LA GESTIÓN DEL CAPITAL INTELECTUAL: UN ANÁLISIS EN EMPRESAS DE LA SIDEROMECÁNICA CUBANA

Resumen:
El capital intelectual, entendido como la combinación holística de los activos intangibles que desarrollan ventajas competitivas, representa un factor esencial en la sustentabilidad de las organizaciones. Por ello es importante estudiar la efectividad de la gestión de estos recursos intangibles en la práctica, con el fin de definir las variables que están siendo menos atendidas y tomar medidas correctivas. El objetivo de este trabajo es mostrar los resultados de un estudio empírico sobre la gestión del capital intelectual en un grupo de empresas de la industria sideromecánica en Cuba. Para ello se utiliza la técnica del cuestionario, que es aplicado a una muestra de 58 empresas. El componente mejor gestionado es el capital humano. Los intangibles menos atendidos son los vinculados con la satisfacción y capacidad creativa del personal; investigación y desarrollo; relaciones con proveedores; inversiones en proyectos medioambientales; responsabilidad social con el territorio.

Palabras clave: Capital Intelectual, activos intangibles, gestión de intangibles.

INTRODUCCIÓN 

La importancia de la gestión eficiente del conocimiento en el desarrollo sustentable de las organizaciones es ampliamente reconocida en el ámbito académico y profesional. Existen en el mundo muchas evidencias científicas que demuestran el efecto multiplicador que tienen los activos intangibles sobre el desarrollo sustentable de las organizaciones. Sin embargo, en Cuba se ha estudiado  poco la vinculación entre el capital intelectual y la generación de valor económico, lo que hace que exista un conocimiento limitado de aquellos factores que, dadas las particularidades de la economía y sociedad cubana, pueden influir en mayor o menor medida sobre el éxito o fracaso de las organizaciones. Esta situación coloca barreras a la gestión efectiva de los factores intangibles en las empresas cubanas.

Los estudios conceptuales y empíricos realizados en Cuba sobre los intangibles, se enmarcan en tres grupos fundamentales: en primer lugar, los más frecuentes, dirigidos a realizar propuestas para la creación o perfeccionamiento de sistemas de gestión del conocimiento; en segundo lugar, las investigaciones enfocadas a la valoración y registro contable de la propiedad industrial y otros intangibles que regularmente son reconocidos en el estado de situación de las empresas; en tercer lugar se encuentran los trabajos que persiguen el objetivo de diseñar procedimientos para la medición del capital intelectual de las organizaciones, a partir de la experiencia de los modelos internacionales, y que respondan a las condiciones de la Isla.

Sin embargo, han sido insuficientes los estudios dirigidos a indagar sobre el estado actual de la gestión del capital intelectual en las empresas cubanas. La mayor parte de ellos se ha tratado como estudios de casos, desarrollados para la validación de modelos o procedimientos de medición de capital intelectual, ofreciendo, por esta razón, resultados muy limitados.

EL CAPITAL INTELECTUAL Y LA CREACIÓN DE VALOR EN LAS EMPRESAS 

En la actualidad es ampliamente reconocido el papel hegemónico del valor económico como criterio fundamental en la administración de una organización (Weston y Brigham, 2001; Reyes, 2002; Gitman, 2003; Mascareñas, 2004; Brealey, Myers, Allen, 2008; Viloria, Nevado, López, 2008; Ledesma, 2008; Ravelo, 2009; Infante, 2009; Borrás, 2010).

El éxito de una organización no reside solamente en la calidad de un producto o servicio, el incremento de las ventas  y la obtención de utilidades. Es necesario también alcanzar un rendimiento sobre los recursos invertidos superior a la media del sector, unas tasas de crecimiento sostenibles y una administración eficaz del riesgo. La generación de valor, entendida como un rendimiento financiero superior a la rentabilidad normal del mercado de capitales, representa hoy el paradigma de la administración estratégica de la empresa. Se crea valor solamente cuando el rendimiento es superior a la tasa mínima de rentabilidad exigida por los inversionistas (Viloria, Nevado, López, 2008). Se genera valor cuando se obtienen resultados por encima de los resultados medios del sector. Ello significa que la organización alcanza ventajas competitivas sostenibles a partir de estrategias corporativas que se apoyan tanto en los activos tangibles como en los intangibles.

Entonces, en el centro de la atención de la administración debe estar la siguiente pregunta: ¿cuáles son los principales inductores de valor?, con el fin de trazar estrategias que refuercen la creación de valor. La generación de valor se debe convertir en el objetivo económico fundamental de la organización y por tanto en un criterio determinante para su gestión eficaz y eficiente.

