CONSIDERACIONES EN TORNO A LAS CONDICIONANTES SOCIALES DEL CONOCIMIENTO AMBIENTAL

RESUMEN

Este artículo surge de la necesidad de que el estudio de los problemas ambientales requiere no solo del concurso de las ciencias naturales sino de una urgente apertura desde la perspectiva sociológica, a partir de considerar a los mismos como un problema social. La esencia del mismo está dada en el análisis de las condicionantes sociales del conocimiento ambiental en Santiago de Cuba a partir de procesos estructuradores tales como el papel de las instituciones investigativas y docentes, las publicaciones, la socialización del conocimiento a través de congresos o talleres, y las líneas de investigación emanadas de la política científica, argumentando en aquellas variables que favorecen o dificultan la construcción del conocimiento ambiental y los retos a seguir por los académicos involucrados en dicho accionar.

PALABRAS CLAVES: sociología, conocimiento ambiental, condicionantes sociales.

   Adentrarnos en el análisis acerca de las condicionantes sociales del conocimiento ambiental en un espacio geográfico concreto, Santiago de Cuba, nos impone un gran reto, pues aún cuando la temática ambiental ha estado incorporada históricamente al quehacer social y cognoscitivo del desarrollo de la humanidad, y ha constituido objeto central de algunas ciencias como es el caso dela Biología, ello no se ha manifestado así para el caso de la sociología, salvo en las últimas dos décadas cuando emergen condiciones favorables para la producción de un conocimiento asociado a este tema, a partir del accionar de grupos de investigadores en determinados países, que le otorgan cierta jerarquía a estos estudios, lo cual nos orienta ha indagar más allá del propio campo sociológico y buscar en otras áreas de la ciencia que asumen la temática ambiental desde la perspectiva sociológica pero con un enfoque interdisciplinar.

Ubicarnos en la lógica que articulará nuestro interés central supone asumir fundamentalmente dos textos que explican la construcción del conocimiento, el primero, el de la Sociologíadel conocimiento, al ofrecer un enfoque estructurado en cuanto a: alcance institucional entendido como instituciones educativas y científicas, papel de las políticas científicas, el conocimiento contenido en libros, artículos, folletos, y las diversas formas de socialización de dicho conocimiento, dígase, eventos, talleres, conferencias, entre otras. Y el segundo, que sostiene entre los factores sociales del conocimientos científico a: matices que definen el curso de la ciencia y el conocimiento (programas, proyectos, intereses institucionales, financiamiento empresarial); la manera en que se distribuye la educación (apertura o cierre de carreras o programas de postgrado); las formas institucionales mediante las cuales se articula la investigación; las publicaciones y el debate, los cuales están conectados con la estructura  y los agentes sociales en los que la práctica científica se produce[1].

             Si estamos hablando del conocimiento ambiental en Santiago de Cuba, debemos señalar que desde sus inicios se priorizó el desarrollo de estudios ambientales, aunque los mismos no cobraron la relevancia esperada desde las ciencias sociales y, mucho menos, en la sociología, sino que de forma similar a otros espacios del nivel nacional, dichos estudios emergieron con una perspectiva naturalista.

             Las condicionantes sociales referidas a lo ambiental -papel de las instituciones investigativas y docentes, las publicaciones, la socialización del conocimiento a través de congresos o talleres, las líneas de investigación emanadas de la política científica, entre otros-, fueron adquiriendo y aportando una estructura organizativa de los saberes en correspondencia con la plataforma histórica del país: colonia, república y revolución.

             Si se busca un hilo conductor en cuanto a la producción científica sobre lo ambiental, conducente a la actualidad, se tienen que precisar algunas generalidades de sus antecedentes, aún cuando se expresan continuidades y rupturas, pues a pesar de que persisten algunas instituciones, sus funciones han variado adecuándose a las condiciones sociales, políticas y económicas existentes en la actualidad[2].

             Para precisar algunas generalidades, es oportuno destacar que durante la etapa colonial (1515 – 1898), el desarrollo científico y tecnológico en Santiago de Cuba, no se corresponde con el que tenía la capital, y a pesar de las agudas contradicciones sociales existentes en Santiago, como la inmigración francesa, los hechos históricos de nuestra gesta independentista, y los cambios que se producen en la producción agrícola con una lenta afectación a la cubierta vegetal, el incipiente quehacer científico, estuvo vinculado a los campos de la agronomía, la medicina y ciertos eventos relacionados con las ciencias naturales.

             Algunos hechos relevantes acontecidos en esta etapa fueron, la fundación dela Real SociedadPatriótica de Amigos del País de Santiago de Cuba (1787), la cual mostró un gran empeño por el desarrollo de la educación; la reinstalación dela Sociedad Económicade Amigos del País (1825), cuyo esfuerzo, a pesar de las dificultades políticas y económicas estuvo dirigido a la apertura de escuelas gratuitas, la creación de un gabinete de historia natural y la primera biblioteca pública, las cuales contribuyeron a la difusión del conocimiento científico de la época; y la fundación dela Academiade Ciencias Médicas (1883), la cual propiciaba el intercambio entre profesionales de la medicina y la farmacología, constituyen los mas relevantes.

             En esta etapa, la producción científica estuvo relacionada entre otros con publicaciones periódicas, como es el caso del diario “El Redactor” y “Memorias” (ambos dela Sociedad Económicade Amigos del País de Santiago de Cuba), los cuales desempeñaron un papel importante en la difusión del conocimiento científico de la época y de la región, en problemáticas ambientales vinculadas particularmente con la agricultura, dado quizás por el poco impacto ambiental existente en ese periodo.

