PROPUESTA DE ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN PARA LA SOCIALIZACIÓN DE LA REALIDAD DE LA COMUNIDAD DE “CAUTILLO MERENDERO” DEL MUNICIPIO JIGUANÍ

Resumen
Se desarrolló una Propuesta de estrategia de comunicación para la socialización de la realidad de la comunidad de “Cautillo Merendero” del municipio Jiguaní, teniendo en cuenta la toma de conciencia de sus pobladores y autoridades del territorio, pues se evidenció que las comunidades rurales son identificadas muchas veces como espacios meramente agrícolas, carentes de otras dinámicas y contenidos que rigen la urbanidad y por ende, alejadas de los medios tradicionales de comunicación, obviando la riqueza de contenidos y los saberes acumulados por sus habitantes en su práctica social y productiva, además de los valores culturales que atesoran; por tal motivo nos trazamos como objetivo de investigación contribuir a la socialización de la realidad comunitaria, la historia, tradiciones, los saberes locales de la comunidad en la comunidad de “Cautillo Merendero”, del municipio Jiguaní, mediante medios tradicionales o alternativos de la comunicación. El sustrato metodológico empleado fue la Investigación Acción Participación, un método para efectuar la transformación de los contextos.
Palabras claves: Comunicación comunitaria, toma de conciencia, desarrollo comunitario.

Introducción.

La sociedad humana emergió de la relación directa con la naturaleza y dependiente de ella, de ahí el surgimiento de las relaciones socioculturales. Esa relación necesaria y vital para el hombre ha sufrido cambios continuos, matizados por las condiciones económico-concretas en que se ha desarrollado. Dicha relación ha sido objeto de las inquietudes cognoscitivas de que se fue dotando el hombre a través de su propio desarrollo. De ahí el despertar de diferentes personalidades que han tomado técnicas e iniciativas para lograr una transformación social a partir de los habitantes de la propia comunidad, que actúan como objeto y sujeto del cambio. Usualmente, se analiza el fenómeno partiendo de una ciencia específica, donde se valora atendiendo al objeto de estudio de la disciplina en cuestión.

En el sistema socialista las masas juegan un papel decisivo en la solución de problemas a través de la educación popular. En la actualidad es una batalla a lograr, la lucha por la transformación y el fortalecimiento de la unidad de las comunidades, partiendo de que es aquí donde se manifiestan las dificultades y a la vez surgen las iniciativas, ideas y soluciones de las mismas, dados a los verdaderos valores humanos, patrióticos y culturales que existen y que requieren ser descubiertos, atendidos y estimulados. De esta manera se derivan tareas y acciones comunes para lo cual requiere organizar y realizar un diagnóstico integrado que de lugar a sus correspondientes acciones de acuerdo con las necesidades y aspiraciones de la comunidad, así como la incorporación masiva de las mismas a las acciones en función de su propio bienestar.

El concepto comunidad  se puede referir a un sistema de relaciones sicosociales, un agrupamiento humano o un espacio geográfico.

Las definiciones de comunidad, en sentido general, se pueden diferenciar por el énfasis que se hace en elementos estructurales unas, en elementos funcionales otras y, finalmente, en aquellas que reflejan ambos tipos de elementos.

“En un sentido amplio, el concepto de comunidad se utiliza para nombrar unidades sociales con ciertas características sociales que le dan una organización dentro de un área determinada”. (Pozas, 1964 en Portal, s/f: 27).

“…el enfoque que tiende a prevalecer es el que considera la comunidad como un grupo cuyos componentes ocupan un territorio dentro del cual se puede llevar a cabo la totalidad del ciclo vital…” (Chinoy, 1968 en Portal, s/f: 27).

“…es el más pequeño grupo territorial que puede abarcar todos los aspectos de la vida social…es un grupo local lo bastante amplio como para contener todas las principales instituciones, todos los status e intereses que componen una sociedad”. (Kingsley, 1965 en Portal, s/f: 27).

Modo de asentamiento humano (urbano o rural) donde sus residentes tienen características socio sicológicas similares en su sistema de relaciones. Conjunto de personas que habitan en una determinada zona, regida por una dirección política, económica y social; propia o centralizada, que hacen vida común a través de sus relaciones.