El concepto de valor económico debe entenderse como el reconocimiento social a los resultados de la organización y por la tanto está estrechamente vinculado a la sustentabilidad de la misma. Esta última, a su vez, está  orientada a “satisfacer las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades” (GRI, 2006).

Para garantizar el desarrollo sustentable, la organización no puede limitarse al mero cumplimiento  de sus responsabilidades económicas y legales, también debe tener una participación activa en la mejora de la sociedad. Se trata del desarrollo de internalidades y externalidades positivas, socialmente responsables, que no son otra cosa sino generación de activos intangibles, vinculados a mejores desempeños económicos, medioambientales y sociales.

El desempeño económico sustentable y socialmente responsable eleva el reconocimiento de los sujetos económicos que tienen relación directa o indirecta con la empresa y por ende aumenta el valor económico de la misma. Es indudable la vinculación entre el incremento de los flujos financieros futuros esperados, los cuales determinan  el valor económico de la empresa, y la gestión de activos intangibles. Variables de capital intelectual como el compromiso de los trabajadores y directivos o la imagen de la organización ante clientes, proveedores, instituciones financieras y organismos gubernamentales influyen decisivamente sobre la valoración de la empresa.  Las organizaciones que perviven y lideran los distintos sectores de actividad son las que adoptan como visión estratégica la necesidad de actuar antes y mejor que las demás, lo que les permitirá cumplir con el objetivo último de generación o creación de valor para los propietarios, los clientes, los empleados (Martínez, 2002) y cumplir cabalmente con su responsabilidad social.

La importancia del conocimiento en la administración ha sido enfatizada en la literatura internacional. Nonaka (1991) afirma que el conocimiento es la única fuente de ventajas competitivas duraderas. Los conocimientos son los activos intangibles más importantes (Sveiby, 2001; Bueno, Salmador, Merino, 2008),  los que llevan la vanguardia en la creación de valor en las organizaciones (Rivero, 2009). La evolución de la economía mundial se dirige a la generación de riqueza asociada principalmente a elementos de carácter intangible, que con frecuencia se agrupan e identifican como conocimiento (Ochoa, Prieto, Santidrian, 2010).  Se trata de una nueva sociedad y una nueva economía, que tienen como atributos fundamentales: información, conocimiento y aprendizaje (Hernández, 2006).

DEFINICIÓN Y COMPONENTES DEL CAPITAL INTELECTUAL

El análisis de las definiciones de capital intelectual que aparecen en la literatura especializada  (Edvinsson y Malone, 1997; Bontis, Dragonetti, Jacobsen y Roos, 1999; Roos, Roos, Dragonetti y Edvinsson, 2001; Viedma, 2004; Kristandl y Bontis, 2007; Rivero, 2009; Ochoa et al., 2010; Bueno, Salmador y Merino, 2008; entre otros) muestra las siguientes regularidades en sus definiciones:

  1. Siempre se asocia con el conocimiento
  2. Se identifica con activos o recursos intangibles
  3. Incluye factores humanos, estructurales, relacionales y su combinación holística
  4. Se enfatiza en la vinculación del Capital Intelectual con la generación de valor
  5. Expresa un proceso dinámico de acumulación de riqueza producto del conocimiento

Teniendo en consideración el estudio realizado, se propone el siguiente concepto de capital intelectual: combinación holística de activos intangibles basados en el conocimiento, creado por los recursos humanos y aplicado a las estructuras, procesos, relaciones e influencia social de la organización, con capacidad de desarrollar ventajas competitivas sostenibles y por lo tanto de generar valor económico.

El capital intelectual debe estar estructurado en cuatro componentes: humano, estructural, relacional y social (Borrás, Ruso y Campos, 2011d).

El capital humano es definido por Edvinsson y Malone (1997) como la combinación de conocimientos, habilidades, experiencia, inventiva y capacidades individuales de los trabajadores de una empresa. Nevado y López (2002) lo definen como los conocimientos, aptitudes, motivación y formación del personal. El componente capital humano hace referencia al conocimiento (explícito o tácito e individual o social) que poseen las personas y grupos, así como su capacidad para generarlo, que resulta útil para la misión de la organización (Bueno et al.,2011). Es importante subrayar que el capital humano no se limita a la acumulación de conocimientos en forma de aptitudes y capacidades, sino también como valores y actitudes (Bueno et al., 2011). No se debe constreñir el concepto de capital humano solamente a la acumulación de conocimientos y habilidades, obviando su carácter de relación social (Morales, 2009).

