SUJETOS QUE INTERVIENEN EN LA FASE PREPARATORIA DEL JUICIO ORAL. EL ESTATUS DE PARTE

Resumen

El comienzo, desarrollo y el fin del proceso penal, como sucesión de actos realizados en su devenir temporal, requieren la existencia y actuación de personas que lo lleven a cabo. Es por eso que el objetivo de nuestro trabajo está en caminado a caracterizar los sujetos que intervienen en la fase preparatoria del juicio oral, que tienen funciones muy bien definidas y que de la unión de todas ellas se logra obtener el resultado que forma el proceso en cuestión, estos sujetos son: El instructor, el tribunal, el fiscal, el acusado y su defensor y el acusador particular en caso de los delitos perseguibles a instancia de parte como por ejemplo las querellas y el sobreseimiento injustificado considerado por el tribunal.
Palabras claves: Sujetos, estatus, ordenamiento jurídico.

Debido a las diversas denominaciones que se emplean en las leyes y en las doctrinas para designar las actividades de los órganos de persecución pública   del delito que se llevan a cabo en la fase previa del juicio oral, hemos preferido emplear esta denominación genérica que abarca tanto las que pudiera constituir acciones de instrucción y otros actos  con fines probatorios, como las diligencias procesales y cualesquier otro trámite que se realiza por los actuantes, durante las etapas previas al juicio que constituyen la fase preparatoria. De las características, funciones y papel que cada uno de ellos juegan en tan importante proceso estamos hablando en el desarrollo del presente trabajo.

 

Teniendo como base estos elementos nos planteamos el siguiente problema científico: ¿Cómo se manifiestan los sujetos que intervienen en la fase preparatoria del juicio oral en el proceso penal? Para ello nos trazamos el siguiente Objetivos general: Evaluar lo regulado en la legislación procesal penal cubana, referente a los sujetos que intervienen en la fase preparatoria del juicio oral.

Hipótesis: La correcta intervención de los sujetos que intervienen en la fase preparatoria del juicio oral constituye una garantía a nuestro ordenamiento jurídico. 

Para iniciar nuestra exposición partiremos de que los sujetos procesales que intervienen en la fase preparatoria del juicio oral, son aquellas personas que están directamente vinculadas a la relación jurídica donde solo comprende a los órganos o personas que ejercitan acciones  y que inciden directamente en el establecimiento y desarrollo de las relaciones jurídica. Según lo establecido en nuestra ley,  tendrían esta condición de sujetos con naturales, conjugados o necesario, el instructor policial, el fiscal, el acusado y su defensor en los delitos perseguibles de oficios y el acusado particular en los delitos perseguibles a instancia de parte. Reservando el concepto de terceros intervinientes como sujetos contingentes o eventuales a los restantes como son: el testigo, el perito y el tercero civil responsable.

En la primera etapa del proceso predomina la actuación de los sujetos que intervienen en la instrucción, con el fin de obtener las pruebas suficientes para la comprobación del hecho, como son: la inspección del lugar de los hechos, la toma de declaraciones a testigos, la reconstrucción y las pruebas periciales, siendo en este caso el instructor el que dirige las acciones de investigación, con el control del fiscal que es también sujeto de proceso durante todo su desarrollo.

 

Actuación del instructor:

El instructor  como  parte de esta investigación desempeña un papel importante dentro de la fase preparatoria al juicio oral, siendo este responsable de la planificación, ejecución y valoraciones de acciones de instrucción a realizar, es el encargado de cumplir los trámites necesarios para la confección del expediente de fase preparatoria, cumpliendo así sus actividades, y con las indicaciones que  le pueda hacer el fiscal, dispondrá el archivo de las actuaciones a su cargo cuando de lo actuado resulte evidente las consecuencias de algunas de las causales previstas en el apartado 2 del artículo 265 (sobreseimiento libre), o cuando la comprobación arroja que los hechos son manifiestamente falsos o no son constitutivos de delitos se remite al fiscal quien podrá ratificar o revocarla dentro de los siete días  a partir de su recibo.

El instructor propone el archivo de las actuaciones al fiscal y si es revocado por el fiscal, se inicia de inmediato el correspondiente expediente de fase preparatoria, si es ratificada se presenta por el instructor la notificación al acusado, al denunciante, a la víctima y a su representante en este caso comunicándole al mismo tiempo su derecho a recurrirle en quejas en este caso. Además impone medidas cautelar, excepto  la prisión provisional, imparte órdenes a la policía para la realización de las diligencias necesarias, dispone el inicio de la fase preparatoria  mediante providencia que se comunicara de inmediato al fiscal que corresponde, con exposición detallada de los hechos. Como por ejemplo las circunstancias y autor o autores si son conocidos y la calificación provisional de dicho hecho.

