COMPORTAMIENTOS SOCIALES Y ESTILOS DE CRIANZA EN FAMILIAS MONOPARENTALES

RESUMEN.
El presente articulo fijó sus bases investigativas en el análisis del comportamiento social de niños en edad escolar a partir de los estilos de crianza en familias monoparentales. Identificando los principales elementos que caracterizan el Consejo Popular Boca de Galafre, Municipio San Juan y Martínez, Pinar del Río se realiza un diagnóstico inicial de la situación de estas familias, buscando la posición que presenta la monoparentalidad a partir de los procesos culturales que vivencian, así como la identificación de los estilos de crianza de los padres con sus hijos. La presencia de un grupo de familias monoparentales que no llevan con suficiencia los estilos de crianza, repercute en el comportamiento social de la comunidad. Nos centramos en los resultados de este diagnóstico para así determinar la situación de cada familia y la relación que existe entre el comportamiento social de los niños en edad escolar y los estilos de crianza llevados a cabo por los padres, y como estos influyen en dicho comportamiento, así como la importancia que tiene llevar a cabo un plan de acciones encaminado a mejorar el comportamiento social de los niños en edad escolar. La investigación se efectuó para darle solución de esta forma a uno de los problemas que existe en dicha comunidad, analizándolo desde la organización familiar, con las vulnerabilidades y fortalezas que se vivencian en el grupo familiar.

Palabras claves: Familias monoparentales; estilos de crianza; comportamiento social; niños.
Abstract
The present article fixed his bases investigative in the analysis of the children’s social behavior in school age from the styles of upbringing in single-parent families. Identifying the principal elements that characterize the Popular Advice Galafre’s Mouth, Municipality San Juan and Martínez, Pinegrove of the Rio carries out an initial diagnosis of the situation of these families, looking for the position that the monoparentalidad presents from the cultural processes that vivencian, as well as the identification of the styles of upbringing of the parents with his children. The presence of a group of single-parent families that do not take smugly the styles of upbringing reverberates in the social behavior of the community. We centre on the results of this diagnosis this way to determine.
Key words: Family.

INTRODUCCIÓN

La monoparentalidad es un problema que esta ganado relevancia cada día más, viene afectando a la comunidad objeto de investigación desde hace ya algún período, este esta presente en la misma por diferentes causas inferida por cambios estructurales y funcionales que se produjeron en la sociedad y en la familia a consecuencia de la llegada de la modernidad.

Puede derivar de circunstancias muy diversas, y puede ser resultado de una opción voluntaria o de circunstancias no deseadas. Sus causas pueden ser el fallecimiento de uno de los progenitores, el divorcio o la separación de estos, el nacimiento de un niño con una madre sin pareja, el rechazo del otro progenitor a asumir su papel o la adopción por una persona sola.  (Ares, 2002)

En el análisis realizado se pone de manifiesto que la monoparentalidad tiene una influencia negativa en el comportamiento de los hijos, a pesar de que esta no es en todos los casos una causa de disfuncionalidad, constituyendo así un problema en el mundo actual, precisándose asimismo acciones inmediatas de todos los sectores, encaminadas a  mejorar el comportamiento social de los niños en edad escolar a partir de los estilos de crianza de estas familias monoparentales, para lograr  un  mejor comportamiento y desarrollo de los mismos, percibiendo además por revisiones bibliográficas el poco conocimiento que tienen estas familias sobre los estilos de crianza que producen los comportamientos sociales en los hijos.

Desarrollamos una problemática de interés social, que involucra respuestas a necesidades de crianza, educación y socialización de los hijos; se necesita un examen más detallado sobre el comportamiento que le caracteriza, sin descuidar las fortalezas culturales que se esconden o se trasfiguraran detrás de la estructura monoparental.

Aunque el tratamiento actual sobre el tema de la monoparentalidad, revela situaciones semejantes a nivel global, también consideramos la importancia de las diferencias regionales, mediadas por la riqueza que se mueve desde planos históricos-culturales de los diferentes países.  (Fleitas Ruiz, 2009). Para el caso de esta investigación, partimos de indicadores más específicos, consideramos la importancia de valorar regularidades en el espacio contextual de nuestro país y las singularidades coyunturales desde las aristas socioeconómicas donde se inserta la familia en Cuba.