El capital humano representa el conocimiento de las personas y colectivos en términos de valores, actitudes, competencias y habilidades que tributan al beneficio de la organización. 

Edvinsson y Malone (1997) definen el capital estructural como la infraestructura que incorpora, forma y sostiene el capital humano y permite trasmitir y acumular el material intelectual. Bontis (1998) afirma que son los mecanismos  y estructuras que pueden servir de soporte a los empleados para optimizar su rendimiento intelectual y con ello al rendimiento empresarial en su conjunto. Ochoa, Prieto y Santidrian (2010) incluyen dentro del capital estructural, por un lado, elementos internos actualmente operativos como la infraestructura, procesos y cultura empresarial y, por otro, elementos que aluden a la capacidad de renovación de la empresa y a los resultados de la innovación en forma de derechos comerciales protegidos, propiedad intelectual, etc.

El capital estructural representa el conjunto de activos intangibles vinculados a la cultura organizacional, la infraestructura, los procesos y la innovación que tributan al desarrollo sostenible de ventajas competitivas.

El capital relacional se refiere al valor que genera para la empresa la forma de relacionarse con el exterior (Rivero, 2009). Se explica como el conjunto de recursos ligados a las relaciones externas de la empresa, así como las percepciones que los inversores, acreedores, clientes, proveedores y otros agentes tienen de la organización (Proyecto Meritum, 2002). El capital relacional incluye los flujos de información y conocimiento de carácter externo atados al negocio (Bueno et al., 2008).

El capital relacional se entiende como el conjunto de activos intangibles resultantes de las relaciones estables con los agentes externos, vinculados a la actividad de la organización, para el intercambio de productos, servicios e información y que generan ventajas competitivas.

Es necesario resaltar el interés que paulatinamente ha suscitado un conjunto de intangibles que ha sido denominado capital social.  Bueno – CIC (2003) marca tres etapas en el desarrollo de los principales modelos de capital intelectual. La primera con un enfoque financiero-administrativo en el período 1992-1998; la segunda con un enfoque estratégico-corporativo de 1997 a 2001; y la tercera con un enfoque social-evolutivo de 2001 a la actualidad.

En esta tercera etapa aparece el capital social en algunos modelos, entre los que se destacan: American Society for Training and Development (ASTD, 2000): USA; Nova (Camisón, Palacios y Devece, 2000): España; KMCI (McElroy, 2001): USA; Intellectus (Bueno – CIC, 2003): España; Modelo de la Universidad de Matanzas (Rivero, 2009): Cuba; Modelo de la Universidad de La Habana (Borrás, Ruso, Campos, 2011b). Bueno et al. (2011) concibe dentro del capital social las siguientes variables: colaboración y participación en la gestión pública; imagen corporativa y visión de la organización en los medios de comunicación; desarrollo de la dimensión medioambiental; relaciones con actores sociales; reputación corporativa. El capital social se define como el conjunto de activos intangibles, relacionados con la integración, compromiso e impacto en el territorio y en la sociedad en general.

INVESTIGACIÓN EMPÍRICA: ANÁLISIS DESCRIPTIVO DE LA GESTIÓN DEL CAPITAL INTELECTUAL EN EMPRESAS CUBANAS

 OBJETIVO Y FORMULACIÓN DE HIPÓTESIS 

El objetivo del estudio es evaluar la gestión del capital intelectual en una muestra de 58 empresas de la sideromecánica cubana y detectar las variables que menor atención reciben actualmente. El estudio fue realizado durante el primer semestre del 2012.

H1: El capital humano es el componente que mayor atención recibe pero no enfatiza en las variables vinculadas con la creatividad y la motivación.

H2: Es deficiente la gestión del capital estructural, limitándose a la gestión de la calidad.

H3: El capital relacional se enfoca fundamentalmente a los clientes.

H4: Existe una baja gestión de los intangibles relacionados con el impacto ambiental y la responsabilidad social con el territorio.

H5: No se divulga la información referida al capital intelectual. 

METODOLOGÍA 

Para dar respuesta a las hipótesis propuestas, ante la necesidad de reunir datos primarios de las empresas, se utilizó como método de investigación la encuesta y la entrevista. Se utilizó la técnica del cuestionario cerrado el  procedimiento de recogida de la información fue el envío del cuestionario por correo electrónico.