La actuación del instructor como uno de los sujetos más importantes en la sustanciación de la fase preparatoria en nuestro municipio está enmarcada en lo siguiente:

Al recibir la comunicación del Oficial de Guardia operativo,  que se ha producido un hecho delictivo que requiere la presencia del instructor, se conforma la guardia operativa, la que está integrada por el instructor penal, el investigador, el perito criminalista y el técnico canino, el jefe de sector y el oficial operativo se incorporan. De inmediato se dirigen  al lugar de los hechos, tratando siempre de lograr hacerlo en el menor tiempo posible según sus posibilidades.

 

Al cumplir con las diferentes acciones de instrucción se toman declaraciones a testigos, se levantan huellas de olor, se recogen partículas o microfibras que nos den algún indicio sobre la posible identidad de los comisores, se toman fotos detallando cada aspecto del lugar de los hechos, se confeccionan croquis, según sea el caso, para ilustrar cada detalle importante del proceso.

 

Insuficiencias que afectan el buen trabajo de este órgano en nuestro territorio:

Partiendo de las propias limitaciones que vive el país, nuestro municipio no está ajeno a ellas y por consiguiente se ve limitada tan importante labor por lo siguiente:

 

  • La carencia de transporte que tienen, por roturas, en nuestra unidad PNR se les imposibilita llegar en tiempo y forma al lugar de los hechos y darle una buena respuesta a la población y a las víctimas de los hechos que se producen.
  • Los instrumentos de trabajo son insuficientes, en primer lugar por la escasez de hojas, el desconocimiento del jefe de sector del lugar donde ocurren los hechos en las diferentes zonas, la ausencia de polvos reveladores para la detección de las huellas, la poca permanencia de la técnica canina (perro) en la unidad por enfermedad o cualquier otra razón.

 

Que se debe hacer para que fluya el trabajo:

La investigación de todos los factores que componen las guardias operativas en la correcta inspección del lugar de los hechos y la búsqueda de cada detalle que ayude al esclarecimiento de los mismos.

La interrelación que se debe crear, en el lugar del hecho, entre las víctimas, los testigos y el agente actuante para lograr un trabajo más completo y profundo en cada investigación.

Actuación del Fiscal

La metrópolis española llevó a su colonia, Cuba, un modelo de organización judicial al estilo de su época, que integraba en su estructura la actividad inquisitorial de la fiscalía. Sobre la base de esta corriente, el sistema de los tribunales creados en el país adoptó esa misma fórmula unitaria y centralizadora que incluyó dentro del llamado poder judicial    a  la fiscalía, para que actuara esencialmente como instrumento acusador en los órganos de justicia. Desde entonces, la actividad fiscal, se encontraba limitada a formular conclusiones contra los presuntos autores de los delitos, actuar en los juicios orales como parte inquisidora y a establecer los recursos que la ley le franqueaba como sujeto procesal.

La promulgación de la ley No. 1250 del 23 de Junio de 1973, mediante la cual se creó La Fiscalía General de la república, como órgano independiente del sistema de los tribunales, que comenzó a funcionar en Enero de 1974. De acuerdo con esta legislación la fiscalía se organizaba como un sistema centralizado. Encabezado por el fiscal general con independencia funcional. Desde entonces, el fiscal en nuestro proceso penal, cumple una función importante que fue descentralizada de la organización judicial, como lo es el control a la legalidad en la investigación e instrucción de un hecho delictivo, puede imponer medidas cautelares hasta la detentiva, le está encomendado dictar la prisión provisional durante la sustentación de la fase preparatoria. Además como responsable de la legalidad socialista, ejerce la acción penal pública en representación del estado. Tiene como misión especial ejercer el control de las actividades del instructor con el objetivo de garantizar:

 

  • Que se esclarezcan los actos punibles, se esclarezca la verdad objetiva y sean acusados antes los tribunales las personas que lo hallan cometido.
  • Que se respete la legalidad de los ciudadanos y que en ningún caso se le toma restricciones ilegales de su derecho.
  • Que se cumpla estrictamente  la ley  y demás disposiciones legales en las actuaciones de instrucción que durante la FASE PREPARATORIA realiza el instructor.

Durante la tramitación de la fase preparatoria el fiscal supervisará el cumplimiento de la ley, mediante acciones, diligencias, trámites así como en calificación legal de los hechos, velará por el respeto de las garantías del acusado, por la protección de los derechos de las víctimas o el perjudicado, por los intereses del estado y la sociedad, puede ejercitar su acción respecto a los expedientes investigativos cuando lo considere necesario.

El fiscal es el máximo velador de la legalidad dentro de la sustanciación de la fase preparatoria y velará por el estricto cumplimiento de cada aspecto que esté recogido en nuestras leyes.

