CARACTERIZACIÓN DE LA SEXUALIDAD DE LOS ADULTOS MAYORES DE LOS CÍRCULOS DE ABUELOS DE PALMIRA NORTE Y SUR

Resumen:

La presente investigación se encamina a caracterizar la sexualidad del Adulto Mayor de los Círculos de Abuelos de Palmira Norte y Sur, identificando los principales prejuicios, factores biopsicosociales y espacios en la familia y comunidad, realizada desde septiembre de 2010 a febrero de 2011 con una muestra de 80 personas mayores de 60 años y 74 familiares de estos que cumplieron los criterios de inclusión requeridos, se utilizó la metodología cuanticualitativa, recurriendo a métodos como la encuesta, la entrevista y otros utilizados en este tipo de estudios, los resultados obtenidos describen los prejuicios y factores biopsicosociales que repercuten negativamente en la sexualidad de los Adultos Mayores, también reconocen como insuficientes los espacios para el desarrollo de una sexualidad plena y responsable en la Tercera Edad, tanto en la familia como en la comunidad.

Palabras Clave: Adulto mayor, sexualidad, factores biopsicosociales, prejuicios, círculos de abuelos.

INTRODUCCIÓN:

Envejecer es un privilegio que actualmente disfrutan millones de personas en todo el planeta, particularmente en los países desarrollados, con el crecimiento económico y los avances tecnológicos es previsible que en un futuro cercano, los mayores gocen de mejor salud y mayor capacidad para participar y contribuir más a la sociedad. (Geroinfo, 2003). Planteado el envejecimiento como un proceso de transformación progresivo e irreversible, debe considerarse tanto un acontecimiento individual como un fenómeno colectivo de repercusión biopsicosocial, que involucra a toda la población por su vinculación con el desarrollo socioeconómico de un país. Es el resultado de una serie de cambios morfológicos, psicológicos, funcionales y bioquímicos que origina el paso del tiempo sobre los seres vivos. (Díaz Alfonso LR.2008)
En la América Latina y el Caribe este fenómeno se caracteriza por su rapidez, si en 1950 sólo el 5.4% de la población tenía 60 años o más, en el año 2002 se estimó un 8 %, mientras que para el 2025 se estiman cifras de un 12.8% de la población en este grupo y para el 2050 alrededor del 22%. Por lo que en un siglo el porcentaje de adultos mayores se cuadruplicará para esta área geográfica. El comportamiento del envejecimiento en Cuba se halla en correspondencia con el de los países desarrollados y constituye una de las implicaciones demográficas y sociales más importantes derivadas del descenso de la fecundidad, la mortalidad y el aumento de la esperanza de vida.(González Heredia G, 2008). El envejecimiento como fenómeno universal es por tanto, un tema importante en nuestra sociedad.
La provincia de Cienfuegos no está exenta de estos cambios y como consecuencia de este fenómeno poblacional, actualmente poco más de 60 mil 700 cienfuegueros, que representan el 15,3% de la población total de la provincia, están catalogados como Adultos Mayores, cifra que tiende a aumentar dada la disminución de la tasa de natalidad y disponer de mejores condiciones de vida. En el municipio de Palmira se aprecia igual problemática y hoy exhibe un significativo incremento en su población de adultos mayores, con una población total de 33425 habitantes, 6108 son ancianos representando el 13,5% de su población total.(ONE 2010)
Como parte de la política del estado, el Lineamiento General 144 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Capítulo VI de Política Social. demanda hoy “Brindar particular atención al estudio e implementación de estrategias en todos los sectores de la sociedad para enfrentar los elevados niveles de envejecimiento de la población”,promoviendo un sinnúmero de acciones a favor del estudio y la atención a este grupo poblacional, destinadas a mejorar la calidad de vida y el bienestar subjetivo de quienes alcanzan esta etapa.
En este contexto es importante desde la psicología abordar la sexualidad en la tercera edad con un enfoque biopsicosocial, eliminando estereotipos culturales y prejuicios y aportando información sobre la sexualidad en esta etapa que posibilite la adaptación a los cambios que se producen y las nuevas dinámicas de la existencia.(Cayo Rios G.2003)
La sexualidad en el Adulto Mayor, es un tema en el que aún persisten actitudes anticuadas similares a las que existían en siglos anteriores, que tienden al rechazo, la burla, o ignorar la existencia de sexualidad en las personas mayores. Esta actitud sustenta dos vertientes de explicación: en primer lugar, la incorrecta asociación establecida historicamente entre sexualidad y reproducción, que considera como normal el sexo solo durante la etapa reproductiva, por lo que, los ancianos no tienen por qué practicarlo, y en segundo lugar la existencia del prejuicio vejez = enfermedad.
La sexualidad en la Tercera Edad no es una fantasía, se ha demostrado que un número considerable de ancianos realizan prácticas sexuales, pese a que está influida por un grupo de factores que pueden incluso hacerla desaparecer, y cuyo conocimiento se hace necesario, dentro de los que resultan relevantes el incremento de la edad, los prejuicios la pérdida o falta de pareja y las múltiples enfermedades mentales y físicas que influyen negativamente en la sexualidad, entre otros elementos de interés.
Partiendo de aportes de otras investigaciones realizadas en el marco internacional y presentadas en eventos como: Longevidad Satisfactoria del 2007 y 2008, el conferencista Internacional Jorge Luis Ceballos Díaz y colaboradores (Cuba); III encuentro Internacional de AFIDE 2009 – Habana Cuba, Conferencista Internacional Clara Fitzgerald (Canadá); así como en la provincia Cienfuegos:Vega Dam Leysi(2010) Aguilar Ferreiro Elina (2010), que han identificado que resultan insuficientes los espacios en la familia y comunidad que favorezca la plena sexualidad en la Tercera Edad y que persisten numerosos prejuicios y factores biopsicosociales que inhiben o desestimulan la sexualidad en esta etapa de la vida; las que han demostrado que en la medida que los derechos sexuales de los adultos mayores sean reconocidos, ejercidos y respetados, se tendrán sociedades más sanas sexualmente y que por otra parte no existen antecedentes de estudios en este ámbito en el municipio Palmira, lo que se convierte en la situación problema de esta investigación que propicia a que sea declarado como:
Problema de investigación: ¿Cuáles son los principales prejuicios y factores biopsicosociales referentes a la sexualidad en el Adulto Mayor de los Círculos de Abuelos de Palmira Norte y Sur?
Objetivo general:
• Caracterizar los principales prejuicios y factores biopsicosociales que atentan contra la sexualidad en el Adulto Mayor de los Círculos de Abuelos de Palmira Norte y Sur.
Objetivos específicos:
1- Diagnosticar las variables sociodemográficas de la muestra (edad, sexo, nivel escolar, estado civil).
2- Identificar los principales prejuicios que atentan contra la sexualidad de los adultos mayores de la muestra.
3- Reconocer los factores biopsicosociales incidentes en la sexualidad de los adultos mayores de la muestra.
4- Explorar las condiciones existentes en la familia y la comunidad para el desarrollo de la sexualidad de los adultos mayores.