El procedimiento tiene los inconvenientes asociados a este método, entre ellos, que la tasa de respuesta es muy reducida, que el encuestador pierde el control sobre quién cumplimenta el cuestionario y que pueden existir preguntas mal entendidas sin que exista un entrevistador capacitado para orientar al encuestado. Sin embargo, este método tiene como ventaja que se evitan los desvíos en las respuestas por la influencia del encuestador y que el cuestionario llega a empresas que radican lejos de los investigadores.

El cuestionario se envió vía electrónica a los directores generales de 170 empresas de todo el país del sector de la sideromecánica con más de 30 trabajadores. Este procedimiento tuvo un índice de respuesta del 34%.

La selección de este sector parte de la intención de los investigadores de trabajar el sector industrial por la importancia que tiene para Cuba el desarrollo y crecimiento de este, y parte de un estudio realizado de varios sectores industriales (agricultura, alimentos, construcción y sideromecánica) para la determinación del grupo de expertos, resultando el sector seleccionado el de mayor nivel de respuesta y marcado interés por el estudio.

DISEÑO DEL CUESTIONARIO 

La primera parte del cuestionario contiene preguntas de carácter general para el reconocimiento de la institución solicitando el nombre de la empresa y se clasifica por el sector de actividad que pertenece y por la cantidad de trabajadores que posee.

A partir de ese momento el cuestionario presenta 15 preguntas cerradas con dos tipos de respuestas, un tipo de pregunta se responde mediante escala likert de selección y otro tipo de preguntas se ha tratado como variable dicotómica. 

Lo anterior obedece a la clasificación del capital intelectual relacionada con aspectos de desempeño, habilidades y capacidades humanas, calidad de procesos y productos, innovación, investigación y desarrollo, relaciones con clientes y proveedores, impacto territorial, acción social y responsabilidad ambiental. 

Para ello se elaboraron tres tipos de preguntas: un primer grupo dirigido a valorar el grado en que se miden y gestionan los aspectos relacionados con las hipótesis (H1, H2, H3, H4), y otro destinado a confirmar la hipótesis H5 sobre la elaboración de informes y su divulgación a usuarios externos de las empresas. 

RESULTADOS OBTENIDOS

La primera conclusión a que se arriba es que la gestión del capital intelectual en las empresas encuestadas es satisfactoria, lo que se corresponde con el sistema económico y social cubano que ha ponderado durante muchos años el papel de los intangibles.

Cuba ha fortalecido las inversiones y los estilos de dirección que potencian la educación, la vinculación ciencia, tecnología y sociedad y la importancia de los valores humanos para el desarrollo exitoso de las organizaciones. Sin embargo, se pone en evidencia que aún hay variables de capital intelectual que no tienen la debida atención en un grupo significativo de empresas.

Aún es insuficiente la gestión de intangibles tan importantes como motivación, estimulación moral o material, el trabajo en equipo y la capacidad de adaptación a innovaciones tecnológicas y organizativas (Tabla 1). El énfasis fundamental en la gestión de los recursos humanos se está haciendo en la capacitación, la estabilidad y las condiciones de trabajo, minimizando el papel tan significativo que deben jugar los intangibles más relacionados con los valores y sentimientos.

Tabla 1: Medición y gestión del Capital Humano

GESTIÓN

CAPITAL HUMANO

BAJA

ALTA

Estimulación moral o material

33%

67%

Calificación laboral

21%

79%

Satisfacción y motivación

45%

57%

Estabilidad laboral

28%

72%

Capacidad de adaptación a innovación  tecnológica, y organizativa

40%

60%

Trabajo en equipo

52%

48%

Empleados creativos

29%

71%

Condiciones de trabajo seguras

16%

84%

Fuente: Elaboración Propia

Los indicadores de gestión de capital humano menos utilizados son aquellos que miden la satisfacción laboral y la participación de los trabajadores en las decisiones de innovación empresariales. En ambos casos la cantidad de empresas que utiliza estos indicadores es muy baja, 17% y 29% respectivamente. Es preocupante que la mayoría de las empresas no mida y gestione dos de los intangibles que generalmente son multiplicadores del valor económico de la empresa. La contribución que el capital humano puede hacer al desarrollo de la organización depende del compromiso, la motivación de los trabajadores y directivos y su participación en las decisiones que se tomen 

Tabla 2: Utilización de Indicadores para medición y seguimiento del Capital Humano. 

