APROXIMACIÓN DE ALGUNOS FACTORES SOCIALES QUE INFLUYEN EN LA FORMACIÓN DEL GUSTO ARTÍSTICO

Resumen
En el contexto internacional actual la tendencia globalizadora condiciona en el ámbito cultural el paso de las identidades culturales tradicionales y modernas a otras posmodernas y de carácter transterritorial que operan mediante la producción de una cultura, apoyada en lo fundamental, en la tecnología y el consumo. Cuba no está ajena a esta influencia y trata de preservar lo autóctono a partir del conocimiento y respeto de los valores culturales de humanidad desarrollando el llamado proceso de masivización cultural del pueblo; aspiración que permite generalizar el acceso a la instrucción donde todos los sujetos sociales tengan la iniciativa y posibilidad de enriquecerse culturalmente no solo en el orden artístico, no obstante se significa que lo artístico constituye una vía que contribuye a ser más participativo. Un acercamiento a esta problemática está en el análisis de los gustos artísticos.
Palabras claves: Gustos artísticos, familia, sistema de comunicación artística, educación.

Abstract
In the current international context the tendency globalizadora conditions in the cultural environment the step from the traditional and modern cultural identities to other postmodern ones and of character transterritorial that you/they operate by means of the production of a culture, supported in the fundamental thing, in the technology and the consumption. Cuba is not unaware to this influence and it tries to preserve the autochthonous thing starting from the knowledge and respect of humanity’s cultural values developing the call process of cultural masivización of the town; aspiration that allows to generalize the access to the instruction where all the social fellows have the initiative and possibility of culturally not getting rich alone in the artistic order, nevertheless it is meant that the artistic thing constitutes a road that contributes to be more participative. An approach to this problem is in the analysis of the artistic likes.
Key words: Artistic likes, family, system of artistic communication, education.

Introducción

Un papel importante en el contexto social lo juegan los gustos artísticos, a partir de los cuales se puede asomar a la cultura integral por cuanto el arte constituye una esencia fundamental de los sujetos sociales y manifiesta determinada forma de actuación de la personalidad, es por ello que en el accionar de su formación se ha de tener en cuenta la influencia de diversos factores políticos, religiosos, morales, sociales, entre otros, sin embargo, se significa el papel de los factores sociales por su nivel de responsabilidad en el sistema de relaciones que se establecen en cualquier sociedad.

Varios son los factores sociales que influyen en la formación de los gustos artísticos, los medios de difusión masiva, la familia, la escuela, las instituciones educativas y la propia actividad artística, entre otros. El presente análisis toma en consideración la acción socializadora de la familia, primera imagen de los sujetos sociales capaces de establecer patrones y normas en la decodificación de lo artístico, ampliado con la incorporación de la escuela y la comunidad; la educación (formalizada y no formalizada) que influye en su formación y desarrollo, y el sistema de comunicación artística, como elemento que integra a los anteriores  e inciden en la formación y desarrollo de los gustos artísticos.

 

Desarrollo

La sociedad es en sí misma un sistema de relaciones sociales donde el hombre es sujeto de ellas, transformándose en personalidad activa y creadora al conformar su mundo cognitivo, espiritual y emocional. Un papel importante lo juega la actividad, teoría científicamente por los clásicos del Marxismo y que se sustenta en la interrelación sujeto – objeto-sujeto que lleva implícitos objetivos, aspiraciones y conocimientos de los sujetos sociales, es en este contexto donde la familia ejerce un significativo papel asociado al devenir histórico de la sociedad humana.

De esta forma desde la formación de la sociedad humana el hombre crea sus relaciones sociales sobre la base de la familia, cuestión que ha mantenido ocupado en cada período histórico a filósofos, antropólogos, sociólogos y psicólogos por citar algunos investigadores, que han incursionado en esa problemática.

Según Federico Engels[1] el momento de la evolución histórica de familia es a partir de la etapa prehistórica y se sustenta en los estudios del investigador norteamericano Morgan, quien descubre que en la sociedad primitiva la gens es la base de la organización social, cuyo origen se asocia a la familia punulúa, incluso a otras formas inferiores donde la línea materna constituía el criterio de descendencia, de esta forma la gens matriarcal precedió a la patriarcal. Si su mérito estuvo en haber desafiado enigmas no resueltos sobre la antigüedad, su limitación estuvo en la incapacidad de analizar el fundamento económico social y mostrar la dialéctica del desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción, tarea desentrañada por Engels.

