LA IDENTIDAD PROFESIONAL: UNA CUALIDAD ESENCIAL PARA LA FORMACIÓN INICIAL DEL PSICOPEDAGOGO

La identidad profesional constituye una cualidad esencial en la formación inicial del psicopedagogo dado por la complejidad y singularidad de lo objeto, campo y esfera de actuación. No obstante se advierten limitaciones en el accionar y en los modos de actuación de los estudiantes del 1er. año de la carrera en cuanto a la concientización del desempeño profesional y el sentido de partencia en su proceso de formación; por otra parte se evidencia insuficiente sistematización de los contenidos que desde el currículo permitan contribuir a la identidad profesional, particularmente en la disciplina Fundamentos Pedagógicos de la Educación. En tal sentido se propone elaborar acciones o vías que promuevan la identidad desde el 1er año con el fin de propiciar desde los primeros años de esta un comportamiento acorde a las exigencias de la sociedad cubana actual.

Introducción

La formación de profesionales de la educación en Cuba se caracteriza por un proceso en continuo perfeccionamiento desde una concepción que involucra los conocimientos y los sentimientos en función de las crecientes exigencias que en el plano formativo precisa el docente para un desempeño eficiente de sus tareas y funciones.

Las carreras pedagógicas tienen la misión de formar a los profesionales de la educación en diferentes especialidades, dentro de las cuales se significa la de Pedagogía Psicología, la que por su importancia social y complejidad requiere de determinadas cualidades y valores asociados al rol profesional del psicopedagogo.

La formación inicial del psicopedagogo debe prepararlos integralmente para dirigir de forma eficiente el proceso de enseñanza-aprendizaje, además, para desarrollar la orientación educativa a la familia, educadores, educandos, miembros de su comunidad.

Se debe destacar la importancia y actualidad del tema debido a las funciones sociales que este desempeña, es de interés  contribuir desde la formación inicial a conformar la identidad hacia la profesión y de esta manera incidir en la misión y visión de la carrera declarada en el Proyecto Educativo. “La formación inicial y contemporánea del psicopedagogo”

En su labor profesional se diferencia de otras carreras pedagógicas porque realiza la orientación como actividad especializada y la asesoría a directivos, lo que indica que su preparación debe estar en correspondencia con la de los cuadros de dirección de los centros escolares u otras instituciones relacionadas con sus esferas de actuación.

Por las razones expuestas el colectivo pedagógico que labora en la carrera Pedagogía- Psicología tiene el encargo social de preparar a los estudiantes para que asuman desde la formación inicial del primer año, actitudes acorde a las tareas y funciones de su perfil profesional las que por sus características requieren de sensibilidad humana y un sentido de pertenencia, comprometimiento y amor hacia la profesión.

La praxis permite reconocer la importancia de la carrera Pedagogía Psicología y la aceptación recibida por los bachilleres lo que ha permitido contar con un ingreso aceptable en la universidad pedagógica “Frank País García”, sin embargo, una vez ingresados se aprecian cambios en la motivación hacia la profesión en el primer año lo que indica la pertinencia de ofrecer alternativas que permitan mantener el interés hacia la misma.

Aunque la carrera Pedagogía-Psicología posee un colectivo pedagógico con un nivel de experiencia profesional reconocido por su labor formativa, además de contar en el currículo con disciplinas y asignaturas que aportan los fundamentos filosóficos, fisiológicos, sociológicos, psicológicos, pedagógicos, didácticos e investigativos necesarios para la preparación del psicopedagogo; sin embargo, se advierten limitaciones relacionadas con:

  • § Pobre información aportada en el pre universitario acerca de las características de la carrera y en particular lo relacionado con el rol profesional, se tiende a confundir con la del psicólogo, y no la conciben como inherente a la profesión del psicopedagogo el desempeño de la tarea docente metodológica.
  • § Insuficiente sistematización de los contenidos que desde el currículo permitan contribuir a la identidad profesional, particularmente en la disciplina Fundamentos Pedagógicos de la Educación.
  • § Al no tener conocimientos sobre la identidad profesional del psicopedagogo se les dificulta a los estudiantes de la carrera establecer patrones de comparación sobre este particular.
  • § El proceso de formación de la identidad profesional no se constituye en una estrategia educativa curricular desde el colectivo pedagógico, pues se aborda de forma general el modo de actuación, pero no la identidad profesional.

Estas manifestaciones permiten plantear como problema profesional la necesidad de perfeccionar el tratamiento del contenido identidad profesional en la formación inicial del psicopedagogo.

Por la importancia de elevar la motivación de los estudiantes hacia la carrera Pedagogía Psicología, se considera pertinente iniciar desde el primer año un proceso intencional desde el currículo, dirigido al tratamiento a la identidad profesional como contenido que se constituyen en un resorte motivacional, sin desconocer la incidencia e importancia de otros procesos sustantivos y en particular el modelo profesional que aporta el colectivo pedagógico, de ahí que se proponga como objetivo: La elaboración de un programa de asignatura optativa que contribuya desde el contenido a potenciar la identidad profesional de los estudiantes de la carrera Pedagogía Psicología.

Para la realización del trabajo se utilizaron métodos del nivel teóricos y empíricos.

Métodos teóricos.

Análisis -síntesis: para sustentar los fundamentos relacionaos con la formación inicial y la  identidad profesional del psicopedagogo.

Métodos empíricos.

Encuesta a profesores graduados de la carrera para obtener información y  consideraciones acerca de la formación inicial de psicopedagogos, además, para obtener criterios a cerca de la salida a la identidad profesional del psicopedagogo desde las asignaturas y disciplinas y otras actividades relacionadas con los procesos sustantivos de su formación.

Análisis documental: para la valoración de los documentos rectores del proceso que componen el plan de estudio (modelo del profesional, el plan del proceso docente, los programas de disciplina)

Entrevista a profesores de la disciplina Fundamentos Pedagógicos de la Educación  con el propósito de valorar la factibilidad del programa  analítico optativo y el enriquecimiento del mismo.

Encuesta a estudiantes: con el objetivo de constatar el conocimiento que ellos poseen sobre los aspectos relacionados con la identidad profesional psicopedagógica desde la formación inicial.

Entrevista grupal para explorar los conocimientos previos que tienen los estudiantes acerca de la temática, además para valorar el impacto del programa aplicado a los estudiantes de la carrera Pedagogía-Psicología.

Desarrollo

l. Fundamentos teóricos generales acerca de la formación inicial y la identidad profesional del psicopedagogo.

Las aspiraciones fundamentales de la carrera se concretan en el modelo del profesional para el Plan de Estudio D, en este se fundamenta el objeto de la profesión, el modo de actuación, las esferas de actuación, campos de acción , además los problemas profesionales, los objetivos, funciones asociadas al rol profesional. Es un documento oficial en el que se define la esencia de la formación inicial universitaria en este caso en la carrera Licenciatura en Educación en Pedagogía Psicología.

El objeto de trabajo es el proceso educativo que se materializa en la orientación educativa de estudiantes, familiares y vecinos de la comunidad, en la asesoría psicopedagógica a directivos y profesores, la dirección del proceso de enseñanza-aprendizaje de las disciplinas pedagógicas y psicológicas, y en el desarrollo de la investigación educativa en los contextos donde desarrolla su labor profesional. [1]

Para el psicopedagogo cumplir con su objeto de trabajo debe poseer:

Conocimientos psicopedagógicos acerca de las particularidades psicofisiológicas y sociales en las diferentes edades, así como, métodos y técnicas para el diagnóstico y para desarrollar la orientación educativa. Este debe desarrollar habilidades comunicativas, habilidades para diagnosticar, habilidades para orientar y habilidades para la vida en la sociedad, de ahí su valor sociológico de la labor del psicopedagogo.

A partir del modelo de profesional de la carrera se concretan las funciones y cualidades fundamentales que este debe tener, entre ellas: la docente metodológica; orientadora; investigativa y de superación del psicopedagogo.

En el modelo del profesional se delimitan y explicitan las siguientes funciones:

  • Docente metodológica.
  • Orientadora.
  • Investigativa y de superación.

La función docente metodológica permite planificar, organizar, ejecutar y evaluar el proceso de enseñanza aprendizaje de las asignaturas pedagógicas y psicológicas, así como el diseño de estrategias educativas para la atención a la diversidad, teniendo en cuenta los resultados del diagnóstico. Las actividades metodológicas están encaminadas a perfeccionar la labor educativa y contribuir al trabajo preventivo, además del seguimiento a las necesidades educativas especiales[2].

El rasgo identitario en esta función está dado en que debe cumplirse desde la asesoría a colectivos pedagógicos, directivos o en su propia función como psicopedagogo.

La función orientadora es integradora del resto de las funciones y reafirma la especificidad profesional del trabajo del psicopedagogo, estas se complementan a través de la elaboración de instrumentos para el diagnóstico integral que desarrollen directivos y docentes.

El psicopedagogo participa en la orientación, análisis y procesamiento de la información obtenida; a este le corresponde asesorar a directivos y docentes en cuanto a la labor educativa y los factores que en este intervienen. Este realiza un papel medular en el trabajo preventivo que se lleva a cabo en la institución donde desempeña sus funciones, coordina el trabajo intersectorial, asesora sobre las técnicas de estudio y superación para el perfeccionamiento de la labor educativa.[3]

Esto da cuenta de la importancia de su labor profesional y de la necesidad de constante de investigar y superarse a si mismo para ejercer con éxito su labor profesional.