Un grupo de autores cubanos plantea como parámetros para definir el ámbito comunitario, los siguientes:

Es decir una comunidad esta constituida por grupos que se sitúan en lo que podríamos llamar la base de la organización social; las razones de su agrupación se vinculan a los problemas de la vida cotidiana, donde sus miembros tienen intereses y necesidades comunes: alimentación, vivienda, trabajo, servicios y tiempo libre; y que ocupan un determinado territorio, cuya pluralidad de personas interactúan más entre sí que en otro contexto del mismo carácter; de lo anterior se derivan tareas y acciones comunes, que van acompañadas de una conciencia de pertenencia cuyo grado varía; sus miembros comparten un cierto sistema de orientaciones valorativas que tiende a homogeneizar o regular de manera semejante su conducta; forma parte de una organización social mayor y está atravesado por múltiples determinaciones institucionales y de la sociedad en general, pues no existen comunidades islas.[1]

El origen de las comunidades está asociado al surgimiento del hombre, gracias a la unión de varios de estos para lograr mediante una vida en común la satisfacción de sus necesidades, lo que lleva a la aparición del trabajo y del lenguaje como elementos que dieron al traste con el desarrollo humano.

En la búsqueda de un acercamiento al concepto de comunidad, se constata la gran variedad de elementos que subrayan para definirlo, y al mismo tiempo se observan diferencias en su concepción influenciada por el momento histórico concreto en el cual es definido, los intereses, los rasgos culturales, étnicos, religiosos, ocupacionales y en dependencia también desde la ciencia que sea analizado, o sea, psicología, sociología, antropología, trabajo social y a disciplinas derivadas de estas.

Lo que podemos decir, que la comunidad está sujeta al desarrollo y al cambio. Sin embargo, como grupo poseedor de esa propia historia es resistente a las transformaciones. Por ello las intenciones que se realizan para potenciar su desarrollo deben de respetar sus necesidades, posibilidades, expectativas y visiones del futuro.

No siempre cuando se asumen conceptos de cultura y desarrollo se definen como dos categorías en constante interacción que a su vez, están sujetos a una evolución histórica al igual que la propia realidad que trata de identificar. Hay un avance importante cuando se reconoce la cultura directamente implicada en el proceso de desarrollo; pues la cultura conglomera aspectos desde distintas perspectivas, cultura de masas, cultura popular tradicional, cultura vista como una institución sociocultural, cultura educacional, cultura medioambiental entre otras muchas.

Desde el punto de vista endógeno del desarrollo, es necesario tener en cuenta el contexto sociocultural que tendrá lugar, asimismo las condiciones específicas concretas relacionadas con una determinada cultura, es decir, conocer los modos de vida y estilos, sistemas de valores tradicionales, costumbres, tradiciones, etc.

De hecho se debe reconocer que no se debe emprender ningún proyecto de transformación individual, grupal, barrial o comunitaria sin tener en cuenta las costumbres, valores, tradiciones, normas, entre otras, compartida por los individuos de esa comunidad con la que se va a trabajar.

Entendemos como Comunicación Comunitaria a los procesos de comunicación que se manifiestan en los escenarios comunitarios, las relaciones entre los actores sociales e institucionales, los espacios y medios que utilizan.

Este tipo de comunicación se construye desde un enfoque dialógico, participativo y toma en cuenta los distintos niveles de la comunicación pero vistos desde la comunidad, con una marcada incidencia de los aspectos culturales e identitarios locales. Es necesario tener en cuenta los siguientes elementos que conforman a la Comunicación Comunitaria:

  • Actores sociales: A decir de la doctora Cecilia Linares citado por Rayza Portal Moreno y Milena Recio Silva (2007:59)[2] plantea que: “Son individuos, grupos, organizaciones o instituciones que actúan en un escenario concreto o fuera de este representando sus intereses. Cada uno de ellos jugará un rol determinado y ejercerá una influencia específica. En correspondencia a esta definición, también podemos nombrarlo como comunitarios o pobladores.
  • Espacios para la Comunicación Comunitaria: Son espacios formales como reuniones de organizaciones políticas y de masas e instituciones, asambleas de vecinos, reuniones de rendición de cuenta, las del Grupo de Trabajo Comunitarios, eventos comunitarios, y otros como las bodegas, cafeterías, consultorios, paradas o puntos de transportación masiva, espacios puntuales como áreas deportivas, parques y otros como centros religiosos y espirituales.
  • Medios de comunicación comunitarios: A criterio de los investigadores los investigadores Steve Buckley y Victor van Oeyen (2002:4):“Son los medios existentes, dígase soportes, equipos y recursos comunicativos con que cuenta la comunidad y puede poner en función para la solución y satisfacción de sus propias problemáticas y necesidades.

