ÍNDICE DE POTENCIACIÓN DE GÉNERO A ESCALA TERRITORIAL PARA GUANTÁNAMO

RESUMEN.

La presente investigación titulada “Determinación del Índice de Potenciación de Género a nivel territorial para Guantánamo” tiene como objetivo determinar el IPG Territorial a través de su medición en la Provincia de Guantánamo. La razón del IPG es medir los logros relativos que se alcanzan en cuanto al poder de generar ingresos, participación en los trabajos profesionales y técnicos y porcentaje de puestos parlamentarios en un país, por este resultado pudiera incluirla realidad de un espacio nacional y establecer la adopción de políticas más acordes en las realidades concretas de un territorio. Es por ello, que se construyó el IPG a escala territorial, en el caso de Cuba, ya que para este país, existen peculiaridades que son sui-géneris, por ejemplo, el ingreso no constituye una medida de equidad por cuanto hombres y mujeres en la participación femenina a cargo de poder en la provincia de Guantánamo. La novedad del trabajo es que se realiza un diagnóstico previo al calculó del IPG. El valor práctico de este trabajo radica en que es la primera vez que en la provincia se realiza un estudio de este tipo.

INTRODUCCIÓN

En un mundo económicamente desigual, donde la brecha de desarrollo entre países se ensancha cada vez más, se impone la necesidad de aplicar y adecuar constantemente estrategias de desarrollo. Para precisar la repercusión de las decisiones en tales ámbitos de la gestión socioeconómica es necesario valorar el nivel de desarrollo de cada país o  territorio.

La crisis económica en el ámbito internacional ha provocado el deterioro en las condiciones de vida entre los países y al interior de ellos. Dicha situación se ha manifestado con igual intensidad en los grupos de individuos y los más perjudicados han sido los denominados “grupos vulnerables”, que por sus condiciones económicas, sociales, culturales o sicológicas pueden sufrir vejaciones contra sus derechos humanos. Dentro de dichos grupos un segmento tradicionalmente marginado es la mujer. De ahí que se trate de incorporar el enfoque género de forma transversal a cualquier nivel de construcción de lo territorial: global, nacional y local.

La igualdad exige la construcción de puentes comunes entre hombres y mujeres, imprescindibles para reconstruir la unidad y resguardar los términos de una autonomía recíproca. Llevar a cabo cambios sociales e institucionales que produzcan un desarrollo sostenible con igualdad y crecimiento. La igualdad de género se refiere a la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades que deberían beneficiar a todas las personas, sin importar si son hombres. Se requiere de valores universales diferentes a los que prevalecen en el mundo actual: tolerancia, diálogo, reciprocidad, sentimientos de comunidad, racionalidad no sexista, libertad para optar, por solo mencionar algunos.

En Cuba las mujeres  han sido sujetos activos y principales beneficiarias de las conquistas revolucionarias. Como parte de la lucha por la justicia social se inició la batalla por el ejercicio pleno de la igualdad de derechos y oportunidades de mujeres y hombres en todos los ámbitos y a todos los niveles de la vida nacional.

Desde el año 1995, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), estableció el Índice de Potenciación de Género (IPG), el cual “… aspira a medir la desigualdad de género en las esferas claves de la  participación económica y política y la adopción de decisiones” (Investigación sobre el Desarrollo Humano en Cuba, 1996, p. 85).

Este índice ha sido concebido para ser calculado a nivel de país lo cual pudiera encubrir la realidad de un espacio subnacional y obstaculizar la adopción de políticas más acordes con las realidades concretas de un territorio.  Entonces, ¿cómo determinar las desigualdades de género en un territorio en las esferas claves de la participación económica y política? Esta interrogante constituye el problema científico a resolver en la presente investigación, teniendo como hipótesis: Si se determina el IPG para la provincia de Guantánamo, se podrá medir la desigualdad de género en las esferas claves de la participación económica y política.

Objetivo: determinar el IPG Territorial a través de su medición en la Provincia de Guantánamo.

