MIGRACIONES Y RETORNOS. UNA MIRADA DESDE LA SOCIOLOGÍA

Resumen.
La (e/i) migración es uno de los fenómenos más estudiados en las Ciencias Sociales y Humanas, organismos internacionales, instituciones públicas y privadas entre otros. Tradicionalmente la migración siempre fue definida como la dislocación de personas con intención de fijar residencia o no, siendo esta temporaria, permanente o semipermanente. Los estudios que dan cuenta de este fenómeno también muestran su característica bipolar: si las migraciones pueden constituirse en instrumentos de desarrollo tanto para los emisores como receptores también, pueden constituir un obstáculo para estos y, ambos tienen la conciencia de las contribuciones y de sus obstáculos. Este hecho real permite que los emigrantes estén en el centro de los debates a nivel mundial.

Palabras claves: Migraciones, retorno, perspectiva sociológica, asimilación, integración social.

Introducción.

Los desplazamientos poblacionales tanto al interior como por fuera de un país, constituyen temas de interés por  las Ciencias Sociales. Los motivos e impactos son fuentes de investigación y sus búsquedas  inciden en los desarrollos de  las diversas disciplinas que se ocupan de ellos.  A pesar del elevado número de estudios registrados, y teorías construidas (Ravenstein y el modelo (pull alld push; la teoría del capital humano; la teoría de los sistemas o redes migratorias; la teoría cultural), aún es evidente carencias en los epistemas y que dificultan su comprensión. La dispersión en los estudios, la ausencia de trabajos teóricos apoyados en investigaciones empíricas como tendencia,  así como la existencia de pocas indagaciones desde la perspectiva cultural, son entre otros, causas  de lo apuntado.

Como ya es conocido migrar no es sólo cambiar el lugar de residencia. Migrar es dejar un lugar con identidad para llegar a otro con nuevas dinámicas sociales y tratar de mantener las propias o ir apropiando las nuevas para tratar de alcanzar un lugar en la comunidad. La teoría histórico-estructural se centra básicamente en el reconocimiento del cambio social por medio de la migración en las poblaciones rurales o urbanas, porque a partir de la movilidad se van configurando nuevas formas de relacionarse, mejoramientos en los modos de producción o detrimento de los existentes y la adaptación de culturas.

Los procesos migratorios recientes, de origen autónomo o de carácter espontáneo,[1] han ganado notable protagonismo y despiertan inquietud a nivel social y político. Se trata de procesos que tienen carácter global, no sólo desde la perspectiva espacial (afecta a casi todos los países del planeta, por ser puntos de partida o de llegada) sino también desde una dimensión profesional o cultural.

El fenómeno migratorio ha sido estudiado desde diferentes disciplinas y contextos. La bibliografía existente muestra que son varias las aproximaciones hechas para definirlo, tipificarlo y explicarlo. Es justamente sobre algunas aproximaciones teóricas hechas al respecto, que trata el presente escrito. Para el desarrollo del tema, inicialmente se plantean algunos conceptos sobre migración, los momentos o etapas del fenómeno, y los tipos existentes. Seguidamente, se presentan algunas teorías que intentan explicar el asunto: la teoría neoclásica, la teoría de los factores push-pull, las teorías con perspectiva histórica estructural y las teorías sobre la perpetuación de los movimientos migratorios para finalmente hacer una reflexión sobre la migración en el contexto de la globalización.

Algunos autores denominan a estos cambios como “aculturación,  deculturación, transculturación,  neoculturación o hibridación cultural” como lo cita Isaías Tobasura[2] cuando hace referencia a todos esos cambios que se viven cuando se juntan o se ponen en contacto dos sociedades con tradiciones culturales diferentes.

I.- Migraciones: un proceso social de conflicto.

Muchas  de las teorías migratorias han aparecido a partir del siglo XVII como consecuencia de la revolución industrial  que trajo consigo el aumento de las migraciones, se dice que desde la revolución neolítica hubo desplazamientos de personas que permitieron la expansión y difusión del neolítico a otras regiones[3]. Migrar, sea de forma colectiva o  individual, forma parte del comportamiento natural de las sociedades humanas. Por un lado, es entendida muchas veces como estrategia de sobrevivencia y, por otro, como las “formas de lucha” adoptadas para la transformación de lo cotidiano. La  movilidad es una característica que prácticamente todos los seres vivos ejecutan y el desplazamiento de personas de un lugar para otro está íntimamente ligado a la propia naturaleza del ser vivo. Bajo esta tendencia subyace una única idea – la de “mejorar la situación de origen” y de esta forma el destino es transformado en una salvación”. Está claro que no todos los que parten tienen la misma motivación pero, lo más importante, en muchos casos, es que están incluidos en algunos dominios de la vida social, política, cultural, redes sociales, trabajo y excluidos de otros.

La inclusión y exclusión aumentan las razones ya referidas y servirán para sustentar las más diversas explicaciones sobre el porqué de las migraciones: migrar es un cambio permanente o semi-permanente de residencia o, una fijación en territorio ajeno a la cultura de origen o del medio. Las dos dimensiones revelan que la migración no se resume solamente en cambio territorial, pues envuelve un movimiento en el  espacio entre sistemas de interacción que circunda el abandono de un cuadro social y da paso a configuraciones sociales específicas (Portes, 1999)[4].

La movilidad entre espacios sociales implica procesos de desconstrucción de los modos de vida ya establecidos, referencias sociales, prácticas culturales, estatuto y reconstrucción de nuevos cuadros y referencias sociales (Pires, 2003)[5]. El proceso de desintegración (de la sociedad de partida) y reintegración (en la sociedad de acogida) implica la ruptura de muchos valores y referencias culturales, aspectos estos que a veces hacen  difícil la convivencia cultural en este proceso. Los emigrantes están vinculados a un conjunto de relaciones sociales que son desplazados y necesariamente serán reconfigurados en otro lugar.

En el cuadro teórico, el concepto migración tiene variadas explicaciones. La  más estudiada por los investigadores sociales tiene una perspectiva socioeconómica, apoyada en el modelo de atracción – repulsión (una  vertiente más económica) y la cuestión de la racionalidad[6]. En forma de síntesis, de acuerdo con lo referido, más que una simple movilidad de personas, la migración se convierte en un  proceso de conflicto por el carácter de desconstrucción y reconstrucción de vidas, espacios, prácticas culturales, territorios y en la dinámica que introduce en las dos sociedades: la de partida y la de acogida.

Romper con las reglas de juego habituales y para las cuales fueron preparados, afecta no solamente los sujetos, sino también a sus familiares y a la población local. Las rupturas existentes (modos de vida, profesión, pertenencias, familia, papeles desempeñados, etc.) antes de la partida, muchas  son  a veces desechas. Finalmente, se tendrá la oportunidad de precisar para el objeto central de nuestra atención elementos y factores convocados aquí, pero todavía, no convenientemente analizados. Por ello, a continuación abordamos  las principales teorías sobre las migraciones.

II.- Teorías sobre migraciones en las Ciencias Sociales.

Las primeras elaboraciones teóricas y científicas realizadas sobre el fenómeno de las migraciones aparecieron a finales del siglo XIX, y se fueron desarrollando durante la primera mitad del siglo XX bajo una fuerte influencia de las teorías económicas y fundamentadas en modelos macro analíticos y macro estructurales. Aunque no llegaron a elaborar una teoría específica de las migraciones, sí fueron un tema al que los economistas clásicos prestaron una especial atención para establecer las primeras elaboraciones, antecedentes del posterior desarrollo teórico.

Sin embargo, son dos las grandes líneas de trabajo que han guiado los desarrollos teóricos en el estudio de las migraciones: la primera y la más común, es la iniciada por el geógrafo E. G. Ravenstein [7](1834-1913) a finales del siglo XIX y la segunda, es la que muestra como principal antecedente la obra de W. I. Thomas y Florian Znanieccki “The Polish Peasant in Europe and America” (1918-1920) al analizar la experiencia de los inmigrantes polacos en Estados Unidos a partir de testimonios personales.

Para Ravenstein la principal causa de las migraciones son las desigualdades económicas entre los países de origen y los de destino. Así, el motor de las migraciones, son las disparidades regionales en niveles de renta y volumen de empleo, además de la inadecuada distribución territorial de la fuerza de trabajo. El autor de forma implícita fue quien utilizó por primera vez el marco analítico atracción – repulsión, o factores pull y push .Los enunciados de G. Ravenstein – que se expondrán más adelante- constituyen la primera manifestación del pensamiento científico-social moderno sobre las migraciones, presentes en los desarrollos teóricos posteriores.

