PRECARIEDAD LABORAL DE LOS JÓVENES OCUPADOS EN LA REGIÓN METROPOLITANA DE SANTIAGO (CHILE)

RESUMEN
En el presente trabajo se analiza la precariedad laboral de los jóvenes ocupados en la en la Región Metropolitana de Santiago (Chile) de acuerdo a las dimensiones de temporalidad y desprotección laboral. En primer lugar, se generan indicadores que permitan evaluar las mencionadas dimensiones, luego mediante modelos de regresión logística se determina como factores individuales inciden las mismas. Del análisis podemos destacar que cuanto mayor es la edad, en caso de tener educación secundaria completa, ser hombre, ser jefe de hogar y estar en pareja, se incrementan las probabilidades de contar con aportes jubilatorios, vacaciones pagas y licencias por enfermedad. Por último, entre las conclusiones se debe enfatizar la gran importancia que tiene la finalización de los estudios secundarios por parte de los jóvenes, y la importancia de generar políticas públicas que atenúen el problema.
PALABRAS CLAVES: dimensiones de la precariedad laboral, jóvenes, estudios secundarios, género.
JEL J01
ABSTRACT
In this work, job insecurity of youth engaged in the Metropolitan Region of Santiago (Chile) according to the dimensions of temporality and vulnerability analyzes labor. First, indicators to assess the above dimensions, then by logistic regression models were determined as individual factors affecting them are generated. From the analysis we note that the higher the age, should have completed secondary education, being male, being head of the household and be in a relationship, the odds of having pension contributions, pay vacation and pay sick time are increased. Finally, the findings should emphasize the great importance of the completion of secondary education by young people and the importance of creating public policies that mitigate the problem.
KEYWORDS: Job Insecurity, Youth, High School, Gender.
JEL J01

1- INTRODUCCIÓN

1.1- ¿Qué se considera precariedad laboral?

Si bien hay distintas definiciones disponibles en la bibliografía acerca de que se considera precariedad laboral (Santamaría López, 2009; López Pérez & Zubiri Rey, 2012) es primordial abordar la precariedad laboral analizando “dimensiones” que están presentes en diversos grados y modalidades en todas las formas de empleo. Según (Cano Cano, 1998) se pueden mencionar cuatro dimensiones:

a) Temporalidad: la inseguridad sobre la continuidad de la relación laboral, que contempla no sólo las situaciones de trabajo temporal sino también los trabajos clandestinos o los empleos contractualmente estables pero amenazados por un alto riesgo de pérdida del puesto de trabajo por situaciones de crisis económica;

b) Vulnerabilidad: la degradación y vulnerabilidad de la situación de trabajo, definida por la falta de control del trabajador sobre las condiciones de trabajo (jornada, asignación de tareas, salud laboral) y por el empeoramiento de estas condiciones respecto de ciertos estándares;

c) Insuficiencia de ingresos salariales: asociada fundamentalmente a los subempleos y trabajos a tiempo parcial pero también a la discriminación salarial;

d) Desprotección laboral: la reducción de la protección social para el trabajador, particularmente la restricción en el acceso a las prestaciones por desempleo y jubilación.

1-2- Los jóvenes y la precariedad laboral

Las transformaciones en los mercados laborales han venido acompañadas de una radical flexibilización de las formas de empleo, lo cual ha dado lugar a cambios en el significado mismo del trabajo (Sennett, 2005 citado por Solar Hormazabal et al. 2010). Estas transformaciones han implicado que en la actualidad los mercados laborales consideren una amplia gama de formas de empleo, las cuales podrían ser posicionadas en un continuo que va desde aquellos empleos con mayor calidad hasta las formas más precarias de empleo y el desempleo (Solar Hormazabal et al. 2010).

Es importante mencionar el estudio realizado por Solar (2010), cuya población objeto de estudio correspondió a la población de Chile mayor de 15 años que tuvo algún trabajo remunerado durante los 12 meses anteriores a ocupado, del mencionado estudio las principales conclusiones que se extraen de la caracterización de la precariedad laboral, refieren a que los mayores grados de precariedad laboral se observan con mayor frecuencia en: las mujeres; trabajadores(as) con niveles de educación iguales o menores a la enseñanza media completa; los trabajadores(as) con menores niveles de ingresos; los trabajadores(as) de los sectores rurales; entre los trabajadores(as) de determinadas ocupaciones tales como agricultores y trabajadores agrícolas, trabajadores no calificados, y trabajadores de servicios; y en determidas ramas de actividad económica como la construcción, los servicios comunales y sociales, en el comercio al por menor y mayor, agricultura, caza y silvicultura.

