LA ÉTICA EN LOS NEGOCIOS COMO COMPETENCIA TRANSVERSAL

RESUMEN
En el Ecuador la ética se impartía en los distintos centros de estudio medio y superior como parte de la malla o pensum educativo, ahora sólo se la dicta en los centros de estudio superior, y quienes la reciben, los alumnos, no observan en esta cátedra lo relevante y necesario de su contenido y es en este sentido que el maestro también se cuestiona el: ¿Para qué? y ¿Por qué? de impartir una cátedra de algo que consideran “lengua muerta”, “impráctico”, “pasado de moda”. El ser humano ha sido invadido de la información contrapuesta a este vocablo: “enriquécete”, “has trampa, nadie ve, y si te ven, te disculpas y ya”, “aborta”, “mata”, “roba”, etc. Una sociedad sin valores bien cimentados es lo que ha conllevado a la humanidad a las catástrofes sociales económicas, políticas y ecológicas actuales. Por lo tanto es imperante reflexionar sobre este comportamiento no ético. La ética es una competencia transversal que el ser humano ha dejado de desarrollar por intervención de él mismo.

PALABRAS CLAVES
Ética, negocios, comportamiento, responsabilidad social, habilidades, competencia transversal

ABSTRACT
In Ecuador, Ethics was taught as part of its educational curriculum in its different schools and universities, unfortunately this subject is currently taught only at a university level. However, the students that receive them, do not observe or accept the relevance and necessity of its content. which is the main reason why teachers ask themselves why it should be continued when there is no feedback specially in teaching something that is considered “nonfunctional”, “old fashioned”, or a “dead language”? The human being and society as a whole have been overtaken by opposing terms such as: “get rich quick”, “cheat, no one will catch you and if they do, you can just apologize”, “kill”, “steal”, “have an abortion”, etc.. A society without strong moral values is what has taken us to current social, economic, political and ecological catastrophes. Therefore, it is important to consider this as unethical and unaccepted behavior. Ethics is a cross curricular subject where the human being and society has deadened its development by his/her own human intervention.

KEYWORDS

Ethics, businesses, behavior, social responsibility, skills, cross curricular subject.

INTRODUCCIÓN

Al preguntar a los alumnos en su primer día de clase sobre ¿Qué era ético o qué consideraban ético?, se notó cierto grado de duda, incertidumbre o confusión. Para algunos era hacer lo correcto, para otros era seguir sus preceptos religiosos, otros no tenían claro si ético era moral, entre otros comentarios. Las preguntas que se suscitan en el salón de clase actualmente evocan a F. Nietzsche: “¿Por qué no está el hombre más allá del bien y del mal, únicamente entregado a su voluntad de poder?”

Este vocablo tiene origen griego, sin embargo depende como se lo escriba. Ethos significa costumbre y con “acento” Éthos significa carácter. Partiendo de estos significados, algunos de aquellos alumnos infirieron en que ética es: “el conjunto de costumbres que poseen las sociedades”. Pero ¿qué es realmente la ética y qué es lo que hace que algo sea ético?

La respuesta a esta pregunta  puede ser muy ambigua y a la vez muy concreta, y es que la ética es abstracta, depende de subjetividades y objetividades, compuestas de lo que “debe ser y no debe ser” según el entorno en donde se desenvuelvan los distintos individuos, organizaciones empresas y gobiernos. América Latina se encuentra según Kliksberg (2003) en una necesidad de rediseño de políticas económicas y sociales, para que los recursos sean asignados con una visión compartida entre lo ético y lo económico. Lamentablemente en vez de unificarse la economía y la ética se disocian, lo que es el punto álgido de la escasez de valores éticos lo que ha conllevado a creer a las masas que la moral no es necesaria a la hora de hacer negocios.

