DE LA PEDAGOGÍA A LA ANDRAGOGÍA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Resumen

Esta Investigación ha explicado cuál es la base educativa pertinente y necesaria en la formación competencial, a partir de la distinción de los niveles de desarrollo de la persona que participa del proceso educativo, considerando  la oferta nacional de programas de Magíster en Educación Superior, Docencia Universitaria y Pedagogía Universitaria.
Ilustró especialmente sobre las principales diferencias entre pedagogía y andragogía, respecto a cómo opera y funciona el aprendizaje en los adultos, para lo cual comparó cómo contribuye la pedagogía y la andragogía al aprendizaje del estudiante adulto, desde el análisis de la implementación de metodologías educativas para la formación competencial del docente universitario.

Introducción

Existen variadas ofertas de programas de post grado en Educación Superior, los cuales tienen como finalidad perfeccionar habilidades y actualizar conocimientos en los docentes de formación terciaria, dada la creciente necesidad de enfrentar los cambios y reformas a los cuales se ve sometido el sistema de educación superior de nuestro país.
Particular tensión genera la demanda de adoptar o adecuar nuestro sistema de educación terciaria a la formación competencial, además de las modificaciones propias del desarrollo de cada proyecto institucional y de las interacciones entre éstos, debate que, aparentemente, no se cuestiona las precondiciones necesarias para la modificación del modelo.
Dado que el modelo formativo basado en competencias, se desarrolla en sociedades que distinguen los estados biológicos del educando, ello constituye uno de sus fundamentos, el cual transfiere de manera subyacente los atributos de la andragogía (Knowles 1970, Ludojoski 1971). Por lo cual se infiere que la implementación de la formación competencial, impacta en el aprendizaje del alumnado, no obstante cobra vigencia la ampliación de conocimientos respecto de cómo se comportan la pedagogía y la andragogía en este contexto.
Esta diferenciación es incipiente en nuestra comunidad académica, por lo cual es necesario aproximarse a éstos tópicos, ya que el debate respectivo no se ha realizado con la misma intensidad, con la que se aborda la formación basada en competencias, por lo cual esta investigación explorará cómo  los actuales programas de Magister en Educación Superior, fundamentan el proceso de enseñanza-aprendizaje, para incorporar mejoras substantivas en la aplicación de la docencia, con las nuevas currículas de la formación competencial y su base educativa pertinente y necesaria en la formación competencial del docente terciario.

Capítulo I. Planteamiento del Problema.
Justificación Teórica

La educación superior chilena se está adaptando a un modelo emergente, condicionado por macro variables como lo son la globalización y la informacionalización de la sociedad, proceso que a diferencia de otras épocas, se desarrolla vertiginosamente tal como lo hacen las tecnologías de información y comunicación, caracterizadas por la abundante producción científica y su difusión en tiempo real.
En este contexto la comunidad académica se exige considerar la aplicación del instrumental didáctico correspondiente, tipificando este aspecto como “nuevas pedagogías” o “pedagogías universitarias” (Ossandón 2010), haciendo referencia a la necesidad de imaginarnos nuevos caminos educativos en la educación superior. En tanto prevalecen en el contexto del debate sobre los cambios emergentes del Acuerdo de Boloña, algunas interrogantes respecto del abordaje de la formación por competencias.
Situando en ello evidencias de valor agregado de la formación universitaria, en consecuencia, propone que las estrategias de desarrollo académico basadas en la innovación, incluyan un fuerte apoyo a las artes, ciencias sociales y humanidades, mirando hacia el clásico Trivium y Quadrivium, lo cual genera otra interrogante respecto al origen de la Academia y cómo se formaban entonces los discípulos adultos, lo cual requiere un necesario replanteamiento, toda vez que aún mantiene vigencia pese al transcurso del tiempo, respecto de lo cual esta investigación propone su actualización.
Justificación Práctica 
Dado que los proyectos institucionales necesitan  atender la demanda de alternativas educativas, esta investigación busca, además, ampliar la información y conocimientos respecto a los recursos formativos disponibles, estableciendo la distinción entre aquellos que pertenecen a la pedagogía de los que pertenecen a la andragogía.
En consecuencia, debe agregarse un conjunto de factores relativos al nuevo adulto aprendiz que será objeto de aplicación de tales estrategias, como las transformaciones determinadas por variables biológicas, socio afectivas, cognitivas y las relativas al contexto en que aprende (Undurraga 2004), ámbito en el cual subyacen las discusiones acerca de las transformaciones de la globalización, en tanto sobre el estudiante pende la latencia de ser su objetivo.
El propósito ulterior de esta investigación es incorporar paulatinamente en la educación superior, aquellos instrumentos más adecuados a la formación  competencial, los que permitirán  agregar más calidad e innovación en los programas de educación superior.

Capítulo II. Marco Teórico Referencial.

