UNA MIRADA A LA DÉCADA DE 1980: LIBERALIZACIÓN ECONÓMICA EN EL ESTE DE ASIA

ABSTRACT
The economic traction that the East of Asia has accomplished in the globalization context, that by it power and importance cannot be ignored, has produced a certain admiration in ones, and more than a concern in others.
In Latin America, where the economic and commercial development issue is always in force, this process has especially called the attention. Particularly over the last years, when the general economic growth has revived debates (apparently irreconcilable) around the roles of the State and the market, many emphasize the Chinese and Korean experiences as successful combinaisons to have in count.
The present article proposes a review, in broad strokes, of the economic policy strategies displayed by the East Asian countries forward the challenges of economic liberalization in the 1980’s, marked by the effects of the two petroleum crisis, a wider commercial opening, the depletion of the statist models of real socialism, and the re-evaluation of the State’s role in the economy. The positioning of each country, within the new conditions, will determine most part of their subsequent development.
Key words: East Asia – Economic Liberalization – State – 1980 – Economy
La tracción económica que el Este de Asia ha logrado ejercer en el contexto de la globalización, que por cuyo alcance e importancia no puede ser ignorada, ha generado cierta admiración en algunos, y más de una preocupación en otros.
En América Latina, donde la problemática del desarrollo económico y el comercio está siempre vigente, este proceso ha llamado especialmente la atención. Particularmente en los últimos años, donde el crecimiento económico general de la región ha reavivado debates (aparentemente irreconciliables) en torno a los roles del Estado y del mercado, muchos señalan las experiencias china y coreana como exitosas combinaisons a tener en cuenta.
El presente artículo se propone realizar una revisión, a grandes rasgos, de las estrategias de política económica desplegadas por los países del Este de Asia frente a los desafíos de liberalización económica en la década de 1980, signada por los efectos de las dos crisis del petróleo, una mayor apertura comercial, el agotamiento de los modelos estatistas del socialismo real, y la reevaluación del papel del Estado en la economía. El posicionamiento de cada país, dentro de las nuevas condiciones, determinará buena parte de su desarrollo posterior.
Palabras clave: Este Asiático – Liberalización económica – Estado – 1980 – Economía

  1. 1.     INTRODUCCIÓN

Desde fines de la II Guerra Mundial, los países del Este Asiático tuvieron devenires históricos diferentes, pero preocupaciones similares. La revolución de 1949 instauró en China, luego de un arduo conflicto, un gobierno centralizado de corte socialista; por su parte, el fin de la  Guerra de Corea significó la división de la península en dos estados con orientaciones diferentes y excluyentes; Y en el Japón, el General Douglas McArthur se encontrará con una elite local reacia a un cambio profundo de modelo organizativo.

Una vez establecido un nuevo “status quo”  en cada caso, y asegurado el poder, la nueva dirigencia, sea la del Partido Comunista Chino, el Partido Liberal Democrático japonés, el Partido del Trabajo Coreano, o la dictadura del General Park Chung-hee, deberá enfrentarse con países arruinados económica y socialmente, con ingentes sectores de la población sumergidos en la miseria, y un aparato productivo parcialmente desmantelado, o bien casi inexistente.

En las cuatro experiencias hay una similitud no menor, especialmente visto desde nuestra región, el Estado, cuando organizado, se arroga la tarea de generar las condiciones para el progreso. Este nuevo Estado asiático, actuante de ‘pivote propulsor’ para una economía y sociedad modernizada al estilo capitalista en unos casos, o siguiendo un patrón (juche o maoísta) socialista, no es otra cosa que la materialización de proyectos anteriores truncados por la guerra. Pero es también, en cada caso, fruto de un contexto particular a nivel internacional.

No es el motivo de este trabajo exponer la redefinición del Estado en el Asia del Este durante el periodo 1950-1970, pero si es pertinente resaltar que éste fue tomando atribuciones materiales e ideales crecientes y que, en cualquiera de los casos, los procesos de liberalización económica y comercial comenzados a fines de los años 1970 supusieron, al igual que en otras partes del globo, un verdadero desafío.