Ejemplo de éstos podemos mencionar la radio base comunitaria, los periódicos o boletines populares, el teatro popular, la tradición oral, vallas, carteles, la realización de grabaciones fotográficas y de videos. Es posible que en algunas se pueda contar con el apoyo de personal especializado que pueda facilitar el proceso de asesoramiento y aprendizaje en la comunidad.

  • Procesos de comunicación comunitarios: Son los procesos de comunicación que se desarrollan en la comunidad por los diferentes actores sociales, pertenecientes a ésta o no, a través de los diferentes niveles, espacios de comunicación y medios de comunicación comunitarios existentes, en función de dinamizar y favorecer las relaciones a partir del diálogo y la participación.
  • Medios de prensa: son los medios tradicionales de la información como Televisión, Radio, periódicos y revistas especializadas.

En este sentido Nelson Cardoso (2009:18)[3], plantea que el comunicador comunitario es aquel que busca nuevas formas de construir cambios a través de acciones transformadoras, capaz de generar espacios de comunicación real, que como mediador permite y ayuda a una comunidad para verse a sí misma, rescatar y potenciar valores que hacen a la esencia del ser humano, especializarse en procesos no mediáticos, poseer una visión “actitudinal” y no “instrumental” acerca de la comunicación, desarrollar procesos cualitativos de desarrollo personal, grupal y comunitario, promover relaciones interpersonales: escuchando, conociendo, interrogando, proponiendo, coordinando, problematizando. Fomentar espacios de participación, intercambio y diálogo, hacer énfasis en los procesos grupales, y no tanto en los productos finales. Auspiciar como nexo o mediador entre culturas, saberes, personas. Trabajar con el lenguaje como constructor del mundo.

La comunicación, al suponer diálogo y participación, coloca su aporte en el corazón mismo de la construcción de la democracia. Asimismo, las acciones de desarrollo se sustentan en el compromiso y gestión de los sujetos para, con y desde la comunidad.

Las ideas centrales se evocan principalmente hacia la necesidad de integrar con formalidad y rigurosidad a la metodología de la Animación Sociocultural (ASC), un proceso complejo, inserto en el desarrollo de la comunidad, grupos, asociaciones, sectores e instituciones, dirigido al logro de la real participación de la comunidad, a través de la cultura, descubriendo en ese proceso las formas practicas de facilitar la incorporación no solo de la memoria histórica, las tradiciones costumbres, sino también conocer las potencialidades culturales y las nuevas propuestas de alternativas para la conservación de las culturas en su mas amplia acepción.  Los autores emplean esta metodología para contribuir con el logro de un desarrollo cultural en la comunidad “Cautillo Merendero”, del municipio Jiguaní, provincia Granma. Aunque el Partido y el Estado cubano han puesto todo su empeño en el logro de un desarrollo humano equilibrado para todas las regiones del país, todavía existen comunidades que presentan un conjunto de problemas que inciden sobre la calidad de vida de sus pobladores. Dentro de estas comunidades se encuentra la comunidad “Cautillo Merendero”, asentamiento con un limitado desarrollo social, determinado por diferentes factores que se identifican durante el transcurso de la investigación, y dentro de los que se encuentra, la ausencia de un Proyecto comunitario.

En el presente trabajo, se pretende contribuir a la solución de un problema de índole espiritual o subjetiva a partir del diseño de un Proyecto comunitario desde un enfoque participativo, a partir de la toma de conciencia de sus pobladores y autoridades del territorio. Además de beneficiarse los miembros de la comunidad con la aplicación de las acciones recogidas en el proyecto, lo hacen, los agentes socializadores que actúan sobre ella, que serán capacitados y participarán durante el estudio, formando parte de un proceso de retroalimentación y obtención de experiencias teórico – prácticas. Este estudio es conveniente, ya que se analizan los problemas que impiden el desarrollo social de la comunidad desde un punto de vista comunicativo, y se proponen soluciones; y es viable ya que dispone de los recursos humanos para llevarlo a cabo. A partir de éste, surgirán nuevas ideas y recomendaciones que impulsarán ulteriores estudios.

