LA PREVENCIÓN DEL CONSUMO DE DROGAS EN LOS COMUNITARIOS UNIVERSITARIOS EN LAS TUNAS

Resumen
La Extensión Universitaria como función sustantiva dentro de las universidades tiene entre sus objetivos desarrollar acciones de promoción sociocultural dirigidas a elevar la cultura general integral de la comunidad universitaria y su entorno. Se muestra el resultado de las diferentes acciones extensionistas realizadas en la comunidad universitaria, que contribuyen a elevar el nivel de cultura de salud dirigido fundamentalmente a la prevención al consumo de drogas, psicofármacos y otras adicciones en la comunidad universitaria elevando así su calidad de vida, teniendo en cuenta las necesidades, gustos e intereses de los mismos. Se utilizaron como variables de medida la encuesta, la observación participante y entrevistas. Además se realizan recomendaciones metodológicas con el objetivo de dar respuesta a los problemas que persisten en este tipo de trabajo.
Palabras claves: cultura de salud, prevención, promoción sociocultural.

PREVENTION OF DRUG USE IN THE UNIVERSITY OF TUNAS Vladimir Ilyich Lenin: A NEED TO RAISE THE LEVEL OF THEIR CULTURE OF COMMUNITY HEALTH FROM THE UNIVERSITY EXTENSION.

SUMMARY
University Extension as substantive role within universities has among its objectives to develop cultural promotion activities aimed at raising the general culture of the university community and its environment. It shows the result of the different actions performed extension in the university community, to contribute to raising the level of health culture primarily aimed at preventing the use of drugs, psychotropic drugs and other addictions in the university community thereby increasing their quality of life, taking into account the needs, tastes and interests thereof. Variables were used as measuring the survey, interviews and participant observation. Besides methodological recommendations are made with the aim of responding to the problems that persist in this type of work.
Keywords: culture and health, prevention, cultural promotion.

INTRODUCCIÓN

Los problemas de la salud, constituyen temas que interesan y afectan a la gran mayoría de la sociedad, por lo que crea un problema social eminentemente comunitario. De ahí la necesidad de que los interesados en contribuir al mejoramiento de la salud y por tanto a la calidad de vida, propongan alternativas que desde su comunidad y con la participación activa de los miembros que la integran se alcancen niveles superiores en este sentido.

Aun cuando las drogas han estado presentes en todas las culturas y en todas las épocas, hoy son más las personas que las consumen, hay mayor cantidad y más facilidades para conseguirlas, lo que constituye uno de los mayores problemas de la sociedad actual.

Este fenómeno mundial trae consigo el deterioro personal, familiar y de comunidades completas, al mismo tiempo que engendra dificultades sociales como la violencia, la corrupción, la inestabilidad social,  inseguridad, deterioro de la salud física y mental del hombre y la pérdida de valores

Cuba se mantiene en su posición inflexible de no permitir que  utilicen nuestro territorio para el tráfico internacional de drogas, y se suma a la cooperación en el enfrentamiento del tráfico ilícito y al consumo. El trabajo comunitario debe concebirse en su sentido más integral, no solo como respuesta a movilizaciones convocadas desde un centro, sino como vínculo activo en todo el proceso social, identificando sus necesidades, formulando políticas y ejecutando acciones en pos del desarrollo.

La universidad cubana de hoy, encargada de implementar este tipo de trabajo, de conjunto con el proceso de universalización apunta directamente a las relaciones con la sociedad, pues logra identificar los problemas para conjugar las necesidades sociales, grupales e individuales, con la intención de incidir sobre ellos. Además de desarrollar, preservar y promover la cultura en su sentido más amplio, que abarque el conocimiento de una cultura política,  científica,  económica, medioambiental, artística, literaria, de prevención y de calidad de vida con el objetivo de transformar socioculturalmente el territorio.

En este sentido desempeña un papel rector la labor de la Extensión Universitaria, por la importancia que requiere diseñar programas, estrategias, y planes de acción que respondan a la trasformación sociocultural de los estudiantes y su entorno, en una labor educativa permanente desde la comunidad universitaria y hasta las zonas aledañas.