En realidad, en la época prehistórica las condiciones del medio y las elementales capacidades humanas no tenían otras posibilidades de éxito que no fueran a través de la cooperación, pero no por principios morales regidos por la sociedad, sino que sobre la base de la procedencia étnica común a esas comunidades, se establecían vínculos de la familia como una unidad económica y el medio donde que el hombre buscaba para satisfacer las necesidades, al arte. Evidencias encontradas nos muestran no sólo las características y formas de elaboración de sus instrumentos de producción, sino como inclusive a través de estos se han descubiertos huellas que muestran una actividad humana cuyo fin era el desarrollo espiritual de las comunidades gentilicias.

Con el surgimiento del esclavismo se observa una tendencia a la consolidación de las relaciones intra familiares; manifestaciones artísticas como las esculturas, la música y el teatro se trasmiten de una generación a otra a través de las relaciones de la familia que se manifiesta como una institución básica y primaria en la formación del gusto artístico, proceso que se ha extendido hasta nuestros días.

En La sociedad feudal, el cerrado compartimento de los feudos mantuvo fragmentada la sociedad, por lo que las modificaciones económicas, territoriales y culturales que se experimentaron también se reflejaron en las familias; ahora el papel educativo de las mismas y las transmisiones de las manifestaciones artísticas se asentaban en el papel significativo de la religión, las actividades artísticas se orientan en este mismo sentido; al servicio de dios, de esta forma la influencia de las familias en la transmisión del arte es sobre la base de la espiritualidad cristiana.

Posteriormente, entrada la nueva sociedad, el carácter religioso de la familia se sustituye, en ciertos aspectos por lo civil, ella mantiene el papel de transmisión de valores artísticos y hasta la actualidad conserva como función básica el ser fuente de afectos y apoyo emocional.

La percepción de la realidad parte de los objetos sociales, y según lo expuesto hasta aquí, depende no solo de condiciones fisiológicas, entre otras, incluye además, las condiciones históricas – sociales y dentro de ellas papel importante lo ocupa la familia cuyo protagonismo en el proceso de formación de los objetos sociales imprime particularidades psico- sociales.

Se infiere entonces que el hombre en su devenir como sujeto social, transita por la asistencia de la familia en unidad con todo el contexto de relaciones sociales que lo rodean.

Vista así, la familia se transforma en célula básica de la sociedad caracterizada por la interacción de diversos procesos materiales y espirituales. Ella es vista como un grupo social básico creado por vínculos de parentesco o matrimonio presentes en todas las sociedades[2] La familia se instituye en una forma muy importante en que se organiza la vida de los sujetos sociales, de ahí su papel individual y social en tanto actúa de forma directa no solo en la reproducción del género humano, sino en su propia existencia, que sustentada en su función educativa, influye en el desarrollo espiritual y estético de sus miembros y en la formación del gusto artístico.

En el orden de la espiritualidad una función significativa de la familia es la referida a la producción subjetiva, de esta forma la familia no se debe limitar a la mera filiación biológica(la relación de la pareja es importante) de ella se exalta su papel en el orden simbólico, elemento que condiciona una determinada pertenencia social con sus correspondientes leyes o modelos de educación y disciplina, es en este proceso intra familiar donde surgen las identificaciones hacia ciertos rasgos de los padres entre los que se destacan los valores culturales y sociales.

El ambiente familiar es decisivo en la formación de un gusto artístico determinado por cuanto las familias inculcan códigos de conductas a sus hijos que constituyen formas de fijar y transmitir la continuidad de la cultura.

Al incorporarse a la escuela y la comunidad, los sujetos sociales adoptan comportamientos hacia una manifestación del arte característico de sus padres, que, en correspondencia al modelo de educación, prevalece(amén del poder que puedan ejercer otros agentes socializadores), resulta pues necesario, abordar a la familia como patrón evaluativo, recordando que ella produce vida, sociedad y cultura.

La extracción social de las familias acorde a los estratos sociales (obrera, intelectual, empleados campesinos y otros) impacta en sus gustos artísticos, ya que imprimen costumbres y tradiciones disímiles sostenidos a partir de mecanismos transmisores que van pasando de generación en generación. Por consiguiente, el nivel de instrucción, y por supuesto, su visión acerca del mundo que lo rodea, son elementos que permiten comprender las particularidades evolutivas del consumo cultural del joven y su proyección.