Idea a defender: La caracterización de la sexualidad del adulto mayor de los Círculos de Abuelos de Palmira Norte contribuirá al establecimiento de nuevas vías para fomentar cambios positivos hacia un nuevo estilo de vida de este grupo etáreo y la familia, influenciando en sus patrones de comportamiento desde su realidad concreta

Delimitación del Proyecto:
En relación al tiempo: Se realizó del mes de Septiembre de 2010 a Febrero de 2011.
Alcance y limitaciones: Se limita a la identificación de los prejuicios y factores biopsicosociales que atentan contra la sexualidad de los adultos mayores que asisten a los Círculos de Abuelos de Palmira Norte y Sur.
Aporte práctico:
Desde el punto de vista práctico posibilita determinar cómo se expresan algunos prejuicios y factores biopsicosociales relacionados con la sexualidad de las personas de más de 60 años, lo cual contribuirá al desarrollo de proyectos comunitarios de promoción y educación para la salud, que pueden incluir contenidos tales como: Sexo y sexualidad como parte de la personalidad, identidad de género, rol de género, orientación sexual, dimensiones y cualidades de la sexualidad y el amor como base de las relaciones interpersonales y de las relaciones sexuales en la Tercera Edad..
Al realizar el diseño metodológico de la investigación; se proyectó la utilización de los siguientes métodos de nivel teórico (Histórico-lógico, Analítico-sintético, Inductivo-deductivo), del nivel empírico (Encuesta, Análisis de Documentos, Entrevista), del nivel estadístico (Paquete estadístico SPSS 15.0, versión Windows), también se realizó la operacionalizaciñon de las variables de estudio.
El trabajo se estructura en tres capítulos:
Capítulo I: Es el resultado de la revisión bibliográfica en torno al tema objeto de investigación.
Capítulo II: Se abordan los fundamentos metodológicos de la investigación y se describen desde el punto de vista metodológico los instrumentos, métodos empíricos y teóricos y la descripción de la muestra.
Capítulo III: Análisis de los resultados de la investigación. Se analizan los resultados de los instrumentos aplicados para la caracterización del problema.