La novedad del trabajo está dada en que por primera vez se determina el IPG en la provincia de Guantánamo, lo que conllevó a realizar adaptaciones y modificaciones al IPG planteado por el PNUD, además de que se realiza un diagnostico previo al calculo del índice dada las características particulares de la provincia.

El Índice de Potenciación[1] de Género (IPG)

Específicamente en Cuba, el Consejo de Estado, en uso de las atribuciones que les han sido conferidas en el Artículo 90, inciso q) de la Constitución de la República, ha adoptado aprobar y poner en vigor el Plan de Acción Nacional de la República de Cuba de “Seguimiento a la IV Conferencia de la ONU sobre la Mujer”, donde se incluyen los siguientes elementos: Mujer y empleo, Mujer  y comunicación, El trabajo comunitario, educación, salud y trabajo social; Acceso a niveles de dirección superiores[2], La legislación y generales, Derecho de familia, Derecho penal, Derecho internacional, Investigación estadística, Derechos reproductivos y sexuales, Investigaciones (Beijing, 2010), (Espino, 2010: 2-4).

No obstante, se puede expresar que uno de los antecedentes del IPG es el Índice de Desarrollo relativo al Género  (IDG), el cual refleja “las disparidades entre los géneros en las capacidades humanas básicas.

En tanto, la potenciación, es una de las seis dimensiones en las que se estudia el desarrollo humano, las otras son: equidad, sustentabilidad, productividad, cooperación y seguridad.

A pesar de estos pocos entornos que son “aceptables” para la superación de las mujeres, el índice demuestra con datos difícilmente refutables y contundentes que pocas sociedades permiten que las mujeres disfruten de las mismas oportunidades y beneficios que los hombres (Informe sobre el Desarrollo Humano, 1995).

El IPG pretende medir la desigualdad de género en las esferas clave de la participación económica y política, y en la adopción de decisiones.  En ambos sexos, las variables básicas para obtener el IPG son: la participación proporcional en la población total y la población económicamente activa, la participación proporcional en el parlamento, en puestos administrativos y ejecutivos, y en puestos profesionales y técnicos: en el salario medio, y globalmente, en el PIB per cápita no ajustado.

Considerando que el IDG mide la igualdad entre géneros en capacidades humanas básicas y el IPG mide la igualdad en cuanto a oportunidades económicas y políticas, esta comparación aclara que muchos países tienen mucho que hacer para extender las oportunidades económicas y políticas para llegar a incorporar a las mujeres, más de lo que ya han logrado en cuanto a la construcción de las capacidades básicas para las mujeres” (Informe sobre  Desarrollo Humano, 1995).  Justamente estas son las áreas, la economía y la política, que precisan de una inserción de las mujeres para poder impulsar los otros cambios necesarios para lograr la igualdad real y profunda entre los géneros.

En resumen al tener  en cuenta el enfoque de los tres índices, se puede plantear lo siguiente:

  • El Índice de Desarrollo Humano (IDH) mide los logros de los distintos países en cuanto a capacidades humanas básicas. Este índice dice si la gente lleva una vida larga y saludable, si recibe una educación y conocimientos y si disfrutan de un nivel de vida aceptable. El IDH examina la condición media de todas las personas en el país sin considerar las desigualdades entre los varios grupos de la sociedad, como las mujeres.
  • El Índice de Desarrollo relativo al Género (IDG) indica lo mismo que el IDH, pero le agrega el componente específico del género; o sea, destaca el aspecto de la mujer así midiendo la igualdad (o desigualdad) de realización entre mujeres y hombres. Aplica una metodología que penaliza por desigualdad, así que la clasificación en el IDG baja cuando los niveles de realización para hombres y mujeres bajan, o cuando se detecta una disparidad entre los éxitos de las mujeres versus los hombres. De esta manera, conforme más grande es la diferencia entre géneros en las capacidades básicas, más baja la clasificación en el IDG en comparación con el IDH. “El IDG es sencillamente el IDH descontado, o ajustado, para incluir la desigualdad entre géneros” (Informa sobre Desarrollo Humano, 1995).