En la Universidad de Las Tunas Vladimir Ilich Lenin, se pudo constatar algunas dificultades referente a la salud, en la que los individuos o grupos tienen determinadas condiciones reales tanto de trabajo como de vida en general, que generan una forma de pensar y por lo tanto de actuar. Es por ello que resulta significativo atender la cultura de salud de la comunidad universitaria, a partir del Programa Nacional de prevención al consumo de drogas, psicofármacos y otras adicciones.

El trabajo tiene como objetivo: Valorar las acciones de prevención que se realizan por la comunidad universitaria que permiten implementar el Programa Nacional de Prevención al consumo de drogas, psicofármacos y otras adicciones, así como proponer recomendaciones metodológicas para contribuir a elevar el nivel de cultura de salud.

DESARROLLO

En las universidades se han desarrollado una gran variedad de programas que cambian de manera favorable el balance entre los factores de riesgo y los de protección para el consumo de drogas en los estudiantes, las familias y comunidades. Así mismo las investigaciones han demostrado que los programas de prevención científicamente validados, pueden reducir significativamente el uso temprano del tabaco, el alcohol y drogas ilícitas.

La universidad cubana ha de contribuir no sólo a preservar toda la cultura alcanzada por la humanidad hasta nuestros días, sino que en nuestro contexto, tiene la importante misión de promover y desarrollar también la cultura científica de la sociedad.

La actividad de extensión universitaria sería incompleta si no tiene como una de sus metas más importantes el fomento y desarrollo de la cultura científica de la comunidad con que interactúa, cuyo radio de acción se amplía mediante el proceso de universalización y en particular por la creación de la red de centros universitarios en todo el país.

se hace imprescindible en el contexto actual dentro de las universidades, el trabajo de prevenir el uso indebido de drogas, lo cual constituye una de las prioridades de la lucha contra ese flagelo por los riesgos que representa para la sociedad.

En este sentido, ha sido necesario enfatizar en una labor dirigida a:

Desarrollar proyectos extensionistas asociados a la promoción de la ciencia y la tecnología desde el proceso docente.

Promover espacios para el reconocimiento a personalidades científicas de la comunidad intra y extrauniversitaria.

Propiciar espacios que favorezcan la vinculación de la comunidad a la actividad científica universitaria y al conocimiento de sus resultados.

Potenciar el estímulo desde la universidad a la creatividad científica y la innovación en la comunidad.

Desarrollar la cultura científica entre las nuevas generaciones.

Convertir los eventos, ferias y exposiciones, así como las jornadas científicas en verdaderos momentos de socialización de los resultados de la investigación en la universidad.

Las drogas suelen ser clasificadas como sustancias, aunque no existe una única clasificación. Estas, según su estructura química, su origen, puedes ser (naturales, sintéticas, semisintéticas). Por su acción sobre el sistema nervioso (estimulantes y depresores del sistema nervioso). Existen también otros criterios socioculturales o de tipo legal o en función de las manifestaciones clínicas que producen. Por su grado de dependencia pueden clasificarse en duras o blandas, según la farmacología, según sus efectos.

La prevención del consumo de drogas en la comunidad de la Universidad de Las Tunas Vladimir Ilich Lenin.

A través de planes o programas de prevención las naciones han logrado estructurar diversos proyectos e ir recogiendo la experiencia internacional y nacional, los que tienen como fin la reducción del consumo, la represión a su práctica, la fiscalización y control, así como la aplicación de medidas legales de más rigor. La experiencia internacional ha demostrado que el éxito de dichas estrategias está garantizado por el trabajo coordinado y unificado de instituciones, organizaciones e individuos con responsabilidad en esta labor.

El entorno social es fundamental para la prevención del consumo de droga, ya que de él depende en gran medida el éxito de cualquier programa que se elabore al respecto. Un entorno lleno de sustancias tóxicas legales en nada ayuda al trabajo de prevención de las ilegales, pues resulta fundamental para formar en el individuo la conciencia de lo dañino que resulta para salud. El consumo indiscriminado de sustancias tóxicas legales, puede ser el inicio del deterioro de la salud física y mental de cualquier individuo.