DESARROLLO:

En este capítulo se presenta el análisis de los resultados de la investigación. Comienza precisando aspectos de la muestra seleccionada. Posteriormente se efectúa el análisis de las variables sociodemográficas seleccionadas para caracterizar la sexualidad de los adultos mayores, se identifican los prejuicios y factores biopsicosociales de mayor incidencia en la sexualidad de la muestra y se exploran las condiciones en la familia y comunidad para el desarrollo de una sexualidad satisfactoria Durante el curso de la investigación, se estudiaron un total de 80 Adultos Mayores, y colaboraron 74 familiares de estos, una vez aplicados los instrumentos se procedió al análisis de los resultados según los criterios de calificación e interpretación de cada una de las técnicas empleadas. Teniendo en cuenta los objetivos planteados en la investigación y con el fin de facilitar la comprensión de los resultados obtenidos, se realizó el análisis por técnica tomando como punto de partida el análisis de los datos generales, aportados por los participantes estudiados.
Caracterización de los Adultos Mayores según variables sociodemográficas.
En relación con los indicadores de control predominaron los Adultos Mayores en edades entre 65 y 70 años. En relación al sexo, 53 pertenecen al sexo femenino y 27 al masculino. La mujer cubana vive como promedio cuatro años más que los hombres, al arribar a los 60 años la diferencia en la esperanza de vida a esa edad es de algo más de dos años, siendo 20,36 años en el caso de los hombres y 22.63 en las mujeres, estadísticas justificadas en las diferencias existentes entre ambos sexos y que está dado por la mayor presencia de comportamientos de riesgos desde edades tempranas en el sexo masculino; lo que propicia la aparición de diversas enfermedades, discapacidad y muerte, se aprecia que los niveles escolares que alcanzaron mayor porcentaje en el estudio corresponden al secundario y preuniversitario(Facultad Obrero Campesina) con 57 personas representados en los grupos de 60 a 70años , esto refleja las oportunidades de superación a las que tuvieron acceso las personas más jóvenes del estudio. Después de 1959 con el Triunfo de la Revolución en nuestro país se le presta significativa atención a la educación de sus ciudadanos iniciando trasformaciones con la Campaña de Alfabetización, el impulso a la enseñanza primaria, la formación del personal docente y la superación de los obreros, campesinos y trabajadores en general.
El estado civil con predominio en la muestra fue el de soltero con 38 personas, el 37,5 % de los ancianos se declara casados y un 15% viudos. Consideramos que el estado civil juega un papel importante en este grupo etáreo por su gran vulnerabilidad, sentimientos de soledad, necesidad de apoyo y comprensión, además los roles sufren transformaciones y es en este momento donde el cónyuge entra a funcionar como un factor protector.

Análisis de la encuesta aplicada a los adultos mayores.