·         El Índice de Potenciación de Género (IPG) examina si mujeres y hombres pueden participar en la vida política y económica y tomar parte en el proceso de toma de decisiones. Mientras que el IDG se concentra en la expansión de capacidades, el IPG se ocupa de examinar el “uso de estas capacidades para aprovechar todas las oportunidades que brinda la vida” (Informe sobre Caracterización de la provincia Guantánamo.

Situación Geográfica de la Provincia.

Guantánamo nombre aborigen que significa “tierra entre ríos”, tiene una rica historia, ya que por estas tierras desembarcó el Almirante Cristóbal Colón en 1492, fue fundada la primera Villa de Cuba (Baracoa) por Diego Velásquez en 1511 y su territorio resultó ser un bastión importante durante las guerras de independencia.

A esta parte de la isla llegaron procedentes de Haití muchos colonos franceses, los cuales en poco tiempo fomentaron cacaotales, áreas de frutales y grandes cafetales en zonas montañosas, de los cuales aprendimos su cultura agrícola y costumbres, actualmente muy arraigadas en la población. En la provincia quedan aún vestigios de los asentamientos indígenas en la zona de La Caridad de los Indios, en el municipio Manuel Tames, aspecto este de gran interés étnico cultural.

La Provincia Guantánamo está localizada en el extremo más oriental de la Isla de Cuba, posee una extensión superficial de 6 186,2 km2, lo que representa el 5,58 % de la superficie de todo el país.

Limita hacia el norte con la provincia Holguín y el océano Atlántico, al sur con el Mar Caribe, al este con el Paso de los Vientos que separa la isla de Cuba con la República de Haití, y al Oeste con la provincia Santiago de Cuba.

La provincia está formada por dos grandes regiones naturales:

El Valle de Guantánamo, con relieve llano y una extensa Bahía de Bolsa catalogada como la tercera en superficie a nivel mundial.  Presenta importantes ríos que conforman la tercera cuenca hidrográfica priorizada a nivel nacional, llamada Guantánamo – Guaso donde se concentra el 80 % de la población del territorio.  Los suelos más productivos son los pardos y aluviales dedicados a la actividad agropecuaria: caña de azúcar, cultivos varios, zonas para el desarrollo ganadero y forestal.

La zona montañosa abarca el 75 % del territorio, donde se localiza el Macizo Sagua – Baracoa, uno de los más extensos y atractivos del país.  Al Norte se localiza una franja costera estrecha con extensos cocales cortada por la desembocadura de numerosos ríos, por el Sur se extiende una franja costera con presencia de valles aluviales intramontanos donde se practica la actividad agropecuaria, separados de la línea costera por cerros en forma de terrazas marinas.  En el extremo Este se localiza la meseta de Maisí con uno de los sistemas de terrazas marinas mejores delineadas a nivel mundial, con numerosas cuevas de gran belleza.

Demografía y Población

Demográficamente la provincia posee un total de 511 781 habitantes, representa el     4,5 % del total de los pobladores del país, de los cuales 255 275 son mujeres que representa el 49,9 %, de ellos el 60.4% reside en zona urbana y el 36.6% en zona rural. La densidad poblacional es de 83,0 hab/Km2.  Esta provincia ocupa el décimo lugar entre las provincias del país por su extensión y el decimoprimero por su población el gráfico No.1 muestra la estructura  de la población por edades y sexo de la provincia.

Se cuenta con 183 asentamientos poblacionales conectados telefónicamente, 255 electrificados y 183 con acueductos.  Los asentamientos con mayor número de pobladores se ubican en Guantánamo y Baracoa, por lo que se efectúan fuertes movimientos migratorios desde las comunidades rurales hacia estas dos ciudades en busca de mejores condiciones de vida.

