DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DEL ESTADO DE CHIAPAS: LAS MUJERES INDÍGENAS Y LOS DERECHOS HUMANOS

RESUMEN
Recientemente, el tema de la concepción de los derechos humanos por parte de los pueblos indígenas ha cobrado gran importancia, tanto en los entornos académicos como en los de gobierno, con miras a determinar la correspondencia que se halla entre los que gobiernan y dichos pueblos.

Es necesario comprender que los derechos colectivos deben ser apreciados y reconocidos en la medida en que su declaración y aplicación origina a su vez los derechos particulares de cada individuo. Tales derechos no se conceden, ni se proveen por parte del estado, sino que se reconocen cómo un acto de justicia; por ello, es preciso conocerlos y propagarlos.

PALABRAS CLAVE
Derechos Humanos; pueblos originarios, comunidades indígenas, derechos de la mujer, justicia social.

ABSTRACT
Recently , the issue of the concept of human rights by indigenous peoples has gained great importance in both academic circles and in the government , in order to determine the correspondence is between those who govern and those peoples.

You need to understand that collective rights should be appreciated and recognized to the extent that its declaration and implementation in turn causes the individual rights of each individual. Such rights are not granted or are provided by the state, but as an act of justice are recognized; therefore , it is necessary to know them and propagate them.

KEY WORDS
Human Rights; indigenous peoples, indigenous communities, women’s rights, social justice.

INTRODUCCIÓN

En la Constitución Mexicana se establecen las bases esenciales de los derechos y deberes individuales y colectivos de los ciudadanos Mexicanos sin que importe el género, religión o lugar de nacimiento.

En este sentido, en México se ha reconocido la necesidad de resguardar a aquellos que por su contexto histórico, social o económico componen grupos o colectividades étnicas, conocidas como pueblos indígenas u originarios.

Recientemente, el tema de la concepción de los derechos humanos por parte de los pueblos indígenas ha cobrado gran importancia, tanto en los entornos académicos como en los de gobierno, con miras a determinar la correspondencia que se halla entre los que gobiernan y dichos pueblos (Salaverry, 2010).

En el estado de Chiapas, el conflicto zapatista de 1994 aún está vigente, por lo que debería prestarse mayor atención a las particularidades de reglamento y ordenanza al interior de cada comunidad; esto con la finalidad de comprender que los derechos humanos de los pueblos indígenas se asientan en el llamado derecho social o de solidaridad y autonomía de los pueblos.

El punto de partida debe ser el derecho a la discrepancia; es decir, el derecho a ser mirados desemejantes del resto de la población, puesto que lo son en el sentido de la auto concepción, usos, costumbres y saberes.

Las circunstancias pretendidas para la adquisición de esta aceptación al otro, en cuanto a su diferencia cultural como base primordial, supone desviarse del fundamento etnocentrista desdeñoso e intransigente de una cultura universal (Ordóñez, 2013).

Uno de los más importantes derechos humanos de los pueblos indígenas es el derecho a una realización plena como individuos, con necesidades de un ambiente sano, alimentos, vivienda, etcétera; sin embargo, estos derechos seguirán siendo utópicos en tanto se siga viviendo en contextos de usufructo, marginación y segregación.

Es necesario comprender que los derechos colectivos deben ser apreciados y reconocidos en la medida en que su declaración y aplicación origina a su vez los derechos particulares de cada individuo. Tales derechos no se conceden, ni se proveen por parte del estado, sino que se reconocen cómo un acto de justicia; por ello, es preciso conocerlos y propagarlos.

Los derechos humanos de los pueblos indígenas fundan un proyecto que invoca a tender puentes para lograr una correspondencia justa con los disímiles actores que la conciertan, con el fin de comprender la exclusiva forma de cómo los grupos indígenas idean su inclusión en la sociedad. De ahí que se enuncien en peticiones y reclamos que desde la configuración de la comunidad indígena es importante en la medida que reconoce a una visión independiente de Occidente (Herrera y Duhaime, 2014).

Sin embargo, la sociedad no indígena anticipa una conceptualización de derechos humanos como enunciado máximo del amparo de las garantías individuales, en tanto que los pueblos indígenas observan como derecho propio la permanencia de la comunidad (Salazar, 2009).