Mas de la mitad de los adultos mayores encuestados no tiene pareja en la actualidad 32 de los encuestados están dispuestos/a a tener pareja.Los 48 restantes manifiestan diversos criterios, que tienen a su pareja de toda la vida y no necesitan reemplazos, o no desean una nueva relación, o no tienen condiciones para convivir con otra persona Los que decidieron tener una nueva pareja afirman la necesidad de no verse solos, y compartir más de cerca con alguien su vida otorgando gran valor al respeto y cariño por la compañera o compañero, en algunos casos, de las mujeres que tenían pareja, se refieren resentimientos en sus relaciones emocionales con los esposos, como resultado de historias de engaño y frustraciones, refieren seguir juntos… por necesidad de compañía, porque es mi esposo de toda la vida, y en otros casos por dependencia económica, Los resultados obtenidos en la encuesta ratifican la necesidad de afecto de los Adultos Mayores un elevado porciento de los encuestados manifiesta que no resulta muy importante para ellos el tener vida sexual activa, Entre las razones que sostienen este criterio están el pensar que no está bien tener sexo a su edad, pues tradicionalmente se asocian las relaciones sexuales a las personas jovenes, otra razon resulta de no tener pareja, y si la tienen no muestra disposición para el sexo o padece de enfermedades que lo limitan, la mayoria refiere que no se satisface sexualmente,los prejuicios sociales y normas determinan en gran manera la conducta sexual, fundamentalmente para el sexo femenino se mantiene la valoracion del rol pasivo de la mujer y el rol activo asignado al hombre, esto tiene que ver con estereotipos de género. El desarrollo de la sexualidad de los encuestados se ve influenciado por juicios críticos emitidos por, familiares y grupos de amigos, tambien se constata que la mayor influencia se establece por parte de los hijos cuyos criterios se toman en cuenta antes de tomar alguna decisión en cuanto a contar nuevamente con un compañero(a).Reportan argumentos opiniones críticas de terceros sobre la sexualidad como algo ridículo en esta etapa, refieren recibir menos críticas entre sus iguales.
Algunos de los principales problemas para vivenciar una sexualidad satisfactoria en la Tercera Edad hoy según datos aportados por el estudio se encuentran en conocimientos insuficientes sobre el tema, que reafirma la presencia del prejuicio sexualidad igualada a sexo y genitalidad, y a juventud, el padecer de enfermedades y carecer de pareja. Alrededor de la mitad de los encuestados se refieren a que en la comunidad resultan insuficientes los espacios propios para el desarrollo de una sexualidad satisfactoria de la Tercera Edad. De la muestra encuestada para el estudio, mas de la mitad manifiesta insatisfacción con respecto a su sexualidad en la actualidad, relacionándola con cambios físicos, enfermedades, en algunos casos de las mujeres y en el sexo masculino el catalogarlos como viejos verdes, la poca disposición de sus parejas, dificultades, en el desempeño sexual. Se sigue apreciando el componente afectivo y se valoran la comunicación, las caricias y los besos como aspectos fundamentales dentro del contexto familiar alrededor de la mitad se ha sentido criticado de alguna manera por la expresión de su sexualidad. El resultado coincide con estudios de Oroso T. 2006 que plantea en su estudio sobre la Tercera Edad y la familia “Si bien es cierto que todas las edades son portadoras de opiniones sociales, sin dudas la Tercera Edad constituye una etapa de la vida muy influenciada, mas bien determinada por la opinión social, por la cultura donde se desenvuelve el anciano. Hasta hoy día la cultura, de una forma u otra, tiende mayoritariamente a estimular para la vejez el sentimiento de soledad, la segregación, limitaciones para la vida sexual y de pareja, y de la propia funcionalidad e integración social del anciano Las enfermedades que predominaron en los Adultos Mayores de la muestra fueron la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, la depresión, el alcoholismo y las neoplasias y demuestran la prevalencia en este grupo etáreo de enfermedades crónicas no transmisibles. Se constatan los hallazgos de Jesús L. Regueira Naranjo en una investigación acerca del desarrollo de la Sexualidad en Adultos Mayores, en Camaguey, en el 2002, donde hallaron que en cuanto a los aspectos que afectaron el déficit o la ausencia de la sexualidad en esta edad se destacaron la presencia de enfermedades en un 87,8 % de la muestra estudiada. Estos resultados coinciden en el análisis de las historias clínicas individuales y de salud familiar y las entrevistas mayor parte de los adultos mayores estudiados señaló relación entre la presencia de sus enfermedades y su sexualidad. Solo un 20% no estableció relación entre la sexualidad y este factor biológico, reafirma la presencia de prejuicios que asocian las enfermedades en el Adulto Mayor con las manifestaciones de su sexualidad.

Análisis de los resultados de la encuesta dirigida a la familia.