 

Actuación del tribunal:

El tribunal como sujeto que concluye este proceso investigativo, tiene entre sus facultades la de modificar, una vez conocida las actuaciones, las medidas cautelares de los acusados, que al revisar las actuaciones que le presenta el fiscal puede en caso de encontrarlas  incompletas, devolverlas a la fiscalía para que sea subsanado cualquier error o quebrantamiento que sea advertido durante esta fase del proceso.

En tal sentido durante el año 2011, el Tribunal Municipal de Jobabo devolvió a la Fiscalía municipal conforme a lo establecido en el Artículo 263 de la LPP, actuaciones para que corrigieran errores y omisiones así como la práctica  de nuevas diligencias, lo que contribuyó a elevar la calidad de las mismas, sin embargo en ninguno de los casos, el tribunal impuso una medida cautelar diferente a la que fue impuesta en la fase preparatoria lo que incidió de manera directa en la suspensión de juicios por incomparecencias de acusados que no fueron adecuadamente asegurados. Teniendo en cuenta sus características personales y la peligrosidad social del hecho que se había cometido.

 

De la fase preparatoria o de las conclusiones acusatoria. Ejecuta los pasos previos para la celebración  del juicio oral, emitiendo o denegando las pruebas propuestas por la acusación y la defensa, guía las prácticas de pruebas y el debate penal de la vista oral, dicta sentencia absolviendo o sancionando al acusado, realiza  su notificación y eleva al tribunal superior los recursos que se interpongan.

Se observó además que existen deficiencias en el despacho de las actuaciones, pues se admitieron  procesos en los que no contaron acciones de instrucción importantes para la comprobación de los hechos generando absoluciones innecesarias y en ninguno de los casos dispuso pruebas de oficio para lograr   un cabal conocimiento de la verdad, observándose conformación de recurso de apelación por parte del Tribunal provincial.

En el artículo 120 de la Constitución de la república de Cuba, lo cual expresa que es ejercida a nombre de este por el tribunal supremo popular y los demás tribunales que la ley instituye, de esta forma queda refrenada la voluntad del estado de encargar a este órgano como función esencial la administración de justicia. Es por eso que debo dejar bien precisado, que en Cuba, todos los casos en que se acusa a una persona por el fiscal, son resueltos mediante juicio oral y público, el cual se desarrolla ante el tribunal colegiado compuesto por jueces profesionales y legos que resulten competentes.

 

Es notable el cumplimiento del tribunal municipal a las garantías procesales, la igualdad en el debate, en el cumplimiento de las formalidades legales, se iniciaron en tiempo los juicios planificados, las partes se comunicaban con respeto, el presidente del tribunal dirigió los debates manteniendo el orden en la sala.

Por esta razón, considero que es el tribunal el sujeto de mayor importancia dentro de los que intervienen en el proceso penal, ya que es el encargado de aplicar la ley y sancionar a los que se han declarado culpables del hecho punible.

 

El acusado:

Podemos decir  al respecto que distintas legislaciones dan criterios de diferentes formas de aquel sujeto que está siendo sometido a una investigación por la supuesta comisión de delito, en la legislación de acuerdo a los distintos momentos procesales lo califica de imputado o culpado, procesado, acusado, condenado y reo, todo ello teniendo como base la estructura procesal dada por ellos, entre nosotros los términos utilizados son los detenidos, acusado y sancionados: detenidos en los primeros momentos, acusado durante todo el proceso hasta la sentencia definitiva y sancionado a partir de ese momento.

Actuación del abogado:

En el proceso penal la defensa técnica es un derecho fundamental de la parte acusada, pero además es una condición necesaria que se impone al propio acusado.

El abogado defensor es el sujeto procesal que asume la defensa y representa técnicamente al acusado, desde el momento que se dicta la resolución de cualquiera de las medidas cautelares, el acusado pasa a formar parte del proceso y podrá proponer  pruebas a su favor, el defensor a partir de ese momento pasa a establecer comunicación con su representante, examina las actuaciones correspondientes al expediente de fase preparatoria y presenta documentos a favor de su representado, solicita la revocación o modificación de las medidas cautelares impuestas a su representado, al concluir el proceso y recibir las conclusiones provisionales del fiscal, realiza un escrito de conclusiones que defiende posteriormente ante el tribunal en el acto del juicio oral. En este sentido, los abogados desempeñan su actividad mediante el asesoramiento legal a sus representados, y una actuación siempre en cumplimiento del mandato de quien así lo designa. En los ejercicios de sus funciones  tiene derecho y más aún, está obligado, a guardar secreto de aquellos asuntos que conozca en virtud de su profesión, particularmente por entrevistas con su representado.

