LANSKY, BATISTA Y EL BAJO MUNDO DE LA MAFIA NORTEAMERICANA EN CUBA DESDE 1934 HASTA 1958

Resumen

El período histórico de 1934 a 1958 fue quizás el más prolífero en Cuba para que se manifestaran en grado extremo la corrupción político-administrativa, en este sentido, históricamente apelamos a una enseñanza basada en aquellas características del período que resaltan lo económico y lo político, en tanto lo social lo dejamos ver como el agravamiento de las condiciones de vida del pueblo, el predominio del juego, la prostitución y otros vicios, solo quedándonos en las ramas, sin descender a la raíz, siguiendo esta dirección se hace necesario, ilustrarle al estudiante que estos flagelos que afectaban la sociedad cubana, lo heredamos en mayor medida de la neometrópoli impuesta por la fuerza a partir 1902, flagelos dañinos, en una muy mala versión cubanizada, de todo un bajo mundo de corrupción, crímenes, extorsión, chantajes, contrabandos y vicios, propios de una sociedad norteamericana como la de entonces. Estos males se convirtieron en centro de atención de líderes populares que con una elevada cuota de honestidad se pronunciaron a favor de un adecentamiento público, como fue el caso de Eduardo R. Chibás. El presente artículo tiene el propósito de reflejar como entre 1934 y 1958, La Habana fue convertida en un colosal imperio de la mafia norteamericana, uno de los más importantes del mundo en su tiempo, con el consentimiento de una selecta élite de funcionarios de los gobiernos de turnos, para el lavado de dinero ilegal desde Estados Unidos, el procesamiento de diamantes y oro llegados de contrabando y una red de casinos, famosos hoteles, cabarets y restaurantes.

Palabras Claves: Corrupción política-administrativa, Crimen organizado, Capo, Familia criminal.

LANSKY, BATISTA AND THE UNDERWORLD OF THE AMERICAN MAFIA IN CUBA FROM 1934 TO 1958.

Summary:
The historical period from 1934 to 1958 was perhaps the most prolific in Cuba to be manifested in the extreme political and administrative corruption in this regard, we appeal to historically-based instruction in those period features that highlight the economic and political social as we left to see how the worsening of living conditions of the people, the prevalence of gambling, prostitution and other vices, just staying in the branches, without descending to the root, following this direction is necessary to enlighten student these scourges affecting Cuban society we inherited more from the neometropoli imposed by force from 1902, damaging scourges, in a very bad version Cubanised, an entire underworld of corruption, crime, extortion, blackmail, contraband and services typical of an American society as it was then. These evils became the focus of popular leaders with a high share of honesty in favor of a public cleaned up, as was the case of Edward R. Chibas. This article is intended to reflect as between 1934 and 1958, Havana was turned into a colossal empire of the U.S. Mafia, one of the largest in the world in its time, with the consent of a select elite of government officials shift for laundering illegal money from the U.S., processing of diamonds and gold smuggling arrivals and a network of casinos, famous hotels, cabarets and restaurants.

Keywords: political-administrative corruption, organized crime, Capo, Family criminal.