             A pesar del quehacer que desarrollaban importantes instituciones, con cierta particularidad en la difusión del conocimiento, los aspectos declarados anteriormente denotan las insuficiencias del tratamiento del tema ambiental vinculado con lo social en la colonia.

Una mejor estructuración de las condicionantes sociales en cuanto a la temática ambiental, tuvo lugar en la etapa de la República(1902 – 1959), donde a pesar de las fuertes contradicciones económicas, políticas y sociales que atravesaba la ciudad, la creación de importantes instituciones y asociaciones desempeñaron un papel significativo en la difusión del conocimiento científico, particularmente en aquellos relacionados con estudios naturales[3].

            Algunos indicadores que denotan tal desarrollo son los relacionados con la fundación del Ateneo de Santiago de Cuba (1914), el cual promovió conferencias y charlas educativas, convirtiéndose en una institución promotora de la cultura científica santiaguera; la creación de la Sociedadde Geografía e Historia de Oriente (1939), importante asociación científica a través de la cual se realizaban exploraciones y excursiones[4] con vistas a desarrollar investigaciones sobre el ambiente natural, en aspectos geográficos, históricos y arqueológicos, pero además promovía conferencias, editaba libros y revistas científicas; y la fundación de la Universidad de Oriente (1947)[5], importante institución de la educación superior, encargada de formar profesionales en sus inicios, en esferas de la minería, la agricultura, la industria azucarera y la mecánica. Este hecho constituyó un momento cualitativamente superior en cuanto al desarrollo científico de la ciudad, aunque en sus inicios solo contaba con tres facultades y cinco carreras.

             La producción científica relativa a la temática ambiental en la época, estuvo relacionado con las diferentes publicaciones de las editoriales existentes en las instituciones mencionadas anteriormente, como es el caso de las Memorias de la Sociedadde Geografía e Historia de Oriente y con los diversos periódicos de la época, los cuales ocuparon un lugar importante en cuanto a la difusión del conocimiento científico, entre ellos, el Diario de InformaciónLa Independenciay Diario de Cuba, en ellos se abordaban aspectos vinculados con la agricultura, la destrucción de los bosques, el descubrimiento de nuevas especies de la flora y la fauna y hallazgos arqueológicos, entre otros.

             Si bien este accionar resultó ser significativo para nuestro contexto, lamentablemente la gestión pública de las mismas no llegaba a todos los actores sociales, por lo que el progreso científico en función del bienestar era insuficiente, debido a que en su mayoría dichas acciones eran fruto de intereses privados e individuales. Ello propició además, que a pesar de la intensificación de la explotación capitalista sobre los recursos naturales de la región, lo cual trajo consigo un cambio en los usos de la tierra y una intensificación de los paisajes naturales, no floreciera un pensamiento y acción vinculado a explicar la relación sociedad – ambiente; los estudios ambientales continuaban centrándose de forma general en las ciencias naturales.

             La etapa revolucionaria -1959 hasta la actualidad-, es sin dudas la más prolífera en cuanto a potenciar una estructuración de las condicionantes sociales sobre la temática ambiental. La victoria del movimiento revolucionario trajo consigo un período cualitativo y cuantitativamente diferente en cuanto a la relación sociedad – ambiente, y aunque aún se manifiesta una modificación de los recursos naturales atendiendo a su estructura, composición y dinámica, producto del accionar individual y social; existe una voluntad política capaz de proponer alternativas conducentes a palear tales afectaciones[6].

             Algunos aspectos importantes sobre esta etapa, se corresponden con la continuidad de importantes instituciones surgidas en la etapa anterior y el surgimiento de otras, entre ellas, el marcado desarrollo científico – técnico enla Universidadde Oriente, donde surgen además diversos centros de estudios que incorporan la temática, en vínculos con la fundación de instituciones culturales capaces de difundir y transmitir el conocimiento sobre aspectos ambientales, así como la publicación del libro Geografía Eólica de Oriente en 1972, por Fernando Boytel Yambú y la constitución del Polo Científico Productivo en 1992.

             Estos aspectos esbozan de forma general algunos detalles importantes sobre esta etapa; sin embargo, teniendo en cuenta los objetivos de este trabajo, profundizaremos en el análisis de las condicionantes de esta etapa.

             En la actualidad el tratamiento de la problemática ambiental desde la perspectiva sociológica en Santiago de Cuba, lo podemos encontrar orientado en dos direcciones, una que se relaciona con estudios puramente sociológicos vinculados, entre otros, con trabajos sobre el manejo integrado de zonas costeras, el reciclaje de residuos sólidos, el género y la problemática ambiental, y estudios sobre bioética y otras relacionadas con los estudios de carácter inter y transdisciplinar, como es el caso particular de la educación ambiental, en la cual se privilegian trabajos realizados por profesores e investigadores de diversas áreas del saber que incorporan en sus estudios ambientales, la dimensión social.

             Por otro lado, resulta oportuno señalar que el quehacer de la ciencia en la provincia y, en particular, de las instituciones científicas, está en correspondencia con la política científica establecida a nivel nacional, siendo en sus inicios la Academiade Ciencias de Oriente (fundada en 1966) y posteriormente la Delegación Territorialdel CITMA, las instituciones encargadas de diseñar y controlar la política científica en el territorio, y aunque en sus inicios las acciones científicas adolecían de la sistematización necesaria para llevar a cabo el control y evaluación de las mismas, en su desarrollo posterior se fueron fortaleciendo las bases organizativas, de planificación e integración. De ahí que, el tratamiento ambiental desde la perspectiva sociológica en el marco de las prioridades territoriales en cuanto a ciencia y tecnología[7] se visualiza a través del desarrollo de programas y proyectos vinculados con los problemas ambientales y su impacto en la sociedad.