Por otro lado la relevancia social radica en las acciones basadas por medio de la propuesta metodológica fomentan el espíritu de grupo e intensifican las relaciones entre los individuos y los actores sociales de la comunidad, además conllevan a la realización personal de la comunidad lo cual incide en el desarrollo integral del barrio. El problema central en la presente investigación es: ¿Cómo contribuir desde la comunicación a la socialización de la realidad de la comunidad de “Cautillo Merendero” del municipio Jiguaní? .Y como objetivo general: Contribuir a la socialización de la realidad comunitaria, la historia, tradiciones, los saberes locales de la comunidad en la comunidad de “Cautillo Merendero”,, del municipio Jiguaní, mediante medios tradicionales o alternativos de la comunicación.

Cuando hablamos de participación nos referimos a romper voluntariamente y a través de la experiencia, la relación asimétrica de sumisión y dependencia integrada en el binomio sujeto-objeto.

Participar es algo más que asistir a una actividad, aún cuando ello sea una premisa necesaria para poder participar. Participar es tener o tomar parte, intervenir, implicarse, supone en consecuencia formar parte activa, comprometiendo a la persona, en mayor o menor medida. La participación de los actores sociales en el desarrollo local corrobora el hecho de que la comunidad es el espacio estratégico más importante para el desarrollo de un país y la voluntad de buscar nuevas formas de participación. La colaboración entre instituciones, el movimiento asociativo, la interconexión de los actores implicados en redes y, sobre todo, la colaboración entre grupos de desarrollo, son alguno de los  ejemplos.

El desarrollo local en Cuba constituye un complemento necesario para las políticas y objetivos nacionales. Las iniciativas de desarrollo local deben de buscar un mayor protagonismo en los actores locales e ir a la búsqueda de soluciones a sus propios problemas, haciendo valer lo propuesto en los lineamientos que rigen la política del país para los siguientes años. También deben tomar en cuenta las potencialidades existentes para utilizarla en su beneficio partiendo de las estructuras del Poder Popular y demás actores que deben conformar el Grupo de Trabajo Comunitario.

María del Carmen Caño Secade (1998)[4] dice que “el desarrollo local es considerado como un proceso de fortalecimiento de las estructuras y los poderes locales, a partir de la estimulación de la participación ciudadana y del logro de acciones integradas a nivel de procesos de producción y reproducción de la vida cotidiana en la dimensión local.

La capacitación de los actores locales tiene gran importancia, pues como parte del aprovechamiento y potenciación de las estructuras del Poder Popular, contribuyen al fortalecimiento de las relaciones horizontales a esta escala, a la construcción de estilos y métodos de trabajo adecuados y pertinentes para cada lugar. Además facilita la articulación de las acciones desplegadas por los líderes locales e incrementa la gestión de conocimiento y la transferencia de la tecnología, así como se potencia la participación de los diferentes actores presentes en el territorio. Esto se basa en que la población no solo demandará sus necesidades sino que en el colectivo se buscaran las vías de soluciones.

Esta capacitación servirá de base para la sostenibilidad de los procesos de cambio y/o desarrollo que se implementan, pues en la medida que ellos sean capaces de profundizar en los conocimientos, adquirir las herramientas y ponerlo en función del accionar diario comunidad, los procesos de desarrollo y transformación se verán reforzados y evolucionaran de acuerdo a las necesidades y posibilidades de cada comunidad.

El proceso de capacitación desde la concepción de la educación popular tiene como sustento fundamental la participación, pues resultaría difícil desarrollar capacidades críticas de los actores desde posiciones pasivas, este trabajo con énfasis en la participación contribuye al fortalecimiento de relaciones horizontales de trabajo comunitario.