Introducción

Cuando se analiza el contexto internacional norteamericano de 1934 a 1958, específicamente en como fue evolucionando el mundo del crimen organizado, nos percatamos que un gran por ciento de los negocios, jefes de industrias, funcionarios del gobierno fueron en gran medida los responsables y víctimas de la fuerza que futuramente tomaría la ola del pandillerismo en los EE. UU, hasta la trasformación del mundo gángsteril, en “respetadas” familias de la Mafia, el origen de este flagelo social tuvo su gestación, en los barrios marginales de New York, Brooklyn y otras ciudades que en su periferia alojaron a cientos de inmigrantes de distintas nacionalidades que luego se dedicarían a realizar estos trabajos, así surgieron líderes que no necesariamente eran de origen estadounidenses, sino más bien, hijos de estos inmigrantes aunque nacidos en los EE. UU.
Si se hace un análisis histórico de los principales jefes de las hampas mafiosas en el territorio norteamericano, encontramos diversos orígenes, como italianos en su mayoría, judíos y en menor por ciento norteamericanos nativos. El origen de estos grupos, como ya habíamos planteado, se debía en gran medida a la fuerte ola de inmigración que fue objeto la nación norteamericana, y sobre todo a la vida marginal que presentaban esto inmigrantes en sus zonas de residencias, elemento que conduce a muchos jóvenes a integrarse en grupúsculos y pandillas para realizar actividades ilícitas como el robo, el asalto, la extorsión, el contrabando, entre otras para poder sobrevivir en el complejo sistema social capitalista norteamericano en ese momento histórico.
En este sentido la evolución de estos grupos gansteriles, mediante las actividades antes mencionadas, ahora con gran predominio del ingrediente del asesinato para hacerse más temibles, por el predominio del poder y el control de las distintas zonas de operaciones, elemento que venía a amplificar con altavoces el toque de terror y de inestabilidad, propio de una sociedad capitalista con un marcado desequilibrio social y económico. No fueron pocas, ni menos tristemente relevantes las figuras que despuntaron en este mundo del crimen organizado antes, durante y después del período que se pretende estudiar, por solo mencionar algunos, tales son los casos de Louis Buchalter (1897-1944), Alphonse Gabriel Capone (1899-1947), Albert Anastasia (1902-1957), Vito Genovese (1897-1969), Frank Costello (1891-1973), Carlos Gambino (1902-1976), Carmine Galante (1910-1979), Meyer Lansky (1902-1983), Paul Castellano (1915-1985), John Gotti –Último Padrino-(1940-2002), Charles Majuri (1940- ), Giovanni Brusca (1957- ) y otros no menos importante como Charles “Lucky” Luciano con repercusión internacional que junto a Meyer Lansky como creador de la mayor parte del sistema financiero de lavado de dinero de la Mafia, constituyeron unos de los principales referentes del crimen organizado judeo-norteamericano durante el siglo XX.
Cuba por su nueva historia neocolonial, comenzada a partir de 1902, no escaparía a la influencia negativa del monopolio del crimen, el juego y demás elementos de carácter negativo asociado, para los años 1934 al 1958, como ya habíamos planteado, Cuba se convertía en un colosal imperio de la mafia norteamericana, uno de los más importantes del mundo en su tiempo, con el consentimiento de una selecta élite de funcionarios de los gobiernos de turnos, para el lavado de dinero ilegal desde Estados Unidos, pues muchos de los personajes importantes de la época y del gobierno, pagaban a gánsteres cubanos para su protección, para el control de sus negocios, para la extorsión, para asesinar a líderes progresistas, sindicalistas y otros que manifestaran oposición a los interese oligárquicos burgueses, siguiendo esta última idea, no es difícil entender el porqué, del fracaso del lucha del movimiento cívico político encausado por Eduardo R. Chibás frente al Partido Ortodoxo en el período de 1947 a 1951, constituía una misión imposible para el momento histórico que le tocó a líder, hacer cumplir la aspiración de un adecentamiento público, es por lo tanto entendible, los altos niveles de corrupción que predominaba en una élite de funcionarios de los distintos gobiernos, estos sabían lo que implicaba desprenderse de esa corrupción, la pérdida que constituía hacer a un lado el jugoso negocio de corrupción fomentado por la mafia norteamericana, por tanto pretender abandonar la buena vida, la presencia en hoteles de lujo, en casinos importantes, las grandes apuestas, etc, no se contemplaban entre las aspiraciones de ninguno de esos politiqueros, que ya habían saboreado y enseñado a saborear el bouquet del excelente vino Made in USA, y registrado por la Mafia norteamericana.
En este sentido no es de olvidar que una de las características de los gobiernos de 1906 hasta 1958, fue la instauración, fomento y proliferación de los juegos, las malversaciones, el robo de fondos públicos, la prostitución, la presencia de grupos gansteriles al servicio de funcionarios de las distintas gobernaciones, sobre esta base no es difícil explicar porqué jugaba el cubano de entonces, pues la estructura monoproductora de su economía, el desempleo, la estrechez y penurias en las grandes masas de la población constituían un acicate poderoso para buscar alivio en la esperanza de un sorteo. 1  No es de esconder entonces que fuera el propio estado el facilitador e impulsor de tales vicios, pues veía en el juego un gran aliado político para desviar la atención del pueblo de los grandes problemas existentes y de sus posible grandes soluciones, todo esto se acentuaría en el período de 1934 a 1958, y pasarían a convertirse en elementos que garantizarían la adquisición de otros ingresos en esa élite corrupta, que dejaría el germen contaminante a las distintas gobernaciones posteriores.
Una figura importante del mundo del hampa de la mafia norteamericana que se establecería en Cuba en este período de 34 al 58, para colmo de males, va a ser Meyer Lansky, nombre con el que fue conocido en todo el mundo del hampa mafiosa, pero su verdadero nombre era Meyer Suchowljanski, Meyer, conocido además como el financiero de la Mafia, pronto comenzaría a controlar el negocio en EE. UU, desde Cuba en tanto se dedicaría a implementar y desarrollarlos en la Isla con el consentimiento, del tristemente célebre dictador Fulgencio Batista.

