JOBABO: HUELLAS DEL TIEMPO Y PATRIMONIO EN EL CENTENARIO DE SU FUNDACIÓN

Resumen:
Este trabajo recoge en síntesis la historia de los antecedentes, fundación y evolución histórica de Jobabo y el surgimiento de la localidad, así como el proceso de urbanización y formación de una cultura y signos de una identidad propia. A través de una indagación histórica basada en la revisión de fuentes documentales de archivos, registros, testimonios y bibliografías diversas se realizó una reconstrucción del proceso a la luz de la ciencia histórica que nos permitió aportar elementos nuevos sobre la fecha fundacional y enriquecer la historia local.
Palabras claves: localidad, fundación, Jobabo, evolución, identidad.

Introducción:

Jobabo es de resultas palabra aborigen que según el Catauro de Cubanismos significa: tierra poblada por Jobos.

Al abordarse el proceso histórico en Jobabo , es necesario tener presente que su territorio ha sufrido modificaciones y ha estado sometido a diferentes formas  de administración a lo largo de los siglos hasta llegar a la situación actual.

En la monografía del municipio reza: En los períodos desde 1510 hasta 1607, Jobabo perteneció a la Villa de Bayamo. Luego, desde 1607 a 1868 pasa a formar parte de la Gobernación de Santiago de Cuba. Entre 1868 y 1902, el territorio perteneció al Departamento Provincial Oriental y desde 1902 a 1974, con la división de la República en seis provincias, formó parte de la antigua provincia Oriente. Tras la nueva división político-administrativa en 1976, se integra como municipio a la recién formada provincia Las Tunas, hasta la actualidad.[1]

Debemos señalar que entre 1902 y 1910  el territorio que ocupa nuestro municipio perteneció al término municipal de Puerto Padre y a partir de 1910 al término municipal de Victoria de Las Tunas formando los barrios de: Ojo de Agua, Palmarito,  Cuaba, y San José de la Plata . En 1913  es segregado el barrio de San José para crear el barrio de Jobabo.[2]

Fueron estas tierras cuna de asentamientos aborígenes precolombinos, fundamentalmente se han encontrado sitios arqueológicos en la zona sur,   hallazgos dan fe de la existencia de culturas en diferentes estadios de desarrollo.  La obra Hatuey y Guarina del poeta tunero el Cucalambé tiene como locación  el fundo de Virama, de ahí que nos sintamos orgullosos de ser la cuna de su amada Flor de Virama.

En 1510 se produce el primer contacto de las fuerzas españolas de la conquista con los aborígenes que poblaban estas tierras,   y el primer contacto de los aborígenes con las creencias europeas al regalarle Ojeda una virgen, sobre este hecho se plantea:

Es preciso resaltar que fueron los aborígenes tuneros, los primeros que le hicieron votos a la Virgen María en nuestro país, pues de hecho  se convierte esta región en la cuna del culto mariano en Cuba.

Según los estudios que hemos realizado, los primeros templos católicos de Cuba fueron: La ermita de Colón en las márgenes del río Jobabo, erigida por el Almirante en 1494, la de Macaca (3) fomentada por un marinero en 1509 y la construída a la Virgen María por Ojeda en 1510 en Cueybá. (Marrero Zaldivar2001;6)

  1. I.                 Evolución Histórica

La fuerte atracción del oro de las minas de Caobilla  hace de esta zona escenario temprano de la esclavitud africana y en 1533 de la primera sublevación de esclavos de Cuba. Durante los siglos siguientes la zona evolucionó hacia la construcción de haciendas ganaderas, Cabaniguan y Virama entre otras, a mediados del siglo XIX el embarcadero de la Zanja toma importancia como punto de comunicación y de trasiego y embarque  de mercancías caracterizándose la zona por la baja densidad poblacional, aunque  en estas haciendas durante el siglo XIX existen esclavos, destacándose ya e n la década del sesenta las propiedades del bayamés Francisco Vicente Aguilera.