Esta investigación tiene como referencia el origen de las actividades  sistemáticas creadas para nutrir el núcleo  más propio e íntimo de la experiencia humana, en un continuo histórico donde el saber evoluciona a la par del desarrollo de nuestra especie, junto al instrumental que hemos sido capaces de dotarnos. El elemento más relevante es la persona adulta, especialmente en su condición de aprendiz de nuevos conocimientos que se agregan a la experiencia acumulada en su vida y por lo tanto cómo se le instruye en correspondencia. 
Ayudar a extraer el conocimiento que las personas tienen dentro de si mismos, de acuerdo al rigor Socrático, es la principal distinción entre el aprendiz adulto del aprendiz infantil, ya que la vida dota de experiencias contra las cuales se puede cotejar todo nuevo conocimiento, ello puede efectuarlo un adulto a diferencia de un niño.
Del mismo modo podemos comparar la evolución de institucionalidad universitaria establecida en el bosque Akademos en Atenas, con la educación superior impartida en nuestros tiempos, en la cual participan particularmente personas adultas indistintamente de la época, las cuales concurren tras la perfección de la propia naturaleza humana.
Si la persona que concurre a una Universidad es un aprendiz adulto, ella cuenta con su propia experiencia además del conocimiento desarrollado históricamente, es por tanto este núcleo crítico el cual requiere de un análisis comparativo para distinguir la dedicación a las actividades intelectuales, según el modelo clásico del siglo 4 AC y el de nuestra época.
Las mutaciones didácticas han sido menores respecto al conocimiento, la invención del Aula ha confinado espacialmente las técnicas educativas en el último siglo,  en tanto las transformaciones de la institucionalidad educativa más frecuentes, permite situar algunas respuestas principalmente en éste ámbito, sin embargo las reformas de estos sistemas se alejan de las innovaciones educativas modernas, por  ejemplo la autopoiésis, neurociencia, inteligencias múltiples, inteligencia emocional (Maturana y Varela, 1970) por lo cual es menester persistir en la relación entre quien enseña y quien aprende.
La adolescencia (del latín adolecere, crecer) se describe como la fase de desarrollo psico fisiológico de todo individuo, que comienza hacia los 12 años con la aparición de modificaciones morfológicas y fisiológicas (Undurraga, idem)  que caracterizan la pubertad, período de transición entre la infancia y la edad adulta, es también la época en que el estudiante se prepara para una forma nueva de educación, la educación universitaria.
Hoy debatimos acerca del nivel de preparación pre-universitario, en el sentido del ingreso a una modalidad substancialmente diferenciada de la educación basada en la pedagogía (paidos: infante, gogo: guía), atribuyendo a la formación previa algunas falencias ampliamente difundidas, tales como comprensión lectora, déficit del sentido analítico, ausencia de criticismo.
Por ello los individuos asumen una actitud distinta ante la transferencia de conocimientos, así surge la interrogante respecto del modo de educar que hace diferente el cambio de estadio, desde la perspectiva del docente universitario y la problemática que determina su labor, tal como en el estudiante y sus expectativas ante la novedad de la educación superior (Pizarro-Meniconi, 2010).
Cómo opera y funciona el aprendizaje en los adultos.
Las actividades intelectuales propias del ser humano en el sentido clásico, las ha descrito y practicado Aristóteles, como el acto sublime de saber, de conocer, de pensar.  Distinguiendo las labores propias de la época, según el desarrollo del individuo y del proceso de socialización en que estaba inserto, desde los 7 años a la pubertad y de la pubertad hasta los 21 años.  El rol que describió para el guía del infante, hacía referencia al proceso de socialización mediante el reconocimiento y aplicación de las normas ciudadanas, el Pedonomo (La República, Aristóteles) tenía por función instruir sobre el comportamiento y acatamiento de las normas establecidas para el funcionamiento de la sociedad y la futura inserción del individuo en crecimiento.
Del mismo modo como se distingue el desarrollo biológico en la infancia en la época Aristotélica, sucede lo propio en  el Siglo XVII en la Europa renacentista,  con el aporte más significativo  de la pedagogía en el lapso de veinte siglos, tiempo en que se desarrollo el conocimiento humano capaz de distinguir la necesidad de educar en base a otro método.
Comenio aporta especialmente la necesidad de institucionalizar la educación especialmente dirigida a niños, en tanto que la Universidad era la institución donde adquirían conocimientos los adultos, la Escuela Monacal necesitó, por lo tanto, incorporar técnicas educativas diferentes al Trivium y Qvadrivium propias de la educación superior.
Es a fines del siglo XIX cuando nace la pedagogía del modo en que le conocemos en la actualidad, propiciada por Ellen Key  ad portas de un nuevo siglo al cual dedicó su obra, señalando como el centro de la pedagogía la infancia, a lo cual contribuye la naciente psicología científica creada por Wilhelm Wundt,  como soporte de la educación que se plantea el movimiento de la Nueva Escuela como concepción psicológica del proceso de enseñanza y aprendizaje.
El adulto que aprende siempre tuvo su propia institución y ella fue la Universidad, el surgimiento de una propuesta diferente para las estructuras educativas de la infancia, caracterizó el contexto del surgimiento de la Pedagogía junto a la Escuela Nueva al finalizar el siglo XIX. En el año 1833, el neologismo Andragogía había sido introducido por Alexander Kapp,  en los debates sobre la necesidad de que la educación de adultos fuese abordado científicamente, a la par de la educación para la vida y a lo largo de la vida.
Esta distinción busca determinar las contribuciones de la Pedagogía en la formación de la persona cuando se socializa (pedonomía), y adquiere los conocimientos básicos para comprender el mundo donde plasmará su existencia, lo propio aporta la Andragogía en correspondencia con la madurez psicológica y biológica del individuo, en una etapa de mayor autonomía y conciencia de si mismo.
La pedagogía contribuye a la adquisición de conocimientos, junto al desarrollo de la comprensión de sus significados, centrada en las etapas  propias de la transformación y desarrollo del individuo, proceso que se incorpora la educación escolar temprana, en congruencia con los aprestos necesarios en la vida escolar.
Por su parte la andragogía asume que la persona adulta, tiene mayor autonomía y experiencia, desde lo cual concurre al aprendizaje con un  concepto de si mismo formado y en proceso de cimentación, lo cual pertenece al dominio de habilidades y competencias básicas, las que serán sometidas a validación o modificación al cotejar con los nuevos conocimientos que se adquieren en la educación posterior a la pedagogía.
Las diferencias entre pedagogía y andragogía son inclusivas de si mismas, tal como lo es la gerontagogía para el adulto mayor, respecto de las anteriores, en su conjunto constituyen la Antropogogía, la ciencia que trata la educación permanente del ser humano a lo largo de su vida.
Dadas las capacidades diferentes del ser humano a lo largo de su desarrollo biológico, éstas deben ser consideradas desde la educación, puesto que los requerimientos varían y exigen de una didáctica adecuada y metodologías pertinentes, razón por lo cual sólo un procedimiento perenne incrementa el conservadurismo y genera un perjuicio cognitivo.
Industrialización, tecnología y aprendizaje
La era de la información (Castells 2001) problematiza y describe cómo el ordenamiento económico-productivo, cultural-social, ha dado espacio al acceso universal del conocimiento, a un ritmo sin igual apoyado por nuevas tecnologías de información y comunicación. La aldea global (MacLuhan, 1989) o globalización como le conocemos, modificó las fronteras físicas originando, entre otros, una adecuación de las políticas educativas  de los principales países europeos, especialmente en el establecimiento de criterios de homologación curricular para la formación por competencias.
Este nuevo contexto genera para nuestro continente una adecuación  de las relaciones entre las casas de estudios superior, en orden a atender las necesidades de comparar y comprender los requerimientos locales, del mismo modo como lo decidieron efectuar las universidades europeas.