 Materiales y Métodos:

La investigación se desarrollo en el municipio Jiguaní, Granma. Se trabajó  representantes de la Universidad de Granma y el grupo Gestor de la comunidad, conformado por los líderes formales e informales de la comunidad, incentivando la autogestión de las soluciones pertinentes para la situación.
Es una investigación cualitativa desde el paradigma hermenéutico, empleando el análisis – síntesis e inducción-deducción como métodos teóricos, y la entrevista semiestructurada, la observación participante y la encuesta como técnicas para la recopilación de información. Se tuvieron en cuenta variables sociodemográficas, la identidad propia de la comunidad, sus hábitos, sus relaciones interpersonales y grupales, tradiciones y valores, lo que permitió constatar los fundamentos a tenerse en cuenta para abordar el proceso de reivindicación del rol de la mujer en los espacios rurales y el desarrollo social propio de la comunidad, logrando así que los procesos comunicativos fueran participativos para la integración como componente esencial. Se basó en el modelo de la educación con énfasis en el proceso, por su visión de transformación de la persona y las comunidades, que no se preocupa tanto por los contenidos de la interacción ni por los efectos sino por la dialéctica entre las personas y su realidad. Se optó por la Investigación Acción Participatición(IAP) como método empírico, pues se instituye como un proceso de constante capacitación y educación popular, porque desarrolla la capacidad analítica de la población acerca de su propia realidad y sus posibilidades de autosolucionar los problemas, porque se pretende que la comunidad intervenga en el proyecto para incidir sobre su realidad social, tengan la responsabilidad de tomar decisiones en términos de inversión local y de promoción social, pasando a ser una contraparte activa en el desarrollo comunitario de su sector.
Con tal motivo se implementó el diagnostico participativo siguiente:

  • La realidad objetiva de la comunidad, donde se valoró la envergadura de los problemas en cuanto a :
  • Población.
  • Producción.
  • Educación
  • Organización Social.

2. En el potencial de desarrollo, se identificó lo tecnológico y organizativo:

  • Experiencias individuales o colectivas frente al tema.
  • Iniciativas existentes para la solución.
  • Capacidad técnica y organizativa existente.

3. El potencial subjetivo del desarrollo y la imagen subjetiva del futuro:

  • Los problemas subjetivos de los comunitarios.
  • Las perspectivas subjetivas.
  • Los valores tradicionales.

Diseño metodológico:

Problema:

¿Cómo contribuir desde la comunicación a la socialización de la realidad de la comunidad de “Cautillo Merendero” del municipio Jiguaní?

Objetivo general:

Contribuir a la socialización de la realidad comunitaria, la historia, tradiciones, los saberes locales de la comunidad en la comunidad de “Cautillo Merendero”,, del municipio Jiguaní, mediante medios tradicionales o alternativos de la comunicación. 

Objetivos específicos:

1.- Caracterizar la comunidad de “Cautillo Merendero”, desde una perspectiva integral.

2.- Identificar temas factibles a trabajar en soportes de comunicación y documentarlos para su posterior socialización.

3.- Proponer una Estrategia de Comunicación Comunitaria potenciando los actores locales.

Idea a defender:

Las comunidades rurales son identificadas muchas veces como espacios meramente agrícolas, carentes de otras dinámicas y contenidos que rigen la urbanidad y por ende, alejadas de los medios tradicionales de comunicación, obviando la riqueza de contenidos y los saberes acumulados por sus habitantes en su práctica social y productiva, además de los valores culturales que atesoran; pero si los actores locales están debidamente formados, y cuentan con una estrategia de comunicación construida desde la comunidad, es posible una adecuada socialización y reconocimiento de todos los saberes locales de esa comunidad.

Objeto de estudio:

La comunidad de “Cautillo Merendero”. 

Unidad de análisis:

Los pobladores de la comunidad de “Cautillo Merendero”. 

Tipo de investigación

Dentro de la caracterización general de los tipos de investigación, la presente es descriptiva.

Específicamente en comunicación, se trata de una investigación para la producción pues se trata de investigar un tema en una comunidad específica para la concepción de una Estrategia de Comunicación.

2.2.1Categorías analíticas

Socialización: se utiliza esta categoría para no referirse a difusión, por ejemplo, que es más entendida como proceso unidireccional de transmisión de información. Cuando se habla de socializar, entiéndase poner en común de forma dialógica la información contenida en soportes de comunicación, es decir, una comunicación más equitativa y participativa, en la que los actores que intervienen en el proceso reciben y aportan en igualdad de condiciones.