Sin embargo, Velásquez (2013) es muy claro en decir que toda actividad humana envuelve a la ética, por tanto los negocios no subsisten sin la misma, ya que es coherente con la obtención de ganancias. La buena práctica de la ética en los negocios proporciona el reparto justo de las utilidades que se generan.  Los efectos de practicar un código de ética en este mundo globalizado han dejado hace mucho de ser simplemente teóricos, ya que, muchos han sido los escándalos comerciales y empresariales que se ha suscitado en los últimos veinte años por la escasez de valores y el desarrollo de esta competencia transversal tan importante.

Ahora bien, no se trata de sólo cuestionar ¿cómo pudo pasar esto? ¿ qué es lo que incita al ser humano ha actuar de esta manera inescrupulosa? Aunque suene alarmante, los grandes ejecutivos más corruptos han salido de las grandes escuelas de negocios y administración del mundo, irónicamente excelentemente bien remunerados y extremadamente instruidos en materia de negocios. Surge entonces otra pregunta ¿Además de las técnicas comerciales, administrativas y de negocios qué se está enseñando en las universidades?

El tema de la ética tiene la misma dificultad de ser impartida como el liderazgo, la responsabilidad empresarial, y los valores; puesto que su diversidad de criterios hacen compleja abordarla en las distintas temáticas empresariales. La universidad, debe convertirse no sólo en la fuente del desarrollo de habilidades cognitivas y administrativas con las que los futuros profesionales tendrán influencia y poder, sino también ir de la mano con la responsabilidad social empresarial en la práctica de principios y valores en beneficios de la sociedad. Desde la perspectiva de los negocios es muy importante dar cabida a esta cátedra, la cual no debe quedar en el acervo del conocimiento cultural, desde los griegos hasta Aquino o Nietzche, ya que esto no garantiza un cambio en el juicio moral de cada individuo.

El desarrollo de los “correctos” juicios morales se obtiene a través del ejemplo, el ser humano aprende al observar ya sea lo positivo o lo negativo, y está demás indicar que a lo lago de la historia de la humanidad se han producido deméritos en su desmedida ansia de poder económico y político socavando en la buena voluntad y ejercicio de buenos principios y prácticas sociales, dejando en cambio la herencia de las acciones corruptas aprehendidas y empoderadas por las nuevas generaciones que además de verlas como procesos “normales” de desarrollo, las creen necesarias para el crecimiento empresarial.

El presente artículo es un llamado a la academia, a rediseñar la malla curricular en las distintas carreras para la enseñanza y la aplicación de esta cátedra, la ética y la responsabilidad social empresarial, a través de la reflexión del alumno mediante casos reales para que logren determinar las diferentes repercusiones de ciertos actos en los negocios, sin cambiar sus esquemas, pero si aprendiendo a escuchar razones ajenas a las suyas, respetando ideas e incluso equivocaciones propias y de otros. El profesional debe aprender aplicar esta competencia en la toma de decisiones que envuelven no solo su entorno técnico empresarial sino también el social y personal.

 

DESARROLLO

1.1 Ética y sus concepciones

Velásquez (2013) hace referencia al diccionario e indica que ética es: “los principios de conducta que gobiernan a un individuo o grupo”, pero a la vez indica un significado que pudiese ser más importante: “Es el estudio de la moralidad”. La moralidad es el objeto de estudio de la ética, por eso no se debe pensar que son sinónimos. Este estudio a su vez puede ser descriptivo o normativo. El primero solo se limita a dar una descripción de ciertos hechos sin indicar si los mismos son incorrectos o correctos; mientras que el normativo, es un estudio más específico que intenta llegar a conclusiones acerca de que está bien o mal. La moralidad está determinada por estándares, a través de los cuales creamos juicios de valor, asimismo se caracterizan por ser universales, imparciales  y no ser establecidos por ningún cuerpo legislativo.