Existen muchos ejemplos para hacer evidente el peligro social que representan las drogas, y que permiten afirmar con absoluta certeza que, por un lado la sociedad está jugando un papel protagónico en la influencia sobre las personas que consumen, y por el otro que es la misma sociedad quien con su apatía discrimina, corroe y humilla a quienes necesitan de su apoyo.

Desde este punto de vista la prevención debe ser considerada como un proceso, cuyo objetivo es despertar y mejorar la comprensión de las causas mediatas e inmediatas que inducen a recurrir a las drogas y ayudar a jóvenes y adultos para hallar soluciones a sus dificultades.

La prevención del consumo de drogas en la universidad cubana actual es un proceso educativo integral dirigido a enfrentar un problema que ha existido siempre. El propósito es sensibilizar a la comunidad universitaria acerca de los riesgos del consumo y acrecentar la responsabilidad respecto al problema.

Es conveniente velar porque no se convierta en una asignatura más del programa, sino que se debe prestar atención a su integración progresiva, en los proyectos educativos, proyectos de vida, actividades extracurriculares y en el marco de las actividades relacionadas con el mejoramiento de la calidad de vida.

La escuela es la institución clave para la realización de programas de promoción de la salud, teniendo en cuenta que los comportamientos que se instauran en la infancia y en la adolescencia tienen una gran probabilidad de mantenerse en la edad adulta, y que el involucramiento de más jóvenes en actividades de promoción de la salud puede reducir notablemente el riesgo de enfermedades prevenibles y otras consecuencias negativas para el desarrollo personal de los jóvenes, y consiguientemente incrementar el estado de salud de la población.

Los estudiantes que consumen drogas, por determinadas razones, tienen mayores fracasos al tratar de alcanzar las metas y beneficios socialmente legítimos o carecen de las facilidades para aprovechar las oportunidades que les ofrece la sociedad.

Para combatir el flagelo de las drogas el Ministerio de Educación Superior (MES) se ha dado a la tarea de adoptar  medidas que contribuyan al trabajo de prevención dentro de los CES, para ello adoptó como punto de partida la implementación un Programa Nacional de prevención al consumo de drogas,  psicofármacos y otras adicciones que incluye:

Eliminar la venta de tabaco en los CES

Eliminar el consumo de bebidas alcohólicas en los CES.

Mayor control del acceso a la Residencia Estudiantil (área de riesgo dentro de los CES).

Dispensarización de todos los estudiantes.

Programas de actividades deportivas y recreativas para el uso
sano y culto del tiempo libre.

A partir de estas regulaciones se hace preciso realizar en el marco universitario un trabajo preventivo que no conste de un día, sino adoptando una conducta cotidiana que facilite el “crecimiento”, en un ambiente de seguridad para el desarrollo de la autoestima, proceso en el cual el afecto, el diálogo, la comprensión, las oportunidades para una real participación y toma de decisiones, son las mejores herramientas.

En la universidad de Las Tunas, ocasionalmente no se trabaja con la dispensarización y los grupos de riesgo por suponer que los problemas no existen. Es preferible anticiparse, pues esta es su esencia. Es muy importante en primer lugar tener identificados los grupos de riesgo, los cuales se clasifican en:

Estudiantes extranjeros procedentes de países altamente consumidores.

Fumadores.

Bebedores ocasionales.

Estudiantes becados.

Estudiantes con conducta sexual de riesgo (promiscuidad, homosexualismo, bisexualidad.)

Estudiantes con problemas sociales (familias disfuncionales, antecedentes de consumo familiar, residente en áreas declaradas como focos de drogas).

Estudiantes residentes en zonas caracterizadas.

Estudiantes consumidores de psicofármacos bajo prescripción médica.

En el centro se trazan acciones dirigidas a cada uno de estos grupos, las cuales se reflejan en los proyectos educativos y proyectos de vida, además de ser discutidas en las reuniones de brigada. No obstante debe significarse que las mismas deben ganar en calidad y sistematicidad.

Entre las acciones que se llevan a cabo pueden mencionarse, la proyección de materiales de video con el objetivo de valorar las consecuencias del consumo de drogas para la salud y la economía familiar. Charlas educativas en los cuartos y visitas sorpresivas a los que son becados,  conversatorios,  trabajo personalizado de los profesores guías, dirigentes de la FEU, militantes de la UJC y de los instructores educativos. Discusión de la Resolución 4/99 por brigadas, así como la inserción de estos estudiantes en los cursos de promotores de salud.

