LOS SERVICIOS DE MICROFINANZAS EN CUBA: UNA NECESIDAD URGENTE

RESUMEN
Los diseños de política económica en los países subdesarrollados son cada vez más importantes para lograr insertarse en el mundo tan competitivo que vivimos hoy. En este sentido la política crediticia para estimular a la economía y los diferentes instrumentos de la misma deben ser consecuentes con los objetivos trazados por diferentes los gobiernos. La utilización de la mencionada herramienta de política económica debe estar acorde con las tendencias dominantes en cada momento, deben modernizarse constantemente para estar en concordancia con el resto de los países.
El presente informe tuvo como objetivo fundamental contribuir a un mejor diseño de la política crediticia en Cuba, mediante el análisis de dicho instrumento de política económica y de un sector determinado de la población, a través de la utilización del software estadístico SPSS y la aplicación de un cuestionario a una muestra significativa del sector objeto de estudio. La investigación también mostró algunas consideraciones y propuestas sobre la forma en que se debería incluir las Microfinanzas en la política crediticia del país.
En este sentido el trabajo incorpora varios criterios teórico-conceptuales sobre términos financieros, así como determinados criterios sobre las características del sector de Trabajadores por Cuenta Propia, los antecedentes del mismo y su comportamiento actual. También se ofrecieron algunas consideraciones sobre distintas formas de Gestión Bancaria en virtud de lograr la máxima eficiencia en su operatividad.
Palabras Claves: Microfinanzas, Microcrédito, Microfinanzas Populares, Microfinanzas Sociales, Colaterales, Sistemas-Esquemas Colectivos de Garantías.

ABSTRACT
Today’s day the design of the macroeconomic policy plays an important role in every goal a country could set in order to developed its economy. The Microfinances as a component of the credit policy is a useful instrument to give every single person the chance to make real their dreams and get into the XXI Century.
The present working paper is focusing on show several considerations of an efficient way to design the credit policy in Cuba by means of the Microfinances and the Microcredit, toward to a specific sector of the Cuban economy. In order to accomplish these papers goals, it contains a review of the evolution of the Microfinances around the World and an analysis of the studied sector as well as group of different propositions toward to include by an effective way the Microfinances in the Cuban economy.
Key words: Microfinances, Microcredit, Popular Microfinances, Social Microfinances, Collateral, Guarantees Systems.

INTRODUCCION

Hoy más que nunca, pasados los momentos más críticos de la última crisis del capitalismo, la crisis financiera 2007-2009, se impone un análisis profundo de todas y cada una de las posibilidades de los países que componen el planeta con el objetivo de establecer un orden que ofrezca iguales posibilidades a todas las personas. Para esto es importante reconocer las potencialidades de todos aquellos con deseos de emprender propias iniciativas para salir adelante.

En este sentido las Microfinanzas y sus componentes son una herramienta poderosa capaz de lograr alcanzar objetivos bien difíciles para muchas naciones a partir de sus canales tradicionales de crédito. Desde los años setenta la Microfinanzas y uno de sus componentes, el Microcrédito, ganan considerable terreno y respeto en los países más desfavorecidos e incluso más en la actualidad en países con altos niveles de desarrollo.

Las Microfinanzas que comenzaron como parte de la ayuda de filántropos y que estuvo dirigida a ofrecer ayuda oficial al desarrollo durante más de quince años, mostraron interesantes potencialidades que las llevaron a ser consideradas y utilizadas por los Bancos tradicionales, en virtud de generar riquezas y contribuir al bien común.

Desde los años noventa hasta la actualidad se han desarrollado numerosos instrumentos micro financieros que han dado la posibilidad de salir de la pobreza extrema[1] a más 150 millones de personas en todo el mundo. En América Latina las opciones micro financieras han alcanzado un alto grado de complementariedad con la Banca tradicional y los Objetivos de los distintos gobiernos como parte de políticas de beneficio e inclusión social.

Incluso en los EUA y Canadá la opción de las Microfinanzas ha tenido una considerable aceptación, fundamentalmente pasada la crisis financiera que elevo el índice de desempleo a más de nueve puntos porcentuales.

En Cuba la experiencia en Política Crediticia en su más amplia expresión hacia todos los sectores de población es bastante escasa.

En concordancia con lo anterior, el Partido y la dirección del Estado y la Revolución han considerado ampliar el papel y la participación del Banco Central de Cuba mediante distintos instrumentos en la política económica del país, atendiendo también a marcados objetivos sociales.

En estos tiempos de necesarios cambios tanto en las ideas y en la forma de implementarlas, donde el principal objetivo es la actualización eficiente del modelo económico cubano para su efectiva inserción en un mundo cada vez más desarrollado y competitivo, se valora la utilización de las Microfinanzas adaptadas a las realidades de la sociedad cubana.

La apertura del crédito a determinados sectores de la población, constituye un paso de avance. Sin embargo es necesario no solo la voluntad política sino la implementación de dicha voluntad, su reflejo en acciones necesariamente rápidas que den respuesta a las apremiantes necesidades de la sociedad cubana.

En el presente informe se muestra la necesidad de conocer varias de las particularidades de las Microfinanzas y sus distintos componentes, así como identificar las características de un sector específico de la población cubana para conocer posibles formas de implementar distintos instrumentos microfinancieros.

ESTRUCTURA DEL INFORME

Para dar cumplimiento a cada uno de los objetivos trazados se estructura el informe en tres Capítulos con varios epígrafes y subepígrafes:

Capítulo 1: Este capítulo se compone por dos epígrafes en los que se establecen algunos conceptos y consideraciones fundamentales sobre las Microfinanzas para un mejor entendimiento del resto del informe, y también algunos ejemplos de países que han utilizado las Microfinanzas en sus diferentes vertientes.

Capítulo 2: El segundo capítulo se compone por tres epígrafes.  En el mismo se realiza un análisis-diagnóstico del sector sujeto de crédito. Se parte de un breve recuento de los antecedentes del Trabajo por Cuenta Propia en Cuba desde el triunfo de La Revolución, pasando por cada una de las etapas del periodo comprendido entre 1959-2012. También se hace una caracterización del sector en la actualidad a partir de la información brindada por un cuestionario aplicado a una parte de los individuos del sector.

Capítulo 3. Este último capítulo está compuesto por tres epígrafes, donde se analizan las características del producto bancario a partir de lo establecido por Instrucciones Bancarias de la Banca Corporativa del Banco Metropolitano. También se ofrecen una seria de consideraciones sobre algunos objetivos que debería tener en cuenta la Banca del país para lograr la máxima eficiencia en su operatividad. Se identifican algunas de las fortalezas y debilidades de la Banca Cubana en la actualidad y se brindan un total de tres propuestas para la inclusión de las Microfinanzas en la Economía Cubana.