Otras de las funciones que desarrolla este profesional es la investigativa y de superación; pues debe ser capaz de transformar y resolver los problemas de su entorno educativo mediante: la identificación de los problemas de la realidad utilizando el método científico así como métodos y técnicas de diagnóstico psicopedagógico – en particular estudio de caso- en la actividad educativa profesional cotidiana en los diferentes contextos de su desempeño.

En su actividad planifica, ejecuta y participa en las investigaciones pedagógicas, psicológicas y proyectos investigación de mejoramiento humano. A partir de ello propone diferentes soluciones a los problemas psicopedagógicos utilizando los recursos de idioma materno y la lengua extranjera, lo que le permite realizar una valoración crítica de los resultados de las investigaciones.

El psicopedagogo debe divulgar los resultados y experiencias en eventos científicos de manera que se puedan socializar y perfeccionar en el contexto educativo y otras instituciones sociales. En su desempeño debe estimular y gestionar proyectos educativos a partir de las investigaciones intersectoriales y los resultados del diagnóstico integral, lo que indica que constantemente tiene que superarse para perfeccionar sus aprendizajes.[4]

El análisis casuístico de las funciones y tareas del psicopedagogo confirma que este profesional debe poseer amplios conocimientos filosóficos, sociológicos, fisiológicos, psicológicos, pedagógicos y didácticos que permitan desarrollar con eficiencia el rol profesional; conocimientos y habilidades que no se trabajan  suficientemente por lo que se precisa además de determinados valores y cualidades inherentes a la identidad profesional del psicopedagogo, que desde una visión holística del proceso formativo se conformen y se constituyen constituyan en la base para su actuación en el ejercicio de la profesión.

Se advierte la importancia de realizar estudios dirigidos a potenciar desde lo curricular la identidad hacia la profesión seleccionada, ya que difiere de otras de carácter pedagógico en el énfasis que se realiza en la preparación para la orientación y asesoría, incluso en la función docente metodológica tiene características que la tipifican en función del tipo de docencia y educación en la cual se enmarca el ejercicio de su docencia.

Por la labor compleja y humana que realiza el psicopedagogo este debe reunir determinadas cualidades, tales como: compromiso moral, principios éticos y revolucionarios en correspondencia con el ideario martiano, manifestados en el patriotismo, la solidaridad, el humanismo y la intransigencia ante cualquier forma de explotación. Se debe convertir en ejemplo personal desde el cumplimiento de la ética en su actuación profesional tanto en la institución educativa como en la comunidad.

En su accionar tiene que mostrar discreción y honestidad científica con la información obtenida por diversas fuentes y/o por la aplicación, procesamiento y discusión de los resultados para la toma de decisiones y su  identidad profesional debe basada en el amor a la profesión, la sensibilidad ante los conflictos sociales y personales y la motivación por la transformación permanente de la realidad educativa, autoridad profesional expresada en el dominio de sus funciones y tareas profesionales con independencia y creatividad.

Por el rol profesional que el desempeña debe caracterizarlo la responsabilidad y laboriosidad, manifestadas en el conocimiento y la asunción de los deberes profesionales que además requiere de exigencias profesionales en el cumplimiento de las tareas sociales e individuales y en la disciplina laboral y social a la cual le corresponde manifestar otras cualidades como: el tacto , comprensión, autoridad, respeto, veracidad, ecuanimidad, ser bueno en la escucha, tolerante, paciente, entre otras, de forma tal que en la actividad que realiza le permita crear un clima de confianza y constructividad.

A partir de lo que explicita el modelo del profesional se evidencia la peculiaridad de esta profesión, lo que indica que desde el primer año hay que promover modos de actuación en los estudiantes que los conlleven a sentir pertenencia, satisfacción profesional y autoconciencia de la singularidad; en la medida que  se interiorice el compromiso y los intereses profesionales se incrementan, incluso las proyecciones futuras se direccionan para resolver los problemas educativos de los diferentes territorios donde residen los estudiantes.

A partir de esto la carrera tiene como misión la formación inicial y permanente de los psicopedagogos sustentado en una concepción ética y humanista de la Filosofía Marxista-Leninista y martiana que incluye desde la educación en valores, la formación político – ideológica y científico – metodológica, que le permita dirigir el proceso de enseñanza aprendizaje y encaminar la labor educativa desde los diferentes contextos de actuación pedagógica hacia la prevención, asesoría, y orientación para resolver problemas del ámbito educacional en correspondencia con su perfil profesional. (Proyecto Educativo de la Carrera, curso 2011-2012).

La visión está dirigida a consolidar la calidad en la formación de Licenciados en Educación en la especialidad Pedagogía y Psicología acorde a las exigencias que demanda su rol profesional, con vistas a su reconocimiento territorial, nacional e internacional por su excelencia académica, la calidad en sus procesos sustantivos y la pertinencia social de sus programas de formación inicial y permanente, así como de los resultados de la actividad de la ciencia, la tecnología e innovación. (Proyecto Educativo de la Carrera, curso 2011-2012)

Para dar respuesta a las especificidades planteadas se precisa que desde la formación inicial del psicopedagogo se tenga una concepción renovadora caracterizada por una vinculación más sólida de la teoría y la práctica, que les permita contar con los fundamentos gnoseológicos y metodológicos esenciales para desarrollar competentemente las tareas y rol asociados a la profesión dirigido a solucionar los problemas inherentes a la práctica educativa en los diferentes contextos de actuación.

La formación inicial se asume como un proceso continuo, en que el sujeto es un participante activo, reflexivo y comprometido con su aprendizaje, por lo cual se coincide con lo planteado por Fátima Addine y Gilberto García, en “Curriculum y profesionalidad del docente”, concepción que se asumen y sintetizan en las siguientes ideas, las que a su vez constituyen un reto para las universidades de Ciencias Pedagógicas que forman psicopedagogos.

En primer lugar los modelos de formación tienen que estar encaminados a una propuesta transformadora que revelen la formación y a la vez la transformación de la personalidad.

El verdadero protagonismo en los procesos de profesionalización, entendida esta que tiene su base en la formación inicial y debe contribuir al proceso de formación y autoformación a todo lo largo de la carrera.

La formación y desarrollo del modo de actuación del psicopedagogo, desde una sólida comprensión del rol, tareas y funciones, expresada en la caracterización del objeto, los métodos de las ciencias, la lógica de la profesión, en un contexto socio- histórico determinado, deben apropiarse del método para establecer las necesarias estrategias que posibiliten el encargo social desde las individualidades de sus estudiantes en el contexto donde se desarrollan.

La formación inicial del psicopedagogo debe responder a las nuevas concepciones que demanda el currículum de la carrera para de manera sistemática el desarrollo de contenidos que se traduzcan en formas de sentir, pensar y actuar, frente a los problemas concretos que le plantea la vida social.

La formación de un nuevo profesional, reflexivo, competente, crítico, que exige desarrollar el pensamiento alternativo a través del conocimiento en la acción, de la reflexión en la acción y sobre la acción.

La formación inicial es un proceso de aprendizaje donde se presentan los conocimientos, las habilidades inherentes al objeto de la profesión, con todas sus  complicaciones; implica la participación activa, consciente y responsable de los sujetos involucrados en el mismo.

En este proceso de formación es de gran importancia el modo de actuación de los profesores que en los inicios constituyen modelos referenciales de actuación en cuanto a modo de ser, de comportarse y hacer en la práctica profesional pedagógica, que estimule la apropiación y autogestión de conocimientos y métodos, la formación de cualidades inherentes a un educador, y muy particularmente, fomente valores que se sustenten en la ética profesional pedagógica (Novoa, María Caridad 2011)[5]  Esto demuestra la base científica de las ciencias pedagógicas y psicológicas que requiere la profesión.

Según la autora anteriormente referida se trata de dar respuesta a la contradicción entre el cambio educativo y la preparación del psicopedagogo para enfrentarlo de manera eficiente en la vida laboral, por lo que se hace necesario vincular los conocimientos científicos y relacionarlos con las experiencias, las vivencias y los conocimientos de la profesión que acercan el saber y el saber hacer y el ser.