Desarrollo

La figura de Meyer Lansky ya había logrado adquirir un lugar de respeto en el bajo mundo de la corrupción, por el historial de trabajo desempeñado junto a viejos amigos y compañeros como Lucky Luciano y Bugsy Siegel, Lansky y Siegel, formaron uno de los más violentos clanes asesinos durante la época de la “Prohibición” el Murder Inc. Según los expertos esta banda fue responsable de entre 400 y 800 asesinatos. Algunos de los pistoleros a las órdenes de Lansky y Siegel fueron Abe “Kid Twist” Reles, Seymour “Blue Jaw” Magoon, Frank “Dasher” Abbandando, Harry “Happy” Maione, Albert “Tick-Tock” Tannenbaum, y Harry “Pittsburgh Phil” Strauss (apodado “Pittsburgh Phil” a pesar de no tener ninguna relación con dicha ciudad). Tristemente célebre se hizo también otro de los asesinos del grupo, Albert “Mad Hatter” Anastasia.
Para el año 1936, aún Lucky Luciano se encontraba en prisión y Meyer Lansky empujaba el negocio prácticamente solo, nada difícil para él pues contaba con una gran capacidad de control económico y con personas fieles como Gus Greenbaum y Moe Sedway. Lansky había establecido numerosas redes de juego en Cuba, Nueva Orleáns y Florida. Junto a Bugsy Siegel convenció a los jefes de las familias sicilianas para que invirtieran en la incipiente ciudad del juego, Las Vegas, principalmente en el Hotel Casino Flamingo. Durante los años 40, el socio de Lansky, Bugsy Siegel persuadió a los jefes de la Mafia nuevamente en invertir en el nuevo Hotel en Las Vegas, El Flamingo. Después de costosos retrasos, el HotelFlamingo todavía no estaba abierto para negocios. Para discutir el problema del que Siegel estaba y otros de otra índole que resquebrajaban el flujo de los negocios,  La Mafia se dio reunión en una especie de conferencia secreta en La Habana en 1946, para ese entonces ya Lucky Luciano se encontraba en libertad.
La Conferencia de La Habana de 1946 fue un histórico y trascendental, un encuentro entre los principales cabezas de familias de la mafia estadounidense y líderes importantes de laCosa Nostra en La Habana. Se especula que la distinguida reunión fue organizada por Charles “Lucky” Luciano, que ya se encontraba en libertad después de 10 duros años en prisión, la conferencia se abordaron puntos importantes como asuntos políticos, normas de actuación e intereses de negocio y quizás el más importante la selección del capo di tutti capi o jefe de jefes, pues En septiembre de 1936, tres meses antes de que Lucky fuera encarcelado, Salvatore Maranzano, había ascendido a ser capo di tutti capi, y pretendió deshacerse de Lucky Luciano, pero éste en una buena jugada se le adelantó y Maranzano terminó asesinado, Luciano organizó para ese momento a su familia y nombró a Vito Genovese como su capo bastone, sotto capo o capo sustituto o de apoyo. En 1936 Luciano fue encarcelado y luego deportado a Italia. Por su parte Vito Genovese, cumpliendo su petición asumiría – no por mucho tiempo 2 -, el control de la familia hasta que el “Lucky” retornara.