Los métodos científicos utilizados para la realización del informa fueron el lógico-deductivo y el método deductivo-contrastable propuesto por Karl Popper, ambos de amplia utilización en la economía desde los tiempos de Keynes –aunque en una variante diferente- pasando por Friedman hasta la actualidad. De esta forma los argumentos planteados sobre el objeto de estudio son contrastados con posterioridad a partir las técnicas e información utilizada. Debido a la insuficiencia de los métodos científicos utilizados, dada por la constante sucesión y evolución de los fenómenos y de los procesos naturales y relaciones sociales (Castaño, 2011), los mismos son enriquecidos y complementados con diferentes herramientas para obtener los mejores resultados posibles.

Algunas de las herramientas utilizadas para cumplimentar la investigación fueron la utilización del software SPSS de procesamiento estadístico y econométrico y los análisis de frecuencia, el cálculo del coeficiente Alpha de Cronbach así como la utilización de tablas de contingencia de doble entrada para observar cruces entre determinadas variables y el comportamiento de las mismas en la muestra seleccionada.

CAPITULO 1. LAS MICROFINANZAS Y EL MICROCREDITO. EXPERIENCIAS INTERNACIONALES.

En el presente capitulo, en virtud de aclarar previamente algunos términos y conceptos propios del Sector financiero se ofrecen las siguientes definiciones y consideraciones con el objetivo de hacer más fácil el entendimiento del lenguaje técnico utilizado. Así mismo se muestran algunos ejemplos de países que han aplicado los servicios microfinancieros en sus distintas modalidades.

Epígrafe 1. Aspectos teórico-conceptuales.

Las Microfinanzas y su objetivo:

Las Microfinanzas se definen a menudo como los servicios financieros para los clientes de bajos ingresos. Estos servicios no se limitan a los créditos o microcréditos, sino que incluyen ahorros, seguros, transferencias de dinero, préstamos grupales y solidarios, requisitos de ahorros pre-préstamo, aumento gradual del préstamo y una garantía implícita de acceso directo a préstamos futuros si los préstamos son reembolsados íntegramente y con prontitud, entre otros servicios financieros.

En términos generales, las Microfinanzas se refieren a un movimiento que prevé un mundo en el que los hogares de bajos ingresos tienen acceso permanente a una gama de servicios de alta calidad para financiar sus actividades generadoras de ingresos, crear activos, estabilizar el consumo y protegerse contra los riesgos.

Microfinanzas Sociales:

Se entiende como Microfinanzas Sociales aquellos servicios que prestan los bancos que se manifiestan para ofrecer servicios de interés social y cooperativo, las mutualidades y las entidades cooperativas de ahorro y préstamos (Benítez Uzcátegui & Delgado Barrios, 2010).

Microfinanzas Populares:

Se entiende como Microfinanzas Populares las que llevan a cabo distintas organizaciones dedicadas a ofrecer servicios de micro financiamiento en concordancia con objetivos de los gobiernos y administraciones regionales y locales (Benítez Uzcátegui & Delgado Barrios, 2010).

Desde el punto de vista micro social ambas finanzas (sociales y populares) tienen más de 200 años. Con el tiempo estas finanzas han presentado cambios y transformaciones adaptadas a las épocas por las que transitan y a las tendencias dominantes en cada momento.

El Microcrédito como componente de los servicios de Microfinanzas:

Dentro de los servicios financieros mencionados se encuentra el Microcrédito siendo de forma resumida pequeñas cantidades de dinero prestadas a personas o grupos de personas con muy bajos niveles de ingresos y con acceso casi nulo a los servicios financieros ofertados por los grandes bancos comerciales, con la característica fundamental de que no se exigen casi  garantías, colaterales como respaldo al préstamo concedido en la mayoría de los casos.

Este servicio no se limita solamente al otorgamiento de créditos para el desarrollo de negocios con fines de lucro, incluye además, actividades relacionadas con la salud, la planificación familiar o la organización de la producción y distribución de bienes. El acceso a los servicios financieros de Microcrédito se ha destacado como un acelerador fundamental para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La Gestión de Los Colaterales:

El concepto gestión de colaterales proviene del término anglosajón “collateral management”. Significa que para mitigar el riesgo crediticio, se exige colaterales a las Instituciones Financieras activas en los mercados de derivados, bonos, acciones, en las operaciones de mercado abierto del Banco Central, y también en las cámaras de compensación de activos (Goodhart, 2008). Los activos elegibles como colaterales son habitualmente líquidos, con bajos niveles de riesgo crediticio, como deuda pública o deuda avalada por gobiernos (Jeneak Kehoe, Timothy; Kendall Levine, David, 2006).

Objetivo de la Gestión de Los Colaterales:

El objetivo de la gestión de colaterales es optimizar la liquidez, el balance de la entidad financiera y la utilización del capital de todos los activos en poder de la misma y susceptibles de ser gestionados.

Garantías y Sistemas-Esquemas Colectivos de garantías:

Podemos definir que el Sistema de Garantía es un conjunto de mecanismos de garantías, que constituyen un instrumento financiero, de desarrollo y de promoción de la economía para dar acceso al crédito a los menos favorecidos al mismo (Waterfield & Ramsing, 2008).

Epígrafe II.  La Gestión de los Colaterales y los Sistemas-Esquemas Colectivos de Garantías en la actualidad.

La Gestión de Los Colaterales en la actualidad:

La demanda de colaterales se ha visto incrementada, la lista de activos susceptibles de ser elegibles ha crecido, añadiendo ciertos activos que cumplen con los criterios crediticios y de rating exigidos tales como liquidez, comportamiento histórico y en el largo plazo etc. También sucedió que el crecimiento de la demanda de colaterales trajo como consecuencia una mayor sofisticación de estas garantías por parte de las agencias aseguradoras y bancarias, aceptando activos tóxicos, muy comprometidos según su capacidad de repago, todo esto respaldado por grandes intereses de las grandes compañías y provocando entre otros fenómenos el comienzo de la crisis financiera 2007-2009.

El aumento de la demanda por los activos colaterales también ha elevado la inquietud entre los partícipes del mercado por saber si las nuevas demandas se verán alcanzadas y si los costes por adquirir dichos activos y mantenerlos subirán a lo largo del tiempo, el clima de incertidumbre alrededor de este proceso dinámico ha generado amplia inestabilidad en el comportamiento de las bolsas de valores, reflejando la mala salud del sector financiero y la necesidad de mayor regulación en el mismo.

Entre las distintas razones para la utilización de garantías por parte de las instituciones financieras se pone de manifiesto la importancia de los distintos ratios de liquidez y de capital. Adicionalmente cabe destacar que otra razón importante para su uso como herramienta de gestión de liquidez es la propia liquidez del mercado secundario de los activos.

Una vez finalizada la última crisis financiera, la dependencia en materia de liquidez por parte de los Bancos Centrales debe de ser vista como una herramienta coyuntural y temporal que permite subsistir en el presente contexto actual, pero que no es sostenible a largo plazo tal y como la experiencia ha mostrado.