La formación inicial del psicopedagogo le aportan a través de las disciplinas y asignaturas del currículo una preparación teórica y el desarrollo de habilidades dirigidas a su futuro rol profesional, el cual demanda de otros saberes que no siempre se encuentran en la bibliografía, en investigaciones y medios disponibles y que son resultado de la experiencia práctica de quienes, de una forma u otra, están vinculados a la labor educativa. Una mirada a la formación inicial profesional del psicopedagogo permite diferenciar como características inherentes a este proceso las siguientes.[6]

  • Se diferencia de otras carreras pedagógicas ya que en la formación inicial del estudiante de la carrera de Pedagogía Psicología se les debe preparar además de las funciones comunes relacionadas con lo docente – metodológico, la investigativa, de superación y la de orientación, para desempeñar funciones específicas de asesoría a directivos, maestros, familia, grupos y agentes de la comunidad.
  • El proceso de formación inicial se concibe desde la integración de las influencias formativas, su contextualización y actualización permanente en función de perfeccionar el modelo de actuación referencial profesional que le aporta el colectivo pedagógico.
  • La formación del psicopedagogo se potencia con el establecimiento de relaciones intra e ínter disciplinares dirigidas a sistematizar y fortalecer los contenidos que estos reciben en función de su preparación integral.
  • La intencionalidad preventiva, y desarrolladora del proceso que implica ver de forma activa al sujeto de la formación, en el plano académico, práctico e investigativo y como personalidad que debe auto conocerse,   y perfeccionarse.
  • Se da la unidad de lo afectivo motivacional y lo cognitivo instrumental, desde una concepción que implica: aprender a conocer a los sujetos y su diversidad, aprender a relacionarse y comunicarse asertivamente para el adecuado desempeño de la orientación y asesoría, aprender a convivir y solucionar problemas de la profesión, aprender para ayudar y aprender a conocerse en su propia actividad de formación y como formador.
  • El psicopedagogo por la naturaleza de su labor debe poseer valores y cualidades relacionadas con la sensibilidad, la discreción, el humanismo, el tacto, la ética profesional que les permita una adecuada preparación para poder dar respuesta a los problemas profesionales.
  • Tránsito gradual de la dependencia cognoscitiva- instrumental a la independencia para identificar, diagnosticar, trazar estrategias, orientar y asesorar en su actividad específica, particularmente a solucionar problemas en sus contextos de actuación.
  • Tiene como propósito potenciar la apropiación y autogestión cognoscitiva, habilidades y valores, así como ser capaz de, detectar, analizar y dar solución a problemáticas relacionadas con la profesión pedagógica.
  • Es un proceso reflexivo, dirigido a la autorregulación, al desarrollo de la reflexión y regulación metacognitiva. Se expresa la dinámica de lo ínter psicológico y lo intrapsicológico, de lo externo y lo interno en un proceso continuo de crecimiento personal.
  • § El vínculo teoría práctica desde una incorporación gradual, sistemática y cada vez más vinculada a los contextos donde realiza su práctica propiciando desde un acercamiento progresivo a los modos de actuación que deben poseer dirigido a solucionar los problemas profesionales.
  • La concepción curricular es integradora, se dirige a la formación integral del psicopedagogo; las disciplinas del currículo base, el propio y el optativo electivo se complementan y permiten desarrollar los conocimientos, habilidades y valores contextualizados a las características y necesidades de los territorios.

En las nuevas exigencias para su formación inicial se incluye la dirección del proceso pedagógico en la educación superior, por lo cual requiere además de los conocimientos habitualmente asociados a su rol, otros que los preparen para su función docente metodológica, ésta en los últimos años no ha sido una función sistemática en los centros donde laboran los psicopedagogos, solo impartían docencia en las sedes universitarias y no siempre en las disciplinas relacionadas con la psicopedagogía, por tanto no es la función más privilegiada en su desempeño .

Se puede apreciar que en la formación inicial del psicopedagogo exige un comprometimiento e identificación con la profesión desde el primer año de la carrera.

La doctora M. C Novoa (2011) considera la formación inicial del psicopedagogo como: “la formación socio psicopedagógica intencionalmente dirigida a un modelo de actuación profesional, inicialmente referencial y gradualmente práctico laboral, sustentada en los conocimientos, habilidades, métodos , valores, cualidades y competencias que se requieren para desarrollar las funciones, tareas y el rol correspondiente, teniendo en cuenta los problemas profesionales asociados al diagnóstico, orientación, asesoría, investigación en los diferentes contextos de actuación y a la dirección del proceso pedagógico en la educación superior”[7] .

En las consideraciones de la autora referida, queda explicito hacia qué dirección va encaminada la formación inicial del psicopedagogo y como todo proceso este se perfecciona y fortalece gradualmente a partir de los modelos de actuación del colectivo pedagógico los que se constituyen en referentes asociados a la profesión que se interiorizan paulatinamente si cobran significado y sentido para los estudiantes , lo cual permite la apropiación e interiorización movilizando desde lo afectivo –motivacional del proceso de formación.

Para que esta aspiración se concrete es importante fomentar en el estudiante sentido de pertenencia hacia la profesión seleccionada, de manera que el desempeño de la labor educativa se asuma con una actitud positiva y emprendedora, conformándose así la identidad profesional desde los inicios de la carrera.

La identidad profesional psicopedagógica. Su formación y características fundamentales.

El término identidad profesional es asociado a una cualidad que poseen los sujetos que se forman como profesionales, esta hace que se asuman las diferentes actividades y tareas de la formación con interés, agrado y deseos de transformar las problemáticas presentadas en el objeto del trabajo para lo cual se está preparando.

La identidad profesional es un tema abordado por diferentes autores tanto en el ámbito nacional como internacional, entre ellos están:; F. González Rey (1995); M. Fernández (1998); L .M Figueroa (2002); J. L Del Pino (2003); C. Vázquez Durán (2003), F.Álvarez (2004), R. Mérida (2006) M. C Novoa (2011), F. Trejo (2011), M. Despaigne (2012),que desde sus objetos de estudio lo han relacionado con cualidades, habilidades, hábitos, valores, capacidades, motivación e implicación personal, no obstante, en la investigación que se realiza la identidad se aborda desde otra perspectiva, se trata de contribuir a potenciar la identidad hacia la profesión como premisa para la conformación y expresión de la identidad profesional del psicopedagogo, de tal manera que una vez egresado demuestre su concreción al ejercer el rol profesional.

La identidad profesional también es asumida en la literatura científica con el término profesionalidad como proceso de la formación profesional, en el trabajo que se presenta se asume la identidad profesional asociada a la formación inicial del psicopedagogo.

F. González Rey (1995) advierte que la maduración de la identidad profesional es el resultado del desarrollo de la motivación profesional. Cuando la profesión se convierte en una configuración subjetiva que en ella se expresan elementos dinámicos generales de la personalidad; pasando a ser como toda configuración personológica, esta se revela como un elemento esencial de la identidad del sujeto que se consolida en la edad juvenil.

Se coincide con el doctor González Rey al plantear que la identidad profesional se convierta en un reconocimiento y experimentación de las vivencias que el estudiante debe ir desarrollando a través de la motivación y el interés por la profesión; este autor valora de suma importancia el papel de los primeros años de formación universitaria en ese proceso; además muestra una posición abarcadora al reconocer el papel que debe  asumir la universidad pedagógica contemporánea para lograr un profesional identificado con el rol y que mantenga siempre la expectativa de realización tanto profesional como personal.

En este mismo sentido el doctor F. Trejo (2011) considera que el solo hecho de tratarse de identidad profesional, se conjugan rasgos y elementos psicológicos regulados y autorregulados que posibilitan la expresión individualizada del sentido, significación e implicación del sujeto en su actividad profesional. Entonces se trata de que en aquellas formas de expresión individualizada del sujeto en su actividad profesional, se expresan propiedades y cualidades, esta última refleja de modo estable la manera en que transcurren estos procesos internos y que dicen que son ellos y no otros.

Este mismo autor sustenta que la identidad es una cualidad personológica ya que es una manera de expresar la intencionalidad, de reforzar, afirmar determinadas cualidades; no se refiere a cualquier cualidad, sino a aquellas que expresan de una manera u otra el desarrollo de la personalidad.

En estas aportaciones teóricas se aprecia que la identidad profesional es una cualidad personalizada y que se da en cada sujeto de forma diferente en correspondencia con la significación e implicación del sujeto a través de la actividad.

Por su parte N.V Kuzmina (citado por Del Pino Jorge Luís, 2003) valora que el interés hacia la profesión tiene gran importancia para la identidad y precisa que no es el exceso de la práctica ni la experiencia que el sujeto se identifique de forma consciente con la profesión, sino la combinación hábil y estratégica de la tareas teóricas y prácticas en un sistema y una secuencia determinada, lo que decidirá el éxito y la entrega en ese sentido.

Es por ello que se le concede gran importancia a la relación sistemática entre lo académico y lo práctico vivencial, una vez que el estudiante adquiere el conocimiento y lo concretiza en la práctica educativa, se identificará cada vez más con la profesión de forma consciente, a partir de la correcta vinculación de estos dos componentes los estudiantes comienzan a realizar juicios y valoraciones del objeto de trabajo e incluso proponen desde el primer año posibles soluciones a problemas psicopedagógicos en dependencia con el nivel alcanzado.

J. L del Pino (2003) precisa que para contribuir a la formación de la identidad profesional depende en gran medida de las capacidades, motivos, la organización de las tareas, las experiencias de los profesores, los datos verídicos relacionados con las diferentes formaciones, las valoraciones interesantes sobre las experiencias y logros de los estudiantes de otros cursos, así como la ejemplificación de la profesionalidad e incondicionalidad del colectivo pedagógico para contribuir con su formación.

Fernández (1998) resalta que la identidad profesional depende de la autoconciencia profesional la cual  tiene un fuerte componente de variables no estrictamente cognitiva o técnicas y que él define como ese otro conjunto de elementos que hacen referencia al mundo de las actitudes y las opciones personales de autorrealización, la afectividad, el significado del hecho de tener la posibilidad de influir sobre un niño, un joven o un adulto.

Se puede apreciar que el tema es abordado desde una perspectiva holística y cercana a la práctica profesional.

C. Vázquez Durán (2003) en su artículo ¨Una experiencia creativa en la construcción de la identidad profesional, plantea que el proceso de construcción de la identidad profesional, parte de la reflexión individual orientada hacia el reconocimiento y el autorreconocimiento para encontrar en sí mismo los recursos bajo los cuales abordan una realidad social, para movilizar fuerzas internas se parte de tres instancias fundamentales: la conciencia, los sentimientos de ayuda y la creatividad. Esta autora considera posible este aprendizaje desde la interacción con el otro, y es por tanto un proceso social.