Analizando la situación particular de los jóvenes en Chile, las condiciones de precariedad para el ingreso y permanencia en el mercado del trabajo, constituye un factor que incide en un alto porcentaje de jóvenes chilenos y muy particularmente aquellos de familias de más bajos ingresos, representando una realidad que opera como un círculo reproductivo de las condiciones de pobreza. Pese al incremento de los años de escolaridad promedio de la población en comparación a las décadas anteriores, un porcentaje alto de jóvenes sigue manifestando una situación de vulnerabilidad y dificultad para el desarrollo de una adecuada inserción laboral (Sepúlveda, 2009).

El problema de la inserción laboral de los jóvenes no debería reducirse a uno o alguno de estos factores; la consideración compleja de rasgos del mercado de trabajo, de factores coyunturales incidentes y del perfil social y la cultura predominante en los propios actores

participantes del proceso, entre otros, constituyen el marco necesario para hacer frente a este problema y, por cierto, la condición necesaria para reflexionar sobre los límites y posibilidades de los programas y proyectos que tienen por objetivo facilitar la transición e inserción laboral de los jóvenes (Sepúlveda, 2009).

Es importante mencionar el aporte de Gallard M. (2010) quien explica que existe una clara relación entre participación laboral y nivel de instrucción. Así es como al incrementarse la tasa de desocupación, se observa que en total las diferencias porcentuales se acrecientan al descender el nivel de instrucción. Gallard M. (2010) plantea que “el paso del sector informal al empleo formal no es fácil, las trayectorias laborales señalan la importancia de las credenciales educativas, las competencias laborales y la red de relaciones sociales. El diploma de la educación secundaria aparece como una necesidad para lograr un trabajo formal, pero no es suficiente. Cualquier esfuerzo por reducir la desigualdad y mejorar la equidad en el acceso al trabajo de los jóvenes debe incluir tanto la mejora en los resultados de la educación secundaria, como la disminución de la segmentación y desigualdad en la calidad de los aprendizajes”.

Respecto a la mujer en el mercado de trabajo chileno, un documento del Ministerio de Desarrollo Social (2008) expresa que en los últimos años, se observa una tendencia positiva que ha significado que la tasa de participación haya aumentado, de acuerdo a cifras del INE (Instituto Nacional de Estadísticas), desde 34% a inicios de la presente década a más de 38% en el 2006 y es esperable que esta tendencia continúe en el mediano plazo. A su vez agrega, que además de los patrones tradicionales de inserción laboral de la mujer, caracterizados por una tendencia hacia ocupaciones orientadas al área de los servicios y el comercio, la incorporación de la fuerza de trabajo se ha desarrollado en un contexto marcado por el surgimiento de nuevas formas de relaciones laborales. Se constata la existencia de una gran diversidad de esquemas en las relaciones  laborales: jornadas parciales, jornadas flexibles, trabajo a domicilio, teletrabajo, trabajo en espacios físicos diferentes a los habituales, etc. Estos nuevos esquemas han estado asociados a una mayor inestabilidad, menor protección social y una mayor variabilidad de los ingresos.

El presente trabajo analizará la precariedad laboral de la población joven en la Región Metropolitana de Santiago. Se abordará el tema contemplando las distintas dimensiones que involucran la precariedad laboral establecidas por Cano Cano E. (1998). Cabe aclarar que se profundizara en las dimensiones temporalidad y desprotección laboral.

2- MATERIALES Y MÉTODOS

El presente trabajo basa sus estimaciones en la Nueva Encuesta Nacional de Empleo (NENE) año 2013, cuyos datos fueron  suministrados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dependiente del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo de Chile. El objetivo de la Nueva Encuesta Nacional de Empleo NENE es caracterizar y cuantificar a la población de 15 años y más respecto de su situación en el mercado laboral.

Esta caracterización permite capturar de una forma similar a las encuestas internacionales correspondientes a países miembros de la OCDE, las transformaciones y/o evolución en la Fuerza de Trabajo, específicamente de la Tasa de Desocupación, tanto a nivel nacional como en los correspondientes Niveles de Estimación.

Para efectuar las estimaciones se seleccionaron:

  1. Aquellos encuestados que habitan en la Región Metropolitana de Santiago (Chile).
  2.  Aquellos encuestados que cumpliendo con la condición anterior, su edad se encuentra comprendida entre los 18 y 24 años y cuyo estado ocupacional fue ocupados “tradicionales”.
  3. Con respecto a la condición ocupados “tradicionales”, es importante mencionar que según la NENE, considera ocupados a todas las personas que deben cumplir los siguientes criterios:
  • Haber trabajado al menos una hora durante la semana de referencia
  • Haber devengado (recibió o recibirá) un pago, ya sea en dinero o en especie, por ese trabajo

Cabe aclarar que los ocupados “tradicionales” son aquellos que respondieron afirmativamente desde un inicio que trabajaron la semana pasada.