En la década del 70, en los Estados Unidos surge lo que se denominó ética de los negocios, que los europeos llamarían “ética de la empresa” ya que para ellos la empresa no era sólo un negocio sino un grupo humano con el propósito de “emprender”, esta nueva perspectiva se expande en los años ochenta en América Latina y en los noventa al continente Asiático   (Cortina, 2004). Resultaba irónico en estos años asumir una relación posible entre los negocios y la ética. ¿Por qué admirarnos? Adam Smith, el padre de la economía,¿acaso no vincula la ética con su obra: “Teoría de los sentimientos morales?. Sin santificar a Smith o querer apostar por el liberalísimo económico se debe recordar que la empresa no nace a espalda de los valores éticos (Cortina, 2004).

Polo (1996) nos presenta otra perspectiva: “La ética no es una cataplasma, no es moralina… Establece las leyes del actuar humano, de tal manera que, si esas leyes se conculcan, el hombre deja de comportarse como tal”. Para tratar de abarcar todas las dimensiones de la misma, para superar el dilema entre normas y sentimientos, Polo (1996) acude a nociones tales como: que en el ser humano existe la inclinación indiscutible hacia la felicidad, que debe estar vinculada con la razón, conduciendo al individuo a tener una conciencia moral y ética que surge con y desde el ser humano.

Esta ciencia de la filosofía un poco abstracta, nos conduce a pensar que si existe la buena voluntad, las buenas intenciones, sólo habría que discernir qué se entiende por buenas intenciones. Para Spaemann (1998) se remonta a las preguntas más antiguas, la significación de los términos bien y mal, bueno y malo; que al pertenecer a otras disciplinas deja la incógnita de: ¿Dónde surge realmente lo ético?, ya que, se puede  decir que se debe  guardar reposo si se padece  de una dolencia, por tanto es “bueno” descansar, pero también se puede decir: “es bueno trabajar más horas extras; pero es malo para la salud”. Cuestionamientos cómo éstos, no son independientes, y su reflexión es de carácter filosófico.

Por tanto ¿Ser ético es: tener preguntas sin respuesta? Las respuestas van de acuerdo a la cultura, época, estrato social y  carácter de los que utilizan estos términos. Acaso ¿No hay sociedades que mantienen la esclavitud? ¿La poligamia? En consecuencia, hay que ayudar al ser humano a tener un criterio ético y que además sea responsable, coherente y congruente con este.

1.2  El comportamiento ético

Para poder ir entendiendo qué significa actuar ético, no debemos encasillarnos en tipos de ética, ya que el ser ético debe abarcar todo contexto, situación, profesión o religión.

Küng afirma que un talante ético es necesario en las personas, “sin valores, sin moral, sin normas éticas las naciones se van a ver abocadas, por decenios de acumulación de problemas, a una crisis colapsante, es decir a la ruina económica, desmoronamiento social y catástrofe política” (1992, p.43). A pesar de todo esto, el ser humano tiene irónicamente la necesidad de sujetarse a algo, confiar en alguien, ser guiado, pero lo moderno de los tiempos lo arrastra a una vinculación incompleta, de esta manera como indica Küng (1992, p.47) no podrá lograr “ un comportamiento verdaderamente humano”.

Para desarrollar cierta forma de actuar o pensar, el ser humano debe desarrollar socialmente ciertas conductas, hábitos, normas, reglas, y actitudes, empezando por los más simples, para que su integración sea más completa. Los entendidos en la materia señalan 3 procesos básicos de socialización: Adquirir conductas en pro de la sociedad, desarrollo de la ética social interiorizando creencias, razones, normas y valores de la cultura en referencia. Desarrollo cognitivo social a través de habilidades sociales y desarrollo afectivo-social adquiriendo actitudes del entorno.