Comunicación: nos apegamos a los conceptos que defienden autores como Antonio Pasquali, para quien  comunicación “es la relación comunitaria humana que consiste en la emisión/recepción de mensajes entre interlocutores en estado de total reciprocidad; o Luís Ramiro Beltrán para quien la comunicación “no es más que el proceso de interacción social democrática, basada en el intercambio de signos, por el cual los seres humanos comparten voluntariamente experiencias bajo condiciones libres e igualitarias de acceso, dialogo y participación”.

Comunidad: es un organismo social que ocupa determinado espacio geográfico. Está influenciada por la sociedad, de la cual forma parte, y a su vez funciona como un sistema, más o menos organizado, integrado por otros sistemas de orden inferior las familias, los individuos, los grupos, las organizaciones e instituciones, que interactúan, y con sus características e interacciones definen el carácter subjetivo, psicológico, de la comunidad, y a su vez influyen, de una manera u otra, en el carácter objetivo, material, en dependencia de su organización y su posición activa o pasiva, respecto a las  condiciones materiales donde transcurre su vida y actividad.

2.2.2 Ámbito de investigación

La investigación se ubica dentro del marco de estudio de la Teoría Social General, se concentra en la Comunicación como objeto de estudio y su cuerpo teórico propio, y dentro esta, la Comunicación Comunitaria en particular.

Paradigma metodológico

Esta investigación se realiza desde una perspectiva cualitativa de la investigación social, enfocada  en la aplicación de la Investigación acción participativa con un carácter desarrollador a partir del debate y la reflexión de la propia comunidad.

Métodos y técnicas

Observación participante: como parte integrante de la comunidad me permite realizar una observación participante de todos los procesos analizados en la presente investigación.

Entrevistas a informantes clave: se identificaron informantes clave como líderes formales e informales de la comunidad, pobladores de mayor edad, protagonistas de sucesos históricos, sociales, económicos que caracterizan la comunidad.

Entrevistas grupales: con grupos de personas de la comunidad. Esta herramienta permitió enriquecer mediante el diálogo y la reflexión colectiva los temas y los contenidos que fueron saliendo del propio proceso investigativo.

Revisión bibliográfica y documental: se realizó una revisión de diversos documentos y libros ya sea para la formulación del marco teórico para la caracterización de la comunidad.

  Resultados y Discusión:

Caracterización del consejo popular “Cautillo Merendero” y sus potencialidades.

El núcleo urbano “Cautillo Merendero”, es de hecho la cabecera político-administrativa del consejo popular donde se localiza la inmensa mayoría del asentamiento poblacional, perteneciente al municipio de Jiguaní. Está situado a orillas de la carretera  central de Santiago de Cuba, a 11km de la capital provincial, la ciudad de Bayamo MN. Limita al norte con el consejo popular “26 de julio”, al sur con el consejo popular “Charco Redondo”, al este con el consejo popular Santa Rita, al oeste con el río Cautillo. Este se encuentra enclavado en un terreno de relieve irregular.

Aspectos sociodemográficos:

Esta localidad surge en 1961 cuando se construyen instalaciones avícolas, la bodega, una escuela, un círculo social, 24 viviendas y un merendero, que era más conocido como “El Pirgüín chiqui”.

Fue fundado como consejo popular en 1976, habitada por 4519 pobladores en un área de 33.36 km². Políticamente está dividido en 8 circunscripciones, en 10 zonas cederistas que constituyen los diez asentamientos poblacionales con que cuenta el consejo, con 69 CDR y el bloque de la FMC 17 núcleos del PCC, 8 comités de base de la UJC y 15 ASRC y el sector de la PNR.

En la comunidad podemos encontrar una iglesia pentecostal y dos casas culto; una bautista y una católica, entre otros grupos religiosos menos identificados, además se práctica el espiritismo.

Por medio de los censos que poseen los delegados de las circunscripciones, se detectó que el consejo cuenta actualmente con una población de 6 195 habitantes, de ella 3 104 son mujeres lo que representa un 50% y 3 091 son hombres para un 49%, se observa que existe aproximadamente un equilibrio entre ambos sexos, su nivel medio es 12º.

Se observó que las viviendas generalmente están construidas de mampostería con techos de zinc y fibro cemento, aunque existen viviendas de placa y en menor porción de madera y guano. El consejo cuenta con 2178 viviendas, 910 están en buen estado, lo que representa un 42%, 1080 están en calificadas como regular representando el 49% y en mal estado existen 382 viviendas que representa el 17%.