             En la coordinación entre lo educativo y lo investigativo en lo referido a la temática ambiental, la Universidadde Oriente, desempeña un papel importante. La introducción de la temática ambiental desde la perspectiva social está presente en la producción científica a través de prácticas cognoscitivas en casi todas las carreras, ya sean de corte naturalista, humanista y técnica, a través de la implementación de estrategias ambientales; aunque para el caso particular de la carrera de Sociología, teniendo en cuenta la implicación directa que tiene la misma para enfrentar la crisis ambiental existente, dado que los desarrollos de las instituciones como componentes de la estructura social y el desarrollo socio – económico, entre otros, no pueden estar al margen del ambiente; y aunque existe una mayor apertura en la investigación[8], no así en lo curricular (donde el tema ha estado relacionado con asignaturas como Demografía y Sociología Urbana y recientemente la Sociología Ambiental se ha introducido como un área de estudio en el plan de estudio “D” en esta disciplina[9]), aún son insuficientes dichos abordajes.

             Este comportamiento de lo ambiental en el contexto sociológico, nos sugiere reflexionar en las siguientes interrogantes, ¿estarían los sociólogos preparados cognoscitivamente para enfrentar los estudios ambientales, aún cuando dicha temática ha cobrado cierto espacio en la lógica de dicha ciencia?; ¿se podrían realizar estudios ambientales desde la sociología, sin conocimiento de lo ambiental, es decir, sin los conocimientos que permitan comprender con suficiente claridad las magnitudes físicas o elementos sobre la estructura, composición y dinámica de los recursos naturales y en base a ello aportar elementos teóricos – metodológicos sobre el tema?

             Si tenemos en cuenta que el sociólogo realiza estudios sobre la sociedad, los comportamientos, las prácticas y como la sociedad reproduce esas prácticas, y no de lo ambiental sobre la sociedad, entonces, ¿cuál sería el papel de la sociología para investigar los problemas ambientales?; ¿sería necesario orientar el trabajo en la lógica de los estudios interdisciplinarios?; ¿hasta que punto estarían los profesores e investigadores comprometidos con esta perspectiva de análisis? Todo ello nos permite afirmar que múltiples son los esfuerzos que hay que enfrentar para darle a la temática la importancia que ella requiere.

             De forma general, en el contexto universitario, aspectos vinculados con la temática ambiental se proyectan desde las dos dimensiones del proceso de formación, es decir, la curricular y la extracurricular. Para el caso de las Sedes Universitarias, en todas las carreras desde su propio objeto, se aborda la temática ambiental; experiencias positivas se tienen en carreras como Estudios Socioculturales y Sociología, a partir de un eje central que es la sociedad en interacción con el ambiente, particularizando aquellos problemas ambientales que afectan su medio de vida[10].

             Este accionar institucional de carácter cognoscitivo tiene un doble impacto, pues influye en los estudiantes hacia su interior, lo cual se expresa a través de sus actitudes hacia el cuidado del ambiente que le rodea, pero también tiene un impacto positivo hacia la comunidad, al interpretar la realidad social en la que se desarrollan y transformarla. A pesar de lo declarado anteriormente, la importancia del tema requiere de una mayor atención y comprensión por parte de los profesores, así como de una sistematización desde el currículum, con acciones que involucren de forma más eficiente a los estudiantes y de forma significativa se requiere de una proyección y gestión coherente hacia todas las demás instituciones del territorio.

             En este mismo escenario, la temática ambiental se ha introducido de forma sistemática a través de cursos de superación postgraduada (diplomados, maestrías y doctorados)[11], permitiendo favorecer la capacitación de profesionales de diversas instituciones, no obstante, dada la implicación que tienen los actores sociales en cuanto al deterioro ambiental existente, se requiere de una mejor apertura de la perspectiva social en el tratamiento ambiental, pues aún no se asumen de forma coherente y precisa aquellos elementos que son propios dela Sociología Ambiental, siendo muy limitados los estudios que incorporan aquellos componentes que la sociología puede aportar a las ciencias naturales, mientras que por otro lado, resulta lamentable la aptitud peyorativa de algunos investigadores de las ciencias naturales sobre la importancia del enfoque social en el tratamiento de los problemas ambientales, lo cual limita una mejor comprensión y proyección de la ciencia hacia tal desempeño.

             Algunas de las ideas que pudieran tenerse en cuenta desde la sociología, estarían en correspondencia con las tendencias demográficas y la crisis ambiental; las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y los recursos naturales, el movimiento ecologista, la estructuración social y el acceso a los recursos naturales, el bienestar y los problemas ambientales, el trabajo y las respuestas sociales a los problemas ambientales, entre otras.

             Desde esta mirada educativa, aunque no pertenecen al MES, es oportuno destacar el quehacer que en materia ambiental, particularmente desde prácticas referidas a la educación ambiental, se realizan en los niveles de enseñanza precedentes (enseñanza primaria, secundaria, y preuniversitaria), tanto a través de la vía formal como no formal y particularmente en la modalidad de círculos de interés. La diferencia entre las instituciones que pertenecen al MES y al MINED, está en el tipo de habilidad que se desarrolla, en el primer caso se obtienen productos científicos, mientras que en el segundo se establece una reproducción en el aprendizaje.