Esto presupone que la identidad profesional estará dada por la conciencia de su propia identidad, es decir autoconciencia, y el autorreconocimiento de su sentido de pertenencia hacia la profesión.

A partir de las diferentes concepciones planteadas por los investigadores se pueden determinar las características que tipifican a la identidad profesional como:

Configuración psicológica.

Manifestación integral de conocimientos, capacidades, habilidades y valores asociados al rol profesional.

Sentido de pertenencia y autorreconocimiento hacia la  profesión.

Autoconciencia de la profesión.

Significación e implicación del sujeto en su actividad profesional.

Proceso de construcción de significados y sentidos asociados al rol profesional.

Se forma sistemática y paulatinamente.

Es maduración y el resultado del desarrollo de la motivación profesional.

Es reconocimiento y   experimentación de las vivencias de los estudiantes.

De esta manera se va formando la identidad profesional, en una reflexión personal sobre su quehacer. En esta interacción surge la posibilidad de cambios tanto en el sí mismo como en los otros y a partir de ello es posible crear un marco potencial de desempeño creativo que se enmarca desde hacer, interactuar y reflexionar.

Según Mérida (2006), la construcción de la identidad profesional presupone entre otras cosas, asumir un modo de actuación determinado de situarse ante la construcción de conocimientos por parte del estudiante; además considera que este se hace efectivo si los profesores son capaces de transferir los contenidos de las asignaturas que han impartido a largo de su trayectoria profesional actuando como modelo para los estudiantes, estos aprovecharán las exposiciones de los profesores para aprender, preguntar, cuestionar, u objetar los conocimientos.

Este mismo autor refiere que el docente aportará rasgos que propicien la identidad sí desde la concepción de las clases demuestra habilidades, destrezas y capacidades que integren de forma coherente las diferentes disciplinas. Se coincide en cuanto a que la identidad se propicia si los docentes son modelos de actuación y también si demuestran saberes desde las diferentes disciplinas, no obstante, se ve limitado al componente académico y le resta importancia a la incidencia de los contextos sociales y el perfil de egreso.

Por tanto, se considera que la experiencia de los profesores, el modelo de actuación y el dominio de las diferentes disciplinas son aspectos relevantes para propiciar la identidad profesional, pero estos aspectos tienen que estar estrechamente relacionadas con la pertinencia social de la profesión de ahí la importancia de aprovechar las potencialidades de las asignaturas para promover cambios en ese sentido, enfatizando siempre la vinculación de los contenidos con la realidad social del desempeño así como dando a conocer las vías donde se pueden concretizar el rol.

Es por ello que en el trabajo que se presenta se trata de potenciar la identidad hacia la profesión a través de un programa optativo que trate con mayor profundidad esta temática de manera que los estudiantes pueden tener mayor claridad del rol así como fortalecer la motivación a partir de que en este se exponen situaciones de la realidad laboral del psicopedagogo, por otra parte este programa proporciona que comiencen a incorporar cualidades que son inherentes a este profesional desde el primer año y que van a fortalecer en el segundo cuando se incorporen  al componente laboral.

Por su parte L.M Figueroa (citado por Despaigne, M ,2012) en su artículo “Expectativas, fantasías y deseos” [8]concibe este tipo de identidad como una expresión más de la vida cotidiana escolar, lo cual significa, que se configure bajo el reconocimiento de las particularidades de los sujetos y de los significados construidos en los ámbitos de su vida cotidiana escolar, de aquí se enuncia desde el punto de vista teórico, la relación entre lo individual y lo social en la conformación de la identidad profesional, en cuyo desarrollo influye la historia personal del sujeto, sus condiciones personales de vida y el contexto histórico – social concreto en el que se ha desenvuelto.

Como se evidencia, este autor en su análisis expresa que la identidad se va conformando en la misma dinámica de la vida escolar así como la relación con los otros y la propia experiencia del sujeto junto al contexto social dado.

F. Álvarez (2004) enfatiza que el estudio de la identidad profesional se realiza  sobre individuos situados en un contexto donde se están implementando estrategias de cambio que explícita o se orientan a generar nuevos modos de operar, tanto en el plano de concepciones y herramientas conceptuales como en el de su práctica concretizándose una mejor formación postgraduada y con ello las proyecciones y aspiraciones profesionales que van correctamente orientadas y dirigidas a resolver las exigencias que demanda la sociedad a la educación.

Se coincide con este autor en cuanto a que la identidad se da si el individuo está dispuesto a asumir los cambios en un contexto social determinado y si asume de forma adecuada e interesada los cambios que se requiere de él en el modo de accionar y actuar en función de una mejor formación posgraduada.

Para que esto sea efectivo y transformador el estudiante que se forma como profesional en psicopedagogía debe pertrecharse de conocimientos y herramientas que le permita desde los primeros años de la carrera incorporar el desarrollo de habilidades profesionales que lo conlleve a un desempeño con calidad.

Un análisis a tener en cuenta relacionado con la construcción de la identidad lo constituye la tesis de doctoral de Margarita Despaigne (2011) cuando expresa que la identidad hacia las carreras pedagógicas debe construirse y sistematizarse desde los Institutos Pre Vocacional en Ciencias Pedagógicas (IPVCP) los cuales fueron diseñados con el fin de promover la motivación hacia las carreras pedagógicas. También considera que sí el colectivo pedagógico es capaz de promover actividades y acciones con fines propedéutico, construyen la identidad profesional desde el contexto escolar preuniversitario.

Las aseveraciones de la doctora están claras, no obstante, al estos centros reestructurarse actualmente en mixtos y en otros casos con aulas pedagógicas, en tal sentido le corresponde a las universidades de ciencias pedagógicas seguir buscando las vías para la formación de la identidad hacia la profesión una vez que los estudiantes están en la institución universitaria.

Por otra parte se está de acuerdo en cuanto a que la identidad hacia la profesión se construye y será efectiva en la medida que esta se sistematice a partir de que se cree conciencia sobre la necesidad de formar profesionales de la educación para mantener el sistema revolucionario, y por otra parte, si se sensibiliza a los estudiantes a partir de que se le da a conocer la esencia de cada nivel educativo y de las bondades que ofrece ser profesor así como las posibilidades de superación y de crecimiento personal y profesional.

Se asume las consideraciones de Jorge Luis del Pino, pues este deja claro la intencionalidad pedagógica del proceso de  formación de la identidad, esta se desarrolla no solo si los estudiantes se implican  conscientemente en los procesos de su formación, también es de suma importancia que los profesores expongan junto a ellos: sentido de pertenencia, compromiso, una correcta planificación y organización de las actividades, si muestran sus mejores vivencias y experiencias en el accionar pedagógico, además profundiza en la pertinencia social del desempeño.

En este mismo sentido los profesores en su labor diaria deben mostrar a los estudiantes que todos los procesos que tienen que ver con su formación integral es de interés también para él.

Estas alternativas serán trascendentales en la medida que el colectivo pedagógico de la carrera tenga plena conciencia de la necesidad de contribuir con su accionar a potenciar la identidad hacia la profesión del psicopedagogo desde el primer año y a lo largo de la formación inicial, tomando en consideración que un 62,4 por ciento de los estudiantes de primer año diagnosticados , no seleccionan la carrera en primera opción y por otra parte los territorios han declarado la necesidad de estos especialistas, lo que implica que el trabajo tiene que ser intencional , cohesionado en función de estimular su motivación y consolidar sentimientos y sentido de pertenencia, compromiso e incondicionalidad hacia la profesión.

Es por ello que el aporte de este trabajo está encaminado a reforzar la motivación profesional y consolidar sentimientos hacia la profesión de tal forma que los estudiantes cambien el modo de ver la carrera y puedan realizar esfuerzos para asumir un mejor modo de actuación en relación a ella en su futuro desempeño.

Es de vital importancia potenciar la identidad a través del currículo en el primer año, el cual tiene cierto nivel de flexibilidad para realizar adecuaciones en correspondencia con las necesidades formativas de los estudiantes y las vivencias de los profesores durante los intercambios con estos.

Para potenciar la identidad profesional psicopedagógica desde el primer año es necesario que los profesores aporten en su accionar formativo un modo de actuación referencial acorde a las exigencias del rol profesional, que se constituyan en modelo a imitar por sus estudiantes, además , se precisa que éstos desde las diferentes disciplinas realicen acciones que sistematicen y reafirmen las aspiraciones profesionales.

Es también importante la labor cohesionada del colectivo pedagógico a partir de que se domine y aplique el proyecto educativo de carrera y año. Se considera que si los docentes tienen sentido de pertenencia hacia la profesión, esto le permite incitar a los estudiantes a que participen de forma dinámica, alegre y con compromiso en los procesos sustantivos universitarios a lo largo de su formación inicial.

Se reconoce la importancia de los componentes académico-laboral e investigativo en este proceso de formación. Una concepción integral de la formación inicial del psicopedagogo contribuye a que los estudiantes asuman cualidades que lo identifiquen de forma positiva hacia la carrera y en otro sentido incrementen la responsabilidad por las disímiles tareas a las que se van a enfrentar durante la vida profesional.

En el caso específico del psicopedagogo que es un especialista que orienta y asesora, este debe tener cualidades que lo identifiquen como tal y que a la vez lo distingan y tipifiquen, tales como ser poseedor de conocimientos filosóficos, fisiológicos, sociológicos, psicológicos, pedagógicos, didácticos y comunicacionales, y al mismo tiempo sea portador de valores morales asociados al humanismo, la responsabilidad laboriosidad, solidaridad.