Todas las viviendas tienen el abastecimiento de agua mediante acueducto y alcantarillado, aunque existe una minoría que posee pozos artesanales o rústicos de igual manera la comunidad está electrificada, lo que incluye las viviendas, centros educacionales, centros de trabajo, tiendas, consultorios y todos los demás servicios que se ofrecen en la comunidad.

La entrevista arrojó desde el punto de vista cultural, que el asentamiento no cuenta con una institución recreativa, sólo el círculo social, el cual permanece inactivo, lo que evidencia que el desarrollo cultural en “Cautillo Merendero” se ve limitado, ya que no cuenta con una red cultural sólida que responda a los intereses de la misma. Por estas razones, las actividades culturales y recreativas son mínimas. No se dispone de biblioteca pública, ni de librería, pista de baile, infraestructura para la práctica del deporte, ni sala de video, ni casa de la cultura, ni otro tipo de institución sociocultural.

Esto pudo corroborarse al aplicar el cuestionario ya que se evidenció que en la comunidad las pocas actividades que se realizan son las de corte deportivo.

Por otro lado se comprobó que los pobladores refieren su gusto por las manifestaciones culturales de música, baile y teatro, el 100% de los individuos de la comunidad opinan que los responsables de planificar, coordinar y ejecutar las actividades son: los delegados, las instituciones gubernamentales, los promotores culturales y la casa de la cultura.

No existe un medio de transporte destinado directamente a la comunidad, el cual le hace falta, por el gran movimiento de trabajadores que viajan a la ciudad de Bayamo o para Jiguaní, en los ómnibus o tren bus que prestan servicios intermunicipal, los cuales tienen dos salidas en la mañana y una en la tarde cuando estos funcionan, ya que son inestables por roturas o falta de combustible, entre otras causas, además de tener cerca el servicio ferroviario no es confiable por no tener una sistematicidad.

En los barrios de la comunidad, calles contamos con jóvenes con fuerte potencial artístico, los cuales no han sido descubiertos ni explotados, permanecen en el anonimato. El asentamiento cuenta con potenciales en el arte, música, pintura, teatro, danza entre otros, estos son:

• Un grupo musical.

• Cinco grupos de regué, de artistas aficionados.

• Un repentista.

• Nuevas generaciones con dones en las manifestaciones de música, teatro, danza, pintura, canto, etc.

• Humoristas aficionados.

• Artesanos que trabajan el mármol, la madera, el coco, el bambú, entre otros.

Mediante la entrevista se pudo arrojar que los comunitarios, que a pesar que los comunitarios cuentan con locales y áreas desconocen del trabajo de los propios artistas de la comunidad, no conocen acerca de sus resultados, ni tampoco se le exhibe el producto a los comunitarios. Por lo que se puede decir, que el potencial artístico y cultural de la comunidad no se le da la explotación necesaria.

Características socioeconómicas:

Económicamente esta basado en la producción y servicios. Donde la empresa avícola es la mayor fuente de empleo, en la que encontramos: una planta de incubación, dos granjas avícolas con cambios de estrategias de trabajo, base de transporte, carpintería, taller automotriz, brigada provincial de construcción, comedores y el almacén central de la empresa. Además existen otras fuentes de empleo como:

Empresa Genética “Manuel Fajardo”, que cuenta con una fábrica de piensos, una granja ganadera y una granja de auto consumo.

Recursos Hidráulicos: Complejo hidráulico “Cautillo” (presas, micro-presas y canales).

Sector Campesino: CCS Fortalecida “Gerardo Zamora”.

Industria de materiales: Combinado del Mármol “Manuel Hernández Osorio” y un molino de granito.

Entre otros centros de servicios a la población que ayudan a sustentar la base económica de sus pobladores, entre las que se encuentran:

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Fernández Quintero, Niurka,Román Martínez, Eliécer y Galafet Rodríguez, Iliana: "Propuesta de estrategia de comunicación para la socialización de la realidad de la comunidad de “Cautillo Merendero” del Municipio Jiguaní" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, abril 2013, en http://caribeña.eumed.net/estrategia-comunicacion/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.