VARIABLES A MEDIR

% de empresas que utilizan indicadores

Capacitación del personal

71

Evaluación del desempeño

78

Satisfacción de empleados

17

Estabilidad Laboral

57

Participación en decisiones e innovaciones empresariales

29

Accidentalidad laboral

60

Fuente: Elaboración propia 

El mayor énfasis se hace en indicadores tales como la evaluación del desempeño,  la cantidad de acciones de capacitación,  el cumplimiento de los planes de capacitación, la  fluctuación laboral, el índice de abandono y ausentismo,  la antigüedad promedio; el índice de frecuencia de accidentes laborales, el plan de prevención de riesgos, índice de pago por accidente del total de gastos de salario, entrega e inspección de medios de protección a trabajadores. 

Es significativo que la innovación tecnológica, la investigación y desarrollo de nuevos procesos y productos tengan una gestión tan baja en un gran número de empresas (Tabla 3). Esto incide en el desarrollo técnico productivo y económico al no contar con una estrategia para crear nuevos productos que ofertar a sus clientes. 

Tabla 3: Medición y gestión del Capital Estructural. 

GESTIÓN

CAPITAL ESTRUCTURAL

BAJA

ALTA

Desarrollo de nuevos/mejores procesos

28%

72%

Desarrollo de nuevos/mejores productos y servicios

26%

74%

La existencia de sistemas de calidad

17%

83%

Desarrollo de Tecnologías de la Información y las comunicaciones

36%

64%

Investigación y Desarrollo

34%

66%

Fuente: Elaboración propia 

En este sentido, indicadores como nuevos productos creados o mejorados en el año y rentabilidad por línea de productos son los menos utilizados (Tabla 4). El  29% de las empresas no miden el desarrollo y creación de productos ni su rentabilidad, esto puede traer como consecuencia la pérdida de clientes claves al no ser una empresa intensiva en innovación de procesos y/o productos. Se evidencia que los mayores esfuerzos están dirigidos hacia la elevación de la calidad de los productos ya existentes pero esto no es suficiente para el desarrollo sostenible de la organización.

Tabla 4: Utilización de Indicadores para medición y seguimiento del Capital Estructural. 

VARIABLES A MEDIR

% de Empresas que utilizan indicadores

Nuevos procesos desarrollados en el año

33

Nuevos productos creados o mejorados en el año

29

Calidad del funcionamiento de los procesos

67

Rentabilidad por línea de producto

29

Nuevas TICS implementadas en el año

34

Fuente: Elaboración propia

 Es notablemente baja la importancia que se otorga a la divulgación y promoción y de sus productos y servicios, esto responde a una insuficiente cultura de  orientación de la gestión hacia el mercado, de estrategias de penetración de mercado y  marketing (Tabla 5). En el 76% de las empresas encuestadas está presente este problema.

Por otra parte es preocupante el número de empresas que no considera importante gestionar la relación y satisfacción de sus proveedores, cuando en la economía actual es una fortaleza y un intangible invaluable el contar con proveedores que respalden los procesos productivos o de servicios, otorgando créditos y facilidades de pago, respondiendo con la entrega ágil y en tiempo de productos, es decir, contar con el respaldo eficiente y comprometido de los proveedores al proceso productivo o de servicios.

Tabla 5: Medición y gestión del Capital Relacional.

GESTIÓN

CAPITAL RELACIONAL

BAJA

ALTA

Satisfacción del cliente con los productos y servicios que se brindan

21%

79%

Lealtad de los clientes

26%

74%

Divulgación y promoción de productos y servicios

76%

24%

Relaciones duraderas con proveedores

41%

59%

Establecer relaciones duraderas con clientes

17%

83%

Satisfacción de sus proveedores

62%

38%

Fuente: Elaboración Propia 

Un elemento que claramente es medido por las empresas es la satisfacción de clientes y la cartera de clientes, sin embargo existen otros indicadores importantes como nuevos clientes, rentabilidad por cliente y clientes perdidos que es medido por pocas empresas. Si bien es importante mantener los clientes existentes la empresa debe trazar una estrategia para captar nuevos clientes.

Tabla 6: Utilización de Indicadores para medición y seguimiento del Capital Relacional.