La segunda línea, fija su atención en las implicaciones psicosociales del hecho migratorio, cuestión que se estudia a partir del análisis de factores culturales y psicosociológicos. La información que sobre esta línea existe es restringida, mientras que no ocurre lo mismo con la iniciada por G. Ravenstein. El enfoque macroeconómico. La teoría neoclásica: push-pull model[8], modelo de atracción y repulsión.

Como ya se ha referido, para el análisis del fenómeno migratorio se ha consultado una serie de teorías, que contienen varias explicaciones sobre las causas que determinan las migraciones, las cuales se dividen en teorías micro y macro:

a) A nivel micro: se trata de teorías que están intrínsecamente ligadas a los procesos de selección y toma de decisiones y potencializan al migrante. Su estructura es simple: usa la potencialidad  informativa individual y la estrategia como mecanismo clave;

b) A nivel macro: son las que expresan un carácter estructurador por encima del individuo (des) potencializándolo. Este último privilegia la acción de factores de tipo colectivo que condicionan bajo diversas formas las decisiones migratorias. Expresan un contexto más global, comparando los países de destino y los de origen, introduciendo otras variables como: empleo, desempleo, salarios, calificación, entre otros.

La problemática de la migración, a pesar de su importancia, no agota todas las implicaciones y explicaciones que entraña. Estas no responden a la problemática en su totalidad: “as migrações devem ser explicadas como resultado combinado de escolhas racionais individuais e de determinações estruturais” (Jackson, 1991:contracapa). Para este autor, la morfología de las migraciones resulta fundamentalmente de la forma como se pueden conjugar, por un lado, las diversas informaciones individuales y los anhelos personales y, por otro, los diversos mecanismos sociales que conforman la coyuntura.

En cuanto a las interpretaciones de las razones que llevan a la adopción de estas conductas por parte de los actores sociales son generalmente presentados como si fueran de varios órdenes, fundamentalmente las de carácter económico. En este sentido, se puede hablar de un determinismo económico. A pesar de que otros autores asumieran esta posición, claramente esta idea está en la base de la teoría presentada por Ravenstein – de atracción- repulsión – o en su denominación más común, los push-pull Model: maximización de las ganancias y minimización de las pérdidas. Los factores de repulsión – en el lugar de origen asociados a las variables que intervienen se constituyen en factores de atracción en el lugar de destino. En este modelo el migrante es considerado un actor capaz de tomar sus propias decisiones racionalmente al comparar el lugar de destino con el de su origen, tomando en consideración las ventajas y las desventajas.

E.G. Ravenstein es el punto de inicio del corpus teórico de las migraciones, y el punto de referencia de todas las posteriores formulaciones teóricas. Con él se establece el marco de la teoría clásica de las migraciones, cuya influencia perdura hasta la actualidad, porque introdujo, ya a finales del siglo XIX, la mayoría de los principales temas desarrolla- dos en la investigación migratoria. Sus famosas «12 leyes de las migraciones”[9], expuestas en 1885, representan el primer intento de generalizar y predecir una serie de regularidades empíricas en las migraciones. A partir de estas leyes, E.G. Ravenstein estableció un marco explicativo completo del fenómeno migratorio, entendiendo las migraciones como movimientos forzados por el sistema capitalista de mercado y las leyes de la oferta y la demanda; entre: las motivaciones económicas son las principales causas que explican los desplazamientos y fijan su dirección; en relación con esto, las migraciones más importantes se producen desde las zonas rurales a las zonas comerciales e industriales, predominando los desplazamientos en la corta distancia;  los desplazamientos siempre buscan la mejora económica del emigrante, y se intensifican en la medida en que se acelera el desarrollo industrial y tecnológico.

De acuerdo con esta perspectiva, el potencial emigrante escoge siempre hacerlo, cuando la permanencia representa un continuo de la  situación (un costo) y la partida una ganancia (Pires, 2003). De la conjugación de estos dos tipos de variables deriva el “poder de selección”, en este sentido, la migración es presentada como un proceso individual[10].  Esta idea de dar o potencializar al emigrante es compartida por el  autor Revenstein, el cual postula que estos se mueven de áreas con bajas oportunidades para las de mayores posibilidades conscientes de su elección. Además, esta opción muchas veces es realizada para lugares de los cuales se tiene algún conocimiento, los más próximos a su origen. Aquí el concepto de eficacia supera el de poder, así como, el proceso de “decisión”. Parece un abordaje simplista y determinador, pues, esto significa que, una vez recibidas las informaciones, el orden o potencial migrante la ejecuta de una forma directa que puede interpretarse de un cierto “automatismo”, como si se tratara de robots.

La teoría de la complejidad muestra que la acción sea individual o colectiva es una estrategia: La palabra estrategia no de­signa a un programa predeterminado que baste aplicar ne variatur en el tiempo. La estrategia permite, a partir de una decisión inicial, imaginar un cierto número de escenarios para la acción, escenarios que podrán ser modificados según las informaciones que nos lleguen en el curso de la acción y según los elementos aleatorios que sobrevendrán y perturbarán la acción” (Morin:p:1)[11]. Se debe  aquí referir que estas explicaciones ponen en evidencia la teoría y refuerzan las críticas a las teorías económicas, por abordar el fenómeno solamente a partir de una perspectiva micro – social[12]. Del análisis hecho, a nuestro entender, carecen de explicaciones más integrales, más elaboradas que, esencialmente, deberá servir de apoyo teórico. Las explicaciones presentadas son ubicadas en una perspectiva específica, caracterizada por la libertad de emprender, de poseer y de negociar mediante adquisición de informaciones previas. Faltó la conjugación de factores de naturaleza técnica, política, jurídica, económica e ideológica, o sea, proponer esquemas teóricos  más globales.

III.- Enfoque macro y micro sociológicos.

Como se colige, las migraciones son procesos que presentan, en gran medida, características comunes, pero se combinan y refuerzan mutuamente y también se distancian.  En este parágrafo, se centran aquellas cuyas perspectivas analíticas muestran una vertiente más social, en su análisis macro y micro, al considerar el sujeto y el contexto interrelacionado.

Se inicia la presentación de la Teoría – Capital Humano[13]: Este modelo complementa el de push-pull Model y la teoría del mercado de trabajo. En este el migrante consciente y provisto de cierta formación tecno científica que le permite entrar en el mercado de trabajo, calculando las ventajas y desventajas en el presente y el futuro se lanza a la suerte[14]. La decisión de migrar depende exclusivamente de la realización del  cálculo costo – beneficio: las migraciones producirían cuando el individuo estuviera seguro luego de realizadas las comparaciones que los beneficios son mayores que las pérdidas. Se observa también aquí la correspondencia entre este modelo y el anterior: la lógica dominante de la “potencialización” del individuo. En cierta medida será siempre el responsable de sus acciones. Así, este tipo específico de poder puede, sobre todo, ser ejercido de diferentes maneras, precisamente porque existen otros elementos que también interfieren y contribuyen para la partida.

Otra perspectiva es presentada por la Teoría – núcleo familiar, el llamado Modelo de Oded Stark. La idea subyacente en esta teoría es la de que las migraciones  desempeñan el papel de “un rescate familiar”. Ese rescate pasa por el dinero, reducción de la pobreza, mejoría económica, entre otros. También, a partir de los flujos de las remesas, – esta estrategia familiar es vista como determinante en la decisión de migrar. Este fenómeno generalmente es visto como una respuesta que el individuo da a las exigencias que se le presentan ya sea interna (en la familia) o externamente. Esta teoría ha sido aceptada por otros autores como Harris y Todaro[15]. “Cuanto más tiempo tarden el individuo y la familia en percibir la mejora de vida causada por la migración, más importancia tendrá el coste reciente ocasionado por el hecho de emigrar” (Stark: 19).  Un ejemplo de esta preocupación se encuentra en un estudio realizado en Ecuador sobre las migraciones por los autores Nicole Pérez y Paola Moreno[16], quienes plantean:

La emigración era una decisión familiar más que una alternativa individual en la cual al momento de viajar se dejaba a la familia endeudada, pensando que con la remuneración percibida en el país de destino se pagaría la deuda y  solventaría las necesidades, es decir no existía posibilidades de fracasar, ni regresar. Este proceso se repitió en varias familias, el emigrante que tuvo éxito fomentaba, aconsejaba, ayudaba a sus amigos, compadres, compañeros de trabajo a salir del país multiplicando significativamente el número de emigrantes, estimaciones sobre el movimiento migratorio indican que en estos años salieron un millón de personas, siendo la  Población Económicamente Activa de menos de 5 millones de personas, implicaría que salio aproximadamente un 20% de la misma. Además que los medios de comunicación creaban altas expectativas de una mejor calidad de vida en los países desarrollados. Por lo tanto, se puede afirmar que la migración constituye ya una estrategia individual y colectiva de enfrentamiento a la crisis y una opción concreta para enfrentar la difícil condición política económica de los últimos años. Aunque hay que recordar el papel clave que juegan las redes de emigrantes facilitando nuevos flujos.