En las  cercanías de la zona hoy conocida por el Corojo estaba situado un trapiche propiedad de Aguilera, todavía no está esclarecido en los estudios historiográficos regionales la  historia azucarera de esta zona geográfica y se tienen  referencias no confirmadas de un  pequeño trapiche en Ojo de Agua  de los Melones: lo que si está demostrado es que al terminar el siglo XIX  en el  territorio actual de Jobabo era   la actividad ganadera su base económica fundamental.

Por su geografía limítrofe con el Camaguey fue paso obligado de los mambises y escenario de importantes batallas en las luchas por la independencia  en ambas guerras: el 17 de octubre de 1868 Francisco Vicente Aguilera se alza en armas, desde Cabaniguan, donde hizo historia el Regimiento Cabaniguan, constituye el hecho de armas más notable el Combate de Palo Seco dirigido por Máximo Gómez el 2 de diciembre  de 1873. Fue punto de reuniones entre importantes figuras de la dirección de la lucha, así como en  Ojo de Agua de los Melones, estuvo enclavada la casa de gobierno desde donde Carlos M. de Céspedes tomó importantes decisiones para el curso de la guerra.

Resulta interesante para el estudio de la localidad y su evolución socioeconómica estudiar a fondo la evolución de la propiedad de Cabaniguan que en una escritura  primera del 11 de noviembre de  1883 contaba con 2243 caballerías, 293 cordeles y trece varas cubanas.[3]

Se sitúan sus límites en 1883 como sigue al norte: limitaba con la finca de San José de la Plata propiedad de los hermanos Machado y Bracito propiedad de Vicente Machado y la comunidad de Guaramanao, también perteneciente  al citado propietario, al este con los terrenos de la comunidad de Virama, propiedad de Leocadio Ramírez Vila y herederos de Rafael Oro Ramírez, de ello esta autora infiere el nombre de Ramírez  de una comunidad surgida posteriormente tiene como fundamento los nombres de estos antiguos propietarios.  Al sur  colindaba con la comunidad de Virama y  una ancha franja de manglares propiedad del estado que la separa del mar del sur, al oeste limitaba con el río Jobabo, que la separa de otra parte de la finca que radica en la jurisdicción de Camaguey, con un valor de cincuenta y cuatro mil pesos en oro americano

En 1883 estos señores adquieren título de compraventa de la finca La Candelaria propiedad que logran  en  este acto de Altagracia Estrada Estrada viuda de Don Juan García esta propiedad comprendía los sitios siguientes: Candelaria, La Mina, San Francisco, Piedra de Imán, El Corojo, La Llave, Jaquey, El Lavao; Camalote Santa Clara el Potosí y la Canoa con una extensión de cincuenta y seis caballerías acotadas[4]

Esta finca es  adquirida  por la Sociedad Mercantil de Manzanillo por sucesión de Francisco Vicente Aguilera en pago de deudas en la cual existían haciendas y potreros destruidos por la guerra,  la finca mayor de Cabaniguan medía en 1887  2906 caballerías o sea su extensión se incrementa en cuatro años, la finca llamada La Mina incluida medía trescientas caballerías situada en  la zona de Caobilla en el fondo de Cabaniguan, estando incluidos además varios sitios. La propiedad es adjudicada en la escritura 204 por pago de deudas y otorgada oficialmente el 16 de diciembre de 1887 separan La Mina de Cabaniguan y Virama de mitad entre si[5] Debido al fallecimiento de Rafael Oro Ramírez y a la división de la propiedad entre sus principales herederos Don José Leocadio Ramírez Oro y Acacia Florinda  y Doña Consuelo Oro  Figueredo[6]

El espacio geográfico   que hoy ocupa el pueblo de Jobabo era una zona boscosa, donde primaban las maderas preciosas y el jobo y sólo existían según los escritos de Manuel Areválos algunas casitas de labradores.

Con limitados caminos vecinales, zona cubiertas de bosques,  una  escasa población, la zona rica en tierras vírgenes era de muy difícil acceso, con un caudaloso río bordeando su geografía constituyó un  punto de mira  de la voracidad de la Cuban Company.[7]

El historiador cubano Juan Pérez de La Riva que unió sus estudios históricos  a los demográficos  hace un estudio del poblamiento cubano desde su concepto de ¨las soledades¨ al surgimiento de las localidades y regiones a partir de la conquista del espacio cubano, esta se realiza fundamentalmente a partir de la expansión de la industria azucarera  a través de los siglos, y que en el proceso que estudiamos se refleja con la expansión azucarera a partir de la compra de tierras por la Cuban Company  desde  1900 y el surgimiento del central azucarero.