El psicopedagogo por las funciones que desempeña debe desarrollar valores como: responsabilidad, justeza, honestidad, humanismo, discreción   paciencia entre otros.

Debe lograr un comportamiento autorregulado, poseedor de una autovaloración adecuada, ser capaz de establecer un clima de confianza y seguridad, tomar decisiones acertadas, comunicarse con asertividad, persuasivo, ser bueno en la escucha y un observador atento y perspicaz; carismático, tiene que incitar confianza; en la dirección del proceso de enseñanza aprendizaje, expresar un conocimiento de las ciencias pedagógicas y psicológicas de la educación.

Estas entre otras cualidades permiten ganar la confianza del sujeto que orienta o asesora, de esta forma, podrán realizar con mayor efectividad las funciones inherentes al rol profesional.

Estas cualidades se van conformando de forma paulatina, en la medida que los estudiantes interactúan en los procesos sustantivos de su formación; en este está implícito el interés, el esfuerzo personal, el protagonismo en las actividades que se                   programan y adquieren rasgos relacionados con la identidad profesional psicopedagógica y que luego de graduados se consolidan.

En este mismo sentido la doctora M. C Novoa (2011) considera que la identidad profesional del psicopedagogo se constituye en un aspecto esencial para consolidar la calidad del desempeño.

Según la autora referida la identidad profesional del psicopedagogo está dada por el conjunto de rasgos que caracterizan su esencia orientadora-educativa asociados a un sentimiento positivo hacia la profesión desde el autorreconocimiento de su singularidad y la conciencia de sus funciones, valores y cualidades que lo tipifican y distinguen en su modo de actuación profesional en la sociedad. (Novoa, 2011).

Se asume la definición de la investigadora al plantear que la identidad es un aspecto esencial para la calidad del desempeño profesional, para que ese propósito se concretice el estudiante tiene que concientizar y comprometerse con las exigencias asociadas a la labor del psicopedagogo, en este mismo orden de ideas tiene que autogestionar el conocimiento en torno a los saberes que él de forma personológica considera debe dominar para poder realizar su rol.

La conformación de la identidad profesional psicopedagógica es un proceso contradictorio que se da a lo largo de la vida y conlleva momentos de incertidumbre, frustración y hasta reorientación; en este camino juegan un papel esencial las vivencias que el sujeto acumula en su historia personal y profesional, así como la calidad de su encuentro con los diferentes modelos profesionales (Del Pino, Jorge L 2003).

Es una realidad que la identidad es un proceso que implica situaciones complejas que están en correspondencia con las vivencias y experiencias que tiene el estudiante durante el tránsito por los diferentes niveles educativos, así como los referentes que poseen sobre la profesión escogida. No obstante, sí desde el primer año de la carrera se propician alternativas  en las diferentes asignaturas para lograr cambios favorables en el modo de actuación, el matiz de su actuación en relación a las primeras impresiones va cambiando y comienzan a aparecer otras responsabilidades y se incrementan las proyecciones futuras emprendedoras.

La conformación de la identidad profesional exige en gran medida del trabajo integrado, sistemático que realicen todos los implicados en el proceso de formación, así como por la socialización de las vivencias agradables del ejercicio de la profesión, en función de que los estudiantes se familiaricen con el rol y la  asuman con ideas transformadoras.

Por tanto todas las relaciones que se establezcan tienen que estar dirigidas a la incorporación de vivencias que promuevan sentimientos y compromisos tanto individual como social en correspondencia con su labor educativa y en la medida que esto se promueva van a sentir curiosidad, en cuanto a ¿cómo me veré en mi función psicopedagógica? ¿Cómo ser un buen psicopedagogo?, estas inquietudes implican voluntad, dedicación, autoconciencia, participación en los diferentes eventos vinculados con los procesos sustantivos.

A partir de los criterios abordados por los diferentes autores se reconoce que la conformación de la identidad profesional psicopedagógica está dada por el conjunto de cualidades que singularizan la orientación y asesoría educativa relacionada a un sentimiento de satisfacción por la profesión.

Para que el proceso de formación de la identidad profesional psicopedagógica se asuma de forma personalizada los estudiantes desde los inicios de su carrera deben mostrar modos de actuación que evidencie la autovaloración, la autoconciencia de su singularidad, de compromiso e incondicionalidad y una proyección social acorde a las características del objeto de trabajo en los diferentes contextos donde ejerza su labor educativa.

Se advierte que para que el estudiante pueda conformar su identidad existen vías que de una forma u otra van a contribuir a la formación de estas  cualidades, las cuales serán efectivas y transformadoras sí el estudiante se siente implicado de forma consciente y muestra sentido de pertenencia para involucrarse de forma exitosa en cada una de ellas.

v Vías para la conformación de la identidad profesional psicopedagógica:

La impartición de clase de excelencia como vía esencial.

El modo de actuación referencial del colectivo pedagógico.

La participación relevante en las actividades extensionistas.

La participación consciente en los proyectos de investigación.

La participación en los proyectos comunitarios.

La incorporación en la práctica laboral.

Las vivencias en los contextos de actuación.

Las interacciones y conversatorios con psicopedagogos en ejercicio.

Participación en eventos científicos.

Como se puede apreciar existen varias vías para promover la formación de la  identidad profesional psicopedagógica, no obstante, en el caso particular de este trabajo se hace referencia desde lo curricular, por lo que es necesario tener en cuenta el tratamiento desde las disciplinas y asignaturas en este particular.

Evidentemente en el modelo del profesional de la carrera Licenciado en Educación, Especialidad Pedagogía Psicología, se define con claridad el objeto de la profesión, los objetivos, tareas, valores y cualidades que deben distinguir a estos estudiantes. En el plan del proceso docente se plasma las disciplinas y asignaturas del  currículo oficial.

Se considera que para el análisis curricular de las disciplinas y por la importancia del aporte práctico que permitirá dar solución a un problema profesional se hace necesario partir de algunos referentes relacionados con el currículo.

El currículo es un proyecto educativo integral con carácter de proceso, que expresa las relaciones de interdependencia en un contexto histórico – social, condición que le permite rediseñarse sistemáticamente en función del desarrollo social, progreso de la ciencia y necesidades de los estudiantes, que se traduzca en la educación de la personalidad del ciudadano que se aspira a formar. (Dra. Fátima Addine, 1995)

Para el doctor Horrutinier el currículo es el proceso dirigido a elaborar los documentos que posibilitan la más adecuada dirección del Proceso Docente Educativo y en nuestras concepciones en torno a estos problemas, inclusive, tanto aquellos de carácter estratégico que precisan los aspectos esenciales del egresado como son los vinculados con la realización práctica de tales posiciones hasta la clase. (Dr. Pedro Horrutinier Silva, 2009)

Queda claro que este es un proceso educativo integral que se elabora en función del contexto histórico – social y que permite realizar cambios en función de las necesidades de los estudiantes que van aflorando en la misma dinámica del proceso docente educativo, la flexibilidad del mismo permite su reestructuración en aras de un mejor egresado y una identificación correcta del desempeño.

Los currículos se reconocen desde dos enfoques:

  • El limitado al conjunto de conocimientos que  son los contenidos o materias de un determinado plan de estudio que tienen que transmitir.
  • El otro denota una mayor significación, cuyo sustento reside en la visión epistemológica y en las condiciones sociales, políticas y contextuales que la determinan.

Los currículos son denominados: simultáneo, currículo oficial, el operativo, el nulo, extra y el oculto.

El Currículo oficial es el documento que establece, alcances, secuencias, programas, guías, contenidos mínimos, objetivos, bibliografías. Este es la base para el desarrollo de las actividades académicas de la carrera.

El operativo comprende lo que realmente es enseñado enfatizado y aprendido por el estudiante; es el contenido efectivamente incluido. El nulo entendido como contenidos disciplinares, valores, principios que no están incluidos en los otros.

El extra son las experiencias planificadas fuera del formal; es de naturaleza voluntaria es altamente significativo contribuye en la formación holística e integral del estudiante.

El oculto es el sistema que tiene su origen a partir de la socialización del currículo formal, para dar solución a determinadas necesidades sociales y con marcada incidencia en el proceso pedagógico.

También está el currículo simultáneo este último integra todos los anteriores ya sea explícito o implícito.

A partir del análisis de cada uno de ellos de una forma u otra todos las intenciones de estos se evidencian en el programa que se aporta. En el caso específico de la carrera Pedagogía -Psicología el currículo oficial lo componen 6 disciplinas, cuyos contenidos son trabajados desde lo teórico, lo metodológico, lo práctico y lo investigativo, lo que permite penetrar en la esencia del objeto de la profesión. Las disciplinas son las que se presentan:

Disciplina Fundamentos Filosóficos y Sociológicos  de la Educación.

Disciplina Fundamentos Fisiológicos y Psicológicos de la Educación.

Disciplina Orientación en el Contexto Educativo.

Disciplina Didáctica y currículo.

Metodología de la Investigación Educativa.

Fundamentos Pedagógicos de la Educación.

Formación laboral e investigativa.