VARIABLES A MEDIR

% de empresas que utilizan indicadores

Nivel de satisfacción de clientes

62

Cartera de clientes más antiguos

43

Nuevos clientes

36

Clientes perdidos

21

Rentabilidad por cliente

24

Productos satisfechos por proveedores claves

34

Cartera de proveedores claves

43

Nivel de satisfacción de los proveedores

38

Fuente: Elaboración propia 

Aunque a nivel de país en Cuba se hacen notables los esfuerzos para potenciar el desarrollo económico y social sustentable, aún existen deficiencias en la gestión de variables como inversiones en proyectos ambientales, programas de apoyo a la comunidad y en menor medida la educación a los trabajadores sobre el impacto de su actividad al medio ambiente. El 64% de las empresas no realizan inversiones en proyectos ambientales.

Tabla 7: Medición y gestión del Capital Social

GESTIÓN

CAPITAL SOCIAL

BAJA

ALTA

Protección y conservación del medioambiente

22%

78%

Inversiones en proyectos medioambientales

64%

36%

Reciclaje los desechos

19%

71%

Iniciativas para mitigar los impactos ambientales de los productos y servicios

29%

71%

Seguridad y protección de los trabajadores (entrega de medios de protección)

12%

88%

Educación  de los trabajadores sobre el impacto de su actividad en el medioambiente

33%

67%

Responsabilidad de la entidad con el territorio

21%

79%

Aportes de la entidad a la sociedad

24%

76%

Firma de convenios de colaboración con instituciones políticas y de masas del territorio

31%

69%

Programas de apoyo a la comunidad

40%

60%

Presencia de la entidad en los territorios

26%

76%

Fuente: Elaboración propia 

Es significativo como el 97% de las empresas presenta información a usuarios internos, a través de informes periódicos al Consejo de Dirección e informes solicitados por los organismos superiores. Sin embargo es preocupante que solo el 9% exponga información en las Notas a los Estados Financieros, lo cual denota que la gran mayoría no se hace pública a usuarios externos información sobre Capital Intelectual.

Tabla 8: Empresas que informan sobre aspectos del Capital Intelectual

INFORMES

% de empresas que exponen información

En Notas a los Estados Financieros de la Contabilidad

9%

En Informes periódicos al Consejo de Dirección

76%

En Informes solicitados por el Organismo Superior

61%

NO se emite ningún informe periódico

16%

Fuente: Elaboración propia

CONCLUSIONES 

  • Los activos intangibles de una organización juegan un papel muy importante en la generación de valor económico por cuanto representan un factor decisivo para el desarrollo sustentable de las organizaciones y la creación de ventajas competitivas.
  • En las empresas de las sideromecánica cubana el capital humano resulta ser el componente mejor gestionado, sin embargo, existe una gestión insuficiente de intangibles como motivación, estimulación moral o material, el trabajo en equipo y la capacidad de adaptación a innovaciones tecnológicas y organizativas.
  • Dentro del capital estructural de las organizaciones encuestadas existe una deficiente gestión de variables como innovación tecnológica, la investigación y desarrollo de nuevos procesos y productos.
  • La variable donde mayor énfasis hacen las empresas analizadas, dentro del capital relacional, está referida a satisfacción del cliente, siendo insuficiente la divulgación y promoción y de sus productos y servicios, así como la relación y satisfacción de sus proveedores.
  • Existen deficiencias en la gestión de variables como inversiones en proyectos ambientales, programas de apoyo a la comunidad y educación a los trabajadores sobre el impacto de su actividad al medio ambiente dentro del capital social.
  • El 97% empresas hacen pública la información relativa a aspectos humanos, organizacionales, relacionales y sociales fundamentalmente en a usuarios internos, pero no la hacen pública a otros usuarios externos de la información. 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 

Andriesson, D. (2005) “Implementing the KPMG value explorer: Critical success factors for applying IC measurement tools”, Journal of Intellectual Capital, 6 (4), pp. 474-488

Bontis, N., Dragonetti, N. Jacobsen, K. y Roos, G. (1999) “The knowledge toolbox: a review of the tools available to measure and manage intangible resources”. European Management Journal, Vol. 17 (4), pp. 391-401

Bontis, N., Fitz-enz, J. (2002) “Intellectual capital ROI: a causal map of human capital antecedents and consequents”, Journal of Intellectual Capital, 3 (3), pp. 223-247

Borrás, F. (2010, junio) “La gestión financiera en el proceso de dirección de las empresas cubanas”. Nueva Empresa: Vol. 6 (1) pp.29

Borrás, F., Ruso, F., Campos, L. (2010) “Resultados y retos de un estudio sobre valoración del Capital Intelectual en la Universidad de La Habana”, Revista Cubana de Contabilidad y Finanzas COFIN Habana, 4, pp.10

Borrás, F., Ruso, F., Campos, L. (2011a, febrero) “Valoración del Capital Intelectual: propuestas y retos”, Artículo presentado en el Congreso Internacional “Encuentro bicentenario”  Valladolid, España.