Estas tierras pasan a manos de la Cuban Company en 1902, que tenía su matriz en N. Yersey Estados unidos de América reduciéndose la compra a mil doscientas treinta y cinco caballerías ciento ochenta y tres cordeles y 9 décimas la compra es refrendada  por H Wohi Gham natural de Escocia en Islas británicas apoderado  especial de Arthur Coppell  vicepresidente de la compañía.

Repensando el proceso salen  a la luz aspectos, como el incremento de las tierras de la finca Cabaniguan en sólo tres  años entre 1883 y 1887 están dados por la adquisición de la Candelaria y como al comprar la compañía norteamericana no compra la totalidad de sus tierras,  siendo hasta las postrimerías del siglo decimonovénico la ganadería la actividad económica fundamental de esta región,  los  escasos asentamientos poblacionales existentes eran rurales y con baja densidad,  el incremento demográfico se produce a partir de la primera década del siglo XX

Durante los primeros veinte años del siglo se producen  constantemente procesos y pleitos por el deslinde de las haciendas comuneras, específicamente entre los codueños de las tierras que no pasan a manos de la Cuban Company, y el surgimiento de los colonos del central en sus tierras. Este proceso nos muestra  la transición en la localidad de la hacienda ganadera al latifundio azucarero y constituye una pista del proceso de modernización capitalista. ¨El latifundio azucarero, por su parte, completó el largo proceso de acumulación originaria del capital en Cuba, expropiando a una parte del campesinado y, sobre todo, al cerrar la posibilidad del acceso a la tierra.¨(Zanetty Lecuona 2006;60)[8]

Durante el período de la ocupación militar ya la Cuban Company comienza el proceso de apropiación de riquezas, pero sus primeros pasos van dirigidos al lucrativo negocio de los ferrocarriles y logra obtener el privilegio de la construcción de este ferrocarril  a través de la figura  Van Horne El principal problema para el proyecto de la Cuban Company era el legal. Obteniendo el permiso  gubernamental para la construcción de dos centrales azucareros uno en la zona de Jatibonico  y  el otro al que pondría el nombre de Jobabo.

Entre 1900 y 1905 se construyó el ramal ferroviario Martí Bayamo que abrió el acceso a la zona y atrajo los primeros trabajadores emigrantes que trabajaron en su construcción, esta vía constituyó un paso definitivo en la decisión de construir el central debido a que  facilitaba a la compañía constructora el traslado de materiales y posteriormente la maquinaria.

Este proceso lo hemos reconstruido a través del trabajo con documentos del fondo del Ayuntamiento del Término Municipal de Victoria de Las Tunas, los documentos de la Cuban company que se encuentran en el archivo histórico de Camaguey, Archivo Histórico de Bayamo y en el archivo Nacional de Cuba: en el archivo Histórico de Santiago de Cuba encontramos los documentos de asociaciones y papeles de propiedades, enfrentamos el problema de no poder revisar la documentación del archivo del comercio que se encuentra en el archivo histórico de Las Tunas actualmente cerrado al trabajo de los investigadores.

  1. II.               Expansión azucarera y fundación de Jobabo

En 1907  la Cuban Company obtiene el permiso para realizar el desmonte de los bosques para  emprender en 1908 las obras constructoras,   en la marcha realizaron sus ingenieros un cambio en el terreno que  inicialmente estaba previsto colindante al río Jobabo,  por considerarlos muy bajos y deciden construirlo en el sitio actual:  Sao del Salvial.  Las faenas constructivas atraen en 1908 la primera oleada migratoria de españoles integrada  en  mayor  por ciento por gallegos, que se incorporan como peones y jefes de cuadrillas.