Experiencia Internacional de los Sistemas-Esquemas Colectivos de Garantías:

A lo largo del tiempo, en distintos ámbitos geográficos y contextos, han surgido las garantías y los Sistemas / Esquemas de Garantías, como resultado del conjunto de “Mecanismos de Garantías” desarrollados dentro de diversas latitudes.

En Europa existe el Sistema / Esquema integrado por las Sociedades de Garantía Recíproca. En España este Sistema de Garantía, opera bajo la opción societaria mercantil y en Portugal bajo la operatividad de la Caución Mutua (el empresario participa directamente en la Institución de Garantía).

En América Latina, se aplica un Sistema / Esquema de Garantía integrado por Programas de Garantías (actividad desarrollada bajo dirección y gestión de una dependencia pública, pudiendo tercerizar servicios), Fondos de Garantías o de Respaldo (emanados o creados por norma legal) e Instituciones de Garantía (personas jurídicas de derecho privado).

Entre las instituciones americanas, tenemos el Fondo Nacional de Garantía de Colombia, el Fondo de Garantía para la Pequeña Empresa (FOGAPE) en Chile y el Fondo de Garantía para Préstamos a la Pequeña Industria (FOGAPI) en el Perú, que resulta ser la única Institución Financiera Especializada en el otorgamiento de garantías. Además, es la única que opera bajo la modalidad de Fundación y no como las otras que funcionan bajo la modalidad de Sociedad Anónima (Gutiérrez, 2009).

Estas Instituciones / Entes de Garantía en América Latina, desarrollan los mecanismos de Garantía Individual, Garantía de Cartera; y, Garantía de Intermediario, conocida esta última en Colombia como Institucional, con predominancia sobre el Modelo de Garantía de Cartera.

Debemos mencionar, que los Fondos de Garantía, llamados también Fondos de Respaldo o Fondos Múltiples, son asignaciones de recursos temporales y limitados que emanan de normas gubernamentales y desarrollan actividades de primer piso directamente o a través de las Instituciones Financieras Intermediarias, manejan recursos financieros limitados provenientes del Estado; desarrollan en efecto, las actividades de crédito indirecto, vale decir, garantías en todas sus modalidades, en forma más amplia que los Programas de Garantía, que son más específicos y reducidos en su alcance.

CAPITULO 2. EXPERIENCIA CREDITICIA EN CUBA. ANÁLISIS DEL SECTOR SUJETO DE CRÉDITO.

En este segundo capítulo se exponen algunas consideraciones, breves, sobre la experiencia cubana en cuanto a política crediticia, así como varios problemas para el desarrollo de este instrumento en la actualidad. También se realiza un análisis del sector sujeto de crédito, y se ofrecen las características del mismo a partir de las técnicas utilizadas para obtenerlas.

Epígrafe 1. Breves apuntes sobre la experiencia crediticia en Cuba.

En Cuba la experiencia sobre el Microcrédito en la actualidad son nulas. Las mayores experiencias datan de la época previa al triunfo revolucionario, donde no se concebía el Microcrédito como en la actualidad se hace, es decir no existía esta clasificación, sencillamente se le llamaba crédito independientemente del tamaño del monto en cuestión y los mismos no eran destinados a fines sociales para impulsar el desarrollo; sino que se otorgaban créditos a personas naturales con la intención de ejercer algún tipo de actividad económica y a las empresas que pudieran responder con garantías bien confiables los préstamos concedidos (Estevanez, 1952).

Los objetivos de los créditos no eran trazados como parte de la política económica del país sino que respondía a intereses particulares de los bancos que los utilizaban como medio para obtener intereses y de fachada para negocios ilícitos y lavado de dinero elevando los niveles de corrupción bancaria. Es importante mencionar que los modelos de gestión bancaria utilizados por el Banco Nacional de Cuba, como variante de aquellos implementados en los EUA, a pesar de la corrupción, sirvió de modelo para el resto de las economías latinoamericanas.

Después del Triunfo de La Revolución el papel del crédito se ve limitado debido a las características propias de la joven Revolución, es decir, derivado de haber implementado las ideas del modelo económico soviético en condiciones totalmente distintas a la del país europeo, y la implementación de la planificación altamente centralizada en el país a partir de los balances materiales fundamentalmente, por tanto no existía cabida para el otorgamiento de créditos de forma espontánea por parte de la Institución bancaria.

Durante los años de revolución el papel del crédito a personas naturales desaparece como resultado de los conceptos aplicados en ese período y el camino adoptado por la dirección del país en cuanto al rumbo que debía seguir la economía nacional.

Solo se otorgaban créditos  sociales para la compra de algunos bienes de consumo. Durante estos años la actividad del Banco Nacional de Cuba se enfocaba en atender tareas directas del gobierno, el manejo de las cuentas de ahorro de la población, responder en la medida de lo posible las necesidades del sector empresarial nacional y gestionar la deuda externa de Cuba.

Una vez “superada la crisis de los años noventa”, después de fundado el Banco Central de Cuba en 1997, y de acuerdo con las nuevas características y necesidades de la economía cubana en el siglo XXI, a partir de realidades y experiencias bien concretas del entorno internacional y las posibilidades propias del país aparece la implementación del crédito aplicado a las condiciones específicas de nuestra sociedad, en particular como parte del programa de La Revolución Energética.

De esta forma se comienzan a dar los primeros pasos en el país para la utilización de los canales tradicionales de crédito[2], dirigido de forma general y en el más largo plazo a toda la población, y en un principio a determinados estratos de la población que pudieran beneficiarse en primera instancia de este instrumento financiero y que brindan a la Institución Bancaria menores niveles de riesgo por variadas razones.

Sin embargo existen en el país en la actualidad determinados frenos al desarrollo de este instrumento de política económica, como son:

-        En Cuba no existe un mercado financiero desarrollado donde puedan concurrir tanto el público como las empresas, unido a la poca experiencia de la Banca Cubana en el otorgamiento y manejo de los créditos así como lo que de ello se deriva –riesgo, tasas de interés, garantías, colaterales- y muy escasa cultura económica de la población.

-        Dentro de la Constitución de La Republica de Cuba no existe la posibilidad de que alguna institución u organización con el objetivo de cubrirse contra los riesgos generados por la actividad que realice pueda desahuciar a un individuo, es decir no se puede privar a ningún ciudadano de su vivienda particular –en el caso de poseer una sola en propiedad- por el hecho de haber incumplido las obligaciones contraídas con la institución bancaria.

-        Otro factor que constituye un obstáculo en este sentido es la ausencia de un mercado inmobiliario desarrollado o al menos correctamente articulado e implementado donde hacer efectivas las garantías muebles que puedan existir, así mismo la ausencia de un marco jurídico que comprenda todas las necesidades regulatorias y legales propias del sistema financiero para su eficiente implementación también es uno de los frenos que afectan el sector en la actualidad.

-        Todo esto unido a la inexistencia de un mercado secundario de bonos donde el público pueda acceder a este activo en momentos determinados de necesidad para ofrecerlos como garantías y donde la Institución Bancaria pueda hacer efectiva estas garantías son algunos de los problemas más graves que atentan contra el correcto desenvolvimiento de los canales de crédito en el país.