Para las estimaciones se utilizó el programa Stata 11.

En una primera parte del trabajo se realizará un análisis descriptivo de los datos, así como también se analizarán algunos indicadores que permitan una aproximación de las siguientes dimensiones de la precariedad: temporalidad y desprotección laboral. Por otra parte, en una segunda parte se profundizará en las mencionada dimensiones, de esta manera se buscará dar respuesta al siguiente interrogante: ¿Cómo influyen los factores individuales como la edad, sexo, nivel de educativo, estado civil y ser jefe de familia sobre las dimensiones de la precariedad laboral de la población joven la Región Metropolitana de Santiago?.

La respuesta a esta interrogante aportará evidencia teórica y estadística para explicar la relación de los factores que intervienen en el fenómeno de precariedad laboral de la población objeto de estudio.

A efectos de aproximar estadísticamente las dimensiones temporalidad, insuficiencia salarial y desprotección laboral, en base a datos que releva la Nueva Encuesta Nacional de Empleo (NENE), se diseñaron los indicadores detallados en la Tabla 1.

Para dar respuesta a  cómo influyen los factores individuales como la edad, sexo, nivel de educativo, estado civil y ser jefe de familia sobre las dimensiones de la precariedad laboral de la población joven de la Región Metropolitana de Santiago, se realizarán regresiones logísticas binarias, que nos permitirán predecir la probabilidad de ocurrencia de los eventos descriptos en la Tabla 1 (tener ocupación plena, por el trabajo tener aportes jubilatorios, vacaciones pagas y licencia por enfermedad pagas) a partir de las variables predictoras o independientes que se detallan en la Tabla 2.

Es conveniente realizar algunas otras aclaraciones. En el caso de la variable “en_pareja”, se clasificó a las personas en dos categorías, según tuviesen o no pareja, esperándose mayor riesgo de precariedad laboral para los segundos (Diaz, M. et. al., 2005).

Igual tratamiento se realizó en materia de parentesco, dividiéndolos en jefes y no jefes de hogar, toda vez que la jefatura de hogar juega un papel muy importante en el estado ocupacional de las personas, se considera que los trabajadores secundarios (no jefes) tienen mayores dificultades para conseguir empleo (Diaz, M. et. al., 2005).

3.- RESULTADOS

3.1-  Características de los jóvenes ocupados en la Región Metropolitana de Santiago.

En primer lugar se expondrán algunas características de la población objeto de estudio, así como el grado de precariedad considerando los indicadores generados para aproximar las dimensiones del fenómeno analizadas (Tabla 3).

Como se observa en la Tabla 3, podemos destacar algunas cuestiones:

  • El 41.03 % de los jóvenes encuestados son mujeres y  el 58.97% son hombres.
  • De los jóvenes ocupados en la Región Metropolitana de Santiago, el 92.38% tiene al menos estudios secundarios completos.
  • Por otra parte sólo el 17.26% se encuentra en pareja.

Respecto a la Tabla 4, de la población ocupada joven de la Región Metropolitana de Santiago:

o   Tienen jornada completa el 82.57%.

o   Y aproximadamente un 68% cuenta con aportes jubilatorios originados en su empleo, así como también se les otorga licencia en caso de enfermedad.

3.2- Modelos de Regresión Logística

En este apartado del trabajo se profundizará en las dimensiones temporalidad y desprotección laboral, de esta manera se buscará dar respuesta al siguiente interrogante: ¿Cómo influyen los factores individuales como la edad, sexo, nivel de educativo, estado civil y ser jefe de familia sobre las dimensiones de la precariedad laboral de la población  joven en la en la Región Metropolitana de Santiago?.

De esta manera se procedió a realizar regresiones logísticas con las siguientes variables a predecir: jornada a tiempo completo, aportes jubilatorios, vacaciones pagas y licencia por enfermedad paga y las siguientes variables predictivas: edad, sexo, secundario completo, situación de pareja y jefe de hogar.

De los modelos de regresión planteados (Tabla 5) todas las variables resultaron significativas con las siguientes excepciones:

  • La variable independiente “Jefe de Hogar” para los modelos cuyas variables dependiente fueron “aportes jubilatorios” y “licencias por enfermedad pagas”; y
  • La variable independiente “Estudios secundarios completos” en el caso de la variable dependiente “Jornada a Tiempo Completo”, de allí que será posible interpretar todas las variables predictivas menos las mencionadas.

La interpretación de los coeficientes en un modelo de regresión logística comúnmente se realiza mediante cambios en la escala “logit” o a través de razones de “odds ratios”.