Creemos que es de gran necesidad realizar acciones de intervención en todos los niveles para poder mejorar los comportamientos sociales de los niños en edad escolar de las familias monoparentales, beneficiándose así, no solo la familia y los niños, sino también la comunidad y el país, disminuyendo conductas sociales inadecuadas en los niños. Estos comportamientos se originan en situaciones de conflicto cuando el niño presenta demandas exigentes de atención que entran en colusión con la disponibilidad de la madre, reducida por los compromisos laborales, déficit económico, etc.

Además se detecta como lo más común: el sentimiento de incapacidad de la madre o el padre de llevar adelante la crianza del hijo o hijos con suficiencia, expresado a veces con una repetición de demandas asistenciales más o menos justificadas.

Otra complicación es la originada con relación al régimen de visitas del hijo o hijos al miembro de la pareja separada que no tiene habitualmente la custodia.

En algunos casos el hijo o hija adopta un rol substitutivo de la pareja ausente, asumiendo responsabilidades o representaciones que están lejos de sus posibilidades reales por su edad o desarrollo físico o psicológico y ello repercute negativamente sobre su desarrollo psicoemocional.

Por tal razón es que estos estilos de crianza juegan un papel fundamental dentro de la educación familiar, ya que son de gran contribución al desarrollo de los niños.

Consideramos que dadas las evidencias que nos muestra la realidad familiar de la comunidad, cualquier actuación en términos de diseño de políticas sociales dirigidas hacia la familia y los niños son significativos, además se debe tener en cuenta su diversidad y complejidad  estructural.

Para el análisis metodológico partimos de la triangulación metodológica, con la intención de complementar métodos cualitativos y cuantitativos, perspectivas teóricas y fuentes de datos que develen un examen integrador del objeto estudio. La investigación incluyó algunos métodos y técnicas: instrumentos estadísticos, encuestas, entrevistas, entre otras.

MÉTODOS

Uno de los aspectos principales de la investigación  radica en valorar la monoparentalidad y los estilos de crianza, e incorporar aquellos indicadores que expliquen su presencia en la realidad cubana, con ese criterio partimos de el siguiente problema de investigación: ¿Cómo mejorar el comportamiento social de niños en edad escolar a partir de los estilos de crianza en familias monoparentales del Consejo Popular Boca de Galafre de San Juan y Martínez?

Objetivo General de la investigación, a saber: diseñar un plan de acciones para mejorar el comportamiento social de niños en edad escolar a partir de los estilos de crianza de familias monoparentales del Consejo Popular Boca de Galafre de San Juan y Martínez.

Entre los objetivos específicos se propone:

1. Diagnosticar el comportamiento social de los niños en edad escolar del  Consejo Popular Boca de Galafre del Municipio San Juan y Martínez.

2. Identificar estilos de crianza en familias monoparentales del Consejo Popular Boca de Galafre del Municipio San Juan y Martínez.

3. Diseñar un plan de acciones para mejorar el comportamiento social de los niños en edad escolar del Consejo Popular Boca de Galafre del Municipio San Juan y Martínez.

Para el desarrollo de este tema se defenderán dos ideas:

1. El comportamiento social en niños es un proceso originado por estilos de crianza de los padres con sus hijos.

2. El mejoramiento de comportamientos sociales en los niños puede lograrse a través de un plan de acciones basado en el mejoramiento de los estilos de crianza de sus padres.

La muestra escogida se seleccionó de manera intencional, consideramos que esta es suficiente para obtener los datos necesarios en nuestra investigación; por tanto el tipo de muestra que utilizamos es, “no probabilística”.

Los criterios que avalan la investigación se tomaron de un universo de 15 familias monoparentales. De ellas seleccionamos una muestra de 6 familias que representan el  53% y  sus 12 hijos.