Epígrafe 2. Antecedentes del sector sujeto de crédito: los trabajadores por cuenta propia.

Desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 las relaciones monetario-mercantiles como vestigio del capitalismo sufren un intenso asedio por parte del gobierno. En los dos primeros años se nacionalizan las empresas de capital extranjero y nacional que poseían los medios fundamentales de producción. En 1968, con la llamada “ofensiva revolucionaria”, en parte motivada por problemas de acaparamiento, se eliminan los últimos negocios privados, con excepción de los campesinos beneficiados por las leyes de la reforma agraria.

En el año 1975, se introduce el Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (SDPE), entre las medidas que se toman está la autorización del trabajo por cuenta propia, legislado por el Decreto Ley 14/1978, en servicios tales como: peluqueros, sastres, jardineros, taxistas, fotógrafos, electricistas, carpinteros y mecánicos, junto a trabajos profesionales como dentistas, médicos, arquitectos e ingenieros graduados antes 1964 ( Díaz Fernández, Pastori, & Piñeiro Harnecker, 2012). Según esa legislación, los trabajadores por cuenta propia o “cuentapropistas” podían establecer vínculos comerciales con entidades estatales.

A partir de los años 80s el SDPE comienza a dar muestras de agotamiento (bajos niveles de eficiencia y productividad) al mismo tiempo que en ese período hay una explosión cuantitativa de las personas que arriban a la edad laboral. Esta situación condujo al incremento del empleo estatal en el sector de los servicios no productivos y a una caída de la productividad del trabajo debido a plantillas infladas y subempleo. En la segunda mitad de los 80, el sistema expresa evidentemente ineficiencias debido a diversos factores y se comienza un periodo de “rectificación”.

Como parte de las medidas tomadas, se restringe considerablemente el trabajo por cuenta propia y se deja de promoverle, el mismo casi desaparece en su totalidad mediados de los ochenta. De 46,500 trabajadores por cuenta propia que había en 1981, se pasó a 25,200 en 1985, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

No es hasta los años 90 con la crisis que enfrenta el país debido a la caída del campo socialista, que se retoma la figura del cuentapropismo “…como un mal al que debemos recurrir en medio de estas situaciones excepcionales…”, llegando a 138,100 en 1995 en todo el país. Dentro de las medidas de apertura que se toman está el Decreto Ley 141/1993 que estimula nuevamente este tipo de trabajo ( Díaz Fernández, Pastori, & Piñeiro Harnecker, 2012).

Entre los años 1995 y 1997 se emite un conjunto de resoluciones y decretos leyes que norman cada vez con mayor restricción el trabajo por cuenta propia. En 1998 se pone en vigor un nuevo reglamento que se mantuvo hasta 2003 y que no introdujo cambios significativos.

En 2004 se promulga una resolución donde se plantea un listado de actividades para las cuales no se otorgarían nuevas licencias, aunque sí se renovarían las ya existentes, entre las que se encontraban las actividades de gastronomía, albañil, artesano, taxis, modista, sastre, etcétera.

En el año 2011 mediante una serie de resoluciones y regulaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el Instituto Nacional de la Vivienda, el Ministerio del Transporte y el Ministerio de Finanzas y Precios, aprobados por el Consejo de Ministros en sesión extraordinaria, se decide “…continuar ampliando y flexibilizar el trabajo por cuenta propia y regular el tratamiento laboral, salarial, de seguridad social y financiero aplicables en los procesos de disponibilidad e interrupciones laborales…”[3] como parte de la política de actualización del modelo económico cubano; de esta forma se extiende de forma efectiva las actividades legales para ejercer el trabajo por cuenta propia hasta 181 actividades.

En diciembre del año 2011 el consejo de Estado aprueba el decreto-ley No. 289 de Los Servicios de Créditos a las Personas Naturales. De esta forma se le permitía el acceso al crédito a determinados sectores de la población.

Epígrafe 3. Diagnóstico del sector sujeto de crédito en la actualidad.

Para la implementación eficiente de una política crediticia es necesario estudiar cada una de las particularidades de la población sujeto de crédito, de igual forma cualquier producto ya sea de una empresa o un Banco necesita un estudio de mercado previo que logre identificar cada una de las características del mercado para diseñar el producto de forma correcta y que el mismo tenga la aceptación necesaria. Los servicios de crédito no se crean de forma discrecional.

En este sentido,  teniendo como producto el nuevo Servicio de Crédito a las Personas Naturales, ofertado por el Banco Central de Cuba  mediante la dependencia de Banca Corporativa del Banco Metropolitano como parte de la ampliación de la política de créditos del país; se procedió a realizar un diagnóstico del sector sujeto de crédito –los trabajadores por cuenta propia, los agricultores pequeños y otras formas de gestión no estatal- con el objetivo de identificar las necesidades y potencialidades del sector así como las demás características necesarias para realizar un diseño adecuado del producto, y proponer algunas soluciones viables para la economía del país en el corto plazo.

 

Otras razones por la que se selecciona a los TCP y AP de la Provincia Habana son las siguientes:

-        Por el peso considerable del sector en el nivel de empleo en la región (GRAFICO 1).

-        La concentración y cercanía relativa de los individuos en los municipios Plaza, Habana Vieja, Centro Habana, Boyeros.

-        El acelerado crecimiento del sector en los últimos 18 meses.

Como se puede observar desde el año 2010 al año 2012 se produce un crecimiento considerable de los TCP, pasando de ser apenas el 0.14% a ser aproximadamente el 15% del total de personas laborando en el sector estatal, solo en dos años.

  • Metodología utilizada para la aplicación del cuestionario.

Para cumplimentar el análisis del sector, se emplean diversas fuentes de información como la observación directa a partir de la realidad y el entorno en que se desarrolla el sector, revisión bibliográfica de temas relacionados  con el objeto de estudio, documentos oficiales de la ONAT, BCC, ONE, fundamentalmente estadísticas y consideraciones teórico-metodológicas sobre el sujeto de crédito y las relaciones que de él emanan, también se utilizan criterios de expertos en el tema, personas que hayan trabajado con anterioridad aspectos relacionados al sector y su  comportamiento, otra fuentes son las entrevistas formales a funcionarios de la Banca Corporativa y el BCC, por último  se aplicó una encuesta en su modalidad de cuestionario con el objetivo de recoger información necesaria para realizar un diagnóstico del sector.

El periodo de recopilación de la información corresponde a los meses desde Febrero a Junio, mediante la aplicación del cuestionario,  dicho procedimiento se realizó de forma anónima interactuando directamente con el individuo encuestado, asegurando la confidencialidad de los datos obtenidos. La confiabilidad del cuestionario se mide mediante el cálculo del coeficiente Alpha de Cronbach (ANEXO 2).

Durante el proceso de investigación y recolección de datos, se determina la población (N)  objeto de estudio a partir del total de personas activas del sector (ANEXO 3), es decir, que tributan el pago de su licencia operativa a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) en su sede provincial, la misma está conformada por 100 830 personas.