Borrás, F., Ruso, F., Campos, L. (2011b, junio) “Resultados y Retos de un estudio sobre valoración del Capital Intelectual en organizaciones cubanas”, Artículo presentado en el Evento Internacional de Contabilidad, Auditoria y Finanzas. La Habana, Cuba.

Borrás, F., Ruso, F., Campos, L. (2011c, junio) “Medición e información contable del capital intelectual: experiencia cubana” Revista Vestigium del Departamento de Finanzas y Administración, División de Ciencias Sociales y Administrativas, Campus Celaya Salvatierra, Universidad de Guanajuato, México.

Borrás, F., Ruso, F., Campos, L. (2011d, octubre) “Bases conceptuales para un modelo cubano de medición e información contable del capital intelectual” Revista Cubana de Contabilidad y Finanzas COFIN Habana. Edición especial.

Brealey, R., Myers, S. Allen, F.  (2008) “Principles of Corporate Finance”, International Edition: Mc Graw Gill

Bueno, E., Longo, M., Merino, C., Murcia, C., Real del, H. y Salmador, M. (2011) “Propuesta de nuevo Modelo Intellectus de Medición, gestión e información del Capital Intelectual”, Madrid: CIC, Universidad Autónoma de Madrid

Bueno, E., Salmador M. y Merino M. (2008) “Génesis, concepto y desarrollo del Capital Intelectual en la economía del conocimiento: una reflexión sobre el modelo Intellectus y sus aplicaciones”, Estudios de Economía Aplicada, Vol. 30.

Cañibano, L. y Sanchez, M (2004) “Medición, gestión e información de intangibles: lo más nuevo”, Barcelona: Deusto

Castelo, B., Lima, R. (2006) “Corporate social responsibility and resource-based perspectives” Journal of Business Ethics, Vol. 69 (2) pp. 111

Davey, J.; Schneider, L. y Davey, H. (2009) “Intellectual capital disclosure and the fashion industry”, Journal of Intellectual Capital, Vol. 10 (3) pp.401-424

Deegan, C. (2006) “Legitimacy theory, in Hoque, Z. (eds) Methodological issues in accounting research: theories and methods”. London: Spiramus.

Díaz, M. (2008) “Fundamentos teóricos de la Contabilidad del conocimiento y su incidencia en la auditoría del Capital Intelectual”. Rev. Quipukamayoc. Vol. 15 (30).

Durst, S.  (2008) “The relevance of intangible assets in German SMEs”, Journal of Intellectual Capital, Vol. 9 (3), pp. 410-432.

Dumay, C., John, J. (2009) “Intellectual capital measurement: a critical approach”, Journal of Intellectual Capital, Vol. 10:2. pp.190-210

Edvinsson, L. y Malone, M. (1997) “El Capital Intelectual: cómo identificar y calcular el valor de los recursos intangibles de su empresa”. Barcelona: Gestión 2000

Gitman, L. (2003)  “Fundamentos de administración financiera”, México: Mc Graw Gill.

Global Reporting Initiative (2006): «Guía para la elaboración de memorias de sostenibilidad”, Global Reporting Initiative, Holanda, <http://www.globalreporting.org//.

Gutierrez, H., Pérez, E. (2007) “Los sistemas ABC/ABM en las fases de identificación, medición y valoración del patrimonio intangible empresarial” Artículo presentado en el XIV Congreso AECA, España

Hernández, R. (2006). “Activos intangibles: utilización de enfoques para su medición”. Artículo presentado en el Evento Ibegecyt, La Habana, Cuba.

Infante, J. (2009, junio) “La sociedad del conocimiento y la Contabilidad en el Siglo XXI” Artículo presentado en el VI Evento Internacional de Contabilidad, Auditoría y Finanzas, La Habana, Cuba.

Instituto Universitario Euforum Escorial (1998) “Medición del Capital Intelectual. Modelo Intelect”, Madrid

Karagiannis, D., Nemetz, M. y Bayer, F. (2009) “A method for comprehensive intellectual capital management and reporting: the case of BOC information systems”, Journal of Intellectual Capital, Vol. 10 (1), pp. 93-108

Kristandl, G. y Bontis, N. (2007) “Constructing a definition for intangibles using the resource based view of the firm”. Management Decision, 45 (9), pp. 1510-1524

Ledesma, Z. (2008) “Procedimiento para el perfeccionamiento del análisis de las políticas crediticias en empresas y sucursales bancarias cubanas”. Tesis de doctorado inédita, Universidad Central “Marta Abreu” de las Villas.