En este aspecto, una cifra importante de los familiares encuestados ve la sexualidad como innecesaria en la Tercera Edad, otro grupo de familiares la reporta como necesaria para mantener la identidad del adulto mayor en su relaciones familiares y sociales y la valora como gratificante , solo un grupo minoritario tiene un criterio asociado a obscenidad, (esto se relaciona con el nivel de información de los entrevistados) se reportan otros criterios poco significativos, Las personas encuestadas refieren en mas de la mitad de los casos que la sexualidad en la tercera edad debe referirse basicamente a la apariencia personal y minimiza los relacionado con el sexo, caricias y otras expresiones de esta. Los familiares encuestados para el estudio conviven en su mayoría con padres , suegros y abuelos solo unos pocos casos convivían con tíos u otros parientes de la tercera edad, Refleja las condiciones de la familia cubana en que conviven por lo general tres generaciones los familiares encuestados para el estudio no ven como una necesidad que los Adultos Mayores tengan pareja. Se identifican limitaciones asumidas dentro del modelo conservador o tradicional de vejez, De las personas encuestadas para el estudio, el mayor porciento señaló que resultan insuficientes las condiciones para desarrollar una sexualidad satisfactoria, tanto en la familia como en la comunidad, para la Tercera Edad. Este resultado concuerda con la investigación de Oroso T (2006).” Nuestro proyecto social cubano permite tareas de prevención y de orientación. Cuenta con estructuras sociales, comunitarias, y de salud para ello. Y precisamente en ese afán de reconocimiento al anciano, no deberíamos asumir proyectos paternalistas, sino de desarrollo. Es cierto que existen consultas de prejubilación en algunas instituciones de salud, y que además el adulto ya mayor cuenta con lugares para su participación en los circulas de abuelos, liceos, clubes, etc, pero aún resultan insuficientes estas tribunas para el adulto mayor actual, y el que se avecina. Por otra parte las acciones con los mayores se realizan para los grupos de ancianos al margen de los otros grupos de edades. Seria interesante analizar la imagen de la vejez en los niños comparando las categorías del “viejo” y del “abuelo”, y en general no segregar a la Tercera Edad en sus convocatorias sociales”

Análisis de los resultados de la entrevista semiestructurada realizada a un familiar de los adultos mayores.

El análisis de la entrevista se organizó por categorías, quedando conformadas de la siguiente forma:
Armonía: De manera general, los entrevistados refieren mantener en el hogar relaciones armónicas y en un grupo reducido, poco armónicas, a pesar de las dificultades que trae consigo la convivencia de varias generaciones juntas, se trata de convivir con respeto hacia los abuelos sobre todo pues no son los mismos de antes, existen algunas dificultades debido a la dinámica familiar en relación con los nietos fundamentalmente. No se reportan relaciones familiares disarmónicas en la muestra.
Comunicación: Los resultados obtenidos describen que existe buena comunicación en el hogar, las dificultades más generalizadas se enmarcan en las categorías de respuestas referidas a límites, jerarquía, y sistema de apoyo familiar, reconocen que en cuanto a la sexualidad no hablan sobre ese tema con los Adultos Mayores, pero no consideran esto como elemento de peso en la comunicación familiar , una parte de los encuestados refiere tener algunas dificultades en la comunicación con sus Adultos Mayores , pero no se muestran explícitos en este sentido.
Aceptación: Los entrevistados refieren en un elevado porciento que la presencia de los Adultos Mayores en el hogar, es vista con agrado y las experiencias que pueden transmitir les son de utilidad, la vejez la aceptan con las limitaciones que esto trae consigo, no resulta igual con el tema de la sexualidad, las opiniones fluctúan desde aceptación de la sexualidad de los Adultos Mayores como un componente de la personalidad , hasta considerar que los aspectos relacionadas con esta no le son necesarios a las personas de la tercera edad para vivir satisfactoriamente.
Valoración: Los familiares de los Adultos Mayores aprecian la vejez como positiva en la mayoría de los casos porque en esta edad han llegado sus mayores con una experiencia y conocimientos valorados en el contexto familiar y social, sin embargo respecto al tema de la sexualidad, la valoración resulta un tanto negativa no se reconoce por muchos de los entrevistados la sexualidad y necesidad de relaciones de pareja en esta etapa. Se aprecia en las respuestas confusión entre los términos sexo y sexualidad, muchos años de manifiestan que ellos ya están viejos, no relacionan las necesidades afectivas de los ancianos con la sexualidad.
Condiciones existentes:
La familia reconoce la insuficiencia de condiciones adecuadas para que sus adultos disfruten de la sexualidad en la tercera edad, se mencionan prejuicios, factores económicos y prioridad que se otorga al ceder espacios a las generaciones más jóvenes tanto en la familia como en la comunidad, reconocen como insuficientes los espacios en que el adulto mayor puede desarrollar sus potencialidades.
Factores psicosociales:
Los familiares entrevistados identifican que en el adulto mayor influyen factores psicosociales como la percepción de crítica social relacionada con el desarrollo de una sexualidad activa , la opinión de la familia y amigos con relación al tema en cuestión y criterios culturales arraigados que prescriben las manifestaciones de cariño y amorosas a los Adultos Mayores, así como un sistema de valores que pauta comportamientos de “abuelos y abuelas”, se define como negativo en relación a la sexualidad de los Adultos Mayores insertada en el funcionamiento de la familia.