Significativo resulta el trabajo con los estudiantes extranjeros, las visitas y charlas por parte de los compañeros del Departamento de Relaciones Internacionales, además de la discusión de documentos que regulan  por parte del Estado el consumo de drogas y otras adicciones, la renovación del código de ética y la firma por parte de estos.

En cuanto a los estudiantes becados, la Residencia Estudiantil tiene diseñada una estrategia en la que juegan un papel protagónico los instructores educativos. Esta incluye charlas en los cuartos, de conjunto con el personal de salud del centro y la aplicación de medidas disciplinarias a los estudiantes que fuman dentro del espacio de la R/E. Se han ubicado en los cuartos las señaléticas que indican la prohibición de fumar e ingerir bebidas alcohólicas.

Es importante a la hora de realizar el trabajo con los estudiantes con problemas sociales los encuentros con su familia, la ayuda económica, el trabajo personalizado con los trabajadores sociales y profesores guías en la comunidad donde residen, y en el centro con los instructores educativos, profesores guías y profesores tutores, por solo mencionar algunos, además de  la realización de actividades socioculturales en su comunidad.

La eficacia de las acciones de prevención realizadas se han calificado en fun­ción de tres esferas de resultados esenciales:

Eliminación o reducción del consumo de drogas.

Mejoramiento de la salud y la función social.

Reducción de las amenazas para la salud y la seguridad públicas.

Un papel fundamental en este proceso de transformación lo desempeña la extensión universitaria, como función sustantiva dentro de la universidad, pues una de sus prioridades es desarrollar acciones de promoción sociocultural dirigidas a elevar la calidad de vida y el fomento de hábitos de vida saludables en la comunidad universitaria y su entorno.

A partir del Programa Nacional de Prevención al consumo de drogas, psicofármacos y otras adicciones, la Dirección de Extensión Universitaria de la Universidad Vladimir Ilich Lenin diseñó e implementó a partir del curso 2005-2006 una estrategia que tributara con acciones medibles y personalizadas a disminuir el número de grupos de riesgo (fumadores y bebedores ocasionales), la proyección de acciones educativas con los estudiantes llegando hasta la familia que contribuyeran a la formación de valores y a una mejor preparación político-ideológica de la comunidad universitaria. Debe destacarse que en cada curso escolar esta estrategia varía atendiendo a las prioridades del Ministerio de Educación Superior (MES).

Entre las principales acciones acometidas pueden mencionarse las actividades de superación y actualización del tema no solo en las brigadas estudiantiles, sino también dentro de la preparación de cuadros y en las preparaciones metodológicas diseñadas para el personal docente y trabajadores del centro. Se realizan intercambios con especialista del MININT, Fiscalía, Tribunal, Salud Provincial y Laboratorio Provincial de Criminalística fundamentalmente, sobre la situación del enfrentamiento al tráfico y consumo en el municipio, la provincia y el país, así como el papel negativo de las drogas para la salud y la sociedad.

La revolución de la información y la comunicación ofrece medios nuevos y más eficaces para intercambiar los conocimientos científicos y hacer progresar la educación y la investigación, en este sentido. Es por ello que en la Estrategia de Comunicación, se prioriza la divulgación y promoción de actividades dirigidas a la comunidad desde la sede central y Filiares Universitarias Municipales (FUM)  hasta las zonas caracterizadas del trabajo realizado en este sentido, utilizando los medios internos y medios de comunicación del territorio.

En este sentido la Radio Universitaria debe jugar un papel primordial con la emisión de programas y spot radiales dirigidos a la comunidad universitaria con mensajes educativos, a partir del protagonismo de la carrera de Comunicación Social que es quien debe liderar esta estrategia en el centro.

La Dirección de Extensión Universitaria cuenta con una página web “Elige vivir”, para divulgar con el uso de las nuevas tecnologías, materiales de consulta, glosario de términos, imágenes, entre otros documentos. Cabe señalar que las páginas web de cada una de las facultades están desactualizadas, lo que limita la divulgación del trabajo de prevención realizado.