El proceso generacional, es decir, la continuidad de una generación a otra, suele ser selectiva dada porque los jóvenes sólo asimilan de las familias algunas normas y valores transmitidos de padres a hijos, otros son rechazados, en este orden de cosas resulta oportuno retomar ideas de I.S.Kon, (1982) señala que en la esfera de orientaciones de consumo, el tiempo libre y los gustos artísticos, aun cuando se asimilen determinadas normas y patrones, hay más divergencias que en lo referido avalores sociales, elementos posibles debido a la renovación de la cultura, los cambios en la moda, la utilización del tiempo libre, entre otros.

A juicio de la autora, la validez de tales consideraciones está en que da cobertura, como ya se ha abordado con anterioridad, a la influencia de otros agentes socializadores que actúan en la formación de los gustos artísticos.

Resultado necesario insistir en que la familia ejercen un papel decisivo en la etapa inicial de enfrentamiento de los sujetos con la sociedad, sin embargo, en la medida en que este se incorpora a la escuela y la comunidad se pueden producir cambios en su estado emocional o confort psicológico alcanzado en el hogar, provocando, en algunos casos, sentimientos de antipatía o simpatía ante determinadas manifestaciones del arte consideración posible pues el segmento juvenil va a la búsqueda y adaptación de un escenario distinto y nuevo.

En la obra antes citada se valora la actividad rectora de los jóvenes significando la profesional, de ahí el gran interés por conocerse, por eso van a la búsqueda de habilidades investigativas y capacidades para planificar su vida, crear un ideal de moral y auto conciencia.

Resulta de gran importancia esta independencia manifestada en los jóvenes observada fundamentalmente en grupos de amigos incidiendo en un debilitamiento de la influencia de los padres, cambios en su estilo de vida y nuevas aspiraciones, se desarrolla un acercamiento íntimo con otra persona de forma significativa que puede influir en sus gustos artísticos. Se destaca en este acercamiento a los grupos de pares, denominación dada a las relaciones de amistad que se establecen entre ellos, amistad ante todo como vivencia emocional.

La práctica ha demostrado que estos grupos de pares entre amigos se efectúan teniendo en cuenta, generalmente, la misma edad, sexo, posición social y nivel de instrucción, desarrollándose entre ellos un mundo más objetivamente, aprenden además a medir y comparar sus pretensiones de acuerdo con sus posibilidades.

Ahora bien, una de las principales influencias de estos grupos la constituye la escuela donde el joven pude escapar, en el mejor de los sentidos, de las restricciones de sus orígenes sociales, ya que interactúa en un contexto distinto donde explora y reacomoda sus gustos artísticos.

La afinidad entre los jóvenes es superior, debido a que aumenta la cantidad de tiempo que pasan juntos si lo comparamos con la familia, tal situación provoca en ellos la aceptación de nuevas normas y criterios que pueden llevar a una inclinación o profundización de determinado gusto artístico.

Merece destacar que los jóvenes reflejan un sentimiento muy importante de estabilidad y bienestar teniendo por base el hecho de sentirse o saber merecer el respeto y amor de sus iguales con lo cual aumenta el reconocimiento de sus amigos.

Se ha de tener en cuenta que la relación entre amigos está determinada por las propiedades individuales y personales que tiene el joven formado, en cierta medida, y por las particularidades del amigo a fin y su actividad. Esta relación del amigo a fin consolidada en la etapa universitaria tiende a ser más estable debido al contenido de la actividad que realizan y la necesidad emocional y de contacto entre ellos por lo que puede incidir en el gusto artístico.

Se ha hablado de la relación de amistad en los jóvenes, pero resulta importante destacar que la misma está precedida por una comunicación regular, condicionada por una proximidad espacial que tiene su base en la comunidad donde vive.

La familia forma parte de un contexto comunitario con el cual se establecen relaciones que mediatizan la conformación de los gustos artísticos. Por la importancia que tiene la comunidad desde el punto de vista teórico, profundizar en algunas aristas conceptuales en torno a la misma, independientemente a las definiciones empleadas, es considerarla como un contexto donde se genera, transforma y consolidan los gustos artísticos.

Al hablar de comunidad se maneja en nuestro medio la comunidad estudiantil universitaria, aspecto que tendrá su virtual tratamiento con mayor rigor a partir de determinar su definición, rasgos que la caracterizan y visualizan en la Universidad de Ciencias Pedagógicas.

Teniendo en cuenta el factor geográfico y lugar de residencia, la comunidad se divide en rural o urbana, ellas poseen condiciones diferentes en su desarrollo y en la instrumentación del sistema de comunicación artística.