Análisis de la entrevista semiestructurada realizada a los adultos mayores

El 91% de los Adulto Mayores de la muestra destaca a la familia, como su valor más importante, el compartir las actividades del hogar y ver a los nietos crecer es fuente de satisfacción para ellos, en general se sienten apoyados por los miembros del grupo familiar aunque refieren que no conversan con su familia sobre temas de sexo o sexualidad, porque la educación que recibieron no los preparó para eso, por lo general lo consideran una falta de respeto, persisten muchos prejuicios tanto por parte de ellos como por la sociedad. Otra parte de los adultos mayores es capaz de realizar conversaciones sobre el sexo, pero en forma de opiniones generales y no comprometidas personalmente. Un porciento menor manifiesta que la familia los apoya para que tenga pareja y no se sientan solos, pero cuando la tienen, ya no les gusta la idea que habían tenido en un principio. Los resultados determinaron que gran cantidad de ancianos vive una sexualidad pasiva por influencias culturales y, prejuicios existentes acerca de este tema, tanto en la sociedad como en la familia .En el caso de los viudos y viudas se observan conflictos cuando buscan otra pareja, porque en la familia piensan que es traicionar la memoria del fallecido.
Como motivaciones fundamentales para sostener una vida en pareja, aparecen el terminar sus vidas acompañados, y compartir necesidades afectivas mutuas, pero además, sienten que desarrollar la sexualidad es una necesidad importante para sentirse realizados..
Los adultos mayores no describen su sexualidad, más bien expresan juicios y reflexiones sobre la misma, expresan valoraciones personales no discrepando ni planteando interrogantes, solo reconocen la existencia del problema, y la presencia de múltiples factores de tipo sociales y personales que dificultan en la tercera edad el desarrollo de la sexualidad. Los sujetos incluyen sus consideraciones propias sobre el tema, vivencias, experiencias de forma activa, coincidiendo la mayoría en una problemática vigente que señala como aspectos fundamentales una vida sexual inactiva debido a prejuicios y factores psicosociales existentes en la actualidad.
Estos resultados coinciden con los obtenidos en la entrevista semiestructurada dirigida a la familia y la encuesta.

Análisis integral de los resultados

Las herramientas utilizadas en la investigación fueron acertadas y permitieron la descripción de la sexualidad de los Adultos Mayores teniendo en cuenta la influencia de los prejuicios y algunos factores psicosociales, así como las condiciones en la familia y la comunidad para la vivencia de una sexualidad satisfactoria en la Tercera Edad, en los ancianos de los Círculos de Abuelos estudiados se encontró un predominio del sexo femenino, como grupo etáreo más frecuente los que se encuentran entre los 65 y 70 años, con un nivel escolar de secundaria básica en la mayoría de ellos y de estado civil soltero en el mayor porciento del grupo de estudio. Se aprecia insuficiente conocimiento en la mayoría de los encuestados sobre el tema de la sexualidad, la vivencia más descrita en el estudio es de forma pasiva, referida en forma de juicios y reflexiones, los sujetos incluyen consideraciones propias sobre el tema, y experiencias, inciden en este aspecto el modelo educativo de referencia, los prejuicios, el desgaste,las enfermedades y la carencia de compañero o compañera, los prejuicios acerca de la sexualidad en la tercera mas reportados por el grupo de estudio. resultaron los que asocian la sexualidad a la juventud y a conductas reproductivas,o asociadas a sexo y genitalidad, las relaciones familiares se describen como armónicas con valoraciones positivas hacia los adultos mayores de manera general , solo resulta polémico el tema de la sexualidad, pues los criterios culturales arraigados prescriben las manifestaciones de cariño y amorosas a los Adultos Mayores, así como el sistema de valores pauta comportamientos para los “abuelos y abuelas” y se define como negativo en relación a la sexualidad de los Adultos Mayores insertada en el funcionamiento de la familia.