 

De forma general:

Tomamos como base para abordar el tema de la fase preparatoria previa al juicio oral en nuestro sistema de derecho, la Ley 82 del Tribunal Popular y la Ley 83 de la Fiscalía General de la República que establece la estructura y el funcionamiento de estos órganos de administración de justicia y la Ley de Procedimiento Penal la cual establece la forma en que se realizan todos los actos procesales con el objetivo de demostrar y probar la comisión de un determinado delito y sus responsables, teniendo además especial atención en la actuación a los órganos de instrucción de la PNR en su función, de investigación, indagación y acumulación de las pruebas que conformarían el  expediente de la fase preparatoria que tendría luego el fiscal que analizar y controlar durante toda su ejecución para en su momento presentar las conclusiones acusatorias ante el órgano de justicia.

Quiero precisar que la fase preparatoria contempla la participación del abogado defensor en el artículo 249 de la LPP desde el momento en que la persona acusada es objeto de alguna medida cautelar, en cuyo caso puede tener acceso a las actuaciones y proponer pruebas que considera a su favor. Desde mi punto de vista pienso que la actuación de la representación letrada del acusado puede ser en un momento más cercano a su detención o durante la fase preparatoria, cuando  es acusada una persona sin que se encuentre sujeta a medida cautelar alguna.

Conclusiones.

Al culminar este trabajo llegamos a la conclución que la fase preparatoria del juicio oral es la etapa más importante de todo el proceso investigativo de un hecho dado que tenga características de delito, demuestra la importancia que tiene el trabajo que tienen cada uno de los sujetos que intervienen en la investigación  y sustanciación de la fase preparatoria, que es en esta etapa donde se logra acumular todo el material probatorio  que sirve de base a la pretensión punitiva que formula el ministerio fiscal ante el tribunal  donde se le imputa o no, la responsabilidad de un hecho a determinada o determinadas personas.

En este trabajo logré comprender la gran importancia que tiene  el actuar  de cada uno de los sujetos que intervienen en la fase previa al juicio oral, resaltando como el más importante al tribunal por ser el órgano encargado de culminar el proceso, sin que esto signifique que se menosprecie o disminuya el papel del fiscal y los restantes sujetos.

Pude apreciar además que en nuestro municipio  existen limitaciones der carácter objetivo que afectan el buen funcionamiento y por consiguiente  el desempeño del instructor como uno de los sujetos principales  que intervienen  en la sustanciación  de la fese preparatoria  y en la obtención de buenos resultados al concluir la fase investigativa  del proceso.

Durante la sustanciación  de este trabajo que es el acusado el sujeto que está obligado a defenderse de las imputaciones que se le realizan por parte del fiscal o del acusador particular.

El instructor es quien desempeña un papel fundamental por ser el sujeto que recopila todas las pruebas tanto materiales  como documentales  para el sostén de la psterior acusación.

 

Recomendaciones.

En este sentido quiciera hacer referencia  a algunas recomendaciones  que considero, según mi modesta opinión, pudiera ayudar a fortalecer el papel de cada uno de los sujetos que participan en la sustanciación de la fase preparatoria, sin menospreciar a los demás.

1-    Que se valore por el mando superior de los diferentes órganos del MININT en nuestro municipio, la posibilidad  del completamiento de los medios técnicos y de transporte del órgano de instrucción para lograr mejorar su actuación durante la etapa investigativa de cada hecho que se produzca.

2-    Que los funcionarios encargados de impartir justicia en cada proceso no se vean, en su actuación, sujetos a presiones, recomendaciones  o determinación de nungún otro órgano. Ya que la imparcialidad que consagra el derecho de igualdad de todas las personas ante la ley, es la garantía de todos los ciudadanos, deven prevalecer la más elevada ética  y honestidad en el cumplimiento de sus actividades.

3-    Que se garantice  por el mando superior una mayor preparación técnica para los instructores, investigadores, oficiales operativos y a los jefes de sectores como eslabón fundamental en el enfrentamiento a las distintas conductas delictivas.

 

Bibliografía.

BODES – TORREZ JORGE (2001) Sistema de Justicia y Procedimiento Penal en Cuba. La Habana. Editorial de Ciencias Sociales.

DERECHO PROCESAL PENAL (2004) Temas para el estudio del Derecho Procesal Penal Tomo I  y III. La Habana. Editorial Félix Varela.

DERECHO PROCESAL PENAL (2004). Tema para el estudio del Derecho Procesal Penal Tomo II. La Habana. Editorial Félix Varela.

Ley de Procedimiento Penal. Ley No 5.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Rojas Ramírez, Gerardo y Comendador Prol, Ana Estrella: "Sujetos que intervienen en la fase preparatoria del juicio oral. El estatus de parte" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, noviembre 2014, en http://caribeña.eumed.net/estatus-parte/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.