 

De lo expuesto se comprende fácilmente que las exigencias familiares conjugadas con las actitudes personales influyen de una forma absoluta en la decisión. Pero una vez al tratar de distinguir las semejanzas y las diferencias más importantes entre las teorías presentadas, nos encontramos con el determinismo, en este caso: la familia. En estos términos, existe coincidencia entre los autores en relación con que el potencial migrante persigue objetivos específicos, concretos, generalmente traducibles valores monetarios. La conclusión que se extrae de esto es “paradójica”, – una vez que se puede comprobar que, por el contrario, expresiones como – libertad, intereses personales, poder de selección, se tratan de una mera formalización, porque, las decisiones y/o necesidades extra- personales imperan en la toma de decisión. Lo paradójico está, entonces, en el hecho de que a pesar de reconocer que el individuo es el actor responsable, su decisión es resultado de determinaciones ajenas. La prueba de que así no está reconocida por otros teóricos importantes en las teorías migratorias ya referenciados – Portes, Pires, Jackson y Molina – quienes  dejan entrever que la familia es importante en las decisiones migratorias, sin cerrar la explicación de la teoría[17].

Estas observaciones sirvieron de fundamento para que otros estudiosos se dieran cuenta de las insuficiencias de estos análisis. De ahí la aparición de la Teoría – Mercado de trabajo y la  Teoría Inter-regional. La primera se centra en la oferta y búsqueda relativa de mano de obra y patentiza la existencia de factores subyacentes a los intereses de los migrantes[18]. Analíticamente, en su génesis, la teoría tiene una doble función: la de equilibrar y la de fomentar el desarrollo[19]. La segunda también evoca la idea del equilibrio entre el lugar de expulsión (de origen) y el de destino. Se argumenta que las estructuras de los contextos sociales son modificadas profundamente con el proceso migratorio. Una vez más se tropieza con un problema: ¿quienes son los actores determinantes de este proceso? ¿Los individuos o las coyunturas sociales? Obsérvese que hay una preocupación unilateral, puesto que las migracíones no ocurren solamente en una sola dirección – países desarrollados o subdesarrollados, lo contrario también es verdadero. Es evidente que las diferencias, regionales, salariales principalmente, explican parcialmente la existencia de migraciones, pero no analizan sus variaciones. En relación con esta idea, Maria Ramirez[20] plantea que:

El modelo de equilibrio interregional (Roback 1982,1988) plantea que las diferencias salariales y de productividad existentes entre ambas regiones no suscitan movimientos migratorios, si existen a su vez ventajas no pecuniarias en el lugar de origen que compensen las pecuniarias. Es decir, considerando la existencia de dos regiones completamente distintas; la primera que representa el lugar de origen, en donde, por ejemplo, el clima, medio ambiente, valores y costumbres son favorables y satisfactorias para el individuo, y otra que representa el lugar de destino donde el producto marginal y los salarios son mayores, no existirán estímulos por parte de los individuos para emigrar, siempre y cuando este tipo de diferencias compensadoras haga a los individuos valorar a su lugar de origen más que el lugar donde los niveles de renta son mas altos, debido a que el saldo de emigrar resultará nulo o que el valor absoluto de realizar dicho movimiento tienda a igualarse en el largo plazo. Estas ventajas no pecuniarias actúan como satisfactores anexos a las diferencias de ingreso (p: 7).

En efecto, debe afirmarse que entre las dos teorías existe una relación bastante acentuada lo que confirma las dos vertientes de una misma situación estructural. Estas son, indudablemente afirmaciones ideológicamente más macro, por considerar la existencia de situaciones que provocan una cierta tendencia a la migración y  otras que tienen efectos contrarios.

El pluralismo cultural en las teorías migratorias.

Los diversos grupos étnicos de inmigrantes tienden a establecerse cada uno en una determinada área o región: a preservar su lengua, su religión y sus costumbres; en definitiva, su cultura originaria. Por otra parte, aprenden el idioma del país receptor  como lengua para la comunicación general y participan en la vida económica, política, social y cultural  del país. Hoy  América y Europa  no pueden concebirse como un melting pot, sino como geografías de cooperación de diversas culturas,  o como una federación de culturas nacionales.  Esta visión del pluralismo cultural  ha comenzado a ocupar espacios en los discursos de cientistas y políticos.  (Bajo Santos: 2007)

En muchas naciones como España, Estados Unidos, Francia, se constituyen como mosaicos culturales, de las que emergen sentimientos, percepciones acerca de una cultura común y a su vez, reproductora de conflictos étnicos.

Desde las teorías de las migraciones el pluralismo cultural- el lado normativo- se basa en el principio de igualdad o de no discriminación (en función de la raza, las prácticas culturales, la lengua, la religión, la nacionalidad, el género…) y también en el principio (derecho) de respetar la diferencia  y aceptación del otro. Esta perspectiva está acompañada de la superación de toda exclusión y  la voluntad de desarrollar modelos inclusivos, cuyas prácticas institucionales da lugar a viejos modelos de asimilación y fusión culturales.

En el pluralismo cultural es visible dos modalidades: el multiculturalismo y el interculturalismo, este último de mayor desarrollo al enfatizar la relación entre las diversas culturas, los aprendizajes y los intercambios culturales.

Este modelo que se inscribe en la teoría cultural, es el menos desarrollado por la sociología,  a pesar de lo altamente visible de los procesos de integración cultural en la cotidianidad.

Finalmente, no queremos dejar de citar otras teorías que comparten este pensamiento. A tales efectos se hablará sobre la  Teoría del Sistema Global: la cual propone un análisis holístico y sistémico del concepto de migración y concibe la idea de que la lógica actual del mercado es la expansión integrada: ampliarse geográfica  y funcionalmente, mediante el intercambio, de los flujos económicos y del cambio de trabajadores entre las naciones. La migración es parte integrante del sistema mundo[21]. De hecho, el acto de migrar redefine el espacio, una vida, una historia, un contexto. Sin duda es la teoría más próxima para entender el proceso migratorio.

Las migraciones tienen una doble explicación, que por momentos se entrelazan entre sí: la migración vista como un fenómeno individual y/o como coyuntural. A pesar de referirse a las migraciones como un fenómeno individual, tienen en la base una idea colectiva (familia, intereses sociales, relaciones sociales) que son impulsores del proceso migratorio y que muchas veces dan la sustentabilidad necesaria para su realización[22]. Se reconoce que la migración es susceptible de ser promulgada por varios factores que conforman una coyuntura.

Es decir, el estudio de las migraciones es una materia de particular atención por la complejidad que envuelve este proceso. Además, la multidisciplinaridad de su estudio siempre puede ofrecer importantes indicaciones sobre las variables y aún reforzar una idea de su evolución cuali-cuantitativa como (la rotación, evolución – elementos de comparación). Existe también la posibilidad de identificar de forma más cualitativa ciertas categorías de participación de estos individuos en la vida social de los lugares de acogida.

Las corrientes fuertemente marcadas por las ideas deterministas (Teoría – núcleo familiar, Teoría – Capital Humano) desvalorizan el papel de los potenciales migrantes proponiendo que a pesar de él ser el principal agente de una transformación radical, actúa en función y/o en respuesta de los deseos ajenos. Por otro lado, las teorías explicativas a partir de elementos más macros, dan una versión interesante del fenómeno e intentan proveer una explicación de conjunto (Teoría – Mercado de trabajo y la  Teoría Inter-regional, Teoría del Sistema Global). Sin embargo, no se pretende quitar la importancia  de estas perspectivas, pues, son ciertamente indispensables para la comprensión del fenómeno en estudio. Hay tesis que convergen, pero también tesis que presentan un desarrollo desigual de la cuestión. En el fondo, la explicación de los procesos migratorios parte de situaciones y variables muy diferentes unas de otras. De cualquier modo, la comprensión de la “cuestión migración” constituye un desafío con dimensiones todavía difíciles de precisar, y que se mantendrá probablemente abierta durante un considerable período histórico.