Aunque se han ubicado las señaléticas de no fumar en etapas anteriores, hoy constituye una debilidad, al no cumplir con lo establecido en la Resolución 4/99.

Las Filiares Universitarias Municipales (FUM) a través de los proyectos de transformación sociocultural que se llevan acabo han logrado darle salida a este programa involucrando a todo el territorio, lo que le ha dado un mayor impacto a la universidad en esta esfera. Entre los módulos que reciben las aulas de la Cátedra del Adulto Mayor, este constituye un tema esencial desde la perspectiva de la tercera edad en el intercambio generacional que tiene lugar en las aulas universitarias.

La formación de promotores de salud alcanza números superiores a 150 estudiantes en la sede central y FUM, los cuales reciben un módulo con temas que tributan a la prevención desde una arista sociocultural, no obstante no han logrado desempeñar un rol protagónico de manera que pueda considerarse como una fortaleza.

Se ha logrado darle salida curricular al programa en cada una de las carreras a través de 14 asignaturas, para ello los departamentos docentes asesoran a los profesores de las filiales universitarias con el objetivo de elevar la calidad de la docencia y a su vez promover una cultura de prevención. Son recurrentes durante todo el curso las conferencias, intercambios con especialistas, proyección y debates de videos, documentales, películas, entre otros materiales.

Uno de los lineamientos que expone el programa es la realización de actividades para emplear el tiempo libre de los estudiantes, por lo que en la universidad se diseñan y ejecutan espacios dentro de la programación cultural en los cuales se le da salida al tema, tales como los espacios fijos caracterizadores que realizan cada una de las facultades en la Residencia Estudiantil, los video-debates en la Sala Candilejas, el espacio Matarile con la expo-venta de libros y presentación de escritores, el espacio Búscame Adentro protagonizado por los promotores de salud, festivales deportivos- recreativos, festivales del Movimiento de Artistas Aficionados, entre otros.

Deben destacarse las charlas sanitarias con los grupos de riesgo, dirigidas por el personal de salud del centro y los instructores educativos, así como la labor que desempeña la Consejería de Orientación Sexual y Familiar, la cual ha logrado de forma educativa asesorar y brindar las herramientas necesarias a estudiantes, profesores, personal de servicio y miembros de la comunidad del entorno, para que logren tomar por sí mismos decisiones certeras con respecto a hábitos tóxicos y perjudiciales para la salud.

El trabajo de prevención desarrollado por la Dirección de Extensión Universitaria ha estado orientado por los siguientes:

La relación existente entre estudiante-droga-entorno y su valor para integrarse a su grupo de pertenencia.

La educación del individuo para mantener una relación responsable ante el consumo de drogas.

Establecer modificaciones del entorno sociocultural y propiciar alternativas de hábitos y costumbres de vida saludables.

Desarrollar programas de actividades físico-recreativas que propicien una utilización sana y culta del tiempo libre.

Identificar factores de riesgo para el consumo.

Presencia de grupos vulnerables.

Factores asociados a la facilitación del consumo.

Indagar con relación a posibles factores relacionados con el con­sumo como son: falta de recreación, carencia de opciones saludables para el uso del tiempo libre, familias disfuncionales.

Con el objetivo de medir el alcance e impacto de las acciones que se realizan se parte de los datos obtenidos en la dispensarización, a este proceso le continúa la aplicación de variables de medición (encuestas y entrevistas) trimestralmente, lo cual facilita la evaluación de la estrategia implementada en aras de disminuir los grupos de riesgo y elevar el nivel de cultura de salud y calidad de vida de la comunidad universitaria.

El trabajo personalizado y sistemático ha permitido disminuir las cifras al finalizar cada curso escolar, así como la necesidad de elevar la calidad de las opciones culturales que se brindan. No obstante es insuficiente aún el protagonismo de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en el enfrentamiento a estas manifestaciones que constituyen indisciplinas sociales dentro de los centros educacionales.

Debe ganarse aún en la cultura de la evidencia gráfica de las actividades que se desarrollan, dígase en cada una de las carreras, facultades y filiares universitarias.