A la conferencia en La Habana acudieron delegaciones que representaban a las familias del crimen de todos los Estados Unidostales como: Albert Anastasia, Tommy Lucchese, Joe Bonnano, Joe Profacii, Giuseppe Magliocco, Mike Miranda, Willie Moreti y Augie Pisano de New York y New Jersey, respectivamente; Steve Magaddino, de Buffalo; de Chicago, Tony Accardo y los hermanos Charlie y Ronco Fischetti, quienes viajaron a Cuba a acompañando a Frank Sinatra (el ahijado de la Mafia), además eran representantes y herederos de Al Capone, que no asistió a la cita por encontrarse prácticamente muriendo en su residencia en Miami, luego de haber salido de la prisión.
De New Orlans, asistió Carlos Macello y “Dandy Phil’ Kastel; de Florida, Santos Trafficanti (padre), que era el segundo de Lansky en todos los negocios. Por Cuba asistirían Amadeo Barletta y Amleto Battisti, a la cita también asistieron Meyer Lansky, Frank Costello y Vito Genovese. Sería como era costumbre ofrecer una noche de bebidas, con un delicioso menú, en lo que Frank Sinatra como, el ahijado de la mafia, se encargaría de cantar para cerrar con broche de oro aquella reunión. Se celebró durante la semana del 21 de diciembre de 1946 en el Hotel Nacional. Se considera esta conferencia como uno de los encuentros más importantes del crimen organizado desde la conferencia de Atlantic City de 1929 3.
A pesar de los acuerdos y decisiones tomados en la magna cita en La Habana, era un acuerdo prácticamente unánime de los grandes jefes y otros jefes menores asesinar a Siegel, sin embargo Lansky pedía para su amigo una segunda oportunidad al acabarse la paciencia de la familia del hampa y del propio Lansky este dio la aprobación definitiva para la eliminación de su amigo el 20 de junio de 1947, Siegel fue tiroteado y asesinado en Beverly Hills, California. Minutos después de haber baleado a Siegel, los asociados de Lansky, entraron al Hotel Flamingo y asumieron el control de la propiedad. Por información ofrecida por el FBI se conoce que Lansky mantuvo en su poder una gran cantidad de intereses de tipo comercial en el Hotel Flamingo durante los 20 años siguientes.
Para estos años ya se conocía por varios miembros del hampa de las cualidades de Batista, este ya se había convertido en pieza clave para las aspiraciones de lucrar con la Isla, desde su aparición en 1934-1935, junto a Jefferson Caffery y Carlos Mendieta, luego en el período de 1940-1944, era de esperar el aprecio manifiesto por este a la nación norteamericana y a todo lo que viniera de allí, sin importarle si era bueno o malo, se había convertido para muchos en “El Hombre”, 1952 será para Batista y para Lansky como representante de la mafia norteamericana en Cuba, el año que le abriría las puertas a la inversión del capital del hampa y La Habana se convertiría en un colosal imperio de la mafia norteamericana para el lavado de dinero, proveniente de los Estados Unidos.