 

  1. 2.     CHINA

A su muerte, Mao Zedong, había legado una China hermética. Tanto en el terreno político, destacándose los estragos de la Revolución Cultural, como en el económico. Si bien es justo destacar que el modelo estalinista de planificación central de la economía permitió el crecimiento de la industria, principalmente pesada, la elite política china, que se encontraba en proceso de reacomodación tras el vacío dejado por Mao, era consciente de la baja productividad, las graves ineficiencias y los desequilibrios que el sistema había generado.

En ese contexto es que Deng Xiaoping, un veterano líder que había sido apartado del Partido por la Revolución Cultural, sucede a Huo Goufeng como el hombre fuerte de China.

La nueva elite gobernante, caracterizada por un pragmatismo (“La práctica es la única verdad”) recubierto con una nueva retórica socialista, sentará las bases del desarrollo económico chino, cuyas metas fueron explicitadas por el Comité Central del Partido en 1979 de cara al año 2000. En ese sentido, Deng consideraba que el socialismo podía valerse del mercado para lograr una asignación de recursos, y una interacción entre los factores productivos, más eficiente.

En concreto, la política económica de la década puede representarse en tres pilares: Un nuevo enfoque que priorizará la agricultura y la industria liviana de consumo (tanto interno como para la exportación) por sobre la industria pesada; la descentralización del aparato productivo; y la apertura al comercio exterior y las inversiones foráneas.

El diagnóstico en cuanto al letargo de la economía rural se enfocó en la falta de incentivos. Además de promover la diversificación de la producción, se procedió a descolectivizar eliminando las comunas, mediante el novedoso Sistema de Responsabilidad Familiar (SRF).

Las nuevas unidades de producción serán las familias, que se valdrán de la tierra y las herramientas de trabajo mediante contratos con los equipos de producción, a cambio de ingentes porciones de sus cosechas. No obstante, se permite vender el excedente directamente en mercados libres rurales.

La existencia de familias especializadas, además, se fomentará en la producción industrial rural, el comercio y la prestación de servicios. Se destaca también el apoyo estatal al desarrollo de las casi desusadas EMA (Empresas Municipales y Aldeanas).

Es importante destacar que debido a los extensos plazos contractuales, el nuevo sistema introduce en los productores una conciencia de atribuciones cercana a la de “propiedad”.

Como consecuencia se observará un aumento sustancial de la renta rural a principios de la década, así como el declive de los servicios de seguridad social, y la aparición de una creciente desigualdad de condiciones.

En cuanto a la elefantiásica industria urbana, se ensayarán dos planes de reformas. El primero (1979) desregulará precios, y acabará con la planificación centralizada, otorgando verdadera  autonomía en las empresas estatales, que ahora funcionarán bajo lógica de rentabilidad (llegando algunas a practicar, tibiamente, la venta de acciones para capitalizarse). También se procedió al fomento de la actividad privada en algunos sectores.

Hasta mediados de la década, la actividad industrial creció exponencialmente, cuando comenzaron a observarse desajustes, ligados a la alta inflación. Es por ello que, luego de una breve ‘marcha atrás’, un segundo paquete de reformas se inaugura en 1984 con cambios en el sistema de precios, y flexibilización de las condiciones laborales en lo que se conoció como eliminación del llamado “tazón de arroz de hierro”.

Lo cierto es que el problema entre recalentamiento y reducción será una constante a lo largo del período, y continuará incluso en los años 1990.

Finalmente, el tercer pilar de las reformas, y el más icónico, tiene que ver con la política de “Puertas Abiertas” al comercio exterior, y al ingreso de inversiones extranjeras. Para esta nueva empresa se crearon diversas Zonas Económicas Especiales, en la región costera. China resultó extremadamente atractiva por la barata y disciplinada mano de obra.