Cada disciplina se estructura internamente en asignaturas, estas pueden desarrollarse en todos o en parte de los años de la carrera. Poseen objetivos generales para cada año académico y programas para cada una de las mismas. Las estructuras están presididas por la fundamentación, los objetivos generales a alcanzar en cada una de estas, contenidos, conocimientos esenciales, habilidades principales, habilidades docentes, valores fundamentales de la carrera a los que contribuye la disciplina, indicaciones metodológicas, cualidades, sistema de evaluación y bibliografías. La disciplina es elaborada por el MINED, esta se desglosa en las asignaturas que son elaboradas por la Universidad de Ciencias Pedagógicas.

En el análisis realizado se evidencia que las disciplinas que declaran de una forma u otra la categoría identidad es la Disciplina Orientación en el Contexto Educativo esta la trata como un valor, en la de Fundamentos Fisiológicos y Psicológicos, específicamente en la asignatura Psicología de la Personalidad donde se trata como formaciones psicológicas de la personalidad y en la Disciplina Fundamentos Pedagógicos de la Educación, se expone como valores fundamentales que contribuyen a la formación profesional. Como se puede apreciar no hay unidad de criterios en estas, es por ello que es necesario seguir abordar la identidad profesional psicopedagógica desde lo curricular.

 

ll. Diagnóstico del tratamiento al contenido identidad desde lo curricular.

Para diagnóstico se tomó como población los estudiantes de la carrera Pedagogía-Psicología y como muestra intencional los dos grupos del primer año (42); 12 estudiantes de segundo; 15 de tercero. Aunque la propuesta es para primero se consideró pertinente tomar muestra de los restantes años para constatar el sentido de pertenecía y compromiso ante la profesión después de  la vinculación directa con el componente laboral. Se realizó un estudio minucioso de las diferentes disciplinas para constatar las potencialidades que estas brindan para darle salida a la identidad profesional del psicopedagogo.

Se declara que todas las disciplinas poseen esa potencialidad, no obstante, la de Fundamentos Pedagógicos de la Educación al incidir desde el primer semestre y el primer año al abordar los procesos formativos desde el rol y contextos de actuación, es idónea para explicitar y sistematizar en los  contenidos de la identidad profesional como cualidad a formar en los estudiantes de la carrera Pedagogía – Psicología. Por la importancia de esta disciplina en la formación inicial del psicopedagogo se selecciona para realizar el diagnóstico y la propuesta de asignatura.

Para la valoración de los instrumentos aplicados se encuestaron 6 profesores (anexo.1) de la carrera con el propósito de constatar cómo darle salida a la identidad desde las diferentes  disciplinas y asignaturas. Se encuestaron 42 estudiantes (anexo 2) con el propósito de constatar si se identificaban con la carrera y el nivel de satisfacción con respecto a esta. También se aplicó una técnica grupal para la valoración y efectividad del programa impartido.

Se asumieron como indicadores:

ü    Concepción disciplinar vinculada al contenido identidad profesional.

ü    Tratamiento al contenido identidad desde las asignaturas.

ü    Intencionalidad hacia la identidad profesional en vínculo teoría-práctica.

ü    Aplicación de lo vivencial profesional.

ü    Satisfacción hacia la carrera. (aspiraciones, Identificación, conocimientos,        valores profesionales, autorreconocimiento, sentimientos positivos, sentido de pertenencia).

El análisis integral de los instrumentos aplicados permite reconocer la siguiente manifestación de los indicadores:

Como resultado de la encuesta a los profesores se constató que todas las disciplinas tienen contenido potencial para abordar de forma explícita la identidad profesional, no obstante, no se realiza con esta intencionalidad , los docentes en la dirección del proceso aluden al modelo del profesional, a las cualidades, valores, conocimientos, capacidades, pero en menor medida dan tratamiento a la identidad como contenido, excepto en Psicología y en alguna medida en Introducción a la Especialidad, pero se considera insuficiente el tratamiento inter e intradisciplinar y su sistematización.

  • Coinciden en reconocer diversas vías (curriculares y otras asociadas a los procesos sustantivos universitarios) para contribuir a la formación de la identidad hacia la profesión, dentro de estas, enfatizan en la clase y en el modo de actuación del colectivo pedagógico. Valoran de muy importante la práctica laboral a partir del segundo año y la pertinencia de realizar otras acciones desde primero.
  • Lo vivencial profesional es reconocido por el 97,5 % como esencial, ya que aporta significado y sentido a lo que se explica.
  • Las actividades metodológicas y en particular la validación de programas de disciplina, no abordan como elemento a considerar el de la identidad profesional, sin embargo, se reconoce como fortaleza contribuir a la formación de la identidad profesional un aspecto objeto de investigación en el Proyecto “La formación inicial y contemporánea del Psicopedagogo” , que se desarrolla en el departamento dos de la Facultad Ciencias de la Educación en el cual participan estudiantes de la carrera y profesores del colectivo pedagógico, además, dos trabajos clasificados para el FORUM Científico Estudiantil, responden a esta temática.
  • En la encuesta aplicada a los estudiantes  el 97 % coincide que sí es importante la asignatura optativa que se propone sobre la identidad profesional ya que complementa y amplía los conocimientos que sustentan este contenido como premisa para el proceso de conformación que debe realizar el estudiante. El 3% de ellos considera que este contenido debe ser abordado desde asignaturas de las disciplinas del currículo propio.
  • En cuanto a las cualidades esenciales que deben formar en los estudiantes para desempeñarse como psicopedagogos; el 78 % manifiestan que no entraron motivados por la carrera incluso seleccionaron esta en tercera opción; el 93% de ellos consideran que la adquisición del conocimiento es esencial para identificarse con su carrera; el 46% consideran el autorreconocimiento como una cualidad importante para formar su identidad; el 35 % manifiestan que el sentido de pertenencia, las habilidades comunicativas y habilidades profesionales son esenciales para el cumplimiento del objeto de trabajo. El 95,2% si aprecian que el respeto la y comprensión hacia los demás es esencial para la formación como psicopedagogo.

En general se aprecia que los estudiantes reconocen que una asignatura optativa sobre identidad profesional del psicopedagogo es necesaria ya que le va a proporcionar los conocimientos que harán que ellos profundicen en las cualidades que deben poseer como psicopedagogo para asumir el rol profesional con amor, interés ,entrega, sentido de responsabilidad y compromiso social.

lll. Programa analítico optativo para la formación de la identidad profesional en los estudiantes del primer año de la Carrera Pedagogía Psicología.  

Fundamentación

La identidad profesional es un programa de asignatura optativa dirigido a los estudiantes que cursan el primer año de la carrera Pedagogía- Psicología en el primer semestre. Se concibe su ubicación en la disciplina Fundamentos Pedagógicos de la Educación ya que por las características de su contenido complementa al de Introducción a la Especialidad y permite sustentar la base cognitiva y motivacional afectiva en función de la identidad hacia la profesión psicopedagógica.

La ubicación de este permite además garantizar las relaciones inter e intra disciplinares en torno a este contenido, lo que facilita su tratamiento a través de las diferentes  disciplinas y  asignaturas de la formación inicial.

El programa no pretende sustituir la estrategia integradora formativa que se debe desarrollar en la formación inicial del psicopedagogo y su necesario vínculo con la práctica laboral, centros y agentes incidentes en la formación del estudiante, se trata de contribuir desde la teoría, las vivencias profesionales y la búsqueda de vías novedosas en las que se involucren los estudiantes de forma activa, reflexiva y creativa hacia el camino de la identificación profesional.

La concepción del programa responde a los resultados del diagnóstico y su sistematización, a las necesidades contextualizadas a la praxis territorial y a las exigencias en primer orden que la sociedad demanda de este profesional.

Tiene el propósito de contribuir a la formación inicial del psicopedagogo desde el modo de actuación acorde al desempeño y al objeto de la profesión.

Responde a la necesidad de propiciar herramientas cognitivas y muy particular afectivas motivacionales que identifiquen con la singularidad de esta carrera a partir de la autoconciencia y auto reconocimiento de la profesión.

Este argumento es pertinente para fundamentar la necesidad de incorporar a su formación profesional cualidades que caractericen el rol profesional y la importancia de este en la actualidad a partir del modo de actuación profesional del psicopedagogo, el cual es “entendido como el sistema de acciones pedagógicas profesionales sustentadas en conocimientos, habilidades y valores profesionales pedagógicos, que le permiten interactuar en la realidad educativa, percibir sus contradicciones, interpretarla y explicarla científicamente, así como transformarla creadoramente [..][9]

El programa propuesto se apoya en la Filosofía Marxista – Leninista en su dialéctica, su lógica y en la teoría del conocimiento y se basa en las ciencias psicológica y pedagógica  marxista y tiene un fuerte sustento sociológico.

El programa tiene un enfoque vivencial y se determina como:

Objetivo general

Reflexionar con los estudiantes acerca de la identidad hacia la profesión del psicopedagogo destacando la importancia de sus funciones que  posibilitan formar   sentimientos hacia la profesión desde el autorreconocimiento de su singularidad y la conciencia de las conocimientos  funciones, valores y cualidades que lo deben tipificar y distinguir en su modo de actuación profesional en la sociedad.

. Habilidades 

  • Observar
  • Identificar
  • Definir
  • Caracterizar
  • Argumentar
  • Comunicar asertivamente

Valores

  • Amor a la profesión
  • Responsabilidad ante la profesión
  • Comprometimiento social
  • Humanismo.
  • Discreción.
  • Justeza.

Cualidades:

  • Sensibilidad, respeto, autenticidad, originalidad, flexibilidad, tolerancia, autorregulación profesional.