Las teorías acá enunciadas y explicadas (asimilacionismo, melting pot y pluralismo cultural, teoría del sistema global) tuvieron siempre como marco de referencia principal, si no exclusivo, los flujos inmigratorios de europeos. Sin embargo hoy en pleno siglo XXI,  los inmigrantes dejan de ser europeos y blancos; ahora son, en su mayoría, de países del Tercer Mundo y representan a otro tipo de personas: trabajadores manuales llegan mezclados con profesionales de diversos oficios y carreras, con empresarios y refugiados o exiliados políticos. Esta mayor diversidad, de orígenes y de situaciones, junto a todas las diferencias derivadas del momento histórico, ha empezado  a reclamar nuevos marcos conceptuales y teóricos para analizar su incorporación a la sociedad contemporánea. No basta con una teoría para comprender los complejos procesos migratorios, es necesaria la complementariedad gnoseológica y metodológica.

 

IV.- Tratamiento conceptual del retorno.

La migración de retorno aparece tempranamente en los estudios de población. Constituye una de las famosas leyes de Ravenstein: “Cada corriente migratoria -nos pone aquél en antecedentes- produce una contracorriente compensadora”. Formulada la proposición en estos términos, la certera observación empírica se convierte con suma facilidad en ley: dada su gran vaguedad, difícilmente dejará de cumplirse, con lo que tiene asegurada su universalidad. El valor de las leyes de Ravenstein -y en concreto

De esta cuarta ley sobre el retorno- no es tanto de carácter sustantivo como de incitación al estudio científico del proceso migratorio.

A pesar de este temprano interés por la migración de retorno, los logros en este campo no han resultado hasta ahora muy brillantes; entre otras razones, porque tampoco los datos disponibles suelen prestarse sin más al análisis sociológico y aunque en sentido general, la problemática del retorno interesa a los sociólogos, fue un aspecto casi olvidado durante muchas décadas (Castillo: 1980). Sin embargo, en Cabo Verde específicamente, es un asunto que ganó realce en el medio académico.

En este título se destacan los presupuestos, que a juicio de las autoras, son de mayor relevancia para la comprensión del tema: el retorno de emigrantes caboverdianos. A tales efectos, es necesario preocuparse por identificar aquellos postulados epistemológicos conceptuales y metodológicos que sirven de base para la comprensión de las dinámicas del proceso del retorno.

El estudio del retorno es tan relevante como complejo, similar al de las migraciones. La ambigüedad conceptual, el carácter multifacético e interdisciplinar dificulta su conceptualización, medición, análisis y evaluación. En primer lugar puede decirse que en el campo epistemológico, pocos esfuerzos han sido realizados en la producción científica sobre el retorno de emigrantes. Sin embargo, se destacan algunos presupuestos teóricos en el ámbito de la sociología general, la sociología de las migraciones, de la Historia y de la Antropología, disciplinas fundamentales para la comprensión del concepto. Entre los especialistas se destacan: Pisco y Seruya (1984)[23]; Roque Amaro (1987)[24]; Rui Pena Pires, (1987)[25]; Paulo Felipe Monteiro (1993)[26]; Mircea Eliade (1993)[27] y Joaquim Leite (1996)[28].

 

Enfoques Sociológicos en relación con el retorno de emigrantes:

El fenómeno migratorio ha sido analizado a profundidad desde hace más de un siglo. Y a través del tiempo se han hecho múltiples aportaciones teóricas para entender y explicar el fenómeno. Sin embargo, muy poco se ha dicho sobre el retorno del migrante.

Las teorías vigentes no han atendido con suficiente claridad conceptual el fenómeno del retorno[29], que si bien es parcial, en muchos casos, como el caboverdiano, resulta relevante.  El  retorno de un migrante, de un país considerado como del primer mundo, resulta ser un hecho enigmático y para muchos incomprensible. El retorno, pone en cuestión el pretendido carácter unidireccional o definitivo de la migración y por tanto es un aspecto fundamental que debe ser explicado y debe ser tomado en cuenta por las políticas sociales.

La decisión de retornar, de volver a su espacio íntimo, social, familiar y cultural, es una resolución semejante a la que se da en el momento de la partida. Se podría decir que se reinicia el proceso migratorio en sentido inverso y por tanto se ingresa nuevamente a una fase de toma de decisiones. Entonces entrar en el análisis sociológico de la problemática retorno es incursionar en un terreno aún muy poco explorado, no obstante ser el regreso de emigrantes un fenómeno tan antiguo como la propia emigración.

De la búsqueda bibliográfica hecha, se recogen estudios que muestran los procesos de integración de los emigrantes, procesos de aculturación, entre otros, los cuales son presentados como posibles causas de los procesos de retornos. Estas perspectivas buscan dar explicaciones al regreso, a partir de estudios de carácter macro y micro sociológicos. Por otro lado, conviene subrayar que los estudios se prestan particularmente bien a los análisis de tipo cuantitativo, las remesas para los países de origen que será en definitiva, el de su eventual retorno.

 

Dimensión de la diáspora versus pertinencia del retorno

Cabe aquí una reflexión relativa a este problema en un país como Cabo Verde en el que hasta ahora se reconoce de forma empírica y científicamente la importancia de las emigraciones para el país sin estudiar su contraparte. A modo de ejemplo, vale la pena hacer una breve referencia a dos autores que tratan este asunto. Manuel Pisco y L. M. Seruya quienes al analizar el retorno de emigrantes centralizan el enfoque en el peso que este fenómeno tiene en la  economía del país: el acto migratorio tiene influencia al alterar el panorama del país en dependencia de la pujanza de su capital. Este aspecto tiene notorias relaciones con las teorías económicas en las que, el acto migratorio es siempre económico.

Los autores sustentan que el número de emigrantes en el mundo justifica de por sí estudios sobre el retorno. Señalan también que si las desventajas en términos de recursos (para los países emisores) justificaran la salida, una vez resueltas las mismas, aunque de forma parcial, se deberá prever el posible retorno. Argumentan ,además, que la emigración trae perjuicios para los países emisores, traducidos en el éxodo de recursos humanos para centros económicamente más fuertes  ,a pesar de haber sido considerada por algunas corrientes de pensamiento (la teoría inter-regional) como factor de regulación del mercado de trabajo con ventajas tanto para las regiones de acogida como para las de salida, la emigración se revela de hecho como un “factor que ‘obstruye’[30] el desarrollo y deberá ser considerada como un ejemplo, entre otros, de crecimiento económico con empobrecimiento, en lo que respecta a los países de origen” (1984: 21).

Si por un lado, el  retorno sirve de incremento para la economía de los países receptores, por otro, es una pérdida social para el país de origen, con empobrecimiento, y particularmente, para los países emisores – un valor más[31]. En el plano histórico, se puede decir que la evolución del retorno de cabo-verdianos se caracteriza, grosso modo, por el envejecimiento de los emigrantes (retorno de reforma) sin, olvidar el progresivo desarrollo del país que ha creado en el que regresa expectativas para el éxito económico. Sin embargo, en estos casos, el retorno trae consigo simultáneamente una función utilitaria y simbólica, reflejando la racionalidad y la identidad de quien regresa.

Características de la emigración versus perfil del retorno.

Ismael Silva S.[32] plantea que las características de la emigración determinan la naturaleza del retorno. El autor[33] afirma que las motivaciones, las características del emigrado (motivaciones y objetivos de emigración, instrucción escolar, condición socioeconómica…) se relaciona de forma directa con las posibilidades del retorno y afirma:

…parece inevitável que os emigrantes regressados sejam portadores de uma determinada influência do meio que os acolheu, influência que, em maior ou menor escala, condicionará o seu comportamento futuro. Por escassa que tenha sido a sua integração ou simples adaptação aos hábitos de vida individual e colectiva encontrados no estrangeiro, por muito limitada que tenha sido a sua experiência profissional, se o emigrante não for totalmente destituído de espírito de observação com certeza regressará trazendo na sua bagagem cultural algo que não levou. Pelo menos virá com possibilidades económicas superiores às que tinha antes de emigrar ou, pelo contrário, trará a frustração e talvez a revolta íntima de um fracasso total. Em qualquer hipótese, ele exercerá alguma influência, grande ou pequena, positiva ou negativa, entre os que o rodeiam e nas instituições em que vier a integrar-se (pp:289-290).

En esta explicación el  autor establece una relación forzada entre la emigración y el retorno. La línea de argumentación proseguida pone de manifiesto una afirmación que a veces es renegada por las propias experiencias de los que regresan. Para algunos autores (Filipe Monteiro) esta afirmación es  una controversia. Sin embargo, algunos estudiosos de la problemática migratoria[34] afirman que las características migratorias son a veces determinantes de los procesos de integración en los países de acogida[35] .