Considero menester, también, enunciar los aspectos más problemáticos del proceso iniciado en esos años. Por empezar, a medida que el crecimiento industrial se afianzó, se vio necesaria una mayor inversión en educación, ya sea para la formación de burócratas, expertos, y técnicos, así como para vincular los avances en ciencia y tecnología con la producción.

Por otro lado, las reformas pro-mercado condujeron a un verdadero aumento de la desigualdad (“algunos se enriquecerán primero”), entre las diferentes regiones del país, pero también entre los diferentes sectores de la sociedad. En este punto, ante la inexistencia de una burguesía previa, adquiere relevancia el surgimiento de una enriquecida clase empresarial fuertemente vinculada a funcionarios de partido y del Gobierno, cuyo capital original es de carácter político.

A pesar de que el ‘guanxi’ (como se conoce a estas verdaderas redes de prebendas) puede ser interpretado como un comienzo atípico, y no tanto, del proceso de acumulación, no deja de suponer un grave problema de corrupción y deshonestidad estructural que abre puertas a unos y bloquea a otros.

Finalmente, se deberán considerar las consecuencias ambientales de un desarrollo económico de semejantes dimensiones.

Más allá de los diferentes balances que puedan hacerse, el proceso de apertura al mercado sentó las bases y los lineamientos para el espectacular crecimiento chino de los períodos siguientes. No queda duda, en ese sentido, que la década de 1980 fue el verdadero reloj despertador del “gigante dormido”.

 

  1. 3.     COREA DEL SUR

La particularidad del desarrollo surcoreano a partir de la muerte de Park Chung-hee en 1979, es que el proceso de reforma económica será acompañado por la vigorización de la sociedad civil, que culminará en la transición democrática.

El nuevo gobierno de Chun Doo-hwan se enfrentará a las consecuencias de las dos crisis del petróleo que comprometieron el desarrollo de la industria pesada en los años 1970. El principal reto, en el corto plazo, era una inflación crónica y galopante, pero, a largo plazo, la preocupación de los burócratas coreanos estaba puesta en la necesidad de aumentar la competitividad de la industria nacional por medio del cambio tecnológico, y la apertura comercial. En efecto, Chun Doo-hwan, y su sucesor Roh Tae-woo, deberán enfrentarse a la instalada lógica mercantilista, presionados por sus socios comerciales, sumado a fuertes tensiones con los chaebol y los sindicatos.

El comienzo de la década estará signado por políticas de restricción fiscal y monetaria para paliar la inflación, como en Japón. Se destaca la reducción de factores de costo, como los salarios, el aumento de la tasa de interés (que irá descendiendo a lo largo de la década), y la aplicación una sistema de tipo de cambio flexible, para devaluar el won.

El principio del “gasto balanceado” inaugurará una ortodoxa política fiscal que buscará evitar elevados déficits, además de reformularse la intervención estatal en la economía, que había permitido altos niveles de concentración de la producción en los chaebol. Se redujeron así los controles y se privatizó la banca. Se promovieron fusiones y ventas de compañías para disminuir la sobrecapacidad.

A lo anterior se sumó la apertura a la inversión extranjera, y la reducción de barreras arancelarias, fomentando la competencia externa.

Pero, pese a los esfuerzos, la concentración económica no se redujo. Por el contrario, el gran capital supo reacomodarse a la nueva situación, y la renuncia del Estado a determinadas herramientas (como la dirección del crédito) terminaron por perjudicar a las PYMEs.

Al igual que en China, durante la primera parte de la década se busca aplazar el espinoso asunto de la desigualdad . En este caso, bajo el eslogan de “crecimiento primero, y distribución después”.

No obstante, a mediados del decenio, el favorable contexto internacional por las llamadas “tres bajas”, contribuyó a una rápida expansión económica. Y en 1987, el año de las elecciones, la producción creció más del 12%. Será para esta época cuando, debido a los disturbios sindicales y las huelgas, se ponga de relieve la cuestión distributiva, y en diversos sectores se acordarán aumentos salariales. Pero en 1989 el recalentamiento de la demanda interna generó nuevas alzas inflacionarias, y un importante déficit comercial.