             Un aspecto importante en materia ambiental que integra la perspectiva social, está en el surgimiento y desarrollo de diversos centros de estudios[12], creados a partir de las necesidades de la provincia, en ellos se privilegian temas como el manejo integrado de zonas costeras (aspecto este de gran significación dada las características naturales de nuestra región y las diferentes problemáticas ambientales que tienen lugar en estos contextos) y la educación ambiental. Si bien, resulta significativa la forma en que han crecido estos centros para dar respuesta a las necesidades y problemas del territorio, entre ellos a los problemas ambientales, se hace necesaria una mayor apertura en los mismos a la interdisciplinariedad, pues dichos problemas no pueden ser analizados solo desde una ciencia particular.

             Otra de las condicionantes sociales del conocimiento ambiental que tiene lugar en la provincia, es el desarrollo de eventos científicos[13] a través de los cuales se propicia la socialización y el intercambio de experiencias entre profesores, investigadores, ejecutivos y especialistas de la temática. Este aspecto constituye un indicador relevante en cuanto a los estudios ambientales desde la perspectiva social, pues en varios de los eventos que han tenido lugar se ha incorporado la temática.

             La producción científica sobre el tema en Santiago de Cuba, está vinculada con la publicación de diversos textos[14] y la creación de revistas entre ellas,la Revista Santiago;la Revista Cubana de Química y Memorias, todas ellas dela Universidad de Oriente, muestran los avances científicos – culturales en el campo de las Ciencias Sociales y Humanísticas y las Ciencias Naturales, en temas relacionados con el género y la problemática ambiental, la educación ambiental, el reciclaje de residuos sólidos, estudios sobre contaminación ambiental y el diagnóstico socio ambiental en comunidades costeras;la Revista Ciencia en su PC (CITMA), en la cual se publican artículos de especialistas del territorio sobre diversas temáticas, entre ellas, la temática ambiental desde diferentes perspectivas de análisis y la Revista sobre Biodiversidad (BIOECO), donde se particulariza en trabajos sobre biodiversidad. En este sentido es oportuno destacar además el papel que desempeñan los medios de comunicación en la divulgación y socialización de los diferentes eventos que en materia de medio ambiente tienen lugar en la provincia.

             Teniendo en cuenta el impacto que esta producción científica tiene sobre las diferentes prácticas cognitivas y de transformación en la sociedad, si bien, por un lado pudiéramos apreciar un cierto desarrollo de dicha producción sobre el tema ambiental desde la perspectiva sociológica en Santiago de Cuba, por otro, se puede afirmar que dichos resultados son insuficientes, pues se requiere de una mayor sistematización, socialización y accesibilidad de la información científica en cuanto al tema, ya que a pesar de que se cuenta con diversos escenarios e instituciones que privilegian estas acciones (dígase editoriales, librerías y ferias del libro), la disponibilidad de la literatura sobre el tema no cubre las demandas que requiere la población y para el caso de las revistas digitales, la poca disponibilidad de tecnología dificulta el acceso a los artículos que en ella se refieren.

             Dada la implicación de los sujetos sociales en los procesos de cambio y en la alteración de los ecosistemas costeros, las ciencias sociales y particularmente la sociología desempeñan un papel importante en cuanto a la concepción del manejo integrado costero, la cual articula la integración de los ecosistemas naturales con el humano.

             Varias experiencias intentan superar el enfoque fragmentado del tratamiento ambiental, entre ellas se pueden mencionar, la dimensión sociológica de las comunidades costeras y la integración de las perspectivas de las diferentes ciencias en sus estudios, el tratamiento de los residuos sólidos y la interacción de éstos con la sociedad, y en los diagnósticos socio ambientales conducentes al desarrollo de programas de educación ambiental en diversas comunidades, los cuales han cobrado un espacio esencial, privilegiándose en los mismos el carácter inter y transdisciplinar y la integración entre instituciones. La significación de los estudios sobre diagnósticos socioambientales es incorporada por un colectivo de autores cuando refieren:

“La realización del diagnóstico nos ha colocado frente a una muy interesante experiencia entre investigadores procedentes de las ciencias naturales, sociales y técnicas, que imbuidos en la necesidad de la propia integración científica que el proceso demanda, nos esforzamos por romper antiguos estancos. (…), la integración con distintas instituciones que accionan en la localidad”[15].

             Evidentemente, los diagnósticos socio – ambientales, cuando se conducen de forma eficaz, pueden superar lo referido a considerar que el desarrollo de las prácticas culturales en la relación estructura – acción aún adolecen de la sistematización necesaria, que incluya además la evaluación.

             Un aspecto esencial a tener en cuenta cuando hacemos referencia a las condicionantes sociales del conocimiento ambiental, es el que tiene lugar en el desarrollo de proyectos de investigación[16], los cuales están coordinados por diversas instituciones que con un accionar transformador, tienden a aportar soluciones a diversas problemáticas ambientales en variados espacios del territorio.

            En este mismo orden, diversas circunstancias atentan contra el buen desempeño de este indicador, entre ellos, el hecho de que el CITMA desde el 2006 dejó de ser financista, lo que ha traído como consecuencia que varios proyectos, particularmente de instituciones que no pertenecen a la ciencia (como es el caso dela Universidadde Oriente), se hayan visto truncados por falta de financiamiento, de ahí que la introducción de algunos resultados científicos se ve limitada por la falta de coordinación gubernamental y por la excesiva burocracia en los procesos de gestión de la ciencia en todos los niveles, ello requiere identificar vías de financiamiento y una mejor cooperación institucional que permitan un mayor alcance en este indicador.