La corrupción y el delito se adueñan de Cuba

La Isla ya se había convertido en escenario para el despliegue del capital mafioso norteamericano comandado hasta ese entonces por Lansky, para 1946, como ya habíamos planteado, Lucky Luciano estaba en libertad, pues durante la II Guerra Mundial, Lansky ayudó a concretar un trato con altos oficiales de la Armada de Estados Unidos. Este trato implicaba la liberación de Lucky Luciano desde la prisión; en cambio la Mafia aseguraba los barcos que se construían en los astilleros del Puerto de New York. Los submarinos alemanes hundían diariamente a barcos aliados en la costa y tenían gran temor de sabotaje por simpatizantes nazis, la liberacion de Luciano se condicionaba con su regreso a Sicilia. Sin embargo, burlando lo pactado, Luciano se trasladó a Cuba de forma secreta, y reasumió el control de las operaciones de la Mafia norteamericana.
Entre 1948 y 1952 se encontraba en el sillón presidencial Carlos Prío Socarrás, y en la culminación de su mandato recibe una propuesta que no debía rechazar, Lansky en 1952 le ofrece un soborno de U.S. $250,000 para permitir que Batista regresara al poder, no es de dudar entonces el inmediato reconocimiento por parte del gobierno norteamericano al gobierno de facto instaurado en 1952, tras el golpe de estado dado a Prío, es entendible la negación del presidente de concederle armas a la juventud universitaria cuando se la pidió para enfrentar el golpe, ya las monedas de la traición al pueblo habían quemado las manos del presidente depuesto.
Una vez que Batista se hizo del control del poder en 1952, el negocio de la prostitución, las apuestas, y narcotráfico alcanzaría niveles escandalosos. Batista, en gesto de agradecimiento a Lansky lo contactó y le ofreció una especie de salario anual de $25,000 dólares americanos como Ministro no oficial de apuestas. Ya para 1955, el nuevo presidente había cambiado las leyes de apuestas, además de garantizar la licencia de apuestas a todo el que invirtiera $1 millón de dólares en un hotel o $200,000 dólares en un Club Nocturno nuevo.
Al contrario de las licencia de juegos en Las Vegas, en Cuba nadie averiguaba de dónde procedía el dinero. No debemos de olvidar que por conceptos de casas de juegos, apuestas clandestinas y otras formas de corrupción, a la oficina de gobierno de Batista entraban mensualmente 730 000 pesos 4 , traídos por los recaudadores que el propio presidente enviaba desde el Palacio Presidencial a los oficinas de los casinos, elemento que no se debe desestimar a la hora de afirmar que fue en la historia de los presidentes hasta ese entonces, fue el que más propiedades poseía en el país, en las que vale citar algunas como mínimos ejemplos, Batista era:

  • Propietario, siempre a través de terceros, de varias firmas en el sector de los medios de prensa. Propietario del periódico vespertino Alerta.
  • Propietario del Canal 12 S.A.
  • Propietario de varias radioemisoras: RHC Cadena Azul de Cuba S.A.
  • Propietario único de Cuba Aeropostal, una línea aérea de carga, expreso y correo.
  • El principal entre los propietarios privados de la Compañía Cubana de Aviación S.A, de la que controlaba más de las dos terceras partes de su capital privado.
  • Propietario secreto de la Compañía Interamericana de Transportes por Carretera S.A., una firma monopólica del servicio de carga y expreso por camiones.
  • Propietario de la Compañía de Transporte Miller.
  • Propietario de la Compañía Naviera Isla del Tesoro S.A
  • Propietario principal de Hoteles Isla del Tesoro S.A. del hotel y motel El Colony, situado en Isla de Pinos.
  • Propietario de $ 326 000 en acciones de Radio Siboney S.A. además de ser propietario de la Cadena Oriental de Radio y de la Compañía Inversiones Radiales S.A.

