos motivos de insatisfacción con el trabajo que se producen por la falta de tiempo para el desarrollo de sus profesiones  o para dedicar a  su familia y las trabas para continuar el acceso a posiciones de poder (6).

Estos resultados son similares a investigaciones realizadas sobre particularidades socio-psicológicas de la mujer dirigente donde se constata la vivencia de falta de tiempo para atender a sus hijos, esposos y familias, dificultades para dedicar un tiempo a las actividades de disfrute personal, los divorcios, etc. (4)

CONCLUSIONES

La discusión de los resultados, nos permite concluir que existe una presencia aún baja de las mujeres en cargos de dirección de mayor responsabilidad, que no se corresponde con su protagonismo laboral, lo que evidencia que existen obstáculos de género que limitan la participación equitativa, siendo las características propias del trabajo de dirección la barrera más identificada.

AGRADECIMIENTOS

Se les agradece a los trabajadores del Policlínico  por su participación voluntaria en el estudio, al consejo de dirección de la institución y todas aquellas personas que contribuyeron  de una forma u otra a la realización de este trabajo.

BIBLIOGRAFÍA

1- Peñate Leiva, Ana I. (2000) Género y prostitución: algunas reflexiones a las puertas del tercer milenio. En: Sarduy C, Alfonso Ada C, compiladoras. Género: Salud y Cotidianidad. Ed. Científico-Técnica, Ciudad deLa Habana; p. 189-204.

2- Fleitas Ruiz R. (2005) La identidad femenina: las encrucijadas de la igualdad y la diferencia. En: Proveyer Cervantes C. Selección de lecturas de Sociología y Política Social de Género. Ed. Félix Varela,La Habana;p. 41-56.

3- Sarduy C, Alfonso AC. (2000) Género: Salud y Cotidianidad.  Editorial Científico- Técnica,La Habana,  P. 13-24.

4- Álvarez Suárez M. (2000) Mujer y poder en Cuba. En: Sarduy C, Alfonso Ada C, compiladoras. Género: Salud y Cotidianidad. Ed. Científico- Técnica, Ciudad deLa Habana, p. 221-238.

5- Arés Muzio P. (2000) Ser Mujer en Cuba. Riesgos y conquistas. En: Sarduy C, Alfonso Ada C, compiladoras. Género: Salud y Cotidianidad. Ed. Científico- Técnica, Ciudad deLa Habana, P.41-54.

6- González Olmedo G. (2005) El empoderamiento femenino en las empresas industriales. En: Proveyer Cervantes C. Selección de lecturas de Sociología y Política Social de Género. Ed. Félix Varela,La Habana, p. 107-125.

7- Fleitas R, Proveyer C, González G. (2005) Participación de la mujer cubana en los noventa. Lo público y lo doméstico. En: Proveyer Cervantes C. Selección de lecturas de Sociología y Política Social de Género. Ed. Félix Varela, La Habana, p. 197-225.

8- Presno Labrador MC, Castalleda Abascal IE. (2003) Enfoque de género en salud. Su importancia y aplicación en la APS. Revista Cubana Medicina General Integral, Mayo- Junio 19 (3): 864-2125, 2003.

9- Castañeda Abascal IE. (2007) Reflexiones teóricas sobre las diferencias en salud atribuibles al género. Revista Cubana Salud Pública V.33n.2 Ciudad deLa Habana abr-junio 2007.

10- Ruiz X. (1998) Sociedad Cultura y Género. Sexología y Sociedad.   Editorial Publicitar,La Habana, p. 3-7.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Fernández Quintero, Niurka: "Características de la división del trabajo por géneros en el sector de La Salud en el Municipio Lajas" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, diciembre 2012, en http://caribeña.eumed.net/caracteristicas-de-la-division-del-trabajo-por-generos-en-el-sector-de-la-salud-en-el-municipio-lajas/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.