             Divulgar y socializar los resultados científicos en el territorio, constituye un elemento esencial para favorecer la elevación de la cultura científica en la población, a ello el desarrollo del proyecto 50 por 50[17], ha contribuido significativamente, incorporándose en la esfera de las ciencias sociales un trabajo sobre medio ambiente vinculado con lo social.

             De forma general, los enfoques sociológicos del tratamiento ambiental se pueden caracterizar por el hecho de que en las diferentes condicionantes sociales de su desarrollo, existe un predominio de estudios inter y trandisciplinares, matizadas por su carácter empírico con aproximaciones a los reajustes estructurales de la sociedad, como es el caso de los estudios de educación ambiental que tienen lugar en todo el país y que facilitan de cierta forma el desarrollo y reproducción de prácticas cognitivas y de transformación en diversas comunidades y la integración institucional, así como por estudios muy puntuales que desde la sociología han incorporado el análisis de problemas ambientales vinculados entre otros, con el turismo y el medio ambiente, los cuales aunque no llegan a conformar sistemas teóricos, propician un mayor acercamiento a la comprensión sociológica de la cultura ambiental.

             En Santiago de Cuba, los enfoques sociológicos del tratamiento ambiental experimentan cierto desarrollo caracterizado por cierta apertura en cuanto a prácticas culturales en diversas instituciones educativas y culturales, una mayor producción científica centrada en temas como el tratamiento de los residuos sólidos, el género y la problemática ambiental y con carácter inter y transdisciplinar los estudios sobre educación ambiental y una mayor proliferación de centros de estudios que desde su accionar transformador incorporan la temática; sin embargo, existen ausencias en cuanto al reconocimiento de la necesidad e importancia del tema en diferentes investigadores; en una mejor apertura del enfoque sociológico en investigaciones y en una mayor accesibilidad y socialización del tema en la producción científica.

             Lo declarado anteriormente da una visión de cómo se han producido las diversas condicionantes sociales del conocimiento ambiental en Santiago de Cuba, empero, a pesar de que en los últimos veinte años se observa una mejor estructuración de acciones dirigidas a potenciar un mayor desarrollo, aún los modelos culturales (entendidos como prácticas y conductas) no se corresponden con los requerimientos de la sociedad para palear la crisis ambiental, entonces habría que pensar si lo realizado hasta el momento resulta suficiente, tendríamos que visualizar ¿qué hay que potenciar? y ¿qué es carente aún?

             Cabría preguntarse, ¿puede la sociedad hoy funcionar sin los recursos fósiles?, ¿pueden los individuos renunciar a la calidad de vida obtenida con recursos que son finitos?, ¿el desarrollo de la industria pudiera concebirse sin afectaciones ambientales?, ¿hasta donde la agricultura puede convertirse en detrimento del ambiente?, ¿sería suficiente introducir más conocimientos sobre los aspectos ambientales desde la sociología?, ¿hasta donde los derroteros del impacto de los medios de comunicación masiva para frenar el deterioro ambiental, qué hacer y cómo hacerlo?

             Dar respuestas a estas interrogantes, requiere desde la ciencia de una mayor y mejor integración y comprensión por parte de las instituciones involucradas en el proceso, así como concebir en los estudios ambientales aquellos aspectos que puede aportar la sociología para una oportuna interpretación de los mecanismos que tienen lugar en el marco de la relación ambiente – sociedad.

             Largo es el camino por recorrer y grandes los retos y desafíos que permitan ubicar y explicar en su justa dimensión, un problema acuciante en nuestra sociedad, la problemática ambiental y su pertinencia en el campo sociológico, advertir e interiorizar en toda su magnitud dicha problemática en la estructura del conocimiento científico, es el reto mayor, y así lo demuestra el análisis referido en este trabajo, el cual refleja algunas condicionantes sociales que si bien, por un lado, favorecen la construcción de un conocimiento ambiental (la creación de centros de estudios, la incorporación de la temática en estudios de pre y postgrado y en proyectos de investigación), por otro, lo dificultan como es el caso de la accesibilidad y socialización de la producción científica. Quede pues la recomendación a una mirada más reflexiva y objetiva en la articulación de la política científica y el ordenamiento estructural de la ciencia en el territorio, para potenciar el desarrollo de la temática ambiental desde la sociología.

BIBLIOGRAFÍA

-        Batista Téllez, Reynel: La actividad del Sector Informal en el manejo de los residuos sólidos. Propuesta alternativa para una gestión integral. Trabajo de Diploma en opción al Título de Licenciado en Sociología. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Oriente. 2006.

-        Carrión, Luisa, B. Teresa y F. Bertha: “Consideraciones para el análisis de la mujer como sujeto social ante la problemática ambiental”, en Revista Santiago, No 113, 2007.

-        Colectivo de autores: “Diagnóstico socio ambiental de la comunidad de Cayo Granma”, en Monografías de Excelencia, www.monografías.cu, ISBN: 978- 959-207-233 – 6, Universidad de Oriente, 2008.

-         Ferrera Berguez, Aimara: Comportamiento socio ambiental y gestión medio ambiental en comunidades costeras: el caso de Los Cangrejitos. Trabajo de Diploma en opción al Título de Licenciado en Sociología. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Oriente. 2008.

-        Gómez Luna, Liliana: Identidad y medio ambiente: enfoques para la sostenibilidad de un bien común, Siglo XXI editores, México, 2003.

-        Guzmán, Omar y Tamara Caballero: “Límites y posibilidades de los residuos sólidos. Los casos de las ciudades de Santiago de Cuba y Valencia”, Editorial Lulú, España, 2006.