Os trabalhadores emigrados, na sua maioria, têm como objectivo essencial ganhar e economizar o máximo possível, ainda que à custa dos maiores sacrifícios. Para isso, muitos deles trabalham mais do que o razoável e privam-se de tudo o que não é absolutamente necessário, em certos casos mesmo no que respeita à alimentação e ao alojamento. Poucos são os que emigram pensando em benefícios como o da reconversão profissional, do aperfeiçoamento cultural, etc. De um modo geral, não têm a intenção de fixar-se definitivamente no país estrangeiro, mesmo quando se fazem acompanhar da família ou a chamam depois; os trabalhadores emigrantes exercem essencialmente profissões desprestigiadas que quase não encontram entre os autóctones quem as queira exercer; as dificuldades de alojamento são grandes e para muitos torna quase impossível o reagrupamento familiar; a situação do trabalhador emigrante é quanto ao local de trabalho mais instável do que a do autóctone (Idem: pp:289-290).

Como fácilmente se percibe, el gran problema para los emigrantes se sitúa en las selecciones que hacen. Otros autores también comparten esta idea: França et. al, 1992; Saint-Maurice, 1997 y Rocha Trindade, 1995.  Iver H. Moller/ Hespanha França et. al, 1992; [36], afirman que la exclusión tiende a producir círculos viciosos: “a situação de exclusão ou de marginalização num sistema está associada a uma situação de exclusão ou de marginalização em outros sistemas, e que a posição forte num sistema está associada a uma posição forte noutro sistema”. En estos casos, el retorno puede ocurrir cuando el emigrante se siente imposibilitado de adaptar en el país de acogida por una vía contractual. También los factores de carácter económico tienen un papel considerable en este proceso. Muchas veces también, el choque cultural provocado es brutal, lo que en ocasiones acaba por afectar de forma directa las relaciones sociales de trabajo.

Para la mayoría de los migrantes, la única opción viable de movilidad social se da en el contexto del retorno, de ahí que este argumento sea definitivo cuando se hace un cálculo de costos y beneficios. Una vez logrado un ahorro de capital significativo, o un conjunto de inversiones en su lugar del origen, el migrante, a nivel individual o familiar, puede escapar al sino de la dependencia estructural.

El país de origen puede estar en la misma situación de dependencia y subdesarrollo, pero en el ámbito personal el migrante puede acceder a un proceso de movilidad social, que se manifiesta por un conjunto de indicadores externos: casa, auto, negocio, vestimenta, educación de los hijos, nivel de consumo, etc. Por otra parte, hay que señalar que a mayor brecha salarial entre el país de origen y el de destino, mayor posibilidad de lograr los objetivos previstos y, por tanto, mayor opción al retorno. (Durand; 2004:110-111)

El estudio del retorno como fenómeno migratorio,  es ya un tema del que no escapa la sociología. Sus perspectivas estructurales funcionalistas y culturales, ofrecen herramientas para su estudio, comprensión e identificación en las políticas sociales.

 

Conclusiones.

La reflexión teórica sobre las migraciones está asociada a distintas corrientes de pensamiento, y vinculada estrechamente con las formas en que este fenómeno se ha presentado en diferentes momentos históricos. El modelo neoclásico es el que más ha influido, el más antiguo y con mayor número de adeptos/as. Es un paradigma de las Ciencias Sociales que se aplica a las migraciones. Se relaciona con los modelos de equilibrio del funcionalismo y de la teoría de la modernización. Combina las perspectivas macro de las migraciones y son el resultado de la desigual distribución espacial del capital y el trabajo.

Las diversas teorías que explican el fenómeno migratorio internacional han demostrado, en la práctica, ser acercamientos parciales a una realidad compleja y cambiante. De ahí que, en repetidas ocasiones, se haya abogado por la complementariedad de enfoques y disciplinas. El avance actual en la reflexión teórica sobre el fenómeno migratorio ha superado el análisis de las causas que lo generan y ha pasado a explicar la permanencia y recurrencia del fenómeno a estudiar.

 

Bibliografia.

AMARO, Rogério Roque. 1987. Reestruturações demográficas, económicas e socioculturais em curso na sociedade portuguesa: o caso dos emigrantes regressados, Análise Social 87-88-89 (21), pp.605-677.

BAJO, Santos, N. 2007. Conceptos y teorías sobre la inmigración. Anuario Jurídico y Económico Escurialense, XL  817-840 / ISSN: 1133-3677.

CASTILLO, C. J. 1980. La emigración española en la encrucijada: Estudio empírico de la emigración de retorno, Centro de Investigaciones Sociológicas, Madrid.

DURAND, J. 2004.  Ensayo teórico sobre la migración de retorno. El principio del rendimiento decreciente.  Cuadernos Geográficos, 35 (2004-2), 103-116.

DURAND, Jorge. 2006. Los Inmigrantes también emigran. REMHU – Revista Interdisciplinar da Mobilidade Humana: Ano XIV – Números 26 e 27 – 2006 167.

ELIADE, Mircea. 1993. O Mito do Eterno Retorno, Edições 70, Lisboa.

ESPINOSA, V. 1998. El Dilema del Retorno. Migración, género y pertenencia en un contexto trasnacional. México: El Colegio de Michoacán El Colégio de Jalisco.

FRANÇA, Luís et. al. 1992. A Comunidade Cabo-verdiana em Portugal, IED, Lisboa.

GOMES, Isabel. 1999. Estudo de Caracterização da Comunidade Cabo-verdiana Residente em Portugal, Embaixada de Cabo Verde, Lisboa.

GONZÁLEZ, CASANOVA, Pablo. 20004 Las nuevas Ciencias e las humanidades-De la academia a la Política, Anthropos editorial Rubi-Barcelona.

HARRIS, J. y TODARO, M.P. 1970. Migration, unemployment and development: a two sector analysis” en American Economic Review, 60 (1) (marzo), págs. 126-142.

Iver Hornemann Møller, Pedro Hespanha. 2002. Padrões de exclusão e estratégias pessoais, Revista Crítica de Ciências Sociais Nº 64, pp.55-79,CES/FEUC.

JACKSON, A . John, (1991), Migrações, Escher Lisboa.

KENIA, RAMÍREZ, María, M. 2009. Teorías Interpretativas de Las causas que suscitan los Flujos Migratorios Internacionales. http://laberinto.uma.es/Lab7/Lab7Art2Mencia.htm.

LEITE, Joaquim da Costa (1996), Os negócios da Emigração (1870-1914), Análise Social, 136-137 (31), pp.381.

LEWIS, J. R. e WILLIANS, A. M.1984. «Emigrantes and Retornados: A comparative analysis of the impact of return in the Região Centro», em Emigração e Retorno na Região Centro, Coimbra, Comissão Coordenação da Região Centro, pp. 227 – 250;

MATOS, Cristina. 1993. “Migrações : decisões individuais e estruturas sociais. Instituto Superior de Economia e Gestão – SOCIUS Working papers nº 5/1993.

MOLINA, Luís. MESA REDONDA: LA REGULACIÓN DELA INMIGRACIÓN. La regulación de la inmigración: una propuesta alternativa. Papeles del Este 17. http://revistas.ucm.es/index.php/PAPE/article/view/PAPE0808220074A/0:

MONTEIRO, Paulo Filipe. 1993. Emigração. O eterno mito do retorno, Celta, Oeiras.

MORÏN, Edgar. 2000. Introducción al Pensamiento  Complejo, Editorial edisa, Barcelona.

PENA PIRES, Rui Pena et. al. 1987. Os retornados, um Estudo Sociográfico, Instituto de Estudos para o Desenvolvimento, Lisboa.

————-. 2003. Migrações e Integração: Teoria e Aplicações à Sociedade Portuguesa, Oeiras, Celta.

————. 2007. Imigração: Oportunidades ou Ameaça? Fórum Gulbenkian Imigração. Principia. 74-77.

……….. .1990. O Repatriamento de África, Enigmas e Interrogações», em A Sociologia e a Sociedade Portuguesa na Viragem do Século, actas do I Congresso de Sociologia Volume II, Lisboa, Fragmentos, pp. 503 – 520.

PÉREZ, Nicole y MORENO, Paola. 2005. Causas y efectos de la Migración en El Ecuador: El Impacto de las Remesas, Servicio Jesuita a Migrantes de Ecuador (SJM).

PIORE, Michael. 1977. Padrões de Exclusão e estratégias pessoais “versão adaptada do capítulo 6 do livro Active social policie in the EU. Inclusion Tbroubh participation? Organizado por Rik van Berkel e Iver Hornemann Moller e publicado em 2002 por the policy Press, Bristol.