El programa se vincula al problema profesional: Diseño, ejecución y control de estrategias educativas para la dirección del proceso pedagógico en función de la orientación profesional a partir de las necesidades sociales del país para el trabajo de formación y educación en valores, actitudes, normas de comportamiento. 

                                   Plan temático

 Temas Horas clases Tipo de clase Cantidad de horas
1. Fundamentos socio psicopedagógicos de la formación inicial  del profesional de la carrera Pedagogía Psicología.  8h/c Conferencia Introductoria y diagnóstico.Conferencia.

Clase práctica

2(h) 

4(h)

 

2(h)

2. La Identidad profesional del psicopedagogo y su modo de actuación. Exigencias de su formación.  12h/c Conferencia.Clase práctica.

Taller integrador

 6 ( h)2 (h)

2 (h)

 

Total 20 hrs.

 

Tema 1 Fundamentos socio psicopedagógicos de la formación inicial del profesional de la carrera Pedagogía Psicología.

Objetivo: Caracterizar las peculiaridades de la formación inicial del psicopedagogo desde las funciones y tareas de su rol relacionadas con su identidad profesional.

Sistema de conocimientos: Antecedentes históricos de la carrera. La formación de psicopedagogos en Santiago de Cuba. Objeto de trabajo de la profesión. Modo de actuación. Esferas de actuación. Campos de acción. Objetivos generales. Las funciones y cualidades de la personalidad del profesor. Capacidades pedagógicas. Tacto pedagógico.

Orientaciones metodológicas.

Teniendo en consideración que este programa constituye una vía formativa para la identificación de las cualidades que deben caracterizar al estudiante de la carrera de Pedagogía Psicología, se sugiere comenzar explorando los conocimientos que poseen sobre la formación del psicopedagogo; cuáles son sus antecedentes; qué proyección tienen con la profesión; qué aportan estos conocimientos al desarrollo y crecimiento personal; en cuál o cuáles contextos se desempeña la profesión.

Se sugiere el desarrollo del programa a partir de la reflexión y vivencias asociadas al conocimiento acerca de esta profesión, de las respuestas a estas preguntas se deben aprovechar las potencialidades y necesidades comunicativas de los estudiantes.

Para desarrollar el tema 1 se puede hacer un bosquejo histórico sobre los antecedentes de forma general e ir particularizando la instrumentación posgraduada de esta profesión en la provincia de Santiago de Cuba, siendo consecuente con el objeto de su desempeño en el cual se materializa la labor educativa del psicopedagogo en los diferentes contextos de desarrollo y actuación del individuo. En todos los momentos se debe dirigir el proceso en función del autorreconocimiento para la identificación del nivel de desempeño de la profesión.

Ejemplificar con los profesores del colectivo pedagógico de manera que experimenten vivencias y asuman patrones referenciales de estos, precisar que en su gran mayoría se graduaron en las diferentes modalidades con el título equivalente al que ya poseían. Se puede invitar a un profesor de experiencia para que exponga sus vivencias de la primera modalidad de graduados en la carrera y a otro de la segunda. El intercambio se hace con el propósito de que los estudiantes tengan más argumentos para los talleres posteriores.

En otro momento se sistematizará en algunos de los componentes del modelo del profesional como los modos y esferas de actuación vinculada a los problemas profesionales de esta carrera. Campos de acción. Objetivos generales. Las funciones y cualidades. Se recomienda comenzar las cualidades (concepción dialéctica – materialista del mundo; las convicciones, el amor hacia los niños, adolescentes y hacia la profesión entre otras) es necesario ir relacionando estas cualidades con las del modelo de profesional de la carrera, a partir de aquí se propician intercambios y reflexiones que conlleven a la selección de algunos rasgos sobre la identidad profesional. Capacidades académica; didáctica; perceptiva; expresiva o de lenguaje; organizativa; comunicativa; para mantener la autoridad; creadora entre otras.

Se puede estimular  que los estudiantes a partir de lo aprendido para que expongan las cualidades a formar en el psicopedagogo, se debe sistematizar el tratamiento a este contenido a los valores propuestos y la relación intra e interdisciplinar.

En las clases se aprovechen las potencialidades y debilidades del proceso de enseñanza aprendizaje para continuar trabajando en el próximo tema. Por la importancia de la temática se recomienda un conversatorio con psicopedagogos santiagueros.

Tema 2. La identidad profesional del psicopedagogo y su modo de actuación.

Objetivo: Argumentar la importancia que tiene la identidad profesional del psicopedagogo para el desempeño exitoso de la profesión.

Sistema de conocimientos:

Concepto de formación e identidad. Relación formación – identidad. Identidad personal; identidad colectiva. Los valores y la identidad de la personalidad. Identidad profesional e Identidad profesional del Psicopedagogo.

Orientaciones metodológicas.

Se retoma que las intenciones de este programa es contribuir con los modos de actuación en correspondencia con las particularidades de esta carrera, de manera que los estudiantes lo asuman de forma transformadora, reflexiva, con significación e implicación para la actividad profesional.

Se sugiere sistematizar los contenidos del tema anterior en función de que los estudiantes aporten ideas relacionadas con la formación de manera  general; ideas que se van a copiar en la pizarra para posteriormente comparar con las llevadas por el profesor.

En este tema es importante que el profesor observe los comportamientos de cada uno de los estudiantes y  promueva la participación activa de todos de tal forma que se reflexionen en cambios en el modo de actuación. Para estimularlo o tratar de cambiarlos.

Se abordarán diferentes conceptos de identidad, esto va a permitir que los estudiantes reflexionen sobre las diferentes identidades y sus características destacando la importancia para su desempeño, estas se sistematizarán en la medida que se trabaja el contenido.

Se recomienda en todos los casos que los estudiantes determinen rasgos que al final del programa quedan como cualidades y patrones a seguir durante toda la vida profesional.

Continuar con las identidades declaradas anteriormente hasta definir a la identidad profesional del psicopedagogo con énfasis en la importancia de ésta, así como sus cualidadades y rasgos específicos para su formación; Se pueden aportar algunos ejemplos del objeto de trabajo; funciones y tareas, lo que propicia que la conducción y el propósito del programa sea objetivo desde todas sus dimensiones.

En esta parte del contenido es oportuno que el profesor lleve algunas experiencias vivenciales relacionadas con su objeto de trabajo para que los estudiantes tengan una primera idea en cuanto a su accionar como  orientador  y asesor lo que le va a propiciar que se sensibilicen con la realidad educativa, además  posibilita  que en segundo año estén mejor motivados para enfrentar la  práctica en los centros donde sean ubicados. También se debe  trabajar para despertar el interés por la función docente metodológica teniendo en cuenta que los diagnósticos en todos los años revelan que no se identifican con la misma.

Los estudiantes tienen que ser capaces de determinar elementos que diferencia la singularidad de la profesión del psicopedagogo. Precisar la configuración subjetiva de la identidad profesional a partir de que es una cualidad que se asume en la medida que cada sujeto interiorice de forma consciente y con conocimiento de causa la importancia de su profesión y el objeto de trabajo para el cual se está formando, por tanto esta va más allá que lo cognitivo y lo afectivo.

Debe quedar claro al final de este tema la importancia y necesidad de que los psicopedagogos desde los primeros años vayan conformando la identidad hacia la carrera, se deben trabajar definiciones de diferentes autores de manera que se selecciones los rasgos que lo caractericen tales como: manifestación integral de conocimientos, capacidades, habilidades y valores asociados al rol profesional del psicopedagogo; La identidad como sentido de pertenencia y autorreconocimiento hacia la profesión del psicopedagogo; la identidad psicopedagógica se debe revelar como un proceso de construcción de significados y sentidos asociados al rol profesional del psicopedagogo ; la identidad profesional psicopedagógica se forma sistemática  y paulatinamente; la identidad profesional es maduración y como el resultado del desarrollo de la motivación profesional; la identidad profesional se convertir en un reconocimiento y experimentación de las vivencias de los estudiantes.

Se propone que en los primeros talleres de este tema se trabaje la identidad como una cualidad personalizada y saber cómo se manifiestan y proyectan los estudiantes de forma independiente ante el rol que la sociedad le ha conferido de manera que se tomen alternativas para los talleres integradores y cumpla su objetivo formativo y preventivo de este profesional.

Forma de evaluación

Las evaluaciones serán sistemáticas, evaluación parcial y un taller final integrador.