-        _____________________________: “El surgimiento de la normatividad ante los residuos sólidos: arenas de conflictos sociales”, en Revista Santiago, No 115, 2008.

-        Hernández Garrido, Margarita: “Apuntes sobre la cultura ambiental y su pertinencia en las investigaciones sociales en Cuba”, en Revista Santiago, No. 119, Santiago de Cuba, 2, 2009.

-        __________________________:“Análisis cultural sobre la problemática ambiental: perspectiva teórica”, en Revista Santiago, No. 129, Santiago de Cuba, 2, 2012.

-        Lamo de Espinosa, Emilio, González García, José María y Torres Albero, Cristóbal: La sociología del conocimiento y de la ciencia, Alianza Editorial, Madrid, 1994.

-        Núñez Jover, Jorge: La ciencia y la tecnología como procesos  sociales, Editorial Félix Varela, La  Habana, 2003.

-        Ortiz, Aymee: “El tratamiento de los residuos sólidos. Una problemática ambiental”, en Revista Santiago, No 115, 2008.

-        Rosabal Yaque, Gloria E.: Acciones de participación comunitaria en la conservación de la Reserva de Biosfera Baconao. Estudio de caso. Trabajo de Diploma en opción al Título de Licenciado en Sociología. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Oriente. 2005.

-        Universidad deLa Habana: Perfeccionamiento del plan de estudios “C”.  Facultad de Filosofía e Historia. Carrera de Sociología, marzo 1998.

-        Universidad deLa Habana: Plan de estudios “D”. Facultad de Filosofía e Historia. Carrera de Sociología, 2007.

-        Verdecia, A.: “La educación ambiental comunitaria. Experiencias en la comunidad costera y montañosa de Ocujal del Turquino”,  www.uh.cu,  2008.

-        Villalón, Giovanni L: “Proyecto 50 por el 50: Un movimiento por el desarrollo científico técnico de Santiago de Cuba. Concepción teórica metodológica y resultados generales”, en Proyecto Historia de la Ciencia y la tecnología en Santiago de Cuba. Enfoques técnicos metodológicos y aportes, Compilador  Giovanni Villalón, Delegación Territorial del CITMA, Santiago de Cuba, 2009.

-         Villalón, G. y Carlos Fleitas: Cronología del desarrollo de la ciencia y la tecnología en Santiago de Cuba, Ediciones Cátedra, 2009.         


[1] –  Para profundizar en estos aspectos ver: Emilio Lamo de Espinosa, José María González y Cristóbal Torres: ¨La Sociología del conocimiento y de la ciencia¨, p. 19 y  Jorge Núnez Jover: ¨La ciencia y la tecnología como procesos sociales¨, p.10-20.

[2] -  Para una revisión más completa de dicho desarrollo, se puede revisar el libro de Cronología del desarrollo de la ciencia y la tecnología en Santiago de Cuba (2009), de los autores, Giovanni Luís Villalón García y Carlos Rafael Fleitas Salazar, el cual es el resultado del Proyecto Historia dela Ciencia yla Tecnología en Santiago de Cuba, coordinado por el CITMA Provincial, y en el cual participaron profesores e investigadores de diversas instituciones educativas y académicas.

[3] – En esta etapa dela República, en Santiago de Cuba tenían lugar importantes eventos vinculados con estudios naturales, el quehacer del naturalista santiaguero Charles Ramsden dela Torre, en cuanto  al conocimiento y conservación de diversos grupos zoológicos (insectos, peces, reptiles y  aves), dio a la ciudad un salto importante en lo que a ciencia se refiere. Descubrió nuevas especies para la fauna cubana, publicó importantes artículos en revistas científicas extranjeras (“The Oologist”; y “The Auk”), sobre el tocororo, la bijirita y el gavilán; y perteneció a numerosas y prestigiosas instituciones de las Ciencias Naturales extranjeras, nacionales y locales.

[4] – Un aspecto importante a tener en cuenta es que en el año 1940 queda establecido oficialmente el Grupo Humboltd, como la Sección de Excursiones de la Sociedad de Geografía e Historia de Oriente, iniciativa dirigida por intelectuales e investigadores santiagueros, entre ellos Pedro Cañas Abril, dicho grupo realizó numerosas excursiones con fines investigativos sobre temas arqueológicos, zoológicos, botánicos y paleontológicos.

[5] -La Universidad de Oriente es el segundo centro de Educación Superior que se fundó en el país y el primero de la región oriental, se funda el 10 de octubre de 1947, al amparo del artículo 54 dela Constitución de 1940 y se crea con carácter no oficial con el objetivo de convertirse en un centro oficial público.

[6] – Con el triunfo dela Revolución cubana diversas fueron las acciones que se desarrollaron a favor de la conservación del medio ambiente, entre ellas, en el propio año 1959, se apruebala Ley239, a través del Departamento de Repoblación Forestal con la finalidad de conservar, proteger y fomentar  la riqueza forestal, se crean 9 parques nacionales, en los cuales se prohibía la destrucción de la vegetación y de la fauna, con la participación ciudadana se desarrollan acciones de reforestación (se sembraron 1 400 millones de árboles entre 1960 y 1990), se crea el Plan Manatí (el cual promueve la siembra de árboles frutales). Se establece en 1981la Ley 33 parala Protección del Medio Ambiente y el Uso Racional de los Recursos Naturales, la cual en 1997 deja de existir para dar paso a una nueva y moderna ley,la Ley 81 sobrela Protección del Medio Ambiente. Se crean las Reservas Naturales donde se protegen los recursos de flora y fauna, a partir de 1985, se designan las  Reservas dela Biosfera, distinción internacional reconocidas por el Programa MAB, (el Hombre yla Biosfera) y promovida porla UNESCO para fomentar una relación equilibrada entre la humanidad y el medio ambiente, en este contexto, en el año 1987 se creala Reserva dela Biosfera Baconao, la cual abarca el sur de las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo, en la región oriental de Cuba, y tiene como finalidad proteger los recursos florísticos, faunísticos y arqueológicos existentes en la zona, con un papel protagónico de los pobladores residentes, los cuales se dedican fundamentalmente a la agricultura y el turismo.