PISCO, M. e SERUYA. 1984. O perfil do Emigrante Retornado e a sua Reintegração em Portugal, In Manuela et. al., Retorno, Emigração e desenvolvimento regional em Portugal, Instituto de Estudos para o Desenvolvimento, Caderno n°8, Lisboa pp.19-105.

POINARD, Michel (1983), “Emigrantes retornados de França: a reinserção na sociedade portuguesa”, Análise Social, Vol XIX, pp: 261-296.

PORTES, A. 1999. As migrações internacionais. Origens tipos e modos de incorporação, Oeiras: Celta.

PORTES, A. y BÖRÖCZ, J. 1998. Migración contemporánea: perspectivas teóricas sobre sus determinantes y sus modalidades de incorporación, en  MALGESINI, G. (comp.) Cruzando fronteras. Migraciones en el Sistema Mundial.  Barcelona, Icaria, Fundación Hogar del Empleado.

RAVENSTEIN, E. G. “THE LAWS OF MIGRATION”. 1885. London: Journal of the Royal Statistical Society – vol. 48, june .pp. 167 – 227.

RAVENSTEIN, E.G. “ The Laws of migration”. 1889. Journal of the Royal Statistical Society, Vol. 52. Nº 2, Junio.

ROCHA-TRINDADE, Maria Beatriz, coord.1995. Sociologia das Migrações, Lisboa, Universidade Aberta.

RODRIGUES, Walter. 1989. Comunidade Cabo-verdiana: marginalização e identidade, Sociedade e Território 8,Lisboa.

SAINT-MAURICE, Ana. 1997. Identidades Reconstruídas, Cabo-verdianos em Portugal, Celta, Oeiras.

SÁNCHEZ URIOS,  Antónia. 2007.  Inmigración, necesidades y acceso a los servicios y recursos: los inmigrantes ucranianos en los procesos de inserción en la Comunidad Autónoma de Murcia. Universidad de Murcia, Departamento de sociología y Politica Socil, Tesis Doctoral.

SANTOS, Boaventura de Sousa. 1998. O Estado e a sociedade em Portugal 1974 – 1988, Porto, Edições Afrontamento.

SILVA SANTOS, Ismael. 1984. Algumas considerações sobre o retorno de emigrantes, em SILVA, Manuela et. al.- Retorno, Emigração e Desenvolvimento regional, Instituto de Estudos para o Desenvolvimento, Lisboa, pp: 288-298.

SILVA, Manuela et. al.- Retorno, Emigração e Desenvolvimento regional, Instituto de Estudos para o Desenvolvimento, Lisboa, pp: 288-298.

STARK  Oded       (1991), The Migration of Labor, Oxoford e Cambridge Basil Blackwell.

Tobasura Acuña, Isaías. Boyacenses en Caldas: una colonización silenciosa. Manizales, Colombia. Editorial Universidad de Caldas. 2003.



[1] Los movimientos migratorios fueron  unos de los procesos más importantes  en la historia humana. Gracias a  ella, fueran posibles colonizar tierras y conquistar el resto del planeta. Varias causas están ligadas a este fenómeno: las de ordenes económicas que se considera por muchos cientistas sociales como causa primordiales que lleva las personas a la migración para buscar en otros ligares mejores niveles de vida, con salarios más elevados, condiciones de trabajo menos pesados e donde la asistencia social es mas eficaces; las de ordenes naturales que se suponen forjadas, porque en su mejoría los emigrantes no tienen poder de escoja y sus vidas corren riegos, las secas, catástrofes, guerras, entre otros; las de de láser que se consideran sazónales; las de orden laboral cuyo objetivo determinante sean trabajo; las de ordene cultural – cuyo objetivo sea de formación, conocimiento e, otros; las de ordene políticas, que se consideran muchas veces como forjadas por ocurrir en su mayoría por conflictos derivados de cambios políticos de gobernación; las de ordene raciales, étnicas o religiosas que a pesar de ser conceptos diferentes nortean pelo menos al principio, la no aceptación de la diferencia.. En estos casos, muchas veces, los individuos también se ven forjados a migración como forma de sobrevivencia. Sobrayan también que las motivaciones religiosas también pueden ser solamente por cuestión de fié y no de perseguicíon. Estos factores son componentes esenciales de la diferenciación entre las migraciones internas e internacionales, pues, estas implican la travesía de una frontera y colocar-se en la situación de “extranjeros” a priori con reducciones de derechos. Entonces, se pregunta, ¿porque los individuos toman la decisión de migrar? Por todas ya referidas que obligan a las personas a buscar en otros países de acogida.

[2] Tobasura Acuña, Isaías. Boyacenses en Caldas: una colonización silenciosa. Manizales, Colombia. Editorial Universidad de Caldas. 2003.

 

[3] Evolución del concepto migración: En siglo III (el llamado bajo Imperio Romano) el empobrecimiento, en detrimento del declino de la economía, las poblaciones abandonaran sus casas en la ciudades y emigraran para los campos a procura de mejores condiciones de vida, en especial el alimento. En el siglo XII, en llamada baja edad media, con el renacer del comercio, renació también nuevas ciudades (las ciudades antiguas que habían abandonadas), e así se crio un mercado comercial y artesanal, renaciendo nuevos ciclos migratorios. En los siglos XV, XVI, XVII, el siglo de los imperios coloniales (Portugal y España), dejaran marcas en la historia debido a sus conquistas, colonializacion y barbarismos. Em los siglos XVII y XVIII, desarrolha la indústria, el comércio y com ella el aumiento considerable de migrantes a la procura de nuevos postos de trabajo – el êxodo rural. En lo siglo XIX, los países experimentarán une lavado crecimiento económico (aumento de las fabricas, descubrimiento de nuevas tecnologías reduciendo tiempo de ejecución de tareas, trabajos en serie, extinción de trabajos manufacturados, …) y más una vez el aumento de numero de los que movimientos de un lado para otro.

En lo siglo XX, se acelera la globalización, los países potentes forman bloques y descongestionan sus ciudades expandiendo para los países periféricos más pobres, los subdesarrollados intentan a todo el costo realizar serios esfuerzos para salir adelante e encontrar alternativas para el desarrollo sostenido. En cuanto no se con no consigue, millones de los suyos se arriesgan la emigración captando todos los riesgos. En lo siglo XXI, esta misma realidad aún se mantiene. Concluyendo, de lo siglo XVI, considerado el de las grandes navegaciones y descubrimientos, periodo de la expansión europea hasta siglo XX, los movimientos migratorios tenían una dirección – Europa para el resto del mundo. Puesto eso, es evidente que las complexidades no se encuentra solamente allí, mas do que eso, la preocupación que se impone es las dimensiones conjeturales que remete para las perspectivas de transformaciones que se propone.

 

[4]Portes, A. (1999), As migraciones internacionais. Origens, tipos e modos de incorporação, Celta Editora, Oeiras.

[5]PENA PIRES, Rui, (2003), Migrações e Integração, Celta Editora, Lisboa.

[6] Por considerarse subyacente el carater económico, el análisis  del modelo se centra en el dominio del sujeto y de su acción – la articulación entre él y los contextos sociales. Se analizan los factores internos (los de expulsión) como los externos (los de atracción). La suma de los dos son determinantes de la salida de millones de personas. “ Há emigrações porque, dados os desequilíbrios sistémicos intra e inter sociedades, aqueles que vivem em áreas desfavorecidas decidem deslocar-se para áreas mais prósperas com o objectivo de melhorar as suas condições de vida” (2003:65). Los factores de expulsión – ausencia de empleo, instrucción escolar, la pobreza, cuestiones políticas, religiosas, son compensados por los factores de atracción como – el funcionamiento eficaz de los servicios sociales, las posibilidades de empleo aún que precarios, libertad de expresión, entre otros, hacen que el migrante e siente vislumbrado con la nueva posibilidad de vida.  Sin duda, la decisión de migrar implica impactos en la situación  socioeconómica, cultural, política, familiar, acontecimientos distantes de cada individuo en particular, formando así en una decisión única.

[7] Ernest George Ravenstein estableció unos principios o leyes sobre las causas de las migraciones. Dichas leyes han sido definidas como un conjunto de proposiciones empíricas generales, que describen las relaciones migratorias entre origines y destinos a partir de la observación de una serie de regularidades en los procesos migratorias. Ravenstein elabora algunos preceptos teóricos los que se centran sobre todo en las distancias y las causas que motivan las migraciones, presentados bajo los un esquema de siete puntos principales: migraciones y distancias; migraciones por etapas; Diferencias urbano-rurales en la propensión a migrar; Flujo y reflujo; Predominio de las mujeres entre los migrantes a distancias cortas; Tecnología y migraciones y Predominio del móvil económico. Estos planeamientos, explican de  una forma general  las causas de la migración de las poblaciones, a partir del contexto que se genera del surgimiento del modo de producción capitalista en Gran Bretaña a finales del Siglo XIX, y aunque con el tiempo estos postulados han perdido vigencia por los cambios que en la sociedad se han suscitado, han contribuido enormemente al surgimiento de nuevas teorías migratorias.