A su vez, la provincia resulta ser una de las mayores emisoras de emigrantes hacia las provincias occidentales de mayor desarrollo socioeconómico, y su saldo migratorio interno es negativo, o sea, emigran más personas que las que llegan de forma permanente.

Resultados del diagnóstico de la situación de género en la provincia Guantánamo.

Se calcularon índices que evidencian la situación existente entre hombres y mujeres desde el punto de vista del diagnóstico, los cuales – a la vez – constituyen premisas para incorporar a las mujeres al desarrollo local. Los resultados alcanzados se muestran a continuación:

  • Índice de Distribución (ID)

Teniendo en cuenta los parámetros declarados en el epígrafe 1.3, en cuanto a la relación de desigualdades entre hombres y mujeres, atendiendo a la composición poblacional.   En la provincia Guantánamo existe igualdad en cuanto a la población: los resultados se encuentran en el rango establecido y no superan el 60%, ni están por debajo del 40% (Gráfico 3).

Luego de hallar este índice para el nivel de habitantes en general, se calculó por grupos de edades y para ello se utilizó el Índice de Concentración[3]. Es importante señalar que este índice tiene como limitante que toma por separado a mujeres y hombres.  Por tanto, se decidió acompañar su cálculo con la Brecha de Género (B.G).

Los resultados de la Brecha de Género, expresados en puntos porcentuales, enuncian que  en sentido general la provincia presenta igualdad de género en cuanto a la estructura poblacional.  No obstante, se manifiesta desigualdad en los grupos 30-34 años y 15-19 años.

  • Índice de Feminización (IF)

Los resultados del índice de feminización indican la existencia de 0.95 mujeres por cada hombre habitante de la provincia, lo que denota  una infrarrepresentación de mujeres en el contexto poblacional (Tabla 1).

Grupo de edades

Índice de feminización

0-4 años

0,96

5-9 años

0,91

10-14 años

0,97

15-19 años

1,02

20-24 años

0,92

25-29 años

0,90

30-34 años

1,13

35-39 años

0,90

40-44 años

0,98

45-49 años

0,97

50-54 años

0,92

55-59 años

0,94

60-64 años

0,98

65 y más

0,88

Total

0,95

Tabla 1 Resultados del cálculo del Índice de Feminización.

Fuente: Cálculos con datos del Anuario Estadístico 2011. Edición 2012

Se calcularon, además, otros indicadores importantes para diagnosticar la participación de los hombres y las mujeres en la economía de Guantánamo, así como el estado de envejecimiento de estas personas. Los resultados se muestran a continuación:

  • Mujeres y hombres en edad laboral (MEL y HEL, respectivamente).

Los resultados del cálculo de estos indicadores mostraron que las mujeres en edad laboral representan un por ciento elevado de la población, aun cuando no se encuentren vinculadas laboralmente (Tabla 2).

Índices

Resultados

MEL (%)

27,95

HEL (%)

31,07

Tabla 2  Mujeres y hombres en edad laboral.

Fuente: Cálculos con datos del Anuario Estadístico 2011. Edición 2012

  • Envejecimiento de mujeres y hombres (EPM y EPH)

Los resultados de estos indicadores muestran que el grado de envejecimiento existente es del tipo II,  entre el 10% y el 15% (Tabla 3)

EPH (%)

6

EPM (%)

7

Tabla 3 Envejecimiento de mujeres y hombres en la Provincia..

Fuente: Cálculos con datos del Anuario Estadístico 2011. Edición 2012

Resultados de la medición del Índice de Potenciación de Género a escala territorial para Guantánamo.

Con la intención de calcular el IPG a escala territorial, en este caso para la provincia de Guantánamo, Cuba se realizan las siguientes modificaciones u adaptaciones para la medición del IPG a este nivel.