Un ejemplo de esta integración institucional, en la cual se ha facilitado la implementación de trabajo en red, la colaboración académica y la creación de mercados para la producción científica, ha sido la integración sub-regional de ambas zonas que comparte la frontera con la Cordillera de los Andes 1, facilitando el intercambio de profesionales y la transferencia tecnológica, donde se puede aplicar conocimientos desarrollados unilateralmente y que son de utilidad para la contraparte  que los adquiere o necesita.
Gestión del conocimiento en el Siglo XXI
Junto a las modalidades educativas emergentes, también surgen nuevos ámbitos para la ciencia educacional, tal como para nuestro país el folklore de las Ferias Libres, hace a nuestra cultura y atavismo, para nuestro vecino país es una Tecnología que puede aplicarse y desarrollarse allende la cordillera.
El comerciante “feriano” necesitó de apoyo educativo para transferir su experiencia en forma de conocimiento relevante y necesario para su colega aprendiz, el facilitador de esta transferencia es una persona que gestiona conocimientos entre personas adultas, los cuales inciden directamente en la economía local, toda vez que la sistematización propicia un estándar científico.
Hoy se encuentra en proceso replicar este evento, con la exportación de los conocimientos del segmento de los apires y barreteros, así el arte y saber del “pirquinero” se convierte en conocimiento de exportación.
El pedagogo, centrado en él mismo, no logra aplicar el enfoque andragógico, puesto que no le es posible validar experiencias ajenas y reproducirlas en formato educativo, junto a la vinculación de actores antes excluidos del ámbito científico-académico. Esta es una evidencia que hace falta recorrer en la nueva ruta de la educación de adultos, particularmente los vinculados al mundo del trabajo, que por lo demás es el segmento de mayor crecimiento en el mercado educacional y que los indicadores de movilidad social, señalan como tendencia sostenida.
La formación competencial se está instalando definitivamente, nuestras casas de estudio superior para acortar brechas, orientan todos sus esfuerzos hacia las cualificaciones, lo cual se puede ilustrar con el ejemplo seguido por Polonia al acompasarse con la globalización, para lo cual esa nación asumió (en su proceso des-sovietizante) de manera urgente; formar a 2.330.000 personas adultas, aproximadamente el 6 % de la población, en áreas tales como administración de actividades autónomas del estado, mercadotecnia, informática, alimentación y especialmente en idioma inglés, que tuvo como objetivo a 1.200.000 de esas personas adultas.
Para dimensionar esta gestión de conocimientos, debemos considerar que Polonia tiene 38.441.588  habitantes y su apuesta ha sido capacitar a una cantidad elevada de personas con diferentes niveles educacionales, para lo cual comenzaron con la preparación de las mismas a un nivel lo más elevado posible, es decir desde la educación terciaria.
Por este motivo la capacitación de instructores en las áreas citadas fue asumida con absoluta prioridad. Además, este país se planteó la necesidad de abrir un programa que permitiese modificar la conciencia social con el fin de comprender, que la economía de mercado ofrece un mercado de trabajo en el cual, las cualidades de las personas tienen el valor de una mercancía, lo que no era asumido culturalmente.
Así fue que la calidad adecuadamente elevada de esta mercancía formaría la base para el desarrollo económico. Se puede inferir que el 3% de la población adulta de Polonia se educó en la habilidad del manejo de un idioma extranjero, siendo éste el grupo mayoritario de este gran programa de Educación de Adultos, para enfrentar el nuevo mundo del trabajo con las competencias pertinentes.
Si extrapolamos este razonamiento para nuestra realidad local, se trata de pretender alcanzar como objetivo la educación de 480.000 personas (de 16.000.000 de  habitantes de Chile) en el área del idioma inglés –siguiendo el ejemplo polaco- cuyo impacto es de proporciones diferentes, ya que este 3% en la población adulta total del país, no es el mismo de la fuerza laboral del país compuesta aproximadamente por 7.000.000 de personas, ya que en este caso 480.000 personas corresponden al 6,8% de la fuerza laboral total, en tal caso el 3% de este universo lo conforman tan solo 210.000 persona.
El problema de la formación y capacitación de profesionales especializados, de acuerdo con las necesidades de la economía de mercado, implica tomar en cuenta diferentes aspectos. El primero surge a raíz de la dimensión del tiempo, ya que habrá que adoptar concepciones a largo, mediano y corto plazo y tomar decisiones inmediatas, en el caso de que nos propusiéramos modificar la matriz de la educación superior.
El segundo punto de vista está relacionado con la adecuación del sistema de educación superior, para la calificación de los profesionales especializados, mediante formulas relacionadas con instruir al Andros en sustitución del Paidos.
Atención particular merece evitar incurrir en la aplicación de los principios didácticos indiscriminadamente, sin la necesaria distinción de cuál es la posición del educando, respecto a la valorización de los conocimientos en la era de la información, la capacidad para comprenderla y manejarse adecuadamente en ella, donde el adulto tiene desventajas respecto del nativo digital.
El tercero incluye  a los dos primeros, pero además vincula la necesidad de la formación en el área del cambio de las bases del aprendizaje y de la mentalidad de la sociedad, con el cambio de la filosofía convencional de adquisición de conocimientos, en tanto un amplio contingente humano asume simultáneamente el propósito de acceder a la educación superior, como factor de movilidad social, así como también sucede con la comprensión del fenómeno globalizante, generado por la independencia en el acceso al conocimiento, difundido ampliamente en su expresión básica usada en la cotidianidad, desde los cibercafé hasta la web portable.
En la actualidad, debido a la dinámica social global, en la que destacan los cambios en los sistemas de intercambio comercial y cultural, cabe hacer énfasis en que la formación en el sentido antes señalado, con fundamento en la secuencialidad educativa pedagogía-andragogía, está más acorde a la realidad del universo adulto que accede a la educación superior, ya que es precisamente éste sector de la sociedad, quienes -actualmente- al mismo tiempo que desempeñan sus obligaciones profesionales, son estudiantes de los programas de educación superior impartidos, en consecuencia se verán directamente afectados por estos cambios.
El desafío que establece la formación competencial para la educación superior, en su formato de educación de adultos o andragogía, también agrega asumir que la distribución internacional del trabajo, requiere de conocimientos asociados a la especialización productiva.
Esto implica que el desarrollo científico-tecnológico conlleva metodologías emergentes, por ejemplo la masificación del uso de tecnologías de información y comunicación, en el auto-aprendizaje moderno (Hase y Kenion, 2000) o heutagogía, que asocia la permanente adquisición de conocimientos a lo largo de la vida, de acuerdo a la motivación individual por aprender convertido en necesidad y facilitado por el acceso a las TIC.
El adulto del siglo XXI, es una persona que apoya su aprendizaje y adquiere nuevos conocimientos desde Internet, participa en redes sociales por este medio y además busca información de interés en los servidores disponibles, lo que ha generado una oferta, cada vez más creciente, de programas de estudio en línea (on-line), entre los que destacan Carreras de pre-Grado en Ingeniería Civil, de la Universidad de Los Lagos,  o de post-Grado en Medicina de la Universidad de Chile, además de la amplia gama de Diplomas o Capacitación impartidos en formato de Educación a Distancia por diversas instituciones de Educación Superior y prestigiosas empresas de Capacitación Laboral.
Con todo lo anterior, se hace necesario establecer nuevas normas en el sistema de Acreditación de Calidad de la Educación Superior, puesto que la diferenciación entre la docencia impartida en el aula, con la que se transfiere en la comunicación digitalizada, es un tópico a considerar a causa del progresivo dinamismo de la sociedad informacionalizada (Castells, ibid).