Al mismo tiempo que se construye el central se  continua la tala  de bosques para la construcción de la infraestructura ferroviaria del azúcar y el fomento de las áreas cañeras, con la siembra de cañaverales a la vez que aparecen los colonos que trabajan  y fomentan las colonias  y se construyen los bateyes surgiendo nuevos núcleos poblacionales rurales y los conocidos barracones para los emigrantes antillanos, fundamentalmente haitianos.

La construcción del Batey azucarero del central,  llama la atención del ayuntamiento que quiere tenerlo en los límites de su término:

  • El 10 de febrero de 1911  se dio lectura en la sesión del ayuntamiento de un telegrama del Sr Colás apoderado de la Cuban Company el acceder a la petición del gobierno, por lo que revoca el acuerdo de ir a Camaguey

Estos datos nos demuestran que el batey del central  comienza a construirse en el primer trimestre de 1911 y que todavía no tenía nombre oficialmente pues se  le denomina en los documentos Cabaniguan.

El 13 de julio de 1911 En el acta del ayuntamiento se presenta el plano y la memoria descriptiva del poblado que con el nombre de Jobabo intenta urbanizar la Cuban Company:

Dándosele  lectura a la referida memoria descriptiva, acordándose tomar en consideración el proyecto de referencia y a propuesta del concejal Sr  Salcedo, se acordó que pasara a la comisión de fomento para que esta  emita la información correspondiente, declarando urgente la aprobación del plano y memoria descriptiva y encontrándose presente la comisión de fomentos se les pidió  emitieran su informe y después de estudiado, queda para listo para impartir su aprobación[9]

Este documento queda aprobado el 17 de julio de 1911 que queda instituido como el día de la fundación de Jobabo, cuyo centenario celebramos.

En estos primeros tiempos existen contradicciones   entre el ayuntamiento y los nuevos propietarios pues no se cuenta con un alcalde recaudador, hay  desconfianza en cuanto  al pago por  la matanza de reses, y llevan al mismo nivel de impuestos los animales sacrificados en las colonias y en el matadero municipal. Estas reservas  provocan el acuerdo de trasladar para Jobabo la alcaldía de barrio de San José de La Plata, lo que provoca  una fuerte protesta entre los vecinos del  referido lugar

El 15 de febrero de 1913 se adoptan acuerdos importantes para el proceso de urbanización de Jobabo: se propone la creación del juzgado municipal  ,. una estación telegráfica y  un presupuesto para el   cementerio,  el día  21 de abril de 1915 se concedió el permiso a Francisco Arredondo para la instalación de la red de alumbrado público en Jobabo

  • 22 de noviembre de 1915 el ayuntamiento toma el acuerdo de que el parque que se construye en Jobabo lleve el nombre del general Paquito Borrero,  general mambí muerto en 1895.

En 1917 es nombrado alcalde del barrio de Jobabo Antonio Carreras All, por poco tiempo es sustituido por Mariano Mayo y luego  por Antonio Sainz.

Entre 1919 y 1925 se construyen nuevos establecimientos algunos de ellos de mampostería como: Asociación de Colonos, Sociedad Cultural  Liceum, Farmacia, manteniéndose los límites del poblado dentro del perímetro inicial.

Sobre la polémica historiográfica de  si existía un poblado  nombrado Jobabo con anterioridad no tenemos evidencias pues en  el trabajo realizado con el censo de 1907 la población del barrio San José de la Plata era ínfima, en 1913 se realiza un censo en la provincia de Oriente y ya la población experimenta un salto demográfico, que se explica como consecuencia lógica de la construcción del central, el batey, el poblado y el desarrollo de la incipiente red comercial y de servicios, lo que atrajo a partir de 1908 oleadas migratorias de españoles, caribeños y chinos, también encontramos en los libros de los barrios Puertorriqueños, venezolanos,  tres árabes  y un colombiano.  Resulta claro que la fecha del 17 de julio de 1911 marca el hito de la creación de Jobabo, poblado que en el censo de 1919 contaba ya con 1715 habitantes.