Las metodologías utilizadas para la investigación fueron la cualitativa y la cuantitativa teniendo en cuenta las ventajas de ambas, ya que la cualitativa se refiere a los significados que para las personas tienen los fenómenos sociales. Estudian la realidad en su contexto natural tal y como sucede intentando sacar sentido a la interpretación de las personas implicadas. Se centra en lo fenomenológico y la comprensión, es explicativa, pues atraviesa por todos los procesos de la investigación, la describe, busca las causas de los fenómenos, los explica y después llega a una posible solución a través de un plan de acciones para mejorar el comportamiento social de los niños de familias monoparentales; y la metodología cuantitativa que con su presencia en nuestro trabajo también goza de ventajas, puesto que la misma se refiere a la cuestión de las estadísticas, a lo medible, permitiéndonos llegar a palpar resultados y hacer reflexiones sobre lo que llevaremos a cabo para resolver el problema presente.   

                             

RESULTADOS:

A partir de la aplicación de las técnicas empleadas se arrojaron una serie de resultados vitales para la confección de la propuesta de intervención.

Del total de 12 niños que fueron observados 7 de ellos poseen un nivel de comunicación inadecuado con las personas que los rodean, lo que representa el 58% del total de observados. Mientras que el nivel de comunicación con respecto a las personas de 4 de ellos es regular, lo que representa el 33% y los restantes 2 se inclinan por tener un buen nivel de comunicación con las personas que los rodean, lo que representa solo el 17% del total de observados. Lo que es significativo en este indicador es que de ese total los que se encuentran en las edades de 10 a 12 años son los que poseen los niveles de comunicación inadecuados con las personas que los rodean, los que se encuentran en las edades de 7 a 8 años de edad poseen los niveles regulares en cuanto a la comunicación con las personas, y los dos niños que se encuentran en las edades de 5 a 6 años de edad son los que poseen buenas relaciones con las personas, lo que es significativo puesto que quiere decir que entre más mayor se hace el niño este se afianza más a la forma que asume su padre o madre de encausar su conducta de acuerdo a su personalidad y la manera que estos adopten y lleven a cabo las dimensiones que establecen los estilos de crianza asumidas por los mismos.

Del total de niños observados solo 2 de ellos asumen una representación adecuada ante las normas, leyes y reglamentos que rigen la sociedad, lo que representa solo el 17%, siendo 10 de ellos, los que representan el 83% del total, es decir el por ciento más representativo, puesto que de una u otra forma no tienen una buena representación ante estas normas, leyes y reglamentos que rigen la sociedad.

Del mismo modo es significativo la manera que tienen los niños de expresar su afecto, pues los hacen de una manera violenta e irrespetuosa, ya que del total de niños observados el 100% de estos coinciden en esta forma y otras que se asemejan a estas.

A esto anterior se suma el nivel de empatía de estos con las personas, que no es la más correcta, representado así por el 100% de estos niños.

En cuanto al segundo indicador a observar y que se relaciona con los estilos de crianza llevados a cabo por los padres ante sus hijos, llegamos a algunos resultados dentro de los que se encuentran los siguientes:

De los 6 padres observados, así como la relación con sus hijos pudimos detectar que el tipo de disciplina utilizada por  los 6  es inadecuada, lo que representa el 100% del total de padres observados. Asimismo el tono de la relación de los 6 es inadecuado, lo que representa el 100%. De la misma forma se da el nivel de comunicación entre los padres y sus hijos y la confianza y comprensión de estos.

En cuanto a la forma que adopta la expresión de afecto de los padres con sus hijos podemos plantear que de los 6 padres observados 4 de ellos lo demuestran de una forma desatinada, lo que representa el 67% y los restantes 2 de una manera regular, lo que representa el 33%.

En cuanto a la forma en que se manifiesta el nivel de comunicación de los niños con las personas se arrojo que de un total de 11 entrevistados 9 de ellos coincidieron en que este es bajo, pues se comunican bastante poco con las personas y cuando lo hacen es en una forma inadecuada, lo que representa el 82% del total de entrevistados, y los restantes 2 concordaron en que este nivel es medio puesto que se comunican pero bastante poco y no de la mejor forma, lo que representa solo el 18% del total.