Es típico de las comunidades urbanas gran variedad de actividad laboral que condicionan la existencia de profesionales, técnicos y asalariados en gran escala, concentrándose en ellas la industria, la ciencia, la información y una variedad de instituciones artísticas dotadas de condiciones que permiten una mejor contribución a la organización de la actividad vital humana, permitiendo que la utilización del tiempo libre sea superior, elementos que tributan a un movimiento cultural mayor.

En las comunidades rurales dominan las labores agrícolas fundamentalmente, el movimiento de otros tipos de actividad, por tendencia es inferior, comparándolo con las zonas urbanas, elementos que se reflejan en la esfera cultural, cotidiana y hasta doméstica, siendo por tendencia el sistema de comunicación artística menos viable.

El papel de la familia, los grupos de pares la escuela y la comunidad en el proceso de asimilación y desasimilación de sus gustos artísticos es parte de la labor educativa que se va gestando en el contacto directo de los sujetos y su incorporación a la sociedad.

Así, el proceso educativo comprende dos eslabones: el formalizado y el no formalizado, el no formalizado incluye a la familia, a los amigos, a la comunidad y en ellos es posible una influencia directa en los sujetos sociales, que si es positiva ocurre un traslado de apreciación de las manifestaciones del arte hacia el fortalecimiento del gusto artístico.

Ya en la esfera formalizada encontramos a las instituciones (educativas, políticas, de masas, entre otras) y dentro de ellas se inserta la escuela interesada en formar al hombre en correspondencia a los fines que se persiguen en una sociedad dada.

La Educación.

La educación en sentido amplio de la palabra es formación del hombre, un proceso que acompaña a la sociedad humana a lo largo de la historia y contribuye al desarrollo de la conciencia en lo referido a la fijación de ideales y actitudes, por ello aporta conocimientos, sentimientos, valores y fijen los sujetos permanencia, sistematicidad, continuidad y relaciones objetivas, contribuyendo de esta forma al gusto artístico.

Los sujetos sociales y la sociedad en su conjunto son participantes activos del proceso de educación, condicionado la formación o deformación de un gusto, recuérdese que en la etapa moderna el filósofo Inmamuel Kant al referirse al gusto decía que este era innato, que constituía “un interés desinteresado” por tanto no es posible negar la actuación de factores externos en su formación y en ello la educación juega un papel importante ya que a través de la misma se transmiten experiencias histórico- sociales y de la cultura humana contribuyendo además a determinados rasgos de la personalidad.

Sobre la base de la educación surge y se desarrollan profundas raíces de tradiciones y costumbres reflejadas en las escrituras, la música, la danza, la pintura, entre otras manifestaciones del arte capaz de expresar la impresión de los objetos sociales ante los sucesos de la vida real (ya sea en su posición de artista o receptor) como elementos de engranaje de las relaciones de producción de una sociedad dada.

Así ocurría la etapa prehistórica donde aún no se podía hablar de educación a través de una institución formalizada. El carácter sistematizado de la educación podemos observarlo desde la sociedad esclavista, en ella se habla de un hombre integral capaz de dominar aspectos desde lo artístico a partir de presupuestos, aunque se convierte en educación de clases, pero se despierta a través de ella el gusto por las artes, ideas de Sócrates, Platón, Aristóteles han influido en una determinada acepción. Platón por ejemplo, se refería a una educación del hombre integral desde el arte como medio que garantizaría su formación, sin embargo el arte era para Platón el movimiento de la idea (idealismo). Aristóteles vincula su teoría del alma con la educación, subdividiendo esta en tres tipos que incluía manifestaciones artísticas como la música y la pintura con el fin de desarrollar sentimientos estéticos.

En estas primeras civilizaciones educar era aprender a vivir, su amor por aprender manifestaciones artísticas y literarias constituyeron un aporte a la educación.

En la Edad Media el contenido de la educación estaba muy influido por la religión, se crearon escuelas monacales, episcopales, parroquiales y otras, en el contenido de las primeras aparecían las “Siete Artes Liberales” distribuidas en el “trivium” (gramática, Retórica y Dialéctica) y el “cuadrivium” que contenía aritmética, geometría, astronomía y música, todas sustentadas en expresiones artísticas capaces de expresa los matices de la época[3].