Por otra parte el escándalo del juego para el período de 1934 a 1958, ascendía a $ 100 millones entre la charada, la bolita y la lotería 5, se perdían las monedas en los traganíqueles de los cafés y los billares, se esfumaban miles de dólares en el tapete verde de la ruleta controlada por la mafia internacional del juego. Jamás en la historia de la nación cubana se había visto un auspiciamiento por parte del estado al juego como el que se vio en ese período6. En este sentido las 10.000 máquinas tragamonedas de Cuba, incluso las que dispensaban pequeñas cantidades de monedas, constituían una forma de lucrar, esta actividad estaba a cargo del considerado hermano político de Batista, Roberto Fernández y Miranda, General del Ejército y Director de Deportes, Fernández además de lo ya referido también lucraba con los parquímetros de La Habana. Otro ejemplo de la fuga de capitales lo constituyeron las materias importadas para los hoteles en construcción, estas aumentaron considerablemente y los contratistas cubanos gastaban más de lo que debían. Por otra parte se estimaba que detrás de los $25,000 dólares necesarios para conseguir una licencia de juego, era necesario más de un soborno para conseguirla incluyendo pagos periódicos a políticos corruptos.

Inversiones de la Mafia en Cuba  

El monto para las inversiones en Cuba eran millonarios, Lansky había redoblado su inversiones en la Isla pues contaba con el apoyo “incondicional” del presidente elemento que lo conlleva a emprender grandes obras, en este sentido comenzó a reformar el Club Montmartre que comenzaría rápidamente a funcionar en La Habana. Lansky ya había expresado un tipo de interés especial en hacer funcionar un suntuoso casino en el lujoso Hotel Nacional, la idea de Lansky rindió sus frutos y el elegante hotel se abrió al negocio en 1955 con un show de Eartha Kitt y el casino fue un éxito total.
Cuando todos los hoteles y casinos fueron concluidos, Batista empezó raudamente a cobrar sus ganancias. Todas las noches, el “hombre de la maleta” cobraba el 10% de los intereses de los centros de juegos y recreación de Santos Trafficante Jr; el Cabaret Sans Souci y los hoteles Sevilla-Baltmore, Commodoro, Deauville y Capri este último que en fachada pública era propiedad del actor George Raft. Dentro de los casinos de Lansky, estaban el del Habana Riviera, el del Hotel Nacional, el Montmartre Club y otros que le daban el 30% que pagaba a Batista, por razones convenidas. La cantidad total que Lansky y sus asociados recibían por concepto de sus delitos nunca ha sido certificada. Las máquinas tragamonedas solas contribuían con más de $1 millón de dólares americanos a las cuentas bancarias del régimen del dictador corrupto Fulgencio Batistas Zaldívar.
Por otra parte con la proliferación del turismo a Cuba, Meyer Lansky decide redoblar sus inversiones en la isla. Y en 1957, junto al presidente y dictador Fulgencio Batista construyen el Hotel Riviera, este había sido el mayor sueño de Lansky y ahora lo veía cumplido. El amigo más íntimo de Batista en la Mafia de Estados Unidos era Meyer Lansky. Ellos formaron una relación duradera por tres décadas. Durante su estadía en el Waldorf-Astoria en New York a finales de los años 40, ya habían consolidado una fuerte amistad, y Batista ofrecía a Lansky y a la Mafia el control de los Hipódromos y de los Casinos. Batista por su parte pretendía abrir a La Habana a las grandes apuestas, y aspiraba que su gobierno pudiera ganar, dólar por dólar, en función de todas las inversiones hoteleras realizadas. No obstante, con la Revolución Cubana triunfante en 1959, el gobierno expropió todos los casinos y hoteles, forzando a los inversionistas mafiosos a mover sus inversiones a otro lado.