  1. IV.             Evolución y formación de la localidad

La modernidad llega a Jobabo a través de  proyectos urbanísticos ambiciosos calles bien delimitadas, la construcción de hoteles, cine teatro,  que llevan a la ampliación de espacios urbanos, y una década de prosperidad económica que conduce  a la creación de patrimonios sólidos en la naciente burguesía local, las construcciones constituyen un testimonio de lo anterior, parte de los emigrados españoles logran consolidar sus posiciones como propietarios de comercios, colonos y dueños de establecimientos de servicios  cómo los hoteles Plaza y Paris.

En el aspecto sociocultural en estos años se producen cambios en la estructura social imperante, parte de la urbanización se lleva a vías de hecho a través de los  bateyes azucareros, y en las zonas rurales surgen nuevos núcleos humanos en las colonias, mientras tanto en  las cabeceras urbanas   se expanden los perímetros urbanos, y se mejora el trazado y mantenimiento de calles.

En estos años se amplían las vías de comunicación construyéndose nuevos caminos de hierro:   como el ferrocarril central, el ramal  Martí _Bayamo y algunos caminos vecinales, todos estos cambios facilitan el acceso a la región y crea nuevas fuentes de empleo.

Se incrementa la red educativa con la creación de aulas, algunas escuelas públicas y academias privadas,  estas evidencias se observan   en  actas de los gobiernos municipales y registros de asociaciones que se encuentran en los  archivos históricos de Las Tunas  y  Santiago de Cuba.

Como consecuencia directa de  la expansión económica y las inversiones se produce un incremento demográfico    cuya explicación se origina de un  creciente flujo migratorio   de procedencia variada, al ser la región tunera receptora del mismo_  es escenario de un intercambio de influencias  recíprocas entre culturas populares,   que transforma el mapa étnico cultural tunero, donde cada grupo incorpora nuevas costumbres, prácticas y visiones.

Los españoles emigración favorecida constituyen una masa numerosa  de emigrantes cuyos años cumbres son: 1908, 1912, 1918: comienzan su trabajo la construcción y quedan como trabajadores, primero llegan hombre solos y luego se establecen con sus familias en un espacio generalmente urbano y suburbano.

Las tradiciones culturales de los españoles tienen una significativa influencia en los nuevos poblados, siendo los mismos de filiación religiosa católica en su generalidad es por ello que desde los inicios se auspiciaban  servicios religiosos  como bautizos, bodas y  otras prácticas culturales, costumbres y creencias que con el paso del tiempo llevan al surgimiento de sociedades culturales de instrucción y recreo como filiales de  casinos españoles de ciudades vecinas.

En resumen la interacción de  diferentes culturas en un mismo espacio geográfico, con necesidades espirituales compartidas por diferentes grupos, y un contexto sociocultural  en desarrollo,  llevan  a la formación de una memoria colectiva  y el surgimiento de tradiciones culturales y valores identitarios.

En   estas primeras décadas junto con el desarrollo urbanístico se consolidan elementos  claves de la identidad local: en 1928 surge la tradición cultural de las Verbenas de Jobabo San José que llenan  un vacío en la espiritualidad  y constituyen un espacio de participación social,  y con el tiempo se convierten  en la tradición cultural más importante, mientras que en espacios rurales, se desarrollan tradiciones culturales provenientes de la cultura haitiana como: la danza de la guinea.

La clase trabajadora se fortalece  en la medida que las contradicciones  clasistas crecen preparando el escenario para luchas sociales venideras e irrumpe en la escena a partir del movimiento huelguístico antimachadista en los años 30 y épicas batallas sindicales, cuyos nombres más conocidos son: Genaro Macias, Elizardo Feijoo, Enrique Casal y otros dirigentes sindicales y por supuesto la fuerza de los trabajadores del campo dirigidos por  Juan Delgado alias Sandino.

Con la década del 50 llega a Jobabo un amplio movimiento martiano, ortodoxo y posteriormente el movimiento clandestino antibatistiano, que incorpora a la lucha a muchos combatientes de las clases explotadas y de la burguesía media: en este amplio movimiento la presencia de la mujer combatiente tuvo como  ejemplos más significados  a Concepción Regueyro y Flora Caraballo.