[7] – Para una mejor comprensión sobre estas estrategias nacionales y territoriales se pueden ver los diferentes documentos que norman las mismas, entre ellas: los Programas nacionales científicos – técnicos, las Prioridades dela Ciencia y la innovación tecnológica, las Áreas claves de resultados y líneas de investigación del Consejo Superior de Ciencias Sociales y Humanidades.

[8] – En cuanto a lo investigativo, en la carrera de Sociología, sobresalen los diversos trabajos de diploma que desde los inicios del 2000 y enmarcados en esta perspectiva, han abordado lo ambiental, en temas como la contaminación ambiental urbana, el turismo y medio ambiente, los residuos sólidos, la participación comunitaria y la protección ambiental y la educación ambiental. Sobresalen además dos importantes proyectos relacionados con: El comportamiento de los residuos sólidos en Santiago de Cuba y las Ciencias Sociales  y  el Pensamiento Martiano, los cuales se vinculan directamente a la temática.

Entre los trabajos de diploma podemos mencionar: Acciones de participación comunitaria en la conservación de la Reserva de Biosfera Baconao (2005), la actividad del sector informal en el manejo de los residuos sólidos. Propuesta alternativa para una gestión integral (2006), Educación Ambiental en la comunidad Reparto Cienfuegos, Santa Cruz del Sur, Guantánamo (2007), Comportamiento socio ambiental y gestión ambiental en comunidades costeras: El caso de los Cangrejitos (2008).

[9] – En el nuevo Plan de estudio D, se introduce la asignatura Sociología Ambiental, como asignatura del currículum propio, con un número de 32 horas, a impartir en el quinto año de la carrera de Sociología. Este plan de estudio se inició en el curso 2007 – 2008, y es precisamente en este año (Septiembre 2012) que se transita por su primera aplicación. Si bien esto constituye un logro parala Sociología, aún queda mucho por perfeccionar, principalmente desde el contenido de dicha asignatura, para estar a tono con los desarrollos que en esta materia se tienen a nivel internacional y nacional.

[10] – Al respecto, Francisca Ramos Fraga, Directora dela Sede Universitaria Municipal del Distrito 4, 26 de Julio, en Santiago de Cuba., refiere: “En estas instituciones, dichos estudios se han puesto en práctica en los ejercicios de culminación de estudios, en sus dos modalidades, trabajos de diploma y en los proyectos de gestión (que es una modalidad en la carrera de Estudios Socioculturales), pero también en conferencias y prácticas laborales de los estudiantes en instituciones afines a la temática. En lo que respecta a la extensión, aunque se desarrollan algunas acciones en correspondencia con el programa que tiene el MES, aun resultan insuficientes. Comunicación personal. Julio 2009.

[11] – Entre las maestrías podemos mencionar, el Programa de Maestría sobre Manejo Integrado de Zonas Costeras cuyo propósito es el de formar capacidades en esta área, combinando la teoría con actividades prácticas.La Maestría sobre Estudios cubanos y del Caribe, el Programa  de Maestría sobre Desarrollo Cultural Comunitario,la Maestría en Pedagogía. Los Doctorados sobre Ciencias Ambientales y Ciencias Sociales. En todos ellos se privilegian los estudios ambientales con carácter interdisciplinar.

[12] – La estructura institucional correspondiente al sistema CITMA, agrupa varios centros, entre ellos, el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAIS), (en el cual se realizan investigaciones sobre eventos sismológicos); el Centro de Biodiversidad y Ecosistemas (BIOECO), (se encarga de realizar investigaciones especializadas sobre la flora y la fauna y estudios interdisciplinarios para la conservación de la biodiversidad en la región); el Centro de Meteorología, el Centro de Investigaciones de Energía Solar (CIES), (encargado de investigar, difundir y transferir tecnologías para el uso de la fuentes renovables de energía); el Centro de Información y Gestión parala Ciencia yla Tecnología (MEGACEN), (importante institución científica que brinda servicios de información y consultoría); el Archivo Histórico,la Oficina de Normalización y el Centro de Lingüística Aplicada, quienes de una forma u otra, atendiendo a los objetivos para los  cuales fueron creados, abordan la temática ambiental desde la perspectiva social. Por su parte el sistema MES, se estructura en siete centros y diversos grupos, el Centro de Biofísica Médica (CBM), el Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado (CNEA), el Centro de Estudios de Educación Superior “Manuel Grant” (se especializa en estudios relacionados con la didáctica de la educación superior); el Centro de Estudios Multidisciplinarios de Zonas Costeras, (su área central de estudio es el referido al manejo integrado de los recursos en zonas costeras, desde el punto de vista multidisciplinar, es decir, que integra las dimensiones, biológica, social, económica, política y jurídica, entre otras); el Centro de Estudios Cuba – Caribe Dr. José Antonio Portuondo (CECUCA) (en el cual se desarrollan estudios interdisciplinarios sobre el Caribe y entre sus líneas se encuentra el desarrollo sostenible y la educación ambiental); y el Centro de Estudios de Desarrollo Integral Cultural (CEDIC) (desarrolla investigaciones transdisciplinares y entre sus líneas de trabajo se encuentra la relación comunidad – entorno), entre otros, cuyas prácticas vinculadas a la temática ambiental, incorporan lo cognoscitivo, la conservación y la transformación en aspectos como la docencia y la investigación. Otra institución importante en la provincia y que tiene incorporada la temática ambiental esla Casa del Caribe (1982), institución que desde la investigación y la docencia realiza estudios sobre la historia, la cultura, la economía y la sociedad en la región del Caribe.