  1. Se asume que es la Asamblea Provincial del Poder Popular (APPP), el máximo órgano de gobierno a nivel de una provincia. Además, refleja de una mejor manera la participación de hombres y mujeres de la provincia en esta instancia de gobierno, ya que no todos los diputados al Parlamento por una provincia en específico, habitan necesariamente en ella, sino que son propuestos  por la instancia superior.
  2. La participación porcentual de hombres y mujeres en puestos administrativos y ejecutivos,  se sustituye por la categoría Dirigentes (D), pues es de esta manera como se capta en el Censo de Población y Viviendas, 2002 aquellos cargos que implican una responsabilidad administrativa o política.
  3. Se considera por separado los logros relativos de los puestos dirigentes y técnicos, no se toma la categoría profesionales porque no ha salido la información del último censo de población y vivienda del 2012, y no el promedio de ambos para el indicador participación ya que se trata de dos categorías que en el  caso de Cuba, vale la pena diferenciar por el acceso indiscutible que tienen por igual hombres y mujeres a la educación, sin embargo, no tiene el mismo comportamiento las posibilidades de dirigir.
  4. No se considera el indicador Ingreso dentro del cálculo. Si el ingreso es un indicador que sirve para medir la inequidad entre los sexos en el trabajo remunerado, esto no es válido para Cuba, ya que hombres y mujeres reciben igual salario por igual trabajo.

Medición del IPG en la provincia de Guantánamo (Anexo 2).

   Indicadores

Masculino

Femenino

Fuentes

  • Participación (%) en la APPP
X1m=39.5 X1f=60.5 1
  • Participación (%) en puestos dirigentes
X2m=64,9 X2f=35,1 2
  • Participación (%) en puestos técnicos
X3m=37,9 X3f=62,1 2
  • Participación proporcional en la población.
X4m=0.501 X4f=0.499 2
  • Participación proporcional en la PEA
X5m=0.521 X5f=0.479 2

Tabla No. 2 Datos para el cálculo del IPG en Guantánamo.

Fuente: Datos provenientes de la APPP y del Anuario 2011. Edición 2012.

Los pasos básicos para el cálculo del IPG son los siguientes:

1ro Se obtienen los índices igualmente distribuidos para la participación en la Asamblea Provincial del Poder Popular (APPP), los puestos de dirigentes, y los puestos profesionales y técnicos.

IAPPP=[X4m (X1m)-1 + X4f (X1f)-1]-1

 

ID=[ X4m                                  (X2m)-1 +  X4f  (X2f)-1]-1

I Téc= [ X4m (X3m)-1 +  X4f (X3f)-1]-1

Para que exista igualdad en la participación de mujeres y hombres en cada uno de los indicadores seleccionados, el valor máximo a obtener debe ser 50, lo cual equivaldría a que cada sexo tiene igual participación.  Por tanto los valores obtenidos en cada índice calculado plantean la brecha que aún queda entre hombres y mujeres. Sin embargo, no todos los índices están igualmente direccionalizados, pues  mientras que los valores de los  Índice  en la APPP  y Técnicos están a favor de las mujeres por ser mayor su participación en estas esferas, el índice de participación de puestos Dirigentes está a favor de los hombres, ya que  son mayoría en este rubro.

Es por ello que para el cálculo de los logros relativos, se tengan que direccionalizar en un mismo sentido, en este caso en el sentido de las mujeres, pues en última instancia, la importancia de me dir el IPG radica en poder medir las desigualdad entre géneros, siendo las féminas las más desfavorecidas en el acceso al poder.

2do Se  halla el logro relativo de cada uno de los indicadores, restando la unidad    en  aquellos indicadores donde el adelanto está a favor de los hombres, de la siguiente manera:

LAPPP= (47.619 – 0) / (50- 0) =  0.9523

LD= (47.619 – 0) / (50 – 0) = 1- 0.9523 = 0.477

LProf y Téc.= (47.619 – 0) / (50- 0) =  0.9523

3ro  Cálculo del IPG

Donde:

IPG= (LAPPP + LD + l PROF y Téc ) / 3

IPG =(0.9523+0.477+0.9523)/3

IPG =0.79%

Este resultado está indicando que existen desigualdades de género en la provincia de Guantánamo en esferas donde la participación porcentual de las mujeres es  menos de la mitad que la de los hombres, como es el caso de los  dirigentes a cualquier nivel, sin embargo se destaca que el por ciento de mujeres que son delegadas a la asamblea y técnicas supera el de los hombres. Esto pone de relieve que las mujeres han tomado conciencia de la necesidad de elevar cada más su nivel para su realización como seres humanos, además, existen todas los condiciones para ello, ya que el estado cubano garantiza el acceso a la educación, en cualquiera de sus niveles para ambos sexos por igual.

Sin embargo, existen factores tanto objetivos como subjetivos que limitan la participación de las mujeres en cargos directivos.  En consultas realizadas a personas conocedoras del tema abordado, tanto en el plano estrictamente académico como  por la labor que  desempeñan, se pudo corroborar la validez del resultado hallado.

Sería poco prudente no dejar de resaltar que a nivel mundial sólo nueve países han alcanzado un IPG con valores por encima 0.6 y se localizan en países de gran desarrollo económico y avances sociales, ninguno perteneciente al continente americano, tales como Suiza, Noruega, Finlandia, etc y  que el IPG calculado para Cuba en el año 1996 fue de 0.53, lo cual da una idea más acabada del significado del valor obtenido para la provincia de Guantánamo, donde por primera vez se realiza un  estudio de este tipo a nivel del país.