Conclusiones 
Revolución en el poder y fin de los males republicanos

Aunque al abordar este parte de período histórico nos alejamos del período que estamos analizando, lo creemos necesario, por la siguiente razón, el cambio que se pretendía a partir de la lucha del Partido Ortodoxo no consistía exactamente en la sustitución de un presidente por otro o de la dimisión de un senador por otro, era precisamente un cambio estructural en el país, pues esta era la que facilitaba la difusión de estos males republicanos. Males que desenmascaró el joven Fidel en la histórica Historia Me Absolverá, y de los que pensaba que solo un cambio estructural en el país sería capaz de erradicarlos de raíz.
Es por ello que con la llegada de la Revolución Cubana al poder, se despedazaban las aspiraciones y afanes de Lansky, de Lucky Luciano, de Santos Trafficante Jr., así como las del propio Batista, y de otros tantos que pensaron en el futuro de la Isla de esta manera, el cambio escabroso del clima político del momento para las inversiones de la Mafia en Cuba fue fatal. El avance inminente de las fuerzas revolucionarias del Comandante Fidel Castro, hicieron que en la madrugada del 1ro de enero de 1959 el tirano y otros de su calaña huyeran de Cuba como ratas en naufragio hacia la República Dominicana, donde lo esperaba el ya tristemente conocido dictador Rafael Leónidas Trujillo y de allí en destino final hacia a España, donde en Palma de Mallorca sería el lugar donde finalmente lo sorprendería la muerte en 1973.
Lansky por su parte ausente ante estos sucesos que hicieron huir a Batista, se encontraba celebrando los $3 millones que había hecho en su palacio de 18 millones de dólares y 440 habitaciones, el Hotel Habana Riviera. El 8 de enero de 1959, Fidel entró en La Habana con la Caravana de la libertad, sin embargo Lansky había volado el día anterior a Bahamas y a otros destinos caribeños. Al ponerse al tanto de la situación en Cuba, consideró era demasiado tarde para poder recuperar lo que había dejado, al saber que el nuevo presidente, Manuel Urrutia había cerrado los casinos, además de nacionalizarlos junto a las propiedades hoteleras. En octubre de 1960 Fidel culminó con fuertes decisiones un serio proceso de nacionalización en los que se incluían los casinos y hoteles de la isla y quedaron prohibidas las apuestas. Esto afectó especialmente a las ganancias de Lansky, puesto que por este concepto perdió un estimado de $7 millones de dólares unido a esto estuvo la quiebra de los Casinos de Miami,  por lo que Lansky se vio obligado a depender solo de las entradas de sus inversiones en Las Vegas. El hermano de Lansky, Jacob Lansky, apodado “Jake” al triunfar la Revolución se encontraba frente a la administración del Hotel Nacional en La Habana, pero poco pudo hacer por su hermano, pues este solo había sido un beneficiado de las influencias de su hermano Meyer que ya había hecho historia.
Luego de los sucesos en Cuba, Lansky decide retirarse a Miami, y en la década del 70, solicitó refugio en Israel amparándose en la Ley del retorno para poder escapar del acoso constante del FBI, pero este derecho le fue denegado basándose en su conocido estatus de mafioso, Murió de cáncer pulmonar, el 15 de enero de 1983, a los 80 años, dejando una viuda y tres hijos. Su nieto le contó al autor J. T. English que a su muerte en 1983, Lansky dejó solo $37,000 dólares en efectivo. Y que cuando le preguntaron a su abuelo en sus últimos años que había ido mal en Cuba, el gángster no dio excusas… “Me expulsaron, eso fue todo”.