Marco conceptual
La Andragogía entendida como la forma de compartir conocimientos entre personas adultas, desde sus principios sinérgicos de horizontalidad y participación (Kapp, 1833 y Knowles, 1970), es sugerida por la Cuarta conferencia Internacional de Educación de Adultos de la UNESCO, realizada en Paris durante Marzo de 1985, para desarrollar la docencia en concordancia con la ciencia correspondiente.
El Informe de la UNESCO resultante de tal evento, indica específicamente que universidades e instituciones de educación superior establezcan programas de formación profesional a nivel de pre y pos-grado en el campo de la andragogía , recomienda –además- específicamente a las autoridades competentes de los estados miembros:
que reconozcan plenamente la influencia que ejerce el personal encargado de la educación de adultos en el desarrollo y calidad de la educación;
que introduzcan innovaciones y renueven los sistemas, métodos y técnicas de educación de adultos, de acuerdo con los postulados de la educación permanente y con los principios de la andragogía para formar educadores de adultos que faciliten el proceso de aprendizaje en cualquier nivel en cualquier nivel de educación;
que se de atención preferente en las universidades e instituciones de formación docente a la formación andragógica del personal de educación de adultos;
que las universidades e instituciones de formación de personal docente, ofrezcan programas para obtener títulos en andragogía, en lugar de enseñarla simplemente como una especialización en otros campos (Informe UNESCO, 1985).
Desde la fecha de realización del evento, hasta nuestros días han pasado casi tres décadas, durante las cuales nuestro sistema de educación superior aún no ha incursionado en su aplicación, por ende ni los propios estudiantes en sus recientes críticas a la calidad de la educación superior, han puesto atención a este inusual incumplimiento de las sugerencias del organismo máximo de la educación a nivel planetario.
Las expectativas de los estudiantes, analizadas en el Segundo Congreso Nacional de Pedagogía Universitaria y Didáctica del Derecho, en Santiago de Chile, Noviembre de 2011, en la ponencia “El movimiento estudiantil chileno y sus implicancias para el modelo de educación superior del país” (González y Espinoza), analiza desde la Reforma del 80 hasta el nuevo modelo que surge el año 2007, no haciedo presente  referencias al organismo panestructural, pese a la existencia de las recomendaciones con incidencia directa en la calidad de la educación superior, sometida hoy a cuestionamientos.
Por otra parte Briones (2001) describe el rol del docente de educación superior, en atención a recomendaciones de la UNESCO(1998), no obstante desde una premisa que no considera definiciones anteriores, en particular las referidas a la educación de adultos y educación superior del año 1985, en la cual se establecieron las orientaciones sobre las  cuales se han desarrollado las modernizaciones que hoy se expresan en la educación superior de los países desarrollados, particularmente la formación competencial que nos sirve de referencia para debates actuales.