Son cada vez más continuas las acusaciones por quebrantamientos a los derechos humanos, principalmente en los sectores más expugnables y alejados; de tal suerte, que se ha patentizado la apremiante exigencia de una intensa educación en esta materia, respondiendo así a las nuevas realidades sociales, específicamente de los pueblos originarios de México; de admitir su propia forma de hacer justicia; -siempre y cuando no vulnere los derechos humanos del individuo enjuiciado- es decir, sus experiencias y hábitos jurídicos (Macionni, 2003).

LAS MUJERES INDIGENAS Y LOS DERECHOS HUMANOS

Las mujeres indígenas sufren una doble exclusión; por una parte, debido a su género y por otra debido a su circunstancia sociocultural. Aún cuando ha jugado un papel predominante en la agricultura, no tiene derecho a poseer la tierra que cultiva, así que se asume como labriega.

En las colectividades indígenas las labores de la casa las asumen también las mujeres y aunque se trata de un trabajo sumamente productivo, no es remunerado. La falta de aprecio por el trabajo doméstico ha hecho que los programas del Estado en las zonas rurales estén orientados hacia los hombres, abandonando a la población femenina (Londoño, 2009).

De esta forma, el acceso a los espacios institucionales es restringido. Sus impetraciones concretas, emanadas de su labor productiva y reproductiva, apenas se enuncian como tales y por lo regula quedan confinadas intrínsecamente de su propia localidad (Parrilla-Bonilla, 1978).

El estímulo al uso de la lengua originaria que impere en su comunidad es otra de las tareas a la que la mujer se consagra; por lo que la vida habitual de las mujeres indígenas circula en paralelo a la de los hombres, en una voluntad por desarrollarse; algunas por medio de la artesanía, otras por la agricultura o el comercio.

CONCLUSIÓN

Sobre las comunidades indígenas, históricamente han incurrido impetuosos procesos de disgregación y sometimiento cultural; por lo que la deuda que se tiene con estos pueblos es grande y por ello es importante poner los asuntos de las mujeres indígenas en el ámbito de los derechos humanos, para que las mujeres de los pueblos originarios tengan los mismos derechos que los hombres y se respete su integridad física, a la libertad para tomar decisiones sobre la fecundación, a sus derechos ciudadanos y políticos, sobre el uso y preservación de sus recursos naturales, el derecho a la salud, a disponer sobre su cuerpo, a una vivienda decorosa, a la no violencia.

Enunciar cómo derechos humanos las anteriores prerrogativas no es suficiente, es necesario explorar e indagar en las opciones de aplicación que correspondan (Villamizar, 2013).

Es cierto que en pleno siglo XXI se hallan comunidades indígenas que coexisten en circunstancias cada vez más deleznables; sin embargo hay otras que han logrado actualizarse y recurrir a la tecnología sin declinar a sus usos y costumbres; ara instaurar proyectos productores con características de sustentabilidad.

FUENTES DE INFORMACIÓN

  1. Ordóñez, M. (2013). El derecho penal indígena: entre la diversidad y los derechos humanos. American University International Law Review, 943-974.
  2. Salaverry, O. (2010). Interculturalidad en salud. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, 80-93.
  3. Parrilla-Bonilla, A. (1978). La iglesia y los derechos humanos. Nueva Sociedad, 45-52.
  4. Salazar, D. (2009). ¿Difamando a Dios? La libertad de expresión y el sistema. Revista de la Realidad Mexicana, 51 -66.
  5. Herrera, C., & Duhaime, B. (2014). La pobreza de las mujeres indígenas en México. Una intersección de discriminaciones en las politicas de Estado. Debate Feminista, 263-285.
  6. Villamizar, L. R. (2013). Los mecanismos de supervisión y garantía de los derechos económicos, sociales y culturales en el Sistema Europero de Derechos Humanos y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Revista de Derecho Público, 2-41.
  7. Londoño, C. (2009). Medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil: fortaleciendo alianzas para la democracia y los derechos humanos en América Latina. Signo y pensamiento, 164 -188.
  8. Macionni, N. (2003). La Construcción Contemporánea de la Identidad Regional: Derechos Humanos y Educación. Estua Politicae, 133- 152.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Avendaño Porras, Víctor: "Derechos humanos de los pueblos originarios del estado de Chiapas: las mujeres indígenas y los derechos humanos" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, noviembre 2014, en http://caribeña.eumed.net/mujeres-indigenas/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.