CONCLUSIONES 

  1. El cálculo del IPG a nivel territorial permite determinar la existencia de desigualdades en los géneros en las esferas claves de participación, atendiendo a las especificidades del territorio en cuestión, exigiendo para ello una adecuación del procedimiento establecido por el PNUD cuando se trata  de su medición en territorios de Cuba.
  2. El hecho de poder contextualizar el IPG a nivel territorial,  permitirá una mejor adopción de políticas encaminadas a resolver las desigualdades entre los géneros.
  3. A partir del valor obtenido en el IPG de la Provincia de Guantánamo se puede plantear que existen desigualdades entre los géneros, fundamentalmente cuando se trata en la participación en cargos de poder, ya que las mujeres técnicas, en términos porcentuales, representan más que los hombres.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. ALBERTI, PILAR. (2004:22). Género, ritual y desarrollo sostenido en comunidades rurales de Tlaxcala. Colegio de Postgraduados. Área de Género: Mujer Rural. CONACYT. Instituto Estatal de la Mujer-Tlaxcala-Plaza y Valdés Editores. México.
  2. ARIAS GUEVARA MA. (2008:69-73) Enfoque de género en el desarrollo local. Estudios sobre desarrollo local, innovación social y género Editorial Academia, La Habana.
  3. BOISIER, SERGIO (1999). Teorías y metáforas sobre desarrollo territorial. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Santiago de Chile. pp. 51-57
  4. CAÑO MC. DÁVALOS R (1999) Políticas sociales y desarrollo local. Una aproximación desde la perspectiva de género en ciudad y cambio social en los 90. Universidad de La Habana. Pp.157-180
  5. CEPAL (2004) COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE. Pobreza y desigualdad desde una perspectiva de género. Panorama social de América Latina, 2002-2003. Cap.III. Separata.
  6. FERNÁNDEZ RIUZ L. (2006). Mujeres y estudios de género en Cuba. Dossier Equidad de Género. (Folleto ACPA)
  7. FERES JC Y MANCERO X CEPAL (2000): “La medición de desarrollo humano: elementos para un debate”, en 5to. Taller regional del MECOVI. La medición de la pbreza: métodos y aplicaciones. México, 6-8 de junio de 2000.
  8. FLEITAS, REINA (2005) Las tradiciones teóricas en los estudios sociológicos sobre la familia. En Selección de lecturas de Sociología y Política Social de la familia Editorial Félix Varela, La Habana, 2005.
  9. FMC. Las cubanas ante el fin del siglo. Realidades y desafíos. La Habana. 1995
  10. Investigación sobre desarrollo humano en Cuba 1995. CIEM.PUD.La Habana.
  11. LAMAS, MARTA (2002), ¯La antropología feminista y la categoría género”, en
  12. Cuerpo, Diferencia Sexual y Género, Taurus, México, MANUD (2008-2012 pp. 13-18, 39-45) Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
  13. LÓPEZ. C. “Índice de Desarrollo Humano una propuesta para su  perfeccionamiento” Economía y Desarrollo La Habana. Vol 119. Núm 1. 1996
  14. PÉREZ REYES M. Y BAO CHENIQUE R. (2011:23-25) Confesiones y reflexiones sobre sexo y género. Elementos conceptuales básicos para entender la equidad de género. Editora Agroecológica.
  15. PDHL/Cuba (2002). Informe de Evaluación externa, La Habana, julio 2002.
  16. PNUD Informe sobre desarrollo Humano 1994. México Fondo de Cultura Económica    S. A de C.V 1994, p 107.
  17. PNUD Informe sobre Desarrollo Humano 1995. México  S. A de C.V 1994, p 107.
  18. Rodríguez, J. L. Estrategia del desarrollo económico en Cuba. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales. 1990
  19. Rodríguez, J. L. Estrategia de desarrollo económico en Cuba. La Habana. Editorial de Ciencias Sociales. 1990
  20. TRAPOTE FERNÁNDEZ. R (2010) Género y empoderamiento de la mujer: Una estrategia para los proyectos de desarrollo local. Revista Folletos Gerenciales. Año XIV, No. 3. Julio-Agosto-Septiembre.
  21. TRAPOTE FERNÁNDEZ. R (2011) Crítica a las teorías del crecimiento económico. Edición No. 52 de la Revista Electrónica ¯Hombre, Ciencia y Tecnología. ISSN 1028-087.
  22. RAPOTE FERNÁNDEZ. R (2011) Barreras Institucionales que frenan el desarrollo local en Cuba. Edición No. 54 de la Revista Electrónica ¯Hombre, Ciencia y Tecnología. ISSN 1028-087
  23. ZAPATA, EMMA; LÓPEZ, JOSEFINA; COORDS.(2005) La integración económica de las mujeres rurales: un enfoque de género. PROMUSAG (Programa de la Mujer en el Sector Agrario), SRA (Secretaría de la Reforma Agraria). México. p. 10,16 y 17.
  24. MÉNDEZ REYES (Coord.) SERRANO LÓPEZ M. y ALCOVER BISBAL B. (autores) (2000): El Índice de Desarrollo Humano en Baleares. Aplicación de la Metodología del IDH elaborado por las Naciones Unidas a las comunidades españolas.
  25. Vasallo Barrueta, Norma La Evolución del Tema Mujer en cuba. Revista cubana de Psicología Vol.12 No.1-2, 1995.
  26. OXFAM (2010); 50 años después: mujeres en Cuba y cambio social. La  Habana.2010

 



[1] En idioma inglés, el término es EMPOWERMENT, que no tiene traducción directa al español, y que se refiere a la acción de dar poder a un individuo o un grupo. Sin embargo se utilizará la palabra Potenciación aún reconociendo que no tiene exactamente el mismo significado.

[2] Es necesario destacar que este es uno de los elementos que más se ha estudiado, e inclusive se han calculado índices, donde se destaca por esta autora el Índice de Potenciación de Género calculado a escala territorial, para Cuba (Pérez Rangel 2006)

[3] Este también puede ser utilizado para actividades económicas, no obstante por la falta de información se decidió diagnosticar la situación de mujeres y hombres atendiendo a los grupos de edades. 

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Ocaña Pérez, Galia,Trapote Fernández, Raiza y Ramos Cala, Alain: "Índice de potenciación de género a escala territorial para Guantánamo" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, septiembre 2014, en http://caribeña.eumed.net/indice-potenciacion-genero/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.