Capítulo III. Marco metodológico.

Tipo de diseño; Investigación Analítica

Dado que los estudios analíticos sobre temas educativos contribuyen al desarrollo de los conocimientos y a la mejora de las prácticas didácticas, esta investigación se efectuó para ayudar a comprender la necesidad de distinguir conceptos educativos y su relación a través del tiempo entre el educador y el educando, puesto que el surgimiento del neologismo Andragogía, se sitúa en un momento histórico, el cual cambió el sino de la Pedagogía.
La relación de los hechos e hitos del pasado, con la evolución del arte educativo y su devenir, hasta la actualidad, han contribuido a entender mejor las políticas, tendencias y prácticas educativas del presente, en especial la masificación del estudiantado adulto, que se ve enfrentado a los desafíos de la informacionalización (Castells, op. Cit) de la sociedad y el paradigma de la formación por competencias.
Fuentes de datos y técnicas de recolección de información
El autor ha recurrido a la documentación existente en forma de memorias 2, informes, estudios y archivos en páginas web, como también ha aplicado un cuestionario básico en el contexto físico real, para colegas que imparten docencia.
Además se ha consultado publicaciones especializadas, desde la lectura de textos clásicos sobre Pedagogía y Andragogía, como también de informes de organismos oficiales 3 y medios de comunicación especializados.
Respecto a la consulta de Informadores clave, particularmente los Coordinadores de Programa y Extensionistas, de las Universidades de la muestra, con participación activa y directa en el proceso de perfeccionamiento de la docencia universitaria, sólo pudo lograr sus opiniones  de manera referencial y respecto a los contenidos publicitados.
Campos temáticos
Esta investigación situó el origen de la educación en el bosque de Akademos desde el Siglo III AC, hasta el surgimiento de las Universidades en la edad media en el Siglo X con la Universidad de Bolonia, distinguiéndole de una época distante en la que irrumpió el arte de instruir a la infancia en el Siglo XVII, hasta la nueva escuela de finales del siglo XIX, con el anuncio del siglo de los niños que culmina en el inicio de la globalización del conocimiento Siglo XX, hasta nuestra época del Siglo XXI de la sociedad informacionalizada.
Técnicas de análisis de datos
La identificación y clasificación estructural de dimensiones didácticas, se han obtenido desde la descripción de contenidos y objetivos de los programas revisados, desde lo cual surgió la distinción entre las categorías de la investigación; pedagogía y andragogía, donde las propuestas de “Pedagogía Universitaria”, representaron las evidencias más incongruentes.
Otras ofertas enunciaron la  “entrega de herramientas de las ciencias pedagógicas”, donde el concepto forma parte de la descripción de su programa, no así de su denominación, no obstante hubo persistencia en que la pedagogía cumple un rol fundamental en la educación de adultos.
Finalmente las menciones a las “metodologías de enseñanza y aprendizaje propias de la educación superior”, sin describir si se trata de pedagogía o de algo diferente, permiteronn atisbar una distinción coherente con la necesidad de nuevos caminos educativos en la educación terciaria.

Capítulo IV. Resultados.

La distinción entre pedagogía y andragogía contribuye al mejoramiento de los programas educativos orientados a la persona adulta, indistintamente del tipo de institución a la que asisten, sea esta una Universidad, un Instituto Profesional o un Centro de Formación Técnica, como también abarca la Capacitación Laboral e incluso la Educación Informal de personas adultas.
Para demostrar  el supuesto, esta investigación tiene una continua espiral hipotética – deductiva con dos pasos procesales esenciales; la fase heurística o de descubrimiento, hecha desde la observación del uso indiscriminado de la pedagogía como única herramienta educativa, incluyendo asociación de la descripción de aplicaciones de la misma, para reflexionar sobre la pertinencia del uso en situaciones formativas para las que no cumple su función.
Desde esta generalización inductiva, se genera la hipótesis que si se aplica la “gogía” correspondiente, se esta ayudando a la solución de una parte del problema de la formación del docente universitario, el cual está llamado a aportar desde su profesionalización, al mejoramiento de la calidad de la educación superior.
El proceso de comprobación del fundamento de la hipótesis, se realiza por medio de un seguimiento al conjunto de los programas formativos en Docencia Universitaria, existentes en el medio académico,  procedimiento susceptible de ser reproducido y que para efecto de ésta investigación,  comprueba que la distinción planteada, entre pedagogía y andragogía, contribuye a mejorar los programas educativos orientados a la persona adulta, especialmente la gestión de conocimientos en la primera década de este siglo.