El ser humano durante su desarrollo adquiere diferentes habilidades y saberes, este es el proceso de socialización, mediante el cual interioriza normas y reglas sociales gracias a los vínculos afectivos logrados que después generaliza para todos los contextos. Si por el contrario el proceso fuese deficiente, el ser humano en desarrollo se mostraría ajeno a las normas y reglas sociales siendo su proceder agresivo e irreverente (Proceso de Socialización, R.2012).  Las habilidades sociales son un requisito necesario para la correcta interacción entre la persona y sus iguales, los comportamientos positivos deben estar presentes donde educadores y padres juegan un papel fundamental (Redruelo. 2007).

Ahora bien, estas habilidades deben ir relacionadas a la reflexión para formar personas capaces de evolucionar, aprender con la experiencia, y de dilucidar lo que anhelaban ser versus lo que son, y el resultado que esto ha conllevado (Perrenoud, 2007). El saber obtenido por las investigaciones es necesario pero no es suficiente, pues los alumnos adquieren sagacidad pero dejan de lado el saber hacer (Perrenoud, 2007).

Küng propone que la ética sea complementaria, entre las ideologías y el sentido de responsabilidad, el hombre se ha desarrollado y eso ha dado resultados positivos en lo científico, médico, educativo, social, etc. Sin embargo, la escasez de responsabilidad amenaza la vida y supervivencia del ser humano, el cual debe auto moderarse en sus “libertades” ya que, hay que tener en cuenta factores como la energía, crecimiento demográfico, y la naturaleza, pensando en contextos globales, para preservar y fomentar una nueva actitud humana con responsabilidad hacia el prójimo, en pos de ese “mundo mejor” es necesario que los individuos tengan identidad y solidaridad, emulando a Kant, el ser humano no puede ser un medio, sino un fin. Drucker (1990) hace hincapié en que hay que cambiar la Business Society por la Knowledge Society, y es entonces que la academia (escuela, colegio o universidad) es la hacedora de esa formación y educación ética, que se preocupa y respeta el futuro (1992). 

1.3 Comprendiendo la ética en los negocios

Una vez que las personas han aprendido a socializar y reflexionar se debe capacitar a los jóvenes para que puedan criticar las formas sociales injustas e idear criterios y normas de convivencia, es imperante hallar criterios universales aceptados por todos, por lo que el diálogo es importante como contenido y finalidad de la educación moral y su máxima eficacia se logra cuando el dominio de los conceptos, capacidades y valores se unen al conocimiento y control (Puig & Salinas, 2000).

Es necesario ir de más a menos o viceversa para poder esclarecer o discernir entre varios aspectos acerca de diferentes temas o tópicos. En este caso acerca de competencias, y de la que se aborda que es la ética en los negocios, es importante entender por qué ciertas personas tienen éste o aquél accionar. Entender que se debe crear un hábito, para luego tener una pertenencia, entender y empoderarse del mismo para poder socializarlo y compartirlo después con eficacia.

Ahora bien, podríamos aseverar que el desarrollo de ciertas competencias se da con mayor facilidad en los primeros años de vida, pero no se debe dejar de lado la labor del docente universitario, cuya misión es la de formar profesionales competentes y comprometidos con el desarrollo social. Las distintas situaciones mundiales demandan profesionales capaces de resolver dificultades profesionales que incluyan códigos de conducta, valores, que vaya más allá de lo éticamente legal (González, 2010).

Para Martínez (s/n), las personas son competentes cuando tienen conocimiento y tienen la capacidad de generar un nuevo conocimiento (aprender), para este empresario, las personas deben ser consideradas como elemento clave. Entonces ¿Por qué invertimos tan poco en su desarrollo, cuando son la principal variable que explica el éxito o el fracaso de una organización? La sociedad del conocimiento nos dice que son las personas y no el capital, el eje que mueve a las empresas.

Partiendo de estas premisas, se puede realizar una analogía entre lo que hace a una persona competente en los negocios y a otra en ética. Es decir, si se necesita invertir en capacitación para incrementar las competencias en estrategias empresariales en un funcionario x, ¿Se deberán incrementar entonces los valores y estándares morales? O ¿La forma de cómo deben ser administrados, para lograr ser competente eficazmente desde el punto de vista ético?