Durante la etapa renacentista se dio un importante impulso a la cultura clásica romana y griega, las instituciones educativas reflejan el desarrollo cultural de la época destacado por el escritor humanista francés Francisco Rebeláis (1494 – 1553) quien observa la necesidad de una educación multifacética para el desarrollo individual, la creatividad y su actividad, así como el pensador humanista inglés Tomás Moro (1478 – 1535) quien concedía gran importancia a la educación integral y general.

Con el desarrollo del capitalismo y toda la etapa posterior a su desarrollo, las instituciones educativas se amplían, existe un realce en torno a la educación y su carácter integrador. Merece un espacio en la etapa inicial las concepciones pedagógicas de hombres como Juan Amos Comenius (1592-1670) con su base sensualista en sus fundamentos (conocimiento del mundo real sobre la base de la percepción directa el realismo y los principios intuitivos); otros pedagogos que aportan a la educación al análisis del desarrollo multifacético del hombre fueron John Locke, Rousseau, Pestalozzi, Owen,entre otros.

El surgimiento del Marxismo en el siglo XIX y su entorno a la comprensión materialista de la historia esclarece la naturaleza social de la educación, su carácter histórico y la necesidad de un desarrollo integrar de los sujetos sociales.

Esta breve reflexión de la educación muestra que en las formas de asimilación de todo el legado cultural ha ocupado un papel significativo la educación formalizada y dentro de ella el sistema educativo a través de la escuela con miras en lo artístico.

La educación artística entra dentro del ideal artístico de cada sociedad, en ella el arte se erige como una de las formas de la conciencia social directamente vinculada al sistema de relaciones sociales.

A juicio del esteta Moisés Kagan, “La Educación Artística es la formación de la actitud del hombre hacia el arte, incluye en primer lugar, la educación del amor al arte, de la necesidad interna de tener contacto con él, y en segundo lugar, el desarrollo de la comprensión del sentido del arte, de su valor específico y su lenguaje figurativo.” [4]

Nótese que Kagan aprecia la educación artística como proceso especializado que lleva implícito conocimiento y amor hacia las manifestaciones del arte, elementos con los cuales coincidimos, agregándole su contenido histórico-social, los cuales cultivan una actitud hacia el arte y el gusto artístico.

La educación como institución formalizada se sustenta en las instituciones educativas, concentradas a través del proceso docente – educativo en las escuelas, en ellas el arte cumple su función educativa a través de dos aristas, las instituciones artísticas encargadas de enseñar las diferentes manifestaciones del arte y la educación artística presente en todo el sistema de instituciones educativas.

Nos ocupa la educación artística a través de una institución, de ahí que podamos hacer las siguientes consideraciones sometidas al juicio del lector.

La base del sistema de instituciones educativas tiene como punto de partida el proceso docente educativo a través de dos vías: curricular y extra curricular.

En la vía curricular se observa que los planes de estudio conciben el sistema de contenidos en correspondencia a la carrera a fin incluyendo además, sentimientos artísticos, emociones, cuestión que se ha de reflejar en la forma en que se transmiten los conocimientos y el modo de dialogar de la cultura en general (recuérdese que cultura y educación son dos conceptos inseparables).

En la vía extra – curricular interactúa el conjunto de influencias de la escuela como centro organizador de la labor extraescolar y extradocente, así como toda la sociedad en su conjunto, ella es considerada como condición esencial para que se unan en un proceso único la actividad de la enseñanza, las actividades artísticas, el tiempo libre de los estudiantes y demás tareas en el orden social y político.

A juicio de la autora, esta última es una vía importante en el proceso de reeducación de los gustos artísticos por eso exige de una correcta planificación y orientación por el personal docente y administrativo encargado de su organización de manera tal que se tribute al rol fundamental que exige la formación de un joven acorde a los intereses y fines que persigue la sociedad, quiere esto decir que se instrumenten acciones desde lo artístico capaz de consolidar en los educandos rasgos identitarios.

La vía extra curricular se divide en extra docente y extra escolar, ambas desarrollan los intereses cognoscitivos, culturales y espirituales, las capacidades creadoras, el interés por sus carreras, la cultura artística y la cultura en general, por eso una adecuada planificación y uso hacen de esta vía una necesidad social, imprescindible para la formación de nuestros jóvenes universitarios.

Una de las supremas responsabilidades de las instituciones educativas lo constituye la transferencia consciente de los conocimientos y experiencias, donde los sujetos sociales van adquiriendo autonomía e independencia, base para la consolidación de sus gustos artísticos.