Conclusiones

El factor explicativo clave sobre la ausencia de referencias a la Andragogía en Chile, es un dato de contexto histórico, relacionado con el período en el cual se realiza la Cuarta Conferencia Internacional de Educación de Adultos de la Unesco, Marzo de 1985, particularmente por el régimen gubernamental de la época, el cual impulsaba la transformación del sistema educacional y a la vez rechazaba todo tipo de recomendaciones emanadas de los organismos internacionales, especialmente la ONU, de la cual Unesco se encarga de los asuntos en comento.
Respecto a la proposición teórica del uso y aplicación de la Andragogía, ciencia precariamente difundida en nuestro medio académico, respecto a la Pedagogía, su instalación depende de la voluntad a orientarse por las citadas recomendaciones, junto a la modificación del marco legal para las nuevas políticas de educación superior, lo cual permite superar la omisión de las referencias a la Andragogía y a su vez evita su desuso.
El patrón de comportamiento común de las instituciones de Educación Superior, al asumir la necesidad del perfeccionamiento docente, es recurrir a la única –hasta ahora- ciencia educativa conocida ampliamente, tal es la Pedagogía. Sin reparar en la particularidad de su origen, como asimismo en el ámbito de su aplicación, de acuerdo al estado de desarrollo biológico y psicológico de la persona que es objeto de la educación.
Se producen por tanto, constantes incongruencias epistemológicas, en el sentido de guiar educativamente a personas adultas, con los recursos diseñados para infantiles. Este frecuente error no se repara con la extrapolación de plantear la Pedagogía como una categoría educativa de valor inmutable y perenne, especialmente en esta época sensible a los cambios que introduce la dinámica universal.
La propuesta teórica urgente es diferenciar el recorrido educativo de la persona a lo largo de la vida, del mismo modo como se ha instalado la educación permanente y para toda la vida, también debe existir pertinencia educativa para con el paidos, el andros y el geronte, en los procesos de enseñanza y aprendizaje con su gogo/docente correspondiente.
La explicación teórica del fenómeno de la omisión de las recomendaciones de la Unesco, radica en un proceso inconcluso que requiere de una activa responsabilidad intelectual, por parte de  actores relevantes, que participan en las transformaciones del sistema de educación superior desde la década de los 80, quienes hasta ahora no tienen el soporte cultural y marco legal adecuado, para modificar la dinámica que omite a la Andragogía en la Educación Superior chilena.
Estas relaciones causales entre la explicación de hechos históricos recientes, con las dificultades para acciones de responsabilidad intelectual en la interpretación científica de los mismos, contribuyen al sostenimiento de la pedagogía como el único recurso educativo, en circunstancias que desde hace casi tres décadas, debimos iniciar la formación de docentes para formar los adultos modernos, según las recomendaciones de la UNESCO del año 1985.

Proyecciones y limitaciones del estudio
La necesidad de ejecutar programas de post-grado en Andragogía, para la docencia nacional, es una nueva oferta académica aunque –en rigor- es dar cumplimiento a una recomendación de la Unesco a los estados miembros, entre los cuales se encuentra el nuestro. Sin embargo esta propuesta implica una acción gradual y sistemática, tal como se ha realizado la re-educación en países como Polonia (Marcinkiewicz 1991), lo cual es un referente de factibilidad y voluntad para asumir los desafíos que la globalización impone.
El debate que se inicia sobre la gradualidad educativa y la “gogía” pertinente; para el paidos, andros y geronte, induce al análisis de cada una de ellas respecto al desarrollo implícito para cada cual, especialmente condicionado por la dinámica moderna, lo que cada vez es más diferenciado y establece roles socialmente aceptados, no obstante prevalece una de las gogía por sobre las otras.
La dificultad comunicacional en la instalación de un nuevo concepto, se supera a través de la lógica de la réplica, en tanto la generalización analítica crea los procesos deductivos necesarios, en la medida que se parte de proposiciones teóricas (Kapp, Knowles, Ludojoski)  para la revisión de las teorías educativas clásicas.
Finalmente, la validez de las propuestas formativas para la Docencia Universitaria, aunque se formulan con una premisa inadecuada, buscan dar una respuesta a la necesidad del perfeccionamiento de los profesionales de la educación superior, esto constituye un valor en si mismo, desde el cual se puede crear una propuesta científica que contribuye a superar el déficit, dado que todas las redes internas de la academia chilena, estamos ocupados de atender la presión por mejorar continuamente la calidad de nuestra educación en todos sus niveles y en particular la calidad de la educación superior.