Partiendo de las valoraciones anteriormente expuestas en este estudio, se hace necesario elaborar un conjunto de recomendaciones metodológicas dirigidas a la comunidad universitaria para dar respuesta a los problemas detectados, las cuales contribuyen a elevar el nivel de cultura de salud en los mismos.

Para ello se sugiere que las acciones estén dirigidas a:

Estimular y propiciar la participación y el protagonismo estudiantil en el desarrollo de las actividades dirigidas a elevar la cultura de salud de la comunidad universitaria en su más amplio espectro.

Potenciar acciones dirigidas a los promotores de salud con los que cuenta la comunidad universitaria, diseñadas a partir del diagnóstico sociocultural y con la finalidad de promover una cultura de salud en función de mejorar las condiciones de vida para reducir cada vez más el consumo de drogas (específicamente drogas legales o porteras tales como el cigarro y el ron).

Desarrollar un Proyecto de Animación Sociocultural en la comunidad universitaria con acciones medibles y personalizadas, dirigidas al trabajo de prevención y a promover cultura de salud.

Realización de eventos y talleres donde se socialicen las experiencias del trabajo preventivo realizados en otras universidades y organismos, para incrementar la participación de todos en el proceso de transformación de la comunidad.

Organizar encuentros con los promotores de salud de otras universidades para comprometerlos en la realización de acciones dirigidas a la prevención.

Aprovechar las posibilidades que nos brinda la clase y otras formas organizativas básicas del proceso docente, para promover cultura de salud en su más amplia acepción.

Atender el sistema de la cultura física y el deporte en sus más diversas formas con el propósito de la preparación física, la promoción de salud y la cultura física de la comunidad universitaria, así como el desarrollo del deporte de calidad en los diferentes niveles competitivos.

Generar y promover comportamientos que fomenten el

mejoramiento de la salud personal y de la función social para reducir las amenazas a la salud y seguridad públicas.

Asesoramiento periódico a los grupos de riesgo para contribuir considerablemente al compromiso y participación de ellos en las actividades de prevención y promoción.

Fomentar la participación estudiantil y del claustro fundamentalmente en las acciones de promoción de salud, a través de foros, jornadas científicas, exposiciones, conferencias, charlas educativas, videodebates y otros.

Potenciar la integración entre las estructuras de la universidad y el sistema de instituciones de la salud en el territorio, ya sean provinciales o municipales, para la creación de espacios donde se inserten profesionales de esta esfera.

Fortalecer la integración efectiva con los medios de difusión masiva del territorio para dar a conocer el quehacer universitario en materia de salud y mantener actualizada a la comunidad interna del quehacer social.

Promover investigaciones dirigidas a evaluar los aportes de los programas nacionales de prevención del consumo de drogas, psicofármacos y otras adicciones en la comunidad universitaria que posibiliten su perfeccionamiento o transformación y la generalización de los resultados.

El trabajo con jóvenes universitarios en la prevención del consumo de drogas, implica diseñar estrategias en las que ellos se responsabilicen activamente en el desarrollo de acciones de creciente complejidad y compromiso social, donde el aprendizaje individual interactúe con una razón social. Imaginar y generar actividades de prevención supone pensar en sí mismo y en otros al mismo tiempo; luego, el resultado de lo realizado potencia nuevas acciones y por ende nuevos compromisos personales y sociales. Es así como quienes participan en forma directa pueden ir construyendo otro modo de mirar la realidad y en particular el problema que intentan prevenir. Todo ello promueve un proceso efectivo hacia el cambio deseable.

Es importante estimular la creatividad de la comunidad universitaria en el diseño de actividades que promuevan el compromiso personal, pero respetando el principio de libre elección, indispensable para que se produzcan cambios conductuales duraderos. Los universitarios sin tener en cuenta su profesión deben convertirse en gestores culturales y de salud, elementos protagónicos en la transformación de la sociedad que va asumiendo nuevos retos en cada generación, siendo capaces de promover conductas y hábitos saludables para elevar la cultura de salud como parte de la cultura general integral.