Y efectivamente, en la actividad de los sujetos merece diferenciar el proceso de transmisión de la información y el proceso de transmisión comunicativa, en el primero actúan dos sujetos; el activo (que elabora y transmite esa información) y el pasivo (que la obtiene); en el segundo, ambos participantes son sujetos activos pues el resultado deseado de la actividad práctico material y espiritual se genera en la actividad conjunta que es para cada uno de ellos activa, por eso la educación debe ir del proceso de transmisión de información a la interacción comunicativa.

Se abre pues una necesidad para el sujeto que está dada en transformar la realidad en correspondencia con sus intereses, sus necesidades, sus deseos, sus capacidades, sus aspiraciones. Aquí juega un papel importante la orientación educativa, ya que esta se constituye como un proceso de aprendizaje que promueve, tanto los recursos personales como sociales de los sujetos y grupos donde se insertan, permitiendo así organizar o reestructurar los proyectos de vida, objetivos, aspiraciones y estrategias para alcanzarlos.

Las actividades artísticas dentro de las instituciones educativas forman parte de la educación de cada pueblo ya que son el reflejo del avance que va adquiriendo la conciencia social y condicionan la cultura artística.

De esta forma cada sociedad establece las bases del hombre que quiere formar, y uno de sus objetivos es que el hombre conozca el arte, lo domine, por eso ha estado presente en cada fin, estrategias o acciones.

En tal sentido, la educación como agente socializador, es educación del pensamiento, los sentimientos y la razón, proceso que se da a lo largo de toda la vida, que se institucionaliza a través de la escuela y que posibilita condiciones favorables para crear y aprovechar las manifestaciones del sistema arte en la formación y desarrollo de un gusto artístico, tal consideración es posible pues se fusionan dialécticamente el sistema de conocimientos científicos con el sistema de concepción del mundo, de esa forma se enriquecen los conocimientos artísticos y estéticos.

El sistema de comunicación artística.

Oportuno es reflexionar, desde el punto etimológico en el significado de la palabra comunicación; este proviene del latín “communis” que significa compartir, tener comunicación con alguien. Desde el punto de vista psicológico es interrelación entre las personas en el proceso de actividad (relación sujeto-sujeto), parte inseparable del ser social y medio de formación y funcionamiento de su conciencia individual y social, por eso a de verse el acto de comunicarse asociada a la categoría actividad que caracteriza la función que tiene el sujeto en su interrelación con otros sujetos.

Autores como G. P. Predvechni y Yu A.Sherkovin (1986) realizan un análisis de la comunicación no sólo desde el punto de vista de lo colectivo, sino lo individual reconociendo el papel que desempeña este último en el proceso de formación de la personalidad y su transformación en sujeto social (función de socialización), los clásicos del marxismo al referirse a estos elementos explicaron la actividad laboral del hombre y su desarrollo paralelo a la formación de la conciencia humana, proceso que condicionó la necesidad y surgimiento del lenguaje y la comunicación, procesos que nos dicen como la esencia social del hombre se revela a través de ella.

Liev S, Vigotsky también hace alusión a esta problemática al decir que “…Cuando el arte se desgaja del trabajo y empieza a existir como actividad autóctona, introduce en la obra de arte el elemento que antes estaba constituido por el trabajo; el sentimiento penoso que exige una solución lo suscita ya el propio arte, pero su naturaleza permanece invariable”[5].

Se observa aquí el claro papel de la actividad humana como elemento de comunicación, asociados a la producción material y psíquica producto social de la cooperación de los hombres entre sí, consideraciones válidas y retomadas en la concepción marxista.

Otros textos consultados de Lomov, B, F, (1989) aborda diferentes aristas desde el punto de vista psicológico. A juicio de los autores la vida de los hombres en sociedad da a la comunicación diferentes funciones, destacándose tres que actúan unas con otras y forman un todo único con relación a la participación de cada persona en el acto de comunicarse, resumidas en:

  • Informática – comunicativa (transmisión y recepción de la información).
  • Regulador – comunicativa (regulación de las personas respecto a sus semejantes).
  • Afectivo – comunicativa (esfera emocional del hombre).

Elementos que la autora comparte ya que en el proceso de formación y desarrollo de los gustos artísticos el hombre percibe determinadas manifestaciones del arte, las asimila y regula creadoramente y emocionalmente en su yo, momento que se observan en la labor de la familia, la escuela, la comunidad y la propia educación,

Esta naturaleza social de la comunicación humana transmite un papel importante a los intereses, las actitudes, los sentimientos de quienes se comunican, elementos que se encuentran contenidos en los signos y mensajes empleados.