De la población seleccionada se extrae una muestra aleatoria mediante la aplicación de los muestreos probabilísticos simple (MAS), irrestricto aleatorio (MIA) y estratificado (MAE). Resultando en una muestra de 98 observaciones, divididas proporcionalmente en siete estratos diferentes de análisis (ANEXO 3).

La información obtenida de la muestra seleccionada constituyó la fuente para la creación de una base de datos en formato  del software SPSS y se procesó mediante el mismo programa utilizando técnicas estadísticas de frecuencias y tablas de doble entrada (ANEXO 2).

El total de 45 variables, tanto cuantitativas (métricas) y cualitativas (no métricas) así como los indicadores que aparecen contenidas en las preguntas del cuestionario responden a los siguientes objetivos:

-        Identificar el grado de información del sector sujeto de crédito.

-        Conocer el nivel de aceptación del producto bancario en el sector sujeto de crédito.

-        Identificar las formas preferentes de difusión de la información sobre el producto bancario con destino al sector sujeto de crédito.

-        Clasificar los principales problemas y necesidades del sector sujeto de crédito en relación con el producto bancario.

Para dar cumplimiento a los mencionados objetivos, se organiza el cuestionario (ANEXO 1) de la siguiente forma:

-        La primera sección se destina a clasificar a los individuos según sus características socio-demográficas, en ella se incluyen las variables: edad, sexo grado de escolaridad.

-        La segunda sección contiene las preguntas 1, 2 y 3, la misma está dirigida a recoger la información referente al nivel de conocimiento del sector sobre la existencia del servicio bancario mediante las variables: existencia de crédito, sujeto de crédito e Institución que lo otorga.

-        La tercera sección agrupa las preguntas 4 y 6, a través de las variables: razón del crédito y ventajas del crédito.

-        La cuarta sección abarca las preguntas 5, 7, 8, 9 y 9.1, agrupando variables que responden al nivel de preparación y que presenta el sector sujeto de crédito.

-        La quinta sección contiene las preguntas 10, 11, 12 y 13, agrupando las variables: solicitud de crédito, necesidad de crédito, intención de solicitud y problemas para la solicitud.

En general y concluyendo el cuestionario se compone de 13 preguntas, de ellas dos utilizan la escala de Likert, seis son de selección (simple o múltiple), tres categóricas con respuesta abierta y solo dos de respuesta abierta (Gonzalez, 2012).

  • Resultados del cuestionario.

Características socio-demográficas del sector:

En la actualidad el sector de TCP se compone fundamentalmente en sus dos terceras partes por individuos del sexo masculino, representando las mujeres aproximadamente un 33% del sector; este es un dato importante si tenemos en cuenta la tendencia que existe internacionalmente de que son las mujeres los sujetos  más confiable en cuanto a la devolución puntual de los créditos otorgados, y que constituyen aproximadamente el 51% de la población residente en la Provincia Habana.[4]

Otro dato importante  es cómo está conformado el sector por grupo de edades, en este sentido menos de la tercera parte del sector está compuesto por individuos jóvenes entre 18 y 35 años de edad, siendo aproximadamente el 73% personas mayores de 36 años dentro de los cuales más de la mitad rebasan los 48 años de edad y llegan a edades avanzadas de hasta 84 años.

Es importante conocer la composición por edades debido a la mayor propensión que tienen las personas jóvenes a pedir créditos para realizar sus actividades y enfrentar los riesgos y obligación que esto conlleva, y de igual manera el comportamiento más conservador de las personas de más avanzada edad.

De igual manera solo la quinta parte del sector se compone por personas con un nivel de escolaridad superior capaces supuestamente de comprender tanto los riesgos como las ventajas de pedir un crédito así como sus obligaciones. Destaca el 80% aproximadamente del sector con grado medio o medio superior de escolaridad, personas con menores capacidades de enfrentarse de forma responsable  a obligaciones contraídas con la Institución Bancaria.

Características generales:

En lo referente al conocimiento, el cuestionario muestra que, los trabajadores por cuenta propia conocen sobre aspectos claves como las opciones de crédito, así como de la posibilidad que tienen los mismos de aplicar a un crédito y el lugar al que se deben dirigir para solicitarlo; la evidencia muestra como una ventaja considerable para la Institución Bancaria que más del 80% del sector conoce que es el Banco Metropolitano aquel facultado para realizar dicha actividad.

Sin embargo en cuanto a la existencia de un servicio de crédito, y las figuras a las cuales está dirigido el conocimiento es escaso. Los TCP no están bien informados de la existencia del producto bancario ni de su facultad de poder solicitarlo.

De igual forma el conocimiento de los requerimientos que establece la banca cubana para el otorgamiento del crédito permanecen ausentes al conocimiento de más del 85% del sector, el cual da muestras de no haber recibido algún tipo de preparación al respecto, y está casi en su totalidad en la mejor disposición de aprender aquellos aspectos necesarios para poder solicitar el crédito.

A pesar del desconocimiento general que existe, más de las tres cuartas partes del sector mostro que de forma implícita si conocían puntos fundamentales de los requisitos que de forma general se exigen en una solicitud promedio de crédito, tales como el previo estudio de la situación financiera del solicitante y la obligación de pago de intereses y principal en determinados periodos a partir de un convenio mutuo entre las partes.

Esto último constituye una ventaja a considerar por la Banca en tanto muestra que los individuos reconocen parte de las obligaciones que pudieran contraer de solicitar un crédito. Si unido a lo anterior se tiene en cuenta que el 85% tiene intenciones de solicitar crédito de existir algunas flexibilizaciones en los requisitos establecidos por la institución Bancaria entonces podemos observar una de las potencialidades del sector.

Más del 90% del sector ve ventajas comparativas en la obtención de un crédito para expandir su negocio, obtener bienes intermedios e insumos así como para abrir nuevos negocios. Sin embargo existen varios problemas que el sector dentro de su escaso conocimiento identifica como trabas al acceso del crédito, y que se evidencia en el muy bajo número de créditos concedidos hasta la fecha, así como en la cantidad de solicitudes realizadas hasta el momento (TABLA 3).

Tabla 3. Comportamiento del crédito por actividades seleccionadas[5].

Comportamiento del crédito por actividades seleccionadas. Cierre de Junio 2012.
  TCP PA Mat. Construcción Materiales y mano de obra Total
Entrevistas en el comercial 2 504 374 15 520 4 531 22 929
Solicitudes realizadas 7 2 1 089 132 1 230
Créditos aprobados 2 833 96 931

Fuente: Elaboración propia, a partir de cifras de la Banca Corporativa, BM.