[8] Ravenstein, E.G. “ The Laws of migration”, Journal of the Royal Statistical Society, Vol. 52. Nº 2, Junio, 1889, pp: 241-305. Crf: Jackson, 1991: 22, Saint- Maurice, 1997:3.

[9] Las «leyes» de las migraciones de Ernst Georg Ravenstein: la mayoría de los migrantes procede de una corta distancia;  las mujeres emigran en mayor número que los hombres; cuando la distancia es muy grande, predomina el sexo masculino; los emigrantes del medio rural se dirigen, cuando realizan largos desplazamientos, únicamente a las ciudades más grandes; Si la distancia es bastante grande, tiene lugar una especie de migración por etapas, en la que los lugares dejados vacantes al emigrar, pueden ser ocupados por migrantes de áreas más alejadas. La migración por etapas suele dirigirse a centros poblados  progresivamente mayores;  las corrientes migratorias principales generan unas corrientes secundarias que suelen ser compensatorias, de menores proporciones y en sentido inverso; en el éxodo rural predomina la población joven (adolescentes y adultos jóvenes); los nacidos en las ciudades son menos migrantes que los nacidos en el medio rural. In:http://es.wikipedia.org/wiki/Ernst_Georg_Ravenstein, 15-04-2014.

 

[10] En este sentido, la migración es visto como resultado de una búsqueda de equilibrio entre países que tienen alta demanda  y escasa oferta de trabajo (Pires, 2003)- donde impera el desempleo y bajos sueldos para los que tienen alta oferta de trabajo y escasa demanda laboral – donde hay escases de trabajadores y altos sueldos en términos comparativos con los países emisores. Es importante también tener en cuenta que el papel desempeñado por los mercados no son claros y transparentes. Con certeza, un análisis  más consistente, consideraría de que la relación entre el papel de los mercados y la demanda de los individuos no es una fórmula simple, ya que el mercado es imperfeto y muchas veces sus leyes funcionan de forma destorcida.  El mercado para ser verdaderamente libre tiene que satisfacer determinadas condiciones, entre ellas se incluyen una razonable variedad de tipos de empleo igualmente disponibles para todos los trabajadores, información accesible y susceptible de ser obtenida equitativamente por aquellos y una real concordancia entre los preferenciales y el número de puestos de trabajo existente.

 

 

[11]MORÏN, Edgar (2000) Introducción al Pensamiento  Complejo, Editorial Gedisa, Barcelona.

 

[12] Como afirma Edgar Morín (2000:2) “La complejidad no es una receta para conocer lo ines­perado. Pero nos vuelve prudentes, atentos, no nos deja dormirnos en la mecánica aparente y la trivialidad apa­rente de los determinismos.   Ella nos muestra que no debemos encerrarnos en el contemporaneísmo, es decir, en la creencia de que lo que sucede ahora va a continuar indefi­nidamente”.

[13] El capital humano es un término usado en ciertas teorías económicas del crecimiento para designar a un hipotético factor de producción dependiente no sólo de la cantidad, sino también de la calidad del grado de formación y productividad de las personas involucradas en un proceso productivo. A partir de ese uso inicialmente técnico, se ha extendido para designar el conjunto de recursos humanos que posee una empresa o institución económica. Igualmente se habla de modo informal de mejora en el capital humano cuando aumenta el grado de destreza, experiencia o formación de las personas de dicha institución económica. Se añade a esta idea el llamado capital intelectual o conocimiento intelectual, poseído por el propio sujeto.IN: http:  es.wikipedia.org/ wiki/Capital-humano.

 

 

Augura Sánchez (2002)  “la idea básica de estas investigaciones parte de la argumentación que la migración es una inversión vinculada al coste neto de la emigración y la posibilidad de obtener beneficios en el futuro. De esta forma, los trabajadores consideran la decisión de emigrar como cualquier otro tipo de inversión en capital humano; esta decisión se producirá cuando existan oportunidades de que el trabajador recupere su inversión en el futuro. Este enfoque permite calcular el “valor actualizado neto” de los rendimientos futuros ocasionados por el hecho de emigrar, comparando los beneficios y los costes, -incluidos los costes psíquicos del traslado como: dejar amigos y parientes, adaptarse a la nueva realidad, etc.-, a una tasa de descuento, como si se tratara de una inversión que arriesga los rendimientos presentes con el objetivo de obtener rendimientos adicionales en el futuro. De tal manera que al individuo que emigra le compensa realizar una inversión en capital humano en el momento actual, con el propósito de aumentar sus rendimientos en el futuro” (Sánchez: 122).

[15] HARRIS, J. y TODARO, M.P. (1970): “Migration, unemployment and development: a two sector analysis” en American Economic Review, 60 (1) (marzo), págs. 126-142.

[16]Nicole Pérez y Paola Moreno (2005) Causas y efectos de la Migración en El Ecuador: El Impacto de las Remesas, Servicio Jesuita a Migrantes de Ecuador (SJM).

[17] Para Pena Pires (2003), el cálculo y benéfios en la decisión de una eventual migración debe llevar también en cuenta consideraciones de status y de afirmación de lo ²self² presente en la relación de los individuos con las colectividades de origen y en particular con la familia, o sea, tiene también que apoyarse en consideraciones de sociabilidad.  En consecuencia, la decisión sobre una eventual migración puede no ser una decisión individual. Molina (2008), también afirma que la migración puede ser una estrategia, no determinante, pero hay que considerar otros factores:  en muchos casos, la familia contempla la emigración como una estrategia de diversificación de los ingresos destinada a reducir el riesgo (como en la teoría de la inversión de cartera). Este planteamiento tiene consecuencias dinámicas de gran importancia: la emigración sería un fenómeno que se autoalimenta, en la medida que para mantener un flujo estable de ingresos ante el continuo aumento del tamaño familiar, nuevos miembros de la familia deberían optar por el camino de la emigración. Este punto de vista enlaza con la constatación de la importancia que tiene la existencia de una colonia de compatriotas, que funciona como una red de acogida, en el país de destino de la emigración. Habría que tener en cuenta también las expectativas de ingreso futuro del emigrante potencial. Junto a estos incentivos de carácter económico, hay otros factores que aumentan la oferta migratoria: la, ya citada, presencia de una colonia de compatriotas en el país de destino, conflictos bélicos, persecución política, insatisfacción con el entorno socio-político en los países de origen de los emigrantes, atracción cultural y social del país de destino, perspectivas de futuro para la familia. Finalmente, las diferencias en las prestaciones del Estado de Bienestar entre los países de origen y destino sería otro factor a tener en cuenta, sobre todo para la inmigración desde zonas con niveles de renta similares o sin grandes diferencias entre ellas (caso de Polonia y España, por ejemplo, p: 4).

 

 

[18] En su forma original, el modelo subrayaba la manutención del equilibrio de los niveles salariales, pues, las diferencias provocadas por la variación de las ventajas de los diferentes locales de empleo serían compensadas por las migraciones. Por las mismas razones, la aplicación del modelo para las regiones donde faltaba la mano-de-obra, aceptaba que la diminución de lo número de trabajadores provocaría la subida de los salarios, impidiendo así las tendencias migratorias,  (Jackon, 23).

 

[19]En este modelo, los países receptores aparecen como ²dependientes² del propio movimiento migratorio: al margen de las decisiones del migrante, las migraciones internacionales producen por la demanda intrínseca de trabajos de las sociedades modernas como una necesidad. Se subraya aqui que este abordaje pone claro en demasía la dinámica migratoria, como dice Pires, ²a maioria dos potenciais migrantes não agem em função de uma consulta regular de informação codificada e técnica (manuseando regularmente estatísticas e relatórios das nações Unidas, da OCDE, do Banco Mundial ou do Eurostat!), que usam para comparar o espaço em que vivem com outras possíveis localizações², (Pires: 70).

 

[20] KENIA, RAMÍREZ, María, M. (2009) Teorías Interpretativas de Las causas que suscitan los Flujos Migratorios Internacionales: http://laberinto.uma.es/Lab7/Lab7Art2Mencia.htm.