Conclusiones

El desarrollo de la ciencia y la tecnología ha traído indudables beneficios para la salud y el bienestar general de la humanidad, pero aparejado a ello ha creado las condiciones para que ocurran fenómenos que atentan contra su propia supervivencia. Un ejemplo de ello es el consumo de drogas, el cual constituye en las últimas décadas una de las principales preocupaciones de la comunidad internacional.

En tal sentido, la prevención es uno de los procesos que reviste muchísima importancia si se quiere mantener una conducta sistemática que facilite el desarrollo de los educandos en un ambiente favorable y de seguridad para el desarrollo de la autoestima, proceso  que se complementa a través del diálogo abierto, el afecto, el respeto, la confianza y comprensión, la toma de decisiones, la motivación para que se incorporen a espacios formativos, productivos, creativos, culturales, recreativos y de reflexión  que se realizan dentro y fuera de la universidad, con el objetivo de aprovechar mejor el tiempo libre en opciones que favorecen el crecimiento cultural y profesional de toda la comunidad universitaria.

Para lograr estos cambios positivos es necesario partir del nivel de conocimientos que estos tienen del tema, en la profundización de sus necesidades, intereses, aspiraciones, modos de pensar y actuar; elementos a tomar en cuenta para la realización de actividades que tributen al Programa Nacional de Prevención de drogas, psicofármacos y otras adicciones.

La indagación científica permitió elaborar un conjunto de recomendaciones metodológicas dirigidas a la comunidad universitaria que dan respuesta a cada uno de los problemas detectados en el trabajo preventivo, las cuales contribuyen a elevar el nivel de cultura de salud y la calidad de vida de los mismos.

El trabajo educativo realizado desde la dimensión extensionista ha jugado un papel protagónico en la disminución de los grupos de riesgo, en la contribución a elevar la calidad de vida y la cultura de salud de la comunidad universitaria.

Bibliografía

Agazzi, E.: El bien, el mal y la ciencia, Editorial Tecnos, S.A., Madrid. 1996.

Armas Aguilar,  Yamila y Colectivo de  Autores: Atención a las adicciones en la comunidad.  2002

González Menéndez, Ricardo: Como enfrentar el peligro de las drogas. 2006

Pacey, A.: La cultura de la tecnología, Fondo de Cultura Económica, México. 1990.

Rodríguez  Rodríguez,  Julio y Carlos Manuel González Cárdenas: Drogas, información necesaria. MES 2003

Colectivo de autores: Programa Nacional de Extensión Universitaria. 2004.

Documentos normativos para la proyección del trabajo extensionista en Facultades y SUM. Orientaciones Metodológicas.  Centro Universitario Vladimir Ilich Lenin. Departamento de Extensión Universitaria. 2006

Marina, José Antonio: Deporte y educación. Fundación de ayuda contra la Drogadicción. 1998.

Núñez Jover, Jorge: Lo que la educación científica no debería olvidar.

________________: De  la  Ciencia a la  Tecnociencia: pongamos los conceptos en orden. 1998.

________________: La Ciencia y la tecnología como procesos sociales.

Toledo Benedit Josefina, 2003. La Ciencia y la técnica en José Martí.

Vega Fuentes, Amando: El reto de las transversales. Fundación de ayuda contra la Drogadicción 1998

Webgrafía

http://www.artemisaradioweb.cu/Comentarios/Comentario%20%201021107.htm

http://www.consumodedrogas.net/

http://drogas.tripod.com/consumodedrogas.html

http://biblioteca.idict.villaclara.cu/UserFiles/File/CI%20Prevencion%20de%20drogas/25.doc

http://www.apocatastasis.com/consumo-drogas-valoracion-moral.php

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=6717

http://www.almamater.cu/sitio%20nuevo/sitio%20viejo/webalmamater/drogas/drogas2.htm

http://www.radiohc.cu/espanol/a_comentarios/junio/09/comentario16jun1.htm

http://www.radiolaprimerisima.com/noticias/alba/32312

http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080202153442AAQHuAM

http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20100816084102AAaPNcF

http://www.misrespuestas.com/que-es-la-ciencia.html

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Peña Leyva, Yainerys y Cruz Leyva, Onidia: "La prevención del consumo de drogas en los comunitarios universitarios en Las Tunas" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, junio 2014, en http://caribeña.eumed.net/prevencion-consumo-drogas/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.