En la lucha armada contra Batista combatientes Jobabenses, se incorporan a la Sierra y al 4to Frente Simón Bolívar destacándose la Guerrilla de Marcos Carménate y en la Sierra Maestra. El combatiente Jesús Bermúdez Cutiño, hoy general de las FAR, y cronista de la lucha armada, se destacó por cumplir importantes misisiones antes y después del triunfo. La acción mílitar más importante del siglo XX fue la toma de Jobabo el 30 de diciembre de 1958, que condujo a la liberación.

Con el triunfo revolucionario del Iro de Enero de 1959, llegan importantes transformaciones que conducen a la nacionalización del central, y la expropiación de los latifundios, surgen toda una red de escuelas e instituciones sociales de la educación, la salud, etc.

En el campo económico se desarrollan ambiciosos planes de construcción de criaderos de aves, cerdos, una planta procesadora de Kenaf Makenaf II y se crearon  importantes planes vianderos y de cultivos varios, que se convirtieron en verdaderos polos de producción de alimentos.

Con el periodo especial y el desmantelamiento del central azucarero,  el municipio perdió su principal fuente de  producción y de empleos, pero mediante la Tarea Älvaro Reynoso se han formado importantes recursos humanos en varias especialidades.

La universalización de la Educación Superior en  el municipio, condujo a graduaciones de profesionales formados en el territorio en los últimos cinco años.

Hoy  este pueblo emprende la batalla de las transformaciones del modelo económico y social, y luchamos por conservar las tradiciones y valores de la identidad cultural, los fundadores hace 100 años construyeron un pueblo próspero, nos legaron su historia, tradiciones y patrimonio edificado nos corresponde a los Jobabenses de hoy construir el legado que le daremos a nuestros nietos dentro de cien años.

El momento nos lleva a recordar los que emprendieron el camino de la defensa de la historia y construyeron las primeras visiones de localidad: un recuerdo a Manuel Arévalo, Evaristo Barrios y José Zaldivar.

A todos aquellos que un día llegaron  llenos de sueños y sus huesos descansan para siempre en esta tierra y nos construyeron un futuro: Los Vallejo, Pancho el Largo, Adina Browm, Gertrudis Ross,  Antonio López y tantos emigrantes que  abonaron  la tierra con su sudor.

Para mi Jobabense de nacimiento y convicción que amo esta tierra  y su cultura e historia  quiero culminar mis palabras con un epigrama que hace unos años dediqué a mi pueblo:¨ Tomo fresco en la sombra de tus jobos y tecas y me baño en las aguas del manguito, donde viven en complicidad fantasmas de indios y esclavos.

Conclusiones:

  1. La localidad puede tener un centro definido y un entorno rural ligado con el centro, presentándose una relación directa entre uno y otro. sin embargo, puede surgir del entorno rural o del centro, dependiendo de dónde estén ubicados los liderazgos económico, político, social y cultural; es por ello que  sostenemos la tesis de que la aparición de un núcleo poblacional y centro económico cultural  a inicios del siglo XX constituye el núcleo catalizador del surgimiento de nuestra localidad.
  2. El historiador cubano Juan Pérez de La Riva que unió sus estudios históricos  a los demográficos  hace un estudio del poblamiento cubano desde su concepto de ¨las soledades¨ al surgimiento de las localidades y regiones a partir de la conquista del espacio cubano esta conquista se realiza fundamentalmente   a partir de la expansión de la industria azucarera  a través de los siglos, y que en el proceso que estudiamos se refleja con la expansión azucarera a partir de la compra de tierras por la Cuban Company  a partir de 1900 y el surgimiento del central azucarero y un núcleo urbano con un entorno rural asociado a través de las relaciones sociales y productivas.
  3. La complementariedad metodológica apoyada en los métodos históricos y la etnografía apoyadas en la utilización de fuentes documentales de archivos, materiales de los censos de 1907, 1913 y 1917, y la lectura e interpretación de la iconografía, nos sirvieron de sostén  para los análisis históricos realizados.
  4.  El proceso de urbanización y expansión económica  cuyos límites temporales comienzan en 1905 con la construcción del ferrocarril  y continúa con el desmonte y construcción del central  su red ferroviaria y áreas cañeras conlleva al proceso de aparición del batey azucarero y el poblado aledaño de Jobabo y el desarrollo de una red de servicios comerciales
  5. El proceso de deslinde de las haciendas comuneras y  la compra de  tierras por la Cuban company marcan el inicio del proceso de transición de la hacienda ganadera al latifundio azucarero en el territorio.
  6. El surgimiento del poblado en  julio de 1911 y el barrio de Jobabo  en 1913 y el consiguiente incremento demográfico  producto de las oleadas migratorias entre 1908 a 1930 provenientes de diversas latitudes marcan  el punto de partida para   el  entramado social  que va delimitando sus estamentos de una burguesía media rural representada por los colonos; los comerciantes medios y pequeños que significan una burguesía urbana: además de trabajadores  de la industria y el campo como jornaleros agrícolas siendo los de más baja remuneración los haitianos que  vivían  siempre en los barracones de las colonias.
  7.  La interacción de  diferentes culturas en un mismo espacio geográfico, con necesidades espirituales compartidas por diferentes grupos, y un contexto sociocultural  en desarrollo  llevan  a la formación de una memoria colectiva  y el surgimiento de tradiciones culturales y valores identitarios.