[21] Este abordaje surgido a partir de los años 70, entiende la migración  como un proceso dinámico reconociendo los contextos donde ocurren los movimientos. En la concepción parsoniana, el sujeto es un actor social, vinculado a las normas con las cuales  el mismo se orienta. Para Saint-Maurice(1997), este modelo, “as comunidades envolvidas interactuam num sistema de trocas complexo, que deve ser analisado enquanto tal. A decisão dos actores de migrar deverá ser enquadrada nos contextos, mais ou menos próximos, que a influenciaram: os contextos que circundam os potenciais migrantes (família e amigos) e os contextos económico, político, social e histórico que enquadram o movimento .(p:6). A análise sistémica permite não cair na estandardização. Finalmente, uma teoria que tenta englobar todos parâmetros do processo migratório, apesar da complexidade inerente a ele. Diversas tentativas foram feitas no sentido de se criar uma teoria geral das migrações e fracassaram, pelo simples facto: o desenvolvimento económico é desigual …e as…migrações são, em si mesmas, uma resposta a esta diversidade espacial”, Pires, 2003:64-citando Salt, 1987:244). Es evidente que las perspectivas analíticas presentadas son comprensibles en los contextos en los cuales fueran concebidos.

[22] Argumentando esta idea, Sanchez Urios, en su tesis doctoral afirma que, “Las investigaciones demuestran que partiendo de la base de un mismo tipo y número de factores de expulsión y atracción, no son las personas más pobres de los países menos desarrollados las que emigran buscando mejores condiciones de vida, la realidad evidencia que son las personas de clases medias que se encuentran en países o zonas que están experimentando cambios sociales o económicos. Tampoco dichas investigaciones han sabido explicar porque los migrantes eligen unos destinos y no otros, siendo países de similares características. En efecto, existen otros razonamientos que las teorías “push-pull” no saben argumentar, como los condicionamientos sociales, políticos, económicos o laborales subyacentes en la decisión de emigrar. Las principales críticas a los modelos basados en los factores “pus-pull” se centran en el individualismo de la teoría, así como en no tener en cuenta el entorno social y político en el que se desenvuelven los procesos migratorios. Este enfoque teórico sirvió para explicar las migraciones laborales del siglo XIX; sin embargo resulta insuficiente para interpretar las transformaciones y complejidades de los procesos y flujos migratorios en la actualidad, pues conduce a explicaciones incompletas y a análisis parciales de la realidad migratoria (P: 130-131). Las dos teorías referidas sugieren una complementariedad, pero, las perspectivas analíticas, no responden a las diversas tipologías migratorias ya señaladas

[23]PISCO, M. e SERUYA (1984), O perfil do Emigrante Retornado e a sua Reintegração em Portugal, In Manuela et. al., Retorno, Emigração e desenvolvimento regional em Portugal, Instituto de Estudos para o Desenvolvimento, Caderno n°8, Lisboa pp.19-105.

[24]AMARO, Rogério Roque (1987), Reestruturações demográficas, económicas e socioculturais em curso na sociedade portuguesa: o caso dos emigrantes regressados, Análise Social 87-88-89 (21), pp.605-677.

[25]PIRES, Rui Pena et. al. (1987), Os retornados, um Estudo Sociográfico, Instituto de Estudos para o Desenvolvimento, Lisboa.

[26]MONTEIRO, Paulo Filipe (1993), Emigração. O eterno mito do retorno, Celta, Oeiras.

[27]ELIADE, Mircea (1993), O Mito do Eterno Retorno, Edições 70, Lisboa.

[28]LEITE, Joaquim da Costa (1996), Os negócios da Emigração (1870-1914), Análise Social, 136-137 (31), pp.381.

[29] Por lo general, cuando se habla de migración de retorno se pueden distinguir cuatro o cinco tipos. El primero se refiere al migrante que regresa de manera definitiva y voluntaria; El segundo tipo de migración de retorno corresponde a los trabajadores temporales, sujetos a programas específicos donde el contrato exige u obliga al retorno; en tercer lugar se puede considerar a la migración de retorno transgeneracional; un cuarto tipo de retorno es aquel que se hace en condiciones forzadas; retorno voluntario. (Durand: 2004)

[30] La mano de obra que sale de los países de origen, gradualmente van empobreciendo estos y quedan a la margen del desarrollo. Al inverso, para las sociedades de acogida trae enriquecimiento y desarrollo. Ven en el retorno como un factor potencialmente positivo de desarrollo de los lugares geográficos deprimidos admitiendo que los emigrantes que regresan al país de origen presentan un perfil demográfico y socio-profesional favorable para el desarrollo. Esta hipotética situación vá dar se “quando os emigrantes regressados revelarem boa propensão a inserirem-se na actividade económica regional e se apresentarem dotados com capacidade de inovação, sentido de investimento e espírito empreendedor, que canalizam para as suas terras de origem” (1984: 21).

[31]Es cierto que el retorno no puede ser dependiente solamente del estado así como también es cierto que hay fragilidades teóricas con este fenómeno: si en la mayor parte, las migraciones son originadas fundamentalmente de decisiones particulares y-o familiares, no cabe solamente a los estados fomentar los retornos, a pesar de la propia coyuntura de los países sean determinantes de los procesos migratorios. La debilidad de la argumentación teórica está en presentar el retorno como una condición, (intrínseca a los países emisores) y, no como una fase de la vida de los emigrantes que ciertamente se juntan a la característica estructural de la economía de los países recetores. La idea es radical por vincularse estrictamente al plano político. Por fin, en la fragilidad se encuentra un factor  de no llevar en cuenta las modificaciones de los flujos migratorios actuales, comparativamente con los anteriores teniendo en cuenta las transformaciones de los sistemas sociales mundiales.  En este sentido, es aún importante una reflexión de esta perspectiva teórica, por no considerarse el posible estado de bienestar de los emigrantes en los países de acogidas que podrán no tener ningún interés de retorno. La perspectiva propuesta por los autores servirá  para los que fracasan en el proyecto migratorio.

 

[32] SILVA SANTOS, Ismael (1984), Algumas considerações sobre o retorno de emigrantes, em SILVA, Manuela et. al.- Retorno, Emigração e Desenvolvimento regional, Instituto de Estudos para o Desenvolvimento, Lisboa, pp: 288-298.

[33] En la misma óptica, los autores referidos, presentan alteraciones cualitativas en sus perspectivas criticas, pero, Ismael Silva Santos presenta algunas consideraciones sobre el retorno de emigrantes refiriéndose al semininario internacional organizada por la OCDE em1966 sobre el retorno de los trabajadores emigrantes a su países de origen, seminario este cuyo objetivo era estudiar la utilidad para los trabajadores que regresan, la experiencia que adquirieran en el extranjero y el lugar o papel que ocupara en su país de origen.

 

[34] Cfr. Pena Pires (1997; 2003); Saint-Maurice (1997); RODRIGUES, Maria João (1992); ROSE, Arnold M. (1970); MATOS, Cristina (1993), PIORE, Michael (1977); Portes, A. y Böröcz, J. (1998).

[35] Silva Santos en 1984, hace una critica al lugar atribuído por los cientistas sociales al conceto retorno que para el es estigmatizado. El reclama de la escasez de estudio sobre esta problemática así como de los gobiernos. Los estudios existentes sobre esta problemática son escasos y pocos ambiciosos casi siempre intuitivas y por eso científicamente pocos elaborados. Así el autor subraya: ²a) la mayoría de los individuos que emigran vienen de ambientes rurales con bajas cualificación profesional e instrucción general, y por eso serán trabajadores indiferenciados con baja productividad y frecuentemente en situación de desempleo, son individuos cuyos países de origen tienen ventajas inmediatas en expatriamientos; b) tales trabajadores se van fundamentalmente para las actividades industriales y para los medios urbanos; c) la emigración es espontánea porque se procesa sin intervención de los servicios responsables,  por veces contrariando las leyes vigentes; d) la existencia o no de cursos destinados a preparar los candidatos a la emigración o para aquellos que están en la emigración. Para él, estos son algunos de los elementos que pueden condicionar posibles retornos y reafirma que la debilidad de las teorías sociológicas sobre el retorno está en presentar el retorno como una variable dependiente entre la capacidad de lo individuo con el proceso de su retorno.

[36]Padrões de Exclusão e estratégias pessoais “versíon adaptada del capítulo 6 do livro Active social policie in the EU. Inclusíon Tbroubh participatíon? Organizado por Rik van Berkel e Iver Hornemann Moller e publicado em 2002 por the policy Press, Bristol.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Cathcart Roca, Mercedes L.,Martínez Tena, Alicia de la C. y Brito Semedo, María Eunice: "Migraciones y retornos. Una mirada desde la sociología" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, mayo 2014, en http://caribeña.eumed.net/migraciones-retornos/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.