Se ha de tener en cuenta que en el proceso de comunicación los signos constituyen mecanismos socializadores que integrados a la actividad social regulan su propia conducta pudiendo variar en correspondencia a la experiencia social ya que dependen de la formación, nivel educacional, ocupación, región de origen, entre otros factores.

Al hablar del sistema de comunicación se tiene en cuenta la interrelación siguiente; el emisor te expone un mensaje capaz de expresar a través de él un sentimiento que mediante un proceso de codificación se convierte como tal y envía a sus receptores que la descodifica e influye en sus actitudes y comportamientos (paso básico para poder efectuar la comunicación). Tal proceso se ha observado a lo largo de la evolución filogenética e histórico social a través de los órganos sensoriales.

Por su parte las sensaciones, por sí mismas, brindan informaciones de las cualidades aisladas de cada objeto o fenómeno del mundo que los rodea, pero asociada a un todo y mediante la percepción del objeto, no es una simple copia del mundo exterior, pues el papel activo de la personalidad hace que vaya reflejando y condensando las condiciones de esa realidad exterior, reflejándose subjetivamente en su conciencia, obsérvese la relación existente entre el acto de percibir y una determinada actitud hacia lo percibido asociada a una impresión emocional de las instituciones establecidas. En ello ha jugado un papel significativo los signos o mensajes, capaces de cambiar el estado del receptor, pues expresa lo que existe.

Coincidiendo con las partes del sistema de comunicación humana, el sistema de comunicación artística se manifiesta mediante la relación artista- obra- preceptor.

El artista a través de sus potencialidades, es encargada de elaborar y transmitir la información evidenciándose aquí la relación sujeto – objeto, él es capaz de expresar en sus obras ideas, sentimientos, imaginación, conocimientos, emociones e interpretación de la realidad objetiva imprimiéndole un sello personal (talento) capaz de garantizar la relación de la actividad artística creadora en toda su dimensión asociada a su maestría y sustentada en un método que se expresa en el carácter consciente de la actividad que realiza.

La obra artística como segundo eslabón es el intermedio entre creador y receptor es centro de un proceso mediante el cual el artista antes de crearla la piensa y la imagina, cuando se independiza funciona como objeto de percepción artística.

El tercer eslabón lo constituye la percepción artística, acto que está condicionado por el sistema de comunicaciones psíquicas.

El esteta Kagan se refiere a estos momentos y declara como un don del preceptor la asimilación de la información artística o decodificación a partir del cual se desarrollan todo un sistema de preferencias y emociones, por lo que se podría concretar que la percepción artística es la base para la formación de sentimientos artísticos que condicionan la formación del gusto artístico.

Tales apreciaciones la consideramos válidas ya que es evidente que los sujetos sociales en su función de preceptores actúan como co-creadores artísticos despertando sentimientos e inclinaciones artísticas que contribuyen a la formación del gusto artístico.

Estudios psicológicos desarrollados por Vigotski lo expresan, en la obra antes citada él declara la necesidad de examinar la obra de arte a partir de lo que provoca en los sujetos y se refiere a la reacción funcional, puntos de vistas coincidentes con la presente autora.

El sistema de comunicación artística supone una armonía entre los eslabones que lo integran, no obstante, la percepción artística como proceso tiene para la presente investigación gran significado debido a que es aquí donde se armoniza imaginación y emoción tributando así al gusto artístico.

Se infiere pues, que al percibir una obra artística se obtiene no sólo conocimientos sino una reacción emocional por lo que la obra debe expresar su sentido en la búsqueda de su inserción más plena en la vida social y se produzca una aprehensión por los sujetos sociales.

Esta capacidad que tienen los sujetos sociales de percibir artísticamente la realidad se asocia al desarrollo de la empatía o capacidad de percibir emocionalmente lo que se expone, aceptar o no con todas sus ideas y sentimientos.

Sin dudas, la vivencia empática de los sujetos a través de la actividad artística hace que perciban las ideas como convicciones sentidas profundamente, y así tributan al gusto artístico.

Una conclusión a juicio de la autora muy oportuna esta en que un sistema de comunicación artística bien estructurado provocará placer y necesidad consolidando armónicamente los gustos artísticos que se vienen desarrollando a través del primer contacto de los individuos con la sociedad.