Bibliografía:

  • Barnet Miguel.Biografía de un Cimarrón.__La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1992
  • Barcia Zaqueira María del Carmen.La  Emigración Española de 1880-1930: una emigración favorecida.El traslado Masivo de españoles a Cuba en Revista Catauro año 2  del 2000.
  • Barcia Zequeira María del Carmen. Burguesía Esclavista y Abolición._ La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2001
  • _______________ Una mirada social a las familias: su presencia en censos y padrones (1870-1919).- Madrid ._ Revista de Indias._ Volumen.LX, no.219, 2002
  • Cabrera Prieto Gerardo. Conflicto, tierra y poder en Las Tunas(1777-1849).- La Habana. Instituto de Historia de Cuba: Editora Historia,2008: pp208
  • Colectivo de autores. Homenaje a Manuel Moreno Fraginal: em Revista Encuentro de La Cultura Cubana 21/22 verano invierno del 2002, Madrid España
  • Colectivo de Autores. La Historia en la palabraIV: Francisco Vicente Aguilera, Padre de la Patria Cubana.- Bayamo.- Ediciones Bayamo, 2008
  • De la Torre Molina Mildred. La nueva mirada  de la historiografía cubana en Cuba Una identidad en movimiento  en INTERNET www.archivocubano.org/delatorre.html -
  • Fe Iglesias. Del Ingenio al central._ La Habana.- Editorial de Ciencias Sociales,2005.
  • González     Dominga. La política Migratoria en los inicios de la Seudo república en Revista Economía Y Desarrollo; año:88 N.5 septiembre –octubre de 1988.
  • __________________. “La Emigración Española en Cuba” en Economía y desarrollo, La Habana, 1988.
  • . Guerra Sánchez Ramiro. Azúcar y población en las Antillas._ La Habana._ Editorial de Ciencias sociales,1981
  • . Guanche Pérez Jesús. Procesos Etnoculturales de Cuba._ La Habana:  Editorial Letras Cubanas, 1983.
  • Marrero Zaldivar Victor.  Las Tunas: Breves apuntes para su historia local en INTERNET lombardiacuba.interfree.it/apuntes%20historia.htm –
  • Morejón Seijas Blanca. Un Elogio a Juan Pérez de la Riva Pons(1913-1976) en INTERNET bvs.sld.cu/revistas/spu/vol34_1_08/spu04108.htm, 2008
  • Moreno Fraginal Manuel. El Ingenio. Complejo económico y social cubano del azúcar.-  La Habana._ Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, 1964.
  • . Ortiz Fernández Fernando. Estudios Etnosociológicos._ La Habana._ Editorial de Ciencias Sociales, 1992
  • Ortiz Fernández Fernando. Glosario de Afronegrismos._ La Habana._ Editorial de Ciencias Sociales, 1995.
  • Pérez de la Riva Juan. Los culies chinos en Cuba (1847-1880) Contribución al estudio de la inmigración contratada en el Caribe._ La Habana._ Sociología: Editorial de Ciencias Sociales,2000 PP 467
  • . Pérez de la Riva Juan. La población de Cuba, la guerra de independencia y la inmigración del siglo XX en Revista De la Biblioteca Nacional José Martí: año:62, N. 2 marzo agosto de 1961.
  • Pérez de la Riva Juan. Los recursos humanos en Cuba al comenzar el siglo: Inmigración, Economía y Nacionalidad (1898-1906) en Anuario de Estudios Cubanos. N.1._ La Habana._ Editorial de Ciencias  Sociales, 1975.
  • Pico Fernando. Nuevos retos a la Historia Social del Caribe en INTERNET en clio.academiahistoria.org.do/trabajos/clio173/tema9-fp.pdf –
  • Pino Santos Oscar. El asalto a Cuba por la oligarquía financiera yanki._ La Habana._Editorial de Ciencias Sociales: Historia de  Cuba,  1992.
  • . Torres Cuevas Eduardo. Félix Varela: Los orígenes de la ciencia y la Conciencia Cubanas.__La Habana._Editorial de Ciencias Sociales, 1995.
  • Torres Cuevas Eduardo. Cuba un sueño de lo posible en Revista Contracorrientes; año:2: octubre diciembre 1996, N.6 PP: 8-20
  • Torres Cuevas Eduardo. En Busca de la Cubanidad. Tomo.2._ La Habana._
  • Historia: Editorial de Ciencia Sociales, 2006, PP10-1
  • Santamaría Antonio. Naranjo Orovio Consuelo.La historia social de Cuba, 1868-1914.Aportaciones recientes y perspectivas._ en revista Nuevos Mundos Mundos nuevos en INTERNET nuevomundo.revues.org/index596.html – ,2002
  • Zanetty Lecuona Oscar. Gestación de la Moderna Economía en las Antillas