[13] – Diversos son los eventos que sobre la temática ambiental tienen lugar en la provincia, los cuales han sido auspiciados por diferentes centros educativos, culturales y científicos. Entre ellos tenemos: el Evento CARICOSTAS, el cual se desarrolla de forma anual y tiene como objetivo favorecer el intercambio de experiencias a nivel internacional sobre el desarrollo sostenible, el medio ambiente y el manejo de los recursos en las zonas costeras. Temáticas como salud ambiental, educación ambiental, biodiversidad, manejo integrado de zonas costeras, el género en el manejo de zonas costeras, entre otras, tienen lugar en el marco de este evento y han albergado trabajos sobre la energía en las comunidades costeras cubanas, los usos de las aguas en la zona costera del Polo Turístico de Baconao, el reciclaje de desechos sólidos en el Centro Histórico de la ciudad de Santiago de Cuba, y  el conocimiento y uso de la diversidad biológica en la comunidad costera de Cayo Granma, entre otros. El Taller Nuestro Caribe en el Nuevo Milenio, el cual dedica un espacio a estudios sobre educación ambiental y trabajo comunitario y tiene lugar anualmente.La Convención Provincial sobre Medio Ambiente y Desarrollo auspiciado por el CITMA provincial, el Simposio Internacional Charles Ramsden in Memorian, realizado en una sola versión (2005) y auspiciado por la carrera de Biología enla Universidad de Oriente. El Coloquio Internacional El Caribe que nos une, auspiciado porla Casa del Caribe, desarrollado de forma anual y privilegia estudios etnográficos y de medicina natural y tradicional y el Evento sobre Pedagogía, auspiciado porla Cátedra Gram y que sesiona de forma bianual.

[14] – Entre los textos podemos encontrar, Medio ambiente e Identidad: enfoques para la sostenibilidad de un bien común (2003), de Liliana Gómez Luna, Límites y posibilidades de los residuos sólidos. Los casos de las ciudades de Santiago de Cuba y Valencia (2006), de Omar Miranda y Tamara Caballero. Por su parte en la Revista Santiago (UO), se pueden encontrar artículos como: El tratamiento de los residuos sólidos, una problemática ambiental (2008), El surgimiento de la normativa ante los residuos sólidos: Arena de conflictos sociales (2008), Consideraciones para el análisis de la mujer como sujeto social ante la problemática ambiental (2007), Apuntes sobre la cultura ambiental y su pertinencia en las investigaciones sociales en Cuba (2009) y Análisis cultural sobre la  problemática ambiental: perspectiva teórica (2012). Mientras que en las Memorias de la UO, se aprecian temas como: Diagnóstico socio ambiental de la comunidad de Cayo Granma (2008); La educación ambiental comunitaria. Experiencias en la comunidad costera y montañosa de Ocujal del Turquino (2008)

[15] – Colectivo de autores. “Diagnóstico socioambiental de la comunidad de Cayo Granma”, en Monografías de Excelencia, 2008. p. 4

[16] – Entre los proyectos de investigación que han tenido lugar en  Santiago de Cuba, se privilegian aquellos que integran la dimensión social a través de la educación ambiental como son: “Hábitat y salud. Cayo Granma, una comunidad singular”; desarrollado por el CENEA); “La educación ambiental en un marco interdisciplinar. La situación de Cayo Granma” y  “Aplicación de un programa de educación ambiental en la comunidad de Cayo Granma” y “Educación ambiental en una comunidad montañosa. El caso de Ocujal del Turquino” (CECUCA); “Estrategia de Gestión Integrada de Zonas Costeras para la provincia de Santiago de Cuba”; “Desarrollo sostenible con bases en el manejo Integrado de Zonas Costeras”; ‘Rescate ambiental dela Bahía de Santiago de Cuba” y “Gnero, Desarrollo y Medio Ambiente” (CEMZOC), y “La juventud cubana entre los modelos de inclusión y exclusión social: consumo y prácticas culturales” (CEDID), entre otros. Es importante precisar que los proyectos responden a las prioridades del país, las que se corresponden con cinco líneas, energía, salud, agua, alimentación y educación.

[17] – Este movimiento  consiste en seleccionar y divulgar los 50 mejores resultados de la ciencia en la provincia en conmemoración al 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución. Para más detalle, ver el libro “Proyecto 50 por el 50: Un movimiento por el desarrollo científico técnico de Santiago de Cuba. Concepción teórica metodológica y resultados generales”, en Proyecto Historia de la Ciencia y la tecnología en Santiago de Cuba. Enfoques técnicos metodológicos y aportes, Compilador  Giovanni Villalón, 2009.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Hernández Garrido, Margarita: "Consideraciones en torno a las condicionantes sociales del conocimiento ambiental" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, diciembre 2012, en http://caribeña.eumed.net/consideraciones-en-torno-a-las-condicionantes-sociales-del-conocimiento-ambiental/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.