Entre los principales problemas identificados podemos mencionar que más del 60% del sector dice no tener conocimiento en lo referente al crédito, así mismo los altos niveles de burocracia es otro fenómeno que alega más de la cuarta parte del sector, unido a los dos anteriores pero en menor medida aparecen problemas relacionados con las tasas de interés muy altas, con los tipos de garantías y los plazos establecidos; aunque también se identifican otra clase de problemas que no dependen del producto directamente como es la muy baja capacidad de pago de las personas a partir las ganancias generadas y la aversión al riesgo de endeudarse por una pequeñas parte del sector.

Por ultimo existe un amplio interés dentro del sector de disponer de diferentes medios mediante los cuales se brinde información sobre las opciones actuales en cuanto al crédito y otros productos bancarios, entre las que destacan con 98% de aceptación la transmisión televisiva de informativos donde se explique detalladamente los procedimientos necesarios para acceder al crédito, así como oferta de seminarios con la comunidad de TCP a niveles zonales o municipales por parte del personal bancario donde se respondan a las preguntas y necesidades que puedan aparecer, siendo estas bastante heterogéneas según las composición por actividades del sector (TABLA 4).

Tabla 4. Composición del sector por actividades seleccionadas.

Composición del sector por actividades seleccionadas. Cierre Junio 2012.
Arrendador de viviendas y habitaciones. 5 772 5.72%
Transporte de pasajeros. 4 818 4.77%
Vendedor alimentos y bebidas ambulatorios. 4 842 4.80%
Vendedor alimentos y bebidas en punto fijo (Cafetería). 8 255 8.18%
Vendedor discos. 1 815 1.8%
Vendedor artículos varios. 5 671 5.62%
Vendedor productos agrícolas. 2 823 2.79%
Trabajadores contratados. 18 262 18.11%
Otros[6] 52 258 51.82%
Total 100 830 100%

Fuente: Elaboración propia, a partir de cifras de la ONAT provincial.

En la Tabla 4 se muestran las actividades que mayor cantidad de individuos agrupan dentro del sector de Trabajadores por Cuenta Propia, siendo las mismas las más significativas en el sector en la Provincia Habana. Sin embargo existen un total de 181 actividades que contienen el total de 100 830 personas que laboran en el sector al cierre de Junio de 2012.

Unido a las características mencionadas, se deben destacar dos aspectos importantes del sector. El primero es que más del 65% de la muestra seleccionada contrataba fuerza de trabajo (una o más personas no familiares), lo que implicaría una definición más rigurosa de la clasificación de estos negocios, es decir, determinar si pertenecen a las Micro-empresas o se incluyen dentro de las PYMES. Esto último resulta de vital importancia en virtud de definir si serán sujetos de los servicios microfinancieros o de políticas crediticias menos diferenciadas[7].

El segundo aspecto es el hecho de que para la apertura de los respectivos negocios los trabajadores por cuenta propia deben haber realizado distintas inversiones a partir de cierto capital, resulta interesante que estas personas no tenían acceso a ningún tipo de financiamiento estatal, las formas de financiamiento legales que podrían utilizar son las conocidas remesas, un capital obtenido a partir de la venta de algún activo, o procedente de ahorros personal.

Si tenemos en cuenta que los niveles de ahorro de la población son bien discretos y  además la cantidad de personas en el sector en la región es considerable como para todos recibir remesas procedentes del extranjero. Entonces cabe destacar que existe un proceso de acumulación originaria de capitales procedente de actividades ilegales.

El total de características descritas en el Capítulo 2 como resultado de la aplicación del cuestionario, así como de la investigación realizada sobre los antecedentes del sector estudiado ofrecen la necesaria evidencia para proponer varias opciones de inclusión de instrumentos microfinancieros.

CAPITULO 3. FORTALEZAS Y DEBILIDADES DE LA BANCA CUBANA. PROPUESTAS PARA LA INSERCIÓN DE LAS MICROFINANZAS EN LA ECONOMÍA CUBANA.

En este capítulo tercero se muestran las características principales del producto bancario Servicio de Crédito a las Personas Naturales y se ofrecen algunas consideraciones sobre las formas más eficientes de operar la Banca. También se identifican algunas de las fortalezas y debilidades de la Banca Cubana y se plantean varias propuestas para la inserción efectiva de las Microfinanzas en la Economía Cubana.

Epígrafe 1. El Crédito en la Actualidad.

El Microcrédito y las Microfinanzas constituyen en la economía cubana una necesidad para estimular la “micro, pequeña y mediana empresa”, representada por los Trabajadores por Cuenta Propia, los Agricultores Pequeños y Otras Formas de Gestión no Estatal. Esta idea está contenida implícitamente en los lineamientos que regulan la política económica del país aprobados en el Sexto Congreso del Partido[8].

Como resultado del mismo, el Consejo de Estado en ejercicio de las atribuciones conferidas en el artículo 90, inciso C, de la Constitución de la República de Cuba, dictó el decreto ley No. 289 de los Créditos a las Personas Naturales y otros servicios bancarios, con el objetivo de financiar las necesidades de Capital de Trabajo e Inversiones para la ejecución de la actividad autorizada a ejercer (Gaceta Oficial de La Republica de Cuba No.40, 2011), de esta forma se hace formal la apertura de los canales tradicionales de crédito en algunas modalidades a una parte importante de la población con intenciones futuras de hacerlo extensivo en otras modalidades que atiendan a un número mayor de necesidades[9].

Características del producto bancario[10]:

Sujetos del Crédito:

-        Trabajadores por cuenta propia (TCP): Las personas naturales autorizadas para ejercer el trabajo por cuenta propia, según la legislación vigente.

-        Otras formas de gestión no estatal (GNE): Las personas naturales autorizadas para ejercer otras formas de gestión no estatal.

-        Agricultores pequeños (APE): Los agricultores pequeños que acrediten legalmente la tenencia de la tierra.

Generalidades y definiciones del servicio:

Los créditos para financiar las actividades autorizadas a los TCP y GNE se conceden a partir de un importe mínimo de tres mil pesos cubanos (3 000 CUP), en plazos que no excedan los dieciocho (18) meses para capital de trabajo, y hasta  cinco (5) años para inversiones.

Los agricultores pequeños que acrediten legalmente la tenencia de la tierra, pueden solicitar créditos a partir de un importe mínimo de quinientos pesos cubanos (500 CUP).

Los créditos serán puestos a disposición de los prestatarios en efectivo o mediante la emisión de instrumentos de pago, en uno o varios tramos del crédito, y devengarán intereses desde el momento en que se haga efectiva la disposición

Las tasas de interés son activas, y fluctúan entre 4.25% y 9%, en dependencia del tiempo de amortización de los préstamos y el monto de los mismos.

Los importes y plazos de amortización de los créditos que se concedan a los TCP, GNE y APE  se acordarán entre el banco y el solicitante en función del destino del crédito,  nivel de riesgo del mismo y la actividad  a financiar, la que quedará documentada mediante un contrato.

Las  amortizaciones de los préstamos otorgados a las personas naturales autorizadas a ejercer  el trabajo  por cuenta propia y otras formas de gestión no estatal tendrán como fuente de pago los ingresos lícitos que se obtenga por las actividades que se financien, o cualquier otro ingreso que perciban.