Hispanas(1850-1900) eINTERNETclio.academiahistoria.org.do/trabajos/clio169/tema4-ozl.pdf.2007

  • Zanetty Lecuona Oscar. La república: notas sobre economía y sociedad._ La Habana._ Historia: Editorial de Ciencias Sociales,2006 pp 246
  • Zanetty Lecuona Oscar. Los Cautivos de la reciprocidad._ La Habana._Historia Neocolonial: Editorial de Ciencias Sociales, 2003
  • _______________ Las manos en el dulce: estado e intereses de la regulación de la industria azucarera cubana(1926-1957)._ La Habana.- Historia: Editorial de Ciencias Sociales,2004: pp203

[1] Monografía del Municipio Jobabo. Colectivo de autores PCC Municipal, 2003 es importante destacar que en 1913 surge el barrio de Jobabo, pues ninguno de los antiguos barrios del término municipal de Victoria de Las Tunas tenía ese nombre.

[2] López Ramos Belkis Urbanización y expansión azucarera en Jobabo, ponencia presentada al Congreso Provincial de Historia, 2010

[3] En el registro de propiedad de Las Tunas comparece esta finca y su protocolo de compras ventas como la finca 389 en el folio12 tomo 6

[4] Inscriptas en el folio 17 del tomo1 finca 19 en el registro de propiedad de Victoria de Las Tunas.

[5] Escrito en el folio 80 tomo2 del Ayuntamiento de Bayazo en el protocolo notarial del notario Fuentes.

[6] En Archivo Histórico Provincial  Fondo Jusgados de la provincia de Las Tunas Expediente 42 legajo 2

[7] Belkis López Ramos IBIDEM

[8] Ver la obra  de Oscar Zanetty La República : notas sobre economía y sociedad  el capítulo 1929: La crisis Mundial y la crisis cubana.

[9]  Acta del Ayuntamiento del Término Municipal de Victoria de Las Tunas 1910-1912 Expediente 1289 caja 40

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
López Ramos, Belkis Milagros,Ramos Pantoja, María Luisa y Rojas Ramírez, Raúl: "Jobabo: huellas del tiempo y patrimonio en el centenario de su fundación" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, abril 2014, en http://caribeña.eumed.net/jobabo-fundacion/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.