Bibliografía y enlaces

 Aguirre Lora, Maria Esther. J. A. Comenio en los albores de la escuela     moderna, en Revista Educación y Pedagogía, 1991. Banco de Datos Iresie. 
Arias Deysi,  García Carmen  Ziomara  Serrano Antonia, Aportes del Enfoque Andragógico en la visión emergente de la Educación Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, Decanato de Postgrado Maestría  Robinsoniana. Abril 2009.
Briones Salazar, Leopoldo. La práctica de la docencia universitaria y sus rasgos distintivos, Mineduc,  Marzo 2001
Cabrera Rodríguez, Julio A, Andragogía: disciplina necesaria para la formación de directivos? Lic., Profesor Asistente, Grupo de Técnicas de Dirección Universidad Agraria de La Habana “ Fructuoso Rodríguez Pérez”
Caraballo, Colmenares Rossana,  La andragogía en la educación superior.  Universidad Nacional Experimental Simón Rodriguez, en Investigación y Postgrado, vol 2 N° 22, 2007.
Castells, Manuel. La Era de la Información. Vol. I: La Sociedad Red. México, Distrito Federal: Siglo XXI Editores. 
Fasce H.  Dr. Eduardo. ANDRAGOGÍA, Departamento de Educación Médica, Facultad de Medicina, Universidad de Concepción
Fernandez Oliva, Bertha y Vidal Ledo, María. Andragogía, Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.
González Luis Eduardo y Espinoza Oscar. El movimiento estudiantil chileno y sus implicancias para el modelo de educación superior en el país, Santiago Noviembre 2011, Segundo Congreso Nacional de Pedagogía Universitaria y Didáctica del Derecho, Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.
Gutiérrez Pedro, Pedagogía y Andragogía: Semejanzas y Diferencias. En:www.monografias.com 
Hase, Stewart, Kenyon, Chris (December 2000). From Andragogy to Heutagogy.ultiBASE (Faculty of Education Language and Community Services, RMIT University)
Kazimierz Marcinkiewicz, Polonia se re-educa, en Educación de Adultos y Desarrollo N° 40, 1993
Kapp, Alexander.  Platon’s Erziehungslehre, als Pädagogik für die Einzelnen und als Staatspädagogik. Minden und Leipzig, 1833
en http://www.uni-bamberg.de/andragogik
Knowles, Malcolm S. Andragogía, el aprendizaje de los adultos, Oxford University Press, 2001
Lengborn, Thorbjörn. Ellen Key. Perspectivas: revista trimestral de educación comparada, vol. XXIII, n° 3-4, 1993, págs. 873-886 ©UNESCO: 2001
Ludojoski, Roque. Andragogía, educación del adulto. Editorial Guadalupe, 1986.
Maturana, Humberto & Varela, Francisco. De máquinas y seres vivos. Editorial Universitaria, 1998.
Maturana, Humberto & Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Editorial Universitaria, 1998
Maturana, Humberto. El sentido de lo humano. Dolmen ediciones, 1996
Olivo Lillo Jorge,  Profesor y Magíster en Educación ANDRAGOGÍA: Un necesario y pertinente enfoque en la Capacitación.
Ossandón Millavil, Luis. Diapositivas de apoyo en Magister en Educación USS, Enero 2010 (La educación superior: entre la sociedad del conocimiento y la economía del conocimiento).
Pizarro Meniconi, Tomás. De la pedagogía a la andragogía, desafío a la enseñanza universitaria, Enero 2010 (Ejercicio Programa Magister Educación y Formación Universitaria, USS). Inglés latente, camino corto al segundo idioma, (Investigación en curso USS).
Reischmann,  Jost  (2004):  Andragogy.  History,  Meaning,  Context,  Function.
Internet-publication. Version Sept. 9, 2004. http://www.andragogy.net
Sarabia, Francisco José, Metodología para la investigación en marketing y dirección de empresas. Ed Piramide, ISBN 8436814321, España
Salas Vinent Mayra Elena,  El modelo andragógico, la praxis reflexiva como principio de la formación de gestores de proyectos de ciencia e innovación y el desarrollo de las inteligencias múltiples, msalas@ciges.inf.cu julio 2010
Undurraga Infante, Consuelo. Cómo aprenden los adultos?. Ediciones PUC, 2004

Anexos

Unidades de análisis, las “pedagogías universitarias”.
Universidad Bernardo O’Higgins
→ Magíster en Educación, mención Gestión en Educación Superior o en Docencia Universitaria.
El Magíster en Educación con mención en Gestión en Educación Superior, posee una estructura curricular basada en cuatro semestres, cada uno con módulos formativos secuenciales:
La Malla curricular del Magíster en Educación con mención en Gestión en Educación Superiores la siguiente:
Presentación, Taller de equipos y Gestión de carrera, Psicopedagogía de los Aprendizajes, Competencias Profesionales Marketing Educacional, Legislación y Políticas Educacionales, Currículum, Sistema de Información, Innovación y Emprendimiento, Gestión de Organizaciones Educativas, Metodología y Evaluación de los Aprendizajes, Diseño y Desarrollo de Proyectos, Gestión de Calidad en la Educación Superior, Recursos Humanos y Financieros, Recursos Pedagógicos, Metodología de la Investigación, Proyecto de Tesis, Planificación Estratégica

II  IV   Universidad del Mar
→ Magíster en Pedagogía Universitaria.
El programa de Magíster, pone énfasis en lo pedagógico e innovativo, lo que se concibe dentro del contexto de análisis del quehacer docente, de tal manera de contribuir al mejoramiento contínuo de los procesos de enseñanza-aprendizaje, en los distintos niveles del sistema educativo, tanto nacional como internacional.

En efecto, ante la sugerente demanda de cambios en los sistemas educativos y de la incorporación de nuevos modelos de enseñanza-aprendizaje derivados de cambios paradigmáticos en los enfoques de la psicología del aprendizaje, y especialmente de lasnecesidades de brindar respuestas pedagógicas a una población universitaria que ya no corresponde a una elite intelectual, se pone de manifiesto la necesidad de apropiarnos del significado de los procesos de formación de los estudiantes y de contextualizar el compromiso tanto de los docentes como de las instituciones formadoras.

Universidad Autónoma
 Magister en Docencia Universitaria. 
La universidad ha creado  este  programa   con la finalidad de aportar al mejoramiento de la calidad de la educación superior. Desde esta mirada, la Universidad Autónoma de Chile, percibe que ésta es una de las formas más efectivas para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje y el rendimiento estudiantil, contribuyendo así a la profesionalización de la función docente en la educación superior.
El plan y programa de estudio está orientado a enriquecer la labor docente, entregando herramientas  de las ciencias pedagógicas que conducen a mejorar el desempeño en el aula.
Capacitar a profesionales que   imparten docencia  en la educación superior, en el diseño de estrategias y técnicas que permitan mejorar o perfeccionar su quehacer docente.

Universidad del Desarrollo
 Magíster en Docencia Universitaria.
El Magíster en Docencia Universitaria UDD tiene un carácter profesionalizante, es decir, está orientado al desarrollo de competencias profesionales que permitan el mejoramiento de las prácticas educativas. Su finalidad es la aplicación y uso de los conocimientos adquiridos, por lo que los participantes elaborarán durante todo el programa un proyecto de innovación docente.
Perfil del egresado; posee una formación teórica y práctica avanzada en el área de las metodologías de enseñanza y aprendizaje ligadas a la educación superior. Muestra un alto grado de dominio de conocimientos especializados en psicología del aprendizaje, adolescencia, educación de adultos, innovación pedagógica y en modelos de formación superior.
Es capaz de reflexionar permanentemente sobre el desarrollo de su docencia y realizar modificaciones que potencien el aprendizaje de sus alumnos.