En caso de incumplimiento en la fecha de los pagos pactados, el préstamo se trasladará a vencido, y se le aplicará al deudor una tasa moratoria sobre el importe del plazo pendiente hasta su total liquidación.

Fiador: Es aquella persona, familiar o no del solicitante del crédito, que supla la insolvencia del deudor cuando éste falte al cumplimiento de la obligación o pago de la deuda, asumiendo la obligación contractual.

Garante: Persona natural (familiar o no del solicitante del crédito) o jurídica (entidades estatales y cooperativas de crédito y servicios en virtud de lo dispuesto en el Decreto Ley número 289 del 2011) que suple la insolvencia del deudor cuando este falte al cumplimiento de la obligación o pago de la deuda, asumiendo la obligación contractual que solo se extingue con la liquidación del importe adeudado.

De las garantías:

Se exigirán  varias garantías o combinaciones de ellas, pero en todos los casos las garantías que se tomen deben cubrir hasta el 80%[11] del importe del  principal más los intereses. Se exigirán garantías a partir de un monto total de crédito por valor de 10 000 CUP[12]. Las garantías a exigir serán:

-        Fiadores Solidarios: Debe exigirse como mínimo dos fiadores solidarios a los que se les realizará el análisis de riesgo para definir con certeza su capacidad de pago que le permita asumir las obligaciones en caso de impago del prestatario.

En el cálculo  de  la capacidad de pago máxima de los fiadores  se tomarán los ingresos mensuales que perciben, deduciéndole  las obligaciones crediticias y la pensión alimentaría por decreto judicial, y al resultado de esta operación, se le calcula el 33%.  El importe resultante se considera como la capacidad de pago de la persona (fiador) garante del crédito, es decir, los fondos libres con que cuenta cada mes para amortizar la deuda, en los casos que el deudor del financiamiento no cuente con los fondos necesarios para cumplir el plazo pactado.

-        Pignoración de saldos de cuentas de ahorro y depósitos a plazo fijo abiertos en el Banco Metropolitano.

-        Cesión de Certificados de Depósitos a Términos abiertos en el Banco Metropolitano o en otro Banco Comercial.

-        Cuando se acepten garantías correspondientes a Depósitos a Plazos Fijos o Certificados de Depósitos a Términos abiertos en otro Banco Comercial se exigirá Certificación de Garantía Bancaria debidamente autorizada con dos firmas de categoría “A”.

Destino del crédito:

-        CAPITAL DE TRABAJO: Incluye la adquisición de materias primas, materiales e insumos. Tendrán una vigencia máxima de 18 meses desde el momento de su otorgamiento hasta su total amortización.

-        INVERSIONES: Compra, y/o reparación de  bienes muebles, equipos y reparación de bienes inmuebles. No podrán exceder 5 años desde el momento de su otorgamiento hasta su total amortización.

Los financiamientos que se aprueben, podrán tener un periodo de gracia según las necesidades del solicitante para comenzar a liquidar  el principal.

Requisitos para el otorgamiento del crédito:

-        Para solicitar financiamientos, el prestatario deberá reunir los siguientes requisitos:

-        Poseer documento oficial que autorice a la persona natural a ejercer el trabajo por cuenta propia u otra forma de gestión no estatal, emitido por las autoridades competentes.

-        Certificación emitida por la Oficina de Control de la tierra mediante la cual se acredite la tenencia legal de la tierra, en el caso de los agricultores pequeños

-        Operar cuenta corriente en la sucursal donde se  solicita el financiamiento.

-        No presentar deudas vencidas ni deuda por un crédito anterior en otra sucursal del Banco Metropolitano o de otro Banco.  Esta información se comprobará mediante consulta en el sistema en el caso del Banco Metropolitano y por solicitud de referencia bancaria a los Bancos del sistema utilizando  el documento “Certificación de referencia de clientes” que a los efectos se suscriba entre los Bancos.

Consideraciones para lograr la máxima eficiencia en la operatividad de la Institución Bancaria:

Los Tres Requisitos Fundamentales que debe cumplir la Institución Bancaria y el modo de conseguirlos para lograr su óptima operatividad son:

  • La sustentabilidad financiera:

-        Un volumen crítico de operaciones que permita una operación eficiente y efectiva.

-        Un diferencial satisfactorio entre la tasa activa y el costo de los fondos.

-        Un control de costos operativos.

-        Un control de pagos de principal e intereses.

-        Una reinversión de beneficios (tasa de capitalización) que permita aumentar el patrimonio y, en consecuencia, los montos prestados.

  • La eficiencia depende de:

-        El personal, que debe estar bien entrenado y remunerado (la inclusión de beneficiarios es conveniente porque conocen bien la comunidad y disminuyen los costos).

-        Los recursos físicos y financieros disponibles.

-        La existencia de procedimientos apropiados.

-        El acceso oportuno a información precisa y detallada que permita evaluar el desempeño.

En este sentido, es necesario un buen sistema de manejo de información que permita monitorear información básica.

  • La efectividad depende de:

-        El alcance o cobertura del mercado o población objetivo.

-        El crecimiento del volumen de operaciones.

-        El repago de los préstamos, cuya tasa debe acercarse al 100 por ciento.

-        El desarrollo institucional que permita que la IMFs creadas se transformen en una institución financiera sustentable en un período de tiempo que oscila entre 5 y 12 años.

Como se puede observar las características del nuevo servicio bancario dibujan un panorama muy parecido a la mayoría de los servicios de crédito tradicionales que se ofrecen a lo largo del Mundo y no necesariamente al Microcrédito, además el hecho de que no se brinden servicios complementarios de capacitación, asesoramiento, monitoreo y atención especializada, dirigida y diferenciada al cliente, pues alejan al nuevo producto bancario cubano de los servicios Microfinancieros (TABLA 3).

Tabla 3. Características del Microcrédito. Países seleccionados.

Características del Microcrédito. Países Seleccionadas
  Tasa de Interés Garantías Monto del Crédito
América Latina Hasta 35%[13] Entre 0% y 15% Hasta 5 000 USD
EUA y Canadá  2% – 8% Entre 25% y 50% Hasta 50 000 USD
Cuba 4.25% – 9% Entre 50% y 80% 3 000 CUP[14] – Techo Indeterminado

Fuentes: Microfinance Information Exchange Market y Banca Corporativa.

A partir de lo antes planteado se puede afirmar que no existe en Cuba un Servicio de Microfinanzas que utiliza de forma efectiva el instrumento de Microcrédito dirigido a las personas con menos posibilidades de acceder al financiamiento común. La evidencia muestra que el servicio de crédito a las personas naturales tiene mayor similitud con los canales tradicionales de crédito.

Epígrafe 2. Fortalezas y debilidades de la Banca Cubana.

A continuación se ofrecen una serie de fortalezas y debilidades que presenta hoy la Banca Cubana, derivado de las condiciones históricas concretas del país así como de la poca experiencia acumulada por la misma en una serie de actividades.