IV. Valoración de la factibilidad del programa de asignatura optativa Identidad profesional del Psicopedagogo. 

  • Para la valoración de la factibilidad de la propuesta se aplicó la técnica “Lluvia de Ideas” en el grupo para que todos los estudiantes dieran sus impresiones en torno al programa, así como que cada uno de forma individual expusiera las cualidades que los identifican con el rol del psicopedagogo. Además que pudieron identificar las cualidades de los profesores de su carrera que hacen que sean patrones de referencia para ellos.
  • Se concientizaron sobre la necesidad de prepararse  para cumplir con la función docente-metodológica como inherente al desempeño del psicopedagogo.
  • Se sometió el programa a consideración de los miembros del colectivo de disciplina de Fundamentos Pedagógicos de la Educación donde consideraron  que el programa optativo es pertinente ya que fortalece la formación de los estudiantes y contribuye a un mejor desempeño de los mismos al incrementarse la motivación profesional por la carrera y porque va creando un sentido de pertenencia en los estudiantes desde la formación inicial en el primer año. También consideran que por el impacto del programa se incremente las horas y que se imparta en todos los años aún cuando ya estén vinculados en la práctica en las diferentes instituciones.
  • En caso específico de los profesores que imparten la asignatura Introducción a la especialidad, consideran que el programa optativo complementa y profundiza los contenidos plasmados en el modelo del profesional y precisa las cualidades que caracterizan al psicopedagogo actual, también sugieren   que el tema relacionado con la formación de psicopedagogos sea impartido por los profesores de la carrera que estuvieron implicados en las diferentes funciones y niveles de formación en Santiago de Cuba para que detallen las características que identificaban a estos profesionales según sus vivencias.
  • Se presentó el programa en la comisión científica departamental para la aprobación del curso  y para recoger sugerencias en dos momentos antes de aplicarse y luego de aplicado y validado, también se presentaron los resultados en el proyecto de investigación donde este se inserta.
  • La profesora que impartió la primera versión del curso  fue la misma que  elaboró el programa optativo “identidad profesional del psicopedagogo” y   ésta constató que los estudiantes pudieron esclarecerse sobre la necesidad de incorporar cualidades de la personalidad que lo identifiquen y lo singularicen del resto de las carreras pedagógicas. Por otra parte los comportamientos que comenzaron asumir antes las tareas asignadas se tornó agradables y emprendedora e incluso expresaron proyecciones futuras de reafirmación profesional y permanencia en el sector.

Conclusiones 

  • · La sistematización sobre la formación inicial del psicopedagogo permitió precisar que es un proceso dialéctico, condicionado, contextualizado de aprendizajes permanentes que implica desarrollo de conocimientos de la profesión pedagógica y de los métodos para desempeñar las tareas y el rol inherente a la misma.
  • · La identidad profesional del psicopedagogo es una cualidad personológica que se va conformando en la medida que los estudiantes asumen con satisfacción y sentido de pertenencia el ejercicio de la profesión.
  • · Las insuficiencias declaradas revelaron la necesidad de perfeccionar el tratamiento del contenido identidad profesional en la formación inicial del psicopedagogo y la necesaria búsqueda de diferentes alternativas que puedan propiciar que se vaya conformando la identidad profesional psicopedagógica de los estudiantes desde la formación inicial.
  • · El programa analítico optativo “identidad profesional del psicopedagogo”  permite reflexionar acerca de la identidad hacia la profesión del psicopedagogo, a partir de las relaciones que se establecen entre  la teoría, las vivencias profesionales y la búsqueda de vías novedosas en las que se involucren los estudiantes de forma activa, reflexiva y creativa hacia el camino de la satisfacción en su  identificación profesional.

 Recomendaciones

  • · Se recomienda que la asignatura Introducción a la Especialidad en su carácter propedéutico incluya términos relacionados con la identidad profesional del psicopedagogo.
  • · Para que la identidad profesional se sistematice en la formación inicial y constituya una necesidad a formar se recomienda que todas las disciplinas  le den salida a sus esta cualidades desde sus contenidos.
  • · Se recomienda que por la importancia y pertinencia social se extienda el programa a los restantes años de la carrera.
  • Continuar investigando sobre el tema a través de trabajos independientes, Trabajo Científicos Estudiantil y Maestrías.

Bibliografía

  1.  ADDINE FÁTIMA, GILBERTO GARCÍA BATISTA. Curriculum y profesionalidad  del docente”. Complicación Diseño curricular. IPLAC 2003.
  2. ____________Experiencias acumuladas en la formación de profesores. Material digitalizado. Universidad de Ciencias Pedagógicas” Enrique José Varona”. La Habana, 1997.
  3.   ÁLVAREZ MARTÍN FRANCISCO. “Tendencias, criterios y orientaciones en la formación de maestros”. Cide Santiago de Chile, 1999.
  4. BÁXTER PÉREZ, ESTHER ¿Cuándo y cómo educar en valores?, la Habana: Editorial Pueblo y Educación 2003.
  5. CAÑADAS  M, SANTOS DEL RIEGO. Identidad profesional en la universidad. Agente Modelado. TOGA. Coruna 118 [Revista Internet]. 2008. http://www.revistag.com/mono/num2/univ.pdf.
  6. COLL, C. (1991). 5. Psicología y educación: Aproximación a los objetivos y contenidos de la psicología de la educación. En: Desarrollo psicológico y Educación. Madrid: Alianza Editorial. Internet 5.12.2012.Año 1991.
  7. DESPAIGNE HECHAVARRIA, MARGARITA. La construcción de la identidad profesional pedagógica desde los institutos preuniversitarios vocacionales de ciencias pedagógicas. Tesis en opción al titulo de Doctor en Ciencias Pedagógicas. 2011.
  8.  DEL PINO CALDERÓN, JORGE LUIS.La Orientación Profesional en la formación superior: una propuesta desde el enfoque problematizador. Tesis para optar al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. CDIP, ISPEJV.La Habana, 1998.
    1. ____________ La actuación profesional: nuevas perspectivas para su formación y estudio. (Artículo mimeografiado) La Habana. 1993.
    2. FERNÁNDEZ, M. La profesionalización del docente. Ed. Escuela Española. Madrid, 1988.
    3. GARCÍA BATISTA, GILBERTO Y OTROS: Compendio de pedagogía.  La Habana: Editorial Pueblo y Educación,2003
    4. GÓMEZ, S. Un camino para mejorar la identidad profesional. Boletín estudiantes de TO (Chile)  [revista Internet] 2006  [ 3 enero 2012] http: //boletinto.cl/pdf/009.pdf
    5. GONZALÉZ, VIVIANA. Motivación profesional y personalidad. Universidad de Sucre. 1994.
      1. GONZÁLEZ, FERNANDO. Comunicación, personalidad y desarrollo. Editorial: Pueblo y Educación. La Habana. 1995.
      2. HOURRITINIER, PEDRO. Conferencia internacional. El modelo de formación de la nueva universidad  cubana. Universidad de la Habana 2010.
      3. MÉRIDA, R .Nueva  concepción de la identidad profesional  del docente universitario ante la convergencia europea. REDIE 2006 [5 de diciembre 2011], 8(2). http://www.redie.eabc.mxx/ vol. 8 no1/ contenido mérida .html.
      4. MINED. Modelo de profesional, carrera Pedagogía Psicología 2010/ 2011.
      5. MINED. Resolución Ministerial 210/207
      6. MIRANDA AVELINA VÁZQUEZ. Especialidad de postgrado en docencia psicopedagógica. Conferencia “Diseño Curricular en la escuela cubana” febrero 2012.
      7. NOVOA LÓPEZ, MARÍA C Y ADA YUNIA OLIVA: La formación inicial del psicopedagogo. Material de consulta. Universidad de Ciencias Pedagógicas Frank País García. Santiago de Cuba.  2011.
      8. NOVOA LÓPEZ, MARÍA CARIDAD. Retos en la formación inicial contemporánea de los psicopedagogos. Universidad Ciencias de Pedagógicas Frank País García.  2011.
      9. OLIVA FERIA, ADA YUNIA: La identidad profesional: una cualidad esencial para la formación inicial   del psicopedagogo. 2011(IISN-1989-4155) http: //www.eumed.net/revced/28/ofmm.htm. Cuaderno de Educación y Desarrollo. Vol. 3 Nro 28 (junio 2011).
      10.  __________Estrategia de aprendizaje para potenciar la identidad profesional desde la formación inicial en los estudiantes que cursan la carrera Pedagogía-Psicología. (IISN-1989-4155) http: //www.eumed.net/revced/28/ofmm.htm.
      11. PETROVSKI. A. Psicología evolutiva y pedagógica: Editorial Progreso, 1980.
      12. PEDAGOGÍA. ICCP. La Habana. Editorial Pueblo y Educación 1984.
      13. TREJO, FRANCISCO: Conferencia Científica Metodológica. La identidad de la personalidad. Universidad de Ciencias Pedagógicas, Frank País García,  2011.
      14.   VAZQUEZ, DURÁN CLAUDIA: Una experiencia creativa en la construcción de la identidad profesional. Monografía. 2003.


[1]             MINED. Modelo del profesional: Carrera Pedagogía Psicología .Plan D, 2010-2011.

[2] MINED. Modelo del profesional: Carrera Pedagogía Psicología .Plan D, 2010-2011.

 

[3] MINED. Modelo del profesional: Carrera Pedagogía Psicología .Plan D, 2010-2011.

 

[4] MINED. Modelo del profesional: Carrera Pedagogía Psicología .Plan D, 2010-2011.

[5]Novoa López, María Caridad.: Retos en la formación inicial contemporánea de los psicopedagogos. Artículo, revista electrónica indexada. junio 2011.

[6] Novoa López, María Caridad; Oliva Feria, Ada Yunia. Material de consulta sobre la formación inicial del psicopedagogo 201.

[7]Novoa L. María C ,Material de Consulta “La Formación inicial del Psicopedagogo” ,2011

[8] Figueroa, L M Expectativas, fantasías y deseos¨ Universidad Pontificia Bolivariana. Escuela de Ciencias Sociales, Facultad de Psicología, Medellín, 2002.

[9] Chirino Ramos, MV: Formación investigativa del profesional de la educación. Tesis doctoral, 2002, 42-43 (citado por Novoa M.C, 2010 programa de fisiología del desarrollo humano ,2010 )

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Oliva Feria, Ada Yunia y Gainza Moreira, Héctor Luis: "La identidad profesional: Una cualidad esencial para la formación inicial del psicopedagogo" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, enero 2014, en http://caribeña.eumed.net/identidad-profesional/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.