Lev, B., Zarowin, P. (1998). “The Boundaries of Financial Reporting and how to intend them” Working Paper. Intangibles and Capital Markets Conference. New York University.

Martínez, F. (2002) “Gestión estratégica del conocimiento”. Santander: Universidad de Cantabria.

Mascareñas J. (2004) “Introducción a las Finanzas Corporativas”. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.

Medina, L., Planas, Y. (2012, junio) Estudio comparativo de la cantidad de informes de responsabilidad social emitidos por las empresas al Global Reporting Initiative (GRI) Revista Cubana de Contabilidad y Finanzas COFIN Habana N.º 2, abril-junio, 2012, pp. 39-43

Nevado, D. y López, V. (2002) “El Capital Intelectual: valoración y medición. Modelos, informes, desarrollo y aplicaciones”. Madrid: Prentice – Hall.

Nonaka, I. (1991) “The knowledge-creating company”, Harvard Business Review, November/December, pp 96-104

Ochoa M., Prieto B., Santidrian A. (2010) “Estado actual de los modelos de Capital Intelectual y su impacto en la creación de valor de empresas de Castilla y León” Valladolid: Consejo Económico y Social de Castilla y León

Ortiz, J. (2011, junio) “La Contabilidad del conocimiento y la complejidad”. Artículo presentado en el VII Encuentro Internacional de Contabilidad, Auditoría y Finanzas. La Habana

Ramírez, Y. (2003) “Necesidad de información sobre el capital intelectual en los Estados Financieros” artículo presentado en el XII Congreso AECA, Cádiz, España.

Ravelo, A. (2009, junio) “Efectos de la optimización  financiera de la empresa sobre el registro contable, la liquidez de las partidas y su expresión en el balance general” Artículo presentado en el VI Evento Internacional de Contabilidad, Auditoría y Finanzas, La Habana, Cuba.

Ravelo, A. y Borrás, F. (2011, junio) “La administración financiera: retos para la empresa cubana”. Nueva Empresa: Vol. 7 (2) pp.17

Reyes, M. (2002) “Teoría y práctica de la estructura financiera empresarial y la eficiencia económica. El caso Cuba”. Tesis de doctorado inédita, Universidad de La Habana.

Rivero, D. (2009) “Modelo conceptual de medición del Capital Intelectual y un procedimiento para su implementación. Caso hotelero”. Tesis de doctorado inédita, Universidad de Matanzas “Camilo Cienfuegos”, Matanzas, Cuba.

Roos, J., Roos, G., Dragonetti, N. y Edvinsson, L. (2001) “Capital Intelectual”. Buenos Aires: Paidós

Sonnier, M. (2008) “Intellectual capital disclosure: higt-tech versus traditional sector companies” Journal of Intellectual Capital, Vol. 9 (4) pp. 705-722

Stella, V. (2001) “El desafío de la Contabilidad Financiera frente a la nueva economía: una propuesta viable”.  Artículo presentado en la XXIV Conferencia Interamericana de Contabilidad. Boiaca Punta del Este, Uruguay.

Sveiby, K. (2001) “Intellectual Capital and Knowledge Management” Consultado el día 5 de Julio de 2011 de la World Wide Web: http://www.sveiby.com/articles.htm

Viedma, J. (2004) “CICBS: a methodology and a framework for measuring and managing intellectual capital of cities. A practical application in the city of Mataró”, Knowledge Management Research and Practices, Vol. 2 (81), pp. 13-30

Villacorta, M. (2012, marzo) “Revelación de la información voluntaria sobre el Capital Humano en los Informes Anuales de las empresas cotizadas”. Revista Cubana de Contabilidad y Finanzas COFIN Habana, pp.63-71

Viloria, G., Nevado, D., López, V. (2008) “Medición y valoración del Capital Intelectual”, España: Fundación EOI

Weston, J. y Brigham, E. (2001) “Administración Financiera”, México: Mc Graw Gill.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Borrás Atiénzar, Francisco y Campos Chaurero, Lisi: "La gestión del capital intelectual: un análisis en empresas de la sideromecánica cubana" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, octubre 2013, en http://caribeña.eumed.net/gestion-capital-intelectual/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.