En varias obras de Kant, y entre todas la de El conflicto de la facultades (1798), plantea que podemos encontrar un conjunto de leyes, principios, conceptos y operaciones lógicas susceptibles  de ser aplicados y ejecutados adecuada y efectivamente según sea nuestra competencia. Es así entonces que toda regla debe poder conllevar a la realización de un acto moral, lo cual no significa seguir una especie de decálogo o recetario. Kant busca la universalización y la objetividad de la determinación lo que lo diferencia de la ética reglada (Pérez, 2006). Ahora bien, ser competentes éticamente hablando, será como expresa De la Torre Díaz (2000): “No se debe desear lo imposible (no es inteligente) o actuar siempre contra lo que siento o deseo (contra natura)”.

El ser humano debe guardar congruencia entre lo que busca y desea con su realidad y limitaciones por lo que se preguntará: ¿Qué es lo que yo realmente busco? Descubrir lo importante lleva su tiempo, pero en el trayecto podemos caer en el peligro de creer en lo inmediato. Debiendo recordar que lo que nos hace competentes no es ganar el premio Nobel de literatura sino escribir bien (lo cual a veces no encaja), no es casarse ni conquistar a alguien, sino saber amarlo; no es llegar a ser catedrático sino manejar bien la asignatura, no es sólo decir cómo se hacen bien las cosas, sino llevarlas a la práctica. (De la Torre Díaz, 2000).

1.3.1 Ética para todos 

Esta ciencia, no es un asunto de un solo individuo, grupo o nación, no es privada, es un asunto de todos y para todos, va más allá de ciertas opiniones, o resolución de casos, se trata de una aplicación práctica a través de comisiones éticas en empresas e instituciones educativas, códigos de ética que controlen distintos temas como la biología, la economía, medicina, TIC, etc., los cuales intervienen como veedores ante la corrupción.

La idea de que lo único que interesa es lograr más beneficios cada vez, ha sido dejado de lado al comprender que en el largo plazo lo que predomina es ser éticamente consciente con el medio ambiente, la sociedad y el recurso humano de la empresa en sí, para evitar los malos resultados monetarios y de imagen que tanto mal causan. Para Kung (1992) “el comportamiento ético no es solo un complemento de las concepciones mercantilistas, estrategias competitivas, la contabilidad ecológica y el balance social, sino que ha de constituir el marco normal de toda actuación humano-social”.  Para que esto se cumpla, las  sociedades necesitan individuos con convicciones y cualidades establecidas, sin una actitud ética no hay orden y ese orden debe ser global. Está claro que no es mediante la creación desmedida de leyes que la humanidad va a cambiar cuando lo que imperan son los intereses personales o de un grupo ya que las leyes sin costumbres no sirven ni son prácticas, de que sirven si no existe una obligatoriedad. La nueva sociedad, la nueva cultura necesita ponerse de acuerdo en una ética que funciones en beneficio de todos.

 

CONCLUSIONES 

La ética enmarca un sin número de aplicaciones, conjeturas, análisis, sobre lo bueno y lo malo, correcto e incorrecto. El ser humano debe ser instruido desde el inicio sin pretender que dicho aprendizaje tenga un fin, más bien es un continuar, evolucionar, crecer como individuo para ser parte de un todo con los valores, criterios y enseñanzas que necesita para adquirir las competencias que requiere desarrollar y practicar en pos de una mejor sociedad. Su competencia será valorada con los resultados de su accionar, no sólo como individuo sino como parte del conglomerado al que pertenece.