Universidad Mayor
 Magíster en Pedagogía Universitaria.
Descripción: El Magíster en Pedagogía Universitaria realiza aportes significativos en las estrategias y metodologías propias de la docencia universitaria en las respectivas disciplinas, acordes con las nuevas tendencias educacionales de las ciencias de la educación y otras disciplinas.
Objetivos: Entregar herramientas pedagógicas a profesionales que han optado por el mundo académico, con el fin de mejorar su práctica pedagógica y además obtener herramientas de investigación para el mundo de la academia universitaria.

Universidad de Chile
 Docencia Universitaria (diploma)
Objetivo: Habilitar a equipos docentes en el trabajo dentro de un modelo de formación universitaria basada en competencias, que integre las dimensiones de diseño, evaluación y didáctica.
Potenciar la apropiación curricular de los equipos docentes encargados de implementar los currícula de formación de pregrado en la universidad.
Logros esperados: Entender las dimensiones de los procesos evaluativos, sus criterios de rigor, las formas en que se relacionan con la construcción del programa, la propia docencia y el proceso de aprendizaje.
Propuesta de un dispositivo evaluativo que de cuenta de los logros de aprendizaje en los estudiantes y fundamente las decisiones a adoptar sobre la base de criterios pedagógicos fundados.

Universidad Católica de la Santísima Concepción
→ Magíster en Educación Superior, Mención en Pedagogía Universitaria
Objetivo General, Desarrollar, en docentes de educación superior, la capacidad decomprender y manejar operativamente los campos disciplinares de la pedagogía y de generar, aplicar y evaluar proyectos de intervención centrados en el mejoramiento de la calidad de los procesos de formación profesional.
Objetivos Específicos del Programa: Impartir un área de formación pedagógica que sirva de sustento básico, desde el cual realizar procesos de reflexión, indagación y resolución de problemáticas de la profesión docente. Impartir un área de formación en proyectos de intervención pedagógica que se exprese permanente y progresivamente a través de todo el plan de estudio de tal forma de consolidar la formación del participante en procesos de intervención de su práctica docente.

Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación
→  Magister en Educación,  mención en Pedagogía y Gestión Universitaria
Orientado a: Profesionales, investigadores, directivos y docente en ejercicio en las instituciones de enseñanza superior (Universidades, Institutos Profesionales, Centros de Formación Técnica). Profesionales e investigadores que se desempeñan en Organismos no Gubernamentales de reconocida excelencia académica. Profesionales que se desempeñan como directores o coordinadores académicos en organismo gubernamentales y privados.
El Programa se orienta a configurar una instancia sistemática de formación profesional que permita la reflexión de la práctica universitaria, el desarrollo de capacidades comprensivas e indagativas y la adquisición de procedimientos metodológicos para mejorar el desempeño profesional en el nivel de la educación superior, en función de contribuir significativamente a la generación de respuestas efectivas e innovadoras, a los actuales desafíos pedagógicos y de gerenciamiento de éstas instituciones.

Universidad Andrés Bello
→ Magíster en Docencia para la Educación Superior
Metodología de la Enseñanza, El curso tiene como objetivo que los participantes conozcan algunas metodologías de enseñanza, con énfasis en las de características activas, incluyendo la interactividad entre los actores del proceso de enseñanza aprendizaje.
Se revisan las ventajas y limitaciones de diversas metodologías existentes; la utilización de estrategias de motivación para las actividades docentes; los fundamentos psicopedagógicos del enfoque del aprender haciendo y la utilización de metodologías para incentivar el aprendizaje autónomo. El curso incluye metodología básica para la educación a distancia.

Universidad Tecnológica INACAP
→ Magíster en Pedagogía Aplicada a la Educación Superior.
Programa de postgrado, diseñado y dirigido por la Universidad Tecnológica de Chile INACAP, en convenio de cooperación entre INACAP y  California State University y cuyo objetivo principal es mejorar la gestión docente y las competencias pedagógicas de los profesores de educación superior mediante un programa que les proporcione conocimientos pedagógicosteórico-prácticos actualizados.
El objetivo central es el desarrollo de competencias para un desempeño docente de calidad, desde la perspectiva de una formación integral, innovadora, que utiliza la tecnología para apoyar el aprendizaje de sus estudiantes.
El Magíster tiene el propósito de formar docentes en educación superior para que actualicen sus conocimientos y adquieran  metodologías de enseñanza que les permita contribuir efectivamente en el mejoramiento de la calidad de la educación superior, en sus áreas de docencia, investigación, vinculación con el medio y desempeño profesional.

Universidad Arturo Prat
→ Magíster en Educación Superior, mención Docencia Universitaria
El Programa está orientado a profesionales titulados en diversas disciplinas y que realizando tareas de docencia universitaria, no tienen una formación sistemática en el ámbito pedagógico.
La  formación de profesores universitarios implica mucho más que el conocimiento y dominio de una disciplina o área de estudio; requiere también de conocimientos pedagógicos,métodos o técnicas apropiadas, a perfiles de alumnos diferentes, a ritmos de aprendizaje distintos y –por ende- a procesos formativos y modelos curriculares diversos y, en definitiva, a un saber práctico necesario para poder intervenir sobre una realidad singular, compleja e incierta.

1 Convenio Universidad de Cuyo y  Asof (Asociación de Ferias Libres de Chile) http://www.feriaslibresdechile.cl/wp/?p=3080

2 Compilación temática propia:  http://andragogia.wikispaces.com/

3 UNESCO

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Pizarro Meniconi, Tomás: "De la pedagogía a la andragogía en la educación superior" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, octubre 2012, en http://caribeña.eumed.net/de-la-pedagogia-a-la-andragogia-en-la-educacion-superior/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.