En un balance general, las reformas de los años ’80 permitieron mantener altas tasas de crecimiento económico, y condujeron a la inserción del país al nuevo contexto comercial global (complementadas con una formidable inversión en ciencia y tecnología aplicada a la producción).  Pero también queda claro, luego de la crisis de 1997, que este crecimiento no se logró sino sobre una estructura muy vulnerable ante el sector externo, y en un contexto interno políticamente complejo que no favoreció a la comunicación, ni a la complementariedad entre la política económica y los agentes de la producción.

 

  1. 4.     COREA DEL NORTE

Distinta fue la realidad del vecino del norte, la República Popular Democrática de Corea, en donde el agotamiento de la economía central planificada a principios de los años ’80 no significó un cambio de paradigma en los principios Juche de autosuficiencia y autarquía. Incluso aunque el estado debió declararse en bancarrota a mitad de la década, y el hecho que desde 1978 ninguno de los planes septenales haya cumplido sus objetivos, el país se mantuvo en el ostracismo económico.

Las autoridades recién comenzarán a evaluar unas tibias y lentas aperturas a la inversión extranjera en la traumática década siguiente, ante la severa crisis (durante los años ’90 el PBI se contraerá un 22%), acompañada de hambrunas, e inclemencias naturales.

 

  1. 5.     JAPÓN

Si bien el Japón estaba acostumbrado a ciclos de expansiones, restricciones, y caídas relativas de la producción y el consumo, la crisis de 1973  marcó el fin de la era de crecimiento acelerado, que supo colocar a la nación nipona como segunda potencia económica del mundo capitalista.

Es cierto que el gobierno no era ajeno a políticas de austeridad monetaria, que ayudaron, por ejemplo, a reducir la inflación generada por la segunda crisis del petróleo. Pero en cuanto a la desregulación general de la economía, los japoneses tenían una visión diferente.

El concepto de  ‘kesei kanwa’ tiene más que ver con una relajación de los controles, que con la ausencia del estado en el terreno económico. De allí que las reformas del sector financiero, las privatizaciones, y la mayor apertura económica tuvieron un ritmo bastante más lento en Japón que en las demás economías industrializadas.

De todos modos, como en Corea del Sur, no cabe duda que la burocracia y la clase política se vieron obligados a reformular sus históricas relaciones con los keiretsu, que le habían ganado al país el apodo de “Japón S.A.”, desproveyéndose de diversas herramientas de intervención y planificación.

Además, criticando el alto superávit de la cuenta corriente japonesa, las presiones occidentales para una mayor liberalización comercial fueron intensificándose a lo largo de la década.

En 1985, tras la liberación de los tipos de cambio de 1971, y  en parte como consecuencia de los planes del G-7 de incentivo a la inversión y al consumo doméstico, el yen entró en una apreciación constante, que durará hasta 1989. Se abre así el conocido período de la “burbuja” financiera.

En concreto, la apreciación del yen generó, por un lado, el incremento de los valores de las acciones, y las propiedades, dejando un amplio margen a la especulación. Y por el otro, ante el encarecimiento de los costos locales, muchas empresas japonesas comenzaron a invertir y producir en el exterior (primero en Estados Unidos, y más tarde el Sudeste Asiático).

Es en esta época, y en vistas de la pérdida de competitividad, también cuando vuelve a adquirir importancia la inversión en tecnología para reducir los costos del trabajo.

Se intentó endurecer el crédito para ir descomprimiendo la burbuja, pero ya era tarde. A fines de 1989 se derrumbó la bolsa de Tokio, abriendo un largo período de estancamiento y letargo económico.

 

  1. 6.     CONCLUSIÓN

El este asiático es, frecuentemente, referido como modelo exitoso de desarrollo en el marco de un mundo globalizado, y enfocado al mercado externo. Por eso mismo creo interesante observar cuidadosamente, desde América Latina, a los procesos particulares en cada uno de estos países.