Al mismo tiempo la representación que asume el niño a la hora de demostrar afectos no es la más apropiada puesto que de los 11 entrevistados los 11 arrojaron que estos son bruscos y hasta agresivos puesto que es la forma que han vivenciado dentro de los hogares, trasmitiendo así su querer a través de juegos de manos, que contraen golpes e insultos entre ellos, lo que representa el 100% del total de encuestados.

El total de encuestados aseguran que todas estas representaciones de los niños se dan en los principales ámbitos de la sociedad, que son la escuela, la familia y la comunidad, representando así el 100% del total de encuestados.

 

DISCUSIÓN

Los comportamientos  se originan en situaciones de conflicto cuando el niño presenta demandas exigentes de atención que entran en colusión con la disponibilidad de la madre, reducida por los compromisos laborales, déficit económico.

De igual forma surge otra complicación y es la originada con relación al régimen de visitas del hijo o hijos al miembro de la pareja separada que no tiene habitualmente la custodia, y que en algunos casos la madre le prohíbe su visita.

También es frecuente que el hijo o hija adopte un rol substitutivo de la pareja ausente, asumiendo responsabilidades o representaciones que están lejos de sus posibilidades reales por su edad o desarrollo físico o psicológico repercutiendo negativamente sobre su desarrollo psicoemocional.
De la misma forma que existen causas diversas que conducen a la formación monoparental, varían sustancialmente la forma de enfrentar las situaciones a nivel del grupo en familia. Además de la potencialidad de factores objetivos como la posición material y las formas de ingresos, interviene la carga subjetiva, que acompaña a los procesos que se viven en el hogar, ello imposibilita las recetas comunes para todos lo casos.
El estudio de la problemática monoparental, sugiere entender dialécticamente la lógica objetiva-subjetiva de los fenómenos económicos y los contextos ideológicos- culturales que actúan a nivel macro y micro. No todas las familias monoparentales organizan la vida familiar de igual forma, sino que están condicionados por el ambiente cotidiano, de ahí la pertinencia de escalar en las particularidades culturales que marcan pautas, socializan patrones y normalizan conductas cargadas de significados para el núcleo familiar.
El análisis de las formas estructurales y las diferencias de contenidos que caracteriza la dinámica familiar, conforme con las estrategias de vida que emplean, permiten comprender cómo aparecen construcciones culturales que identifican las familias monoparentales con sus estilos de crainza, y a la vez la hacen diversas.

CONCLUSIONES

ü  La monoparentalidad y los comportamientos sociales inadecuados son problemas sociales y de familia que afectan a todos sin distinción de país, ni género o clase social.

ü  Los niños que provienen de familias monoparentales presentan comportamientos sociales diferentes que los de familias con ambos padres.

ü  El comportamiento de un niño en la escuela puede ser emocionantemente afectado  cuando  convive en una familia monoparental.

ü  A través de los medios masivos de comunicación es posible incluir programas de apoyo receptivos a la problemática, con la finalidad de aportar recursos educativos e instructivos a las familias monoparentales.

Bibliografía

Ares, P. (2002). Psicología de la Familia. Una aproximación a su estudio. Habana: Félix Varela.

autoras, C. d. (2000). Situación de la niñez, la adolescencia, la mujer y la familia en Cuba. UNICEF y FMC. La Habana.

autores, C. d. (1994). Familias del siglo XXI. Mujeres (20).

Fleitas Ruiz, R. La política social y la familia en Cuba. Familias monoparentales. La Habana.

Levi, S. Antropología de la Organización Social y el Parentezco.

Martín, S. Antropología Histórica de la Familia.

Roberto, S. Metodología de la Investigación II. La Habana: Féliz Varela.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Ungo Carrasco, Blanca: "Comportamientos sociales y estilos de crianza en familias monoparentales" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, septiembre 2014, en http://caribeña.eumed.net/familias-monoparentales/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.