La ética como competencia transversal debe ser considerada como elemento fundamental en la formación del futuro profesional, su aplicación debe dejar de ser un hecho aislado, sino más bien que a través de la misma el ser humano no sólo se limite a valorar los aprendizajes enfocados a maximizar beneficios económicos y empresariales, sino que además se concentre en la conservación del medio ambiente, buen trato al consumidor, erradicar el trabajo infantil y otras situaciones equivocadas. Es imperante rescatar la reflexión, las actitudes, el sentido de la dimensión humana, personal y social del profesional, la ética es y debe ser para todos.

Esta cátedra puede y debe ser estudiada y enseñada a través de los distintos casos que se han suscitado a lo largo de la historia, tales como Enron, World Com, Tycco, etc. para desarrollar en los estudiantes cuestionamientos éticos sistémicos, corporativos e individuales respecto de cada uno de estos casos. ¿Qué tipo de formación se imparte? Los hechos reflejan los resultados de una siembra de antivalores, la sociedad que se preocupa por mantener altos estándares éticos genera economías potentes, desarrolladas y no corruptas.

Finalmente,  la academia debe hacer un rediseño en sus cátedras y velar por la adquisición y desarrollo de las distintas competencias transversales que debe desarrollar el futuro profesional como el trabajo autónomo, colaborativo, entre otros.  Aunque es el desarrollo de la conciencia de valores éticos lo que el futuro profesional debe aprender a aplicar en las distintas situaciones personales, sociales y empresariales que se le presenten, lo cual lo logrará a través de las diferentes circunstancias reales que se presenten en el salón de clase y sean objeto de estudio y aplicación.  Para que la universidad  sea  además de su alma matter del conocimiento, el lugar que impulsó el desarrollo de un profesional capacitado en los negocios sino también  de un ser humano consciente con su entorno social y natural.

REFERENCIAS

Cortina, A. (2003). Tres edades de la ética. Universidad de Valencia. Trotta, Madrid.

Drucker, P. (1990). Facing the “New and Dynamic”: Time- Magazine. Vol. 22 (Enfretnando lo nuevo y dinámico, Revista Time)

González, M., (2010) ¿Qué significa ser un profesional competente?Reflexiones desde una perspectiva psicológica.Revista Cubana de Educación Superior

Kung, H. (1992). Proyecto de una ética mundial. Editorial Trotta. Barcelona.

Martínez, J. s/n Fabricando personas competentes. Formación y desarrollo-Artículos y Revistas. Learning Review. http://www.learningreview.com/articulos-y-entrevistas-formacion/644-fabricando-personas-competentes

Recuperado el 30 de Septiembre de 2012

Pérez, O., (2006) Figuras Éticas. Acta poética (2). Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM.Circuito Mario de la Cueva s/n Ciudad Universitaria,Coyoacán, 04510, México, D.F.

Perrenoud, P., (2007) Desarrollar la Práctica Reflexiva en el Oficio de Enseñar.

Colafón S.A. C. V., México D.F

Polo, L. (1996) Ética. Hacia una versión moderna de los temas clásicos. Unión Editorial Madrid.

Puig, J. y Salinas, H., (2000) Aprender a dialogar. Material para la educación ética y moral (educación secundaria) (pp9-10, 20-21) Fundación infancia y aprendizaje. Gráfica Rogar. Navalcamero, Madrid.

Velásquez, M. G. (2013) Ética en los negocios: Conceptos y casos. Pearson

Redruelo, R.  et al (2007) Tendencias Pedagógicas. Evaluación Diagnóstica Sobre Las Habilidades Sociales De Los Alumnos De Educación Infantil: Proyecto De Formación Del Profesorado En Centros (Centro “La Inmaculada” De Hortaleza)-Primera Parte.

http://www.sagradocorazonolivenza.com/Orientacion/procesosocializacion.doc. Grupo de Trabajo de Pedagogía Social. Frankfurtproceso-socialProceso de Socialización. Recuperado el 22 de Septiembre de 2012.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Chávez Garcés, Karina: "La Ética en los negocios como competencia transversal" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, febrero 2015, en http://caribeña.eumed.net/etica-negocios/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.