Como se ha señalado, los efectos de la ‘liberalización’ son complejos y han tenido costos (por ejemplo, la vulnerabilidad al sector externo). Tampoco se logró atravesar la década sin poner en entredicho diferentes intereses, y el proceso no fue lineal. Se hizo necesario realizar ajustes a lo largo de todo el período.

Por otro lado, las estrategias de “liberalización”, en cada caso, defieren bastante entre sí y con las de otras regiones. En ese sentido, resulta revelador entender en contexto conceptos tales como  “mercado”, “desregulación”, y “apertura” (‘socialismo de mercado’ o ‘kesei kanwa’) que, como se observa en la concreción de las políticas económicas, tienen una significación práctica muy distinta que en nuestras sociedades, y se complementan con costumbres político-económicas propias.

Es por ello que resulta interesante destacar que, pese a esta redefinición de límites de la política estatal, el Estado no perdió ese lugar como ámbito de coordinación privilegiado de la política económica. Y que, aunque matizado en algunos casos, la pérdida de algunas atribuciones no se dio sin reparos, en algunos casos, ni sin resistencias en otros.

Independientemente de los análisis que podamos hacer, y las lecciones que podamos tomar, no cabe duda que la década de 1980 es un verdadero parteaguas económico, social y político para los países del Este de Asia.

BIBLIOGRAFÍA

Beasley, W. (1995). Historia Contemporánea de Japón “Capitalismo y política interna”, “Democracia conservadora y alianza con los Estados Unidos”, (p. 185-211 y p. 331-352).

Fairbank John King, China. Una nueva historia. Cap. XXI “Las reformas de Deng Xiaoping 1978-1988”. (p.486-509)

Gordon, A. (2003) A modern history of Japan: From Tokugawa Times to present, Oxford University Press. (p. 304-342).

Han, Sang Jin (1997) “El fortalecimiento de los sectores populares medios y su futuro. ¿Qué hay de nuevo sobre la democratización Coreana” en Silbert (comp.) La República de Corea hoy, Comunicarte Ed., Córdoba (p. 15-50)

Kang, Moon Soo (2003) Nuevas perspectivas en la península coreana tras la crisis asiática. “El desarrollo económico coreano y el rol del Estado”. Silbert/Santarrosa comp. Comuncarte Ed., Córdoba.

León, José Luis (2004) Estidios coreanos en América Latina. “¿Autosuficiencia, socialismo de mercado o ayuda económcia? Los dilemas actuales de la economía norcoreana”. Mera Carolina (comp.), Ed. Al margen, La Plata. (p. 399-412)

López Aymes, Juan Felipe (2002). Crisis y transiciones en Asia del Este. “Trancisión política en Corea del Sur: el camino hacia la democracia” (p. 45-94).

MacCraw, T.K. (1997), Creating modern capitalism. Harvard University Press (p. 450-489)

McClain, T.K. (2002), Japan. A Modern history, Ed. W.W. Norto (p. 608-632)

Meisner, Maurice (2007) La China de Mao y después. Una historia de la República Popular. Caps. 21, 22, 23 y25, Comunicarte, Córdoba, Argentina.

Nakamura, T. (1990) Economía japonesa. Estructura y desarrollo. El Colegio de México. (p. 201-254)

Paul Bailey (2002), China en el siglo XX. Cap. VII  “El orden posmaoísta”. (p.211-256)

Rodríguez, María Teresa (1995) en Estudios de Asia y África XXX, 2 “Reformas económicas en China. De una economía socialista a una economía de mercado”

Tsuru, Shigeto (1999). El Capitalismo Japonés: Algo más que una derrota creativa. “La derrota y las reformas en la ocupación” Akal S.A. (p. 17-51).

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Garin, Alan: "Una mirada a la década de 1980: liberalización económica en el este de Asia" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, junio 2014, en http://caribeña.eumed.net/economia-asia/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.