Asocian la influencia de sus enfermedades en la proyección de su sexualidad y las enfermedades que predominaron en el grupo de estudio fueron la hipertensión arterial,la diabetes mellitus, la depresión y el alcoholismo, refieren poca satisfacción con su vida actual y la percepción de opiniones críticas negativas sobre su sexualidad en ocasiones se sienten incomprendidos, consideran insuficientes los espacios de que disponen tanto en la familia como en la comunidad,
Los resultados confirman que en los ancianos se mantiene la motivación por la sexualidad, aunque existan factores adversos que inciden sobre esta y reafirman que la sexualidad está presente en todas las dimensiones del ser humano, por lo que no se puede desconocer su importancia como tampoco ignorarla. De forma general, los resultados del estudio pueden servir como base para diseñar proyectos de intervención, sobre la base de un modelo de educación sexual que potencie el desarrollo pleno y armónico del ser humano en esta etapa de su vida, así como implementer proyectos educativos desarrolladores de la sexualidad en la Tercera Edad.

Conclusiones:

• En la muestra estudiada predominó el sexo femenino, como nivel de escolaridad, secundaria básica y el estado civil fue el de soltero, la edad de la mayoría de los adultos mayores osciló entre 60 y 70 años.
• Los Adultos Mayores identifican como prejuicios con mayor incidencia en su sexualidad, el igualar la sexualidad a sexo y genitalidad, la sexualidad como posibilidad de los jóvenes, al fin de la vida reproductiva desaparece la sexualidad, la mayoría la define como pasiva.
• Casi la totalidad de los Adultos Mayores señaló relación entre sus enfermedades y su sexualidad, señalan la presencia de enfermedades crónicas no transmisibles fundamentalmente Diabetes, Hipertensión Arterial y Depresión.
• Dentro de los factores psicosociales que más influyeron en la sexualidad los Adultos Mayores, destacan sentimientos de insatisfacción por la vida, la percepción de opiniones críticas negativas sobre su sexualidad, y no tener pareja.
• Los resultados obtenidos identifican que resultan insuficientes los espacios para el desarrollo de una sexualidad plena y responsable en la tercera edad tanto en la familia como en la comunidad.

BIBLIOGRAFÍA:

Aguiar Ferreiro, E. (2010). Caracterización de la sexualidad del adulto mayor en el consultorio La Piragua del municipio Lajas. facultad de Ciencias Médicas, Cienfuegos.
Álvarez Síntes, R. (2001). Medicina General Integral (2da ed., Vol. II). Cuba: La Habana..
Álvarez, G., y cols. (2007). ). Caracterización psicosocial y funcional de los gerontes del hogar de ancianos. Sancti Spíritus. facultad de Ciencias Médicas, Sancti Spíritus.
Ares,P. (2002). Psicología de la Familia. Una aproximación a su estudio. La Habana: Editorial Félix Varela,.
Artola Silva, A. (2010). Repercusión de la satisfacción sexual en la satisfacción general por la vida del adulto mayor. (Vols. 1-2, Vol. 2). geroinfo.
Azcuy Morales, A. (1999). La educación de los roles de género. Tesis presentada en opción del Título de Master en Pedagogía de la Sexualidad, Instituto Superior Pedagógico Enrique J. Varona,. La Habana.
Barros Lazaeta, C. (1999). «La atención de los ancianos: Un desafío para los años 90». OPS-OMS, 56–65.
Buendia, J. (1994). Envejecimiento y psicología de la salud. España: Siglo Veintiuno Editores SA.
Castellanos, B, G. A. (2006). Sexualidad y Géneros. Ciudad de La Habana: Editorial Ciencias Médicas,.
Castro Ruz, R. (2008). Acerca de la nueva Ley de seguridad social: Fragmentos del discurso pronunciado, en Conclusiones de la primera sesión ordinaria de la séptima legislatura de la Asamblea del Poder Popular, Palacio de las Convenciones. La Habana.
Cayo Rios, G: (2003). La sexualidad en la Tercera Edad y su relación con el bienestar subjetivo. 51 Congreso Internacional de Americanistas,Santiago de Chile.
Colectivo de autores. (2010). Anuario de la Oficina Nacional de Estadísticas.
Colectivo de Autores. (2003). Psicología del desarrollo: Selección de lecturas. La Habana. Cuba.
Colectivo de Autores. (2006). Temas de Medicina General Integral (2da ed.). La Habana. Cuba: Centro de Investigaciones del Envejecimiento Longevidad y Salud.
Díaz Noriega, O Thompson Forbes W. (2002). «La edad del erotismo. Sexualidad en la tercera edad».La Habana, Vol. 1(No 1).
Diccionario El pequeño Larouse,. (2004). (2da ed.). La Habana.
Flores Colombino, A: (. (1998). «La sexualidad en el adulto mayor». Argentina: Editorial Lumen Humanitas. Buenos Aires. Argentina.
González, A., C., B. (2000). Sexualidad humana, personalidad y educación. La Habana: Pueblo y Educación.
Hernandez Sampier,R. (2003). Metodología de la Investigación. La Habana: Félix Varela.
Levi, L. (1987). Population in development quality of life. United Nations Publication.
Lineamientos de la Política Económica y social del Partido y la Revolución. (2011, abril 18).VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.
López Sánchez,F, O. U., J. (1998). Sexualidad en la vejez. Madrid,España: .Editorial Pirámide,.
López, F,, A. F. (2006). Para comprender la sexualidad. España: Editorial Verbo Divino, Navarra.
Los derechos sexuales son derechos humanos fundamentales y universales. (1999).14o Congreso Mundial de Sexología. Declaración. Recuperado a partir de http://saludparalavida.sld.cu/zaldivar,html .
Master, W, J., V. (1967). Respuesta Sexual Humana. Investigaciones en la respuesta sexual. La Habana: Editora Revolucionaria. Instituto del Libro.
Organización Mundial de la Salud. (s. f.). Definición de trabajo del Grupo de Consulta Internaciona. Recuperado a partir de http://www.who.int/reproductivehealth/gender/sexual_health.html#4
Oroso, T. (2006). La tercera edad y la familia: Una mirada desde el adulto mayor. Ciudad de La Habana: Editorial Ciencias Médicas,.
Prieto Ramos, O, V. G., E: (2004). Temas de Gerontología. La Habana: Ed. Científico Técnica,.
Rodríguez Boti, Regino. (2006). La sexualidad en el atardecer de la vida. Auto ayuda,. Santiago de Cuba.: Editorial Oriente.
Rodríguez Gómez, G., Gil Flores, J. & García Jiménez, E. (s. f.). Metodología de la Investigación Cualitativa. La Habana. Cuba: Editorial Félix Varela.
Rosental,M, L., P. (1981). Diccionario Filosofíco. La Habana. Cuba: Editora Revolucionaria.
Sarmientos Brook,G V, P. L., J y Oramas Henandez, L. (1999). La sexualidad en el Adulto Mayor. Revista Sexología y Sociedad.
Vega Dam, L. (2010). Características psicosociales de los Adultos Mayores de la casa de abuelos de Pepito Tey. UCF Carlos Rafael Roodriguez, Cienfuegos.
Vigotsky, L,S. (1960). Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. La Habana: Editorial Científico Técnica.
Villavicencio, Núñez:.F. (2006). Psicología y salud. La Habana: Editorial Ciencias Médicas.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Alpízar González, Raisa Emilia,López Melian, Ana Yipsy y Mena Rodríguez, Osmani: "Caracterización de la sexualidad de los adultos mayores de los Círculos de Abuelos de Palmira Norte y Sur" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, noviembre 2012, en http://caribeña.eumed.net/caracterizacion-de-la-sexualidad-de-los-adultos-mayores-de-los-circulos-de-abuelos-de-palmira-norte-y-sur/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.