Por eso se entiende que lo importante del sistema de comunicación artística no es la finalidad de hacer que se cumpla solamente, sino todo el estado emocional que lleva implícito y que debe desarrollar.

Se quiere hacer constar además, que aunque en el lenguaje de educación popular no se valoran los medios audiovisuales e informáticos dentro de la comunicación, es oportuno reflexionar brevemente en torno a ellos ya que a través de los mismos se expone un mensaje que puede ejercer influencia en los gustos artísticos de los jóvenes.

En este punto de la reflexión se valora que en la actualidad el desarrollo alcanzado por los medios de comunicación internacional han ampliado el abanico de las agencias socializadoras, uno de sus mitos es la informatización de la sociedad, el uso desmedido de la comunicación electrónica y dentro de ella la televisión y el video, acercándonos a una cultura que invade la esfera doméstica y la social.

En tal sentido se amplía la oferta de modelos identificatorios hacia el gusto artístico de los jóvenes ya que la televisión y el video constituyen poderosos instrumentos de diseminación cultural artística del mundo moderno que pueden, no siendo bien tratados, tender un velo para que nuestros jóvenes se sientan atraídos.

Según la presente autora, los factores abordados en su interrelación constituyen agentes socializadores que actúan en el proceso de formación y desarrollo de los gustos artísticos, por eso al estudiar su comportamiento en una institución educacional debe conocerse cómo en ese joven han actuado otros factores en el transcurso de su vida que han moldeado una determinada inclinación, siendo imprescindible un enfoque integrador que considere sus gustos artísticos, se ha de buscar una mezcla dinámica que englobe lo que ellos portan lo cual daría un impulso al desarrollo de la cultura artística y su enriquecimiento.

El contraste entre el impacto del constante desarrollo científico técnico contemporáneo y la tendencia globalizadora, en un escenario mundial donde actúan políticas neoliberales, trae consigo la necesidad de nuevas exigencias en el orden social y cultural del personal que se forma como educadores, siendo estos capaces, en los marcos de su comunidad de estudio, proyectar y defender su identidad cultural.

En tal dirección, la orientación hacia la comunidad juega un papel importante, en busca de ampliar la participación del hombre y su existencia mediante el rescate de modelos identitarios que contribuyan a la consolidación de la cultura nacional e influyan en la formación, desarrollo y consolidación de sus gustos artísticos.

Conclusiones

En la formación de los gustos artísticos influyen factores de diversa índole. Los factores sociales son los responsables del establecimiento de relaciones a partir de las relaciones que establecen entre los sujetos, y como ya se ha visto, actúan en cualquier sociedad pues forman parte del sistema social en general.

Los factores sociales expresan la base esencial para hablar del fundamento real del objeto de los gustos artísticos e inciden en su constante retroalimentación, ellos constituyen aspectos importantes capaces de erigirse en elementos significativos debido a que expresan aspectos esenciales dentro de la formación de la personalidad.

Bibliografía

  1. Engels, Federico.  El Papel del Trabajo en la Transformación del mono en Hombre. Obras Escogidas. La Habana. Editorial de Ciencias Políticas.  1971
  2. ___________Dialéctica de la Naturaleza Obras Escogidas. La Habana. Editorial de Ciencias Políticas.  1971
  3. Encuentro de Experiencias Comunitaria www.monografia.com (Consultado en marzo 2000)
  4. Kagan Moisés Lecciones de Estética Marxista Leninista. La Habana: Editorial Arte y Literatura. 1984.
  5. Lomov, B, F, El Problema de la Comunicación en Psicología. La Habana: Editorial Pueblo y Educación. 1989
  6. Predvechni G. P y Yu A.Sherkovin en Psicología Social. Editorial Política,   La Habana, l986.
  7. Rodríguez, R “Enfoques curriculares para el siglo XXI.” Revista Educación Y Cultura, marzo – julio 1993.
  8. S.Kon, Psicología de la edad juvenil. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1982
  9. Vigotsky, L, S, Psicología del Arte. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1980.


[1] Engels “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado” Pág. 35

[2] Enciclopedia, Encarta 2001

[3] Brito, Martínez y otros, 1973.

[4] kagan, Lecciones de Estética Marxista Leninista Pág. 162

[5] Vigotsky, L, S, Psicología del Arte. Pág. 301

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Céspedes Acuña, Julia: "Aproximación de algunos factores sociales que influyen en la formación del gusto artístico" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, marzo 2013, en http://caribeña.eumed.net/formacion-gusto-artistico/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.