Debido a lo anterior, es importante analizar el antilogaritmo de los coeficientes, es decir, las chances de que un evento ocurra (odds ratio) (Tabla 5), cabe recordar que valores mayores a 1 indican mayores probabilidades que el evento ocurra, y valores por debajo menores probabilidades. De esta manera, se puede observar lo siguiente para cada una de los modelos de regresión planteados:

  • Jornada a tiempo completo: es de destacar que la probabilidad de tener ocupación con jornada a tiempo completo aumenta en el caso de ser hombre, lo mismo ocurre en caso de ser jefe de familia y estar en pareja, esto podría responder nuevamente a que en el caso de ser jefe de familia y estar en pareja, en busca de percibir mayores ingresos se busca mayor ocupación. Analizando la variable independiente edad, se observa también que a mayor edad las chances de tener jornada a tiempo completa aumentan.
  • Aportes jubilatorios, Vacaciones pagas y Licencias por enfermedad pagas: respecto a los resultados de las mencionadas regresiones, nuevamente las variables independientes (edad, sexo, secundario completo y estar en pareja) mantienen una relación positiva con las respectivas variables dependientes. Es de destacar que las probabilidades de contar con aportes jubilatorios, vacaciones pagas y licencia por enfermedad paga se incrementan en aproximadamente 2 veces en el caso de tener secundario completo.

5- DISCUSIÓN 

Según lo expuesto en los resultados es importante destacar los siguientes aspectos:

  • Queda de manifiesto que el tener secundario completo implica un aumento de la probabilidad de que por el empleo se tengan aportes jubilatorios, vacaciones pagas, licencias por enfermedad pagas, así como tener una ocupación con jornada a tiempo completo, esto deja en evidencia la gran importancia que tiene la finalización de los estudios secundarios por parte de los jóvenes. Como en el caso de otros países de Latinoamérica, es notorio que se debe continuar reforzando las estrategias que mejoren la tasa de retención y la tasa de graduación de los alumnos. También es indispensable generar una oferta educativa que tome en cuenta el contexto social y económico, vinculando las actividades formativas a la actividad laboral y económica de los participantes.
  • A su vez, dado que a medida que aumenta la edad, aumenta la probabilidad de que el empleo sea registrado, se confirma que cuanto más joven mayor es la vulnerabilidad laboral y social a la que deben enfrentarse.
  • Por último se demostró que el acceso a empleos registrados disminuye en el caso de las mujeres, esto deja de manifiesto que la integración de la mujer al trabajo se estaría haciendo con gran presencia en la economía informal, quedando en evidencia la discriminación por género en el mercado laboral.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Cano Cano, Ernest (1998) “La lógica de la precariedad laboral: el caso de la industria valenciana del mueble” Cuadernos de Relaciones Laborales No 13. Madrid, pp 207-227.
  • Diaz M., Ferrero, F., Díaz C., Caro P. & Stimolo M. (2005). Análisis del desempleo urbano a través de un estudio comparativo de métodos de clasificación. Revista de Economía y Estadística Vol. XLIII(2) . Año 2005.  Instituto de Economía y Finanzas – Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Córdoba – Argentina.
  • Gallart M. (2010). Educación secundaria, derechos, inclusión y desarrollo. UNICEF abril 2010; p. 213/226.
  • López Pérez, I. & Zubiri Rey J.(2012). Precariedad laboral de los jóvenes y segmentación por la edad en Rhône-Alpes. XIII Jornadas de Economía Crítica, “Los costes de la crisis, alternativas en construcción”, Sevilla, 9-11 de febrero 2012.
  • MIDEPLAN: (2008) “Discriminación salarial y segregación en el mercado laboral: un análisis de género 2000-2006”, Documento Temático material de apoyo Seminario Protección Social y Género, Octubre 2008.
  • Santamaría López E. (2009). Precariedad laboral: apuntes para una Aproximación sociológica a sus formas contemporáneas Papeles del CEIC, vol. 1, marzo, 2009, pp. 34-41, Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, España. Publicado en: http://www.identidadcolectiva.es/pdf/critica6.pdf, revisado el 20/06/2012.
  • Sepúlveda L (2009). Políticas para la inserción laboral de mujeres y jóvenes en Chile. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Naciones Unidas, Santiago de Chile.

Solar Hormazabal O., Bernales Baksai P., González Rodríguez M., Ibáñez Gericke C. & Vidal C. (2011). Precariedad laboral y salud de los trabajadores y trabajadoras de chile. Estudio encargado por el Ministerio de Salud.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Solari, Estefanía: "Precariedad laboral de los jóvenes ocupados en la región metropolitana de Santiago (Chile)" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, marzo 2014, en http://caribeña.eumed.net/precariedad-laboral/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.