Bibliografía

ARENCIBIA LORENZO, JESÚS.: El abogado de la Mafia en Cuba. En sitio Web: http://www.juventudrebelde.cu/jesus/mafia  (Consultado el 17-03-2012).
BARDSLEY, MARILYN.: Scarface en sitio Web: http://www.crimelibrary.com/gangsters_outlaws/mob_bosses/capone/scarface_4.html (Consultado el 27-03-2012).
BERNAL, CELIMA.: Rafa, el desordenado. Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 2006
CIRULES, ENRIQUE.: Mafia y Mafiosos en La Habana. Ediciones Libertarias. Madrid. 1999
La vida secreta de Meyer Lansky en La Habana. Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 2004
El Imperio de la Habana. Editorial Letras Cubanas. La Habana. 1999
DENTRO DE LA MENTE CRIMINAL. En sitio Web: http:// www. insidethecriminalmind. com/ lansky. jpg (Consultado el 29-03-2012).
FRATTINI, ERIC.: Mafia S.A : 100 años de Cosa Nostra (1ª edición) Madrid: Espasa-Calpe S. 2005
HISTORY CHANNEL. : La Mafia y Cuba, Docuemntal producido y trasmitido por este canal, el 14 de enero de 2001, al conmemorarse el centenario del nacimiento del exdictador Fulgencio Batista.
JIMÉNEZ, GUILLERMO. : Los propietarios de Cuba 1958. Editorial Ciencias Sociales, La Habana. 2008.
MARINO, GIUSSEPE CARLO. :  Historia de la mafia: un poder en la sombra (1ª edición): Ediciones Barcelona S.A. 2002.
McMILLAN, M.:The Five Families. En sitio Web: http:// books. google. com/ books?id=5nAt6N8iQnYC& printsec=frontcover& source=gbs_summary_r& cad=0. (Consultado el 22-03-2012).
LORIZZO, LUCIANO J.: Al Capone: a biography. Westport, Connecticut: Greenwood Press, 2003. ISBN 0-313-32317-8
PINO SANTOS, OSCAR. : Los años 50. Editorial Arte y Literatura. La Habana. 2008.
RODRÍGUEZ CRUZ, J. C.: ¿POR QUÉ  La Revolución Cubana? La verdadera historia de la dictadura de Fulgencio Batista. Editorial Capitán San Luis. La Habana. 2010
SITIOS WEBS DE FIGURAS IMPORTANTES DE LA MAFIA MÁS CONSULTADOS:
http://www.youtube.com/watch?v=T9PuUL3Gt4A (Consultado el 14 de marzo 2012)
http://www.dark-horse.co.uk/gangsters/lucchese/images/Louis%20Buchalter.jpg  (Consultado el 14 de marzo 2012)
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/6/63/Carmine_Galante.jpg/300px-Carmine_Galante.jpg (Consultado el 14 de marzo 2012)
http://www.taringa.net/tags/mafia  La Mafia en Cuba. (Consultado el 14 de marzo 2012)

1 Tomado de: ¿POR QUÉ  La Revolución Cubana? La verdadera historia de la dictadura de Fulgencio Batista.

2 Un año más tarde, 1937, Genovese tuvo que escapar a Italia para evadir a la justicia por el asesinato de Ferdinand Boccia, el cual lo había cometido en 1934. –dejando en alguna medida desamparada la familia Luciano- Durante su estadía en Italia se llegó a convertir en buen amigo de Benito Mussolini, donando 300 000 USD al régimen fascista.

3 La Conferencia de Atlantic City de 1929 es considerada por la mayoría de los historiadores del crimen organizado como la primera reunión del crimen organizado ocurrida en los Estados Unidos y la que produjo el mayor impacto en la dirección que tomaría el mundo criminal. Tuvo más importancia que la conferencia de La Habana de 1946 y que el encuentro de los Apalaches de 1957 y significó el primer movimiento certero hacia un “sindicato nacional del crimen”. (N del A)

4 Revelación hecha, en Miami, por el ex ayudante personal de Batista, Francisco Tabernilla Palmero. Tomado de: ¿POR QUÉ  La Revolución Cubana? La verdadera historia de la dictadura de Fulgencio Batista.

5 Tomado de: ¿POR QUÉ  La Revolución Cubana? La verdadera historia de la dictadura de Fulgencio Batista.

6 Tomado de la Revista Carteles, 9 de marzo de 1958,  en ¿POR QUÉ  La Revolución Cubana? La verdadera historia de la dictadura de Fulgencio Batista.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Bernal Velázquez, Yonier: "Lansky, Batista y el bajo mundo de la mafia norteamericana en Cuba desde 1934 hasta 1958" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, septiembre 2012, en http://caribeña.eumed.net/lansky-batista-y-el-bajo-mundo-de-la-mafia-norteamericana-en-cuba-desde-1934-hasta-1958/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.