Debilidades de la Banca:

La poca experiencia en el manejo del microcrédito y en las negociaciones con sectores diferentes del sector empresarial cubano con sus particulares características constituyen una de las principales debilidades de la Banca cubana en la actualidad. Esto significa que la Institución Bancaria deberá enfrentar un proceso intenso de aprendizaje sobre la utilización de las Microfinanzas y sus elementos, así como deberá perfeccionar su trato con el sector cuentapropista.

Unido a lo anterior un reto que debe enfrentar la banca es la preparación del sector sujeto de crédito y la población en general sobre los aspectos técnicos y demás requerimientos derivados del servicio de crédito bancario debido a la escasa cultura económica existente en el país, junto a los correspondientes costos por dicha operación.

La atrasada estructura de las telecomunicaciones en el país constituye otro freno en la medida que impide la utilización de tecnologías avanzadas para la realización de procedimientos diarios, de forma tal que se disminuyan los costos de transacciones de las operaciones bancarias (Vidal, 2012).

Otra debilidad latente en la actualidad es la permanencia de la dualidad monetaria y las regulaciones vigentes que entorpecen el acceso de los microempresarios y productores agrícolas a los mercados internacionales de insumos fundamentales para la producción, impidiendo de esta forma la posibilidad de los agentes de cubrir dichos gastos a partir de créditos solicitados, limitando el volumen de personas con la intención de acceder al crédito (Vidal, 2012).

Fortalezas de la Banca:

La principal fortaleza constituye el hecho de que las nuevas opciones de financiamiento así como las demás consideraciones futuras sobre Microfinanzas y Microcrédito, nacen desde el Propio Sistema Bancario, el cual pudiera articular un amplio mosaico de servicios de Micro Finanzas e instrumentos bancarios, así como mantener el control y la supervisión de todas las actividades que se desprendan de la rama, esto último contando con el apoyo del BCC.

Otra fortaleza es que el analfabetismo y la carencia de documentos de identidad no serían un impedimento para el acceso de las opciones bancarias a la población, tal y como sucede en gran parte de América Latina (Vidal, 2012). Los transportes de valores hacia zonas rurales y de menor desarrollo también tendrían una menor incidencia en el caso cubano.

Una última fortaleza seria la rápida difusión de los nuevos servicios bancarios, a través de las personas beneficiadas directamente con los mencionados servicios en la reparación de sus viviendas, contribuyendo a mejorar el fondo habitacional del país. Unido esto también están las variadas y muy efectivas formas de difusión con que cuenta el país y el BCC para hacer extensiva la propaganda de sus nuevos productos.

Epígrafe 3. Propuestas para la inclusión de los servicios de Microfinanzas:

Atendiendo a lo anteriormente expuesto, y a los resultados obtenidos del cuestionario aplicado, y teniendo en cuenta las realidades y posibilidades del país a partir de los recursos con los que cuenta se proponen las siguientes ideas:

Una primera propuesta seria el desarrollo de productos y programas mediante modelos de crédito asociativo, creando cadenas de valor a nivel local, que involucran por ejemplo a productores agroindustriales, redes de transporte instituciones financieras y a las empresas compradoras al final de la cadena, bajo la dirección del gobierno local.

No siempre se trata exclusivamente de financiar a todos los actores que están dentro de la cadena sino canalizar el financiamiento en dos sentidos, uno hacia los eslabones más eficientes necesitados de financiamiento y otro hacia aquellos con muestras de eficiencia pero limitados en los recursos que utilizan. De esta forma aquellos sujetos de la cadena con menores dificultades económicas pueden asegurar garantías a partir de sus ingresos a aquellos necesitados de financiamiento.

Este esquema permite a los diferentes actores del proceso reducir los riesgos y sus costos, también brinda una marcada importancia a las cadenas financieras de valor en su participación en la economía como agentes activos dinamizadores del proceso productivo, fortaleciendo y asegurando las cadenas productivas del país.

Una segunda propuesta seria la implementación de Sistemas-Esquemas Colectivos de Garantías a partir de la creación de Instituciones Financieras de Garantías, controladas por los Consejos de Administración Provinciales y Municipales, utilizando los ingresos que los mismos puedan obtener a partir de la contribución de las empresas que funcionen en sus territorios y otras formas, atendiendo a lo estipulado en los lineamientos 21 y 22 en el Epígrafe Primero en lo referente a la Esfera Empresarial y en el lineamiento 37 en el Epígrafe primero en lo referente al Territorio[15].

Esto mediante la utilización de Programas de Garantías que permitan a las administraciones regionales y entidades públicas desarrollar actividades económicas predeterminadas en ámbitos geográficos específicos, orientado a sectores determinados de la economía atendiendo a las potencialidades y particularidades de las regiones, como forma de establecer determinados pivotes a partir de los cuales puedan implementarse cadenas de valor.

Las Instituciones Financieras que apliquen los mencionados programas de garantías deberían funcionar como Instituciones Financieras de primer piso, bajo alianzas estratégicas con los gobiernos locales, desarrollando indirectamente de forma constante actividades de evaluación crediticia, aprobación, formalización y recuperación del crédito. Además estas Instituciones asumirían parte de los costos de transacción en la gestión del microfinanciamiento logrando un abaratamiento de los gastos bancarios de los Bancos comerciales.

Una tercera y última propuesta seria la utilización de la tecnología como forma de modernizar todo el sistema financiero, en la medida de lo posible, de forma tal que se reduzcan al máximo los costos de transacciones de las entidades financieras.

La utilización de centros de cómputo, canales de distribución mucho más ágiles, agencias que pueden integrarse más fácilmente a redes, el uso de la creciente tecnología celular y el empleo de canales alternativos como agencias móviles y cajeros automáticos inteligentes basados en identificación biométrica, lenguas nativas y pantallas de toque dactilar, sería una importante forma de dinamizar los servicios financieros y hacerlos llegar de forma efectiva a todas las personas interesadas en los mismos.

En relación a hacer llegar los servicios financieros en su modalidad de Microfinanzas hacia los lugares más rurales y de difícil acceso resulta conveniente destacar aquellas técnicas que vienen desafiando los esquemas tradicionales y entre las cuales se destacan la Branchless Banking[16], la Sucursal Satélite[17] y la Banca Móvil[18] (Vidal, 2012).

Cada una de las mencionadas propuestas y demás que puedan florecer como parte del necesario proceso de modernización e innovación en el país deben ser evaluadas de la forma más profesional posible sin ataduras dogmáticas a conceptos disfuncionales.

Las ideas que una vez alejaron a La Revolución Cubana de la senda de desarrollo más eficiente, como consecuencia de las condiciones históricas de los momentos en que se vivía, deben ser hoy aguas pasadas. Los gobiernos y el Estado deben involucrar al sector de la microempresa al formular las estrategias para reducir las dificultades y reconocer expresamente su liderazgo en el desarrollo del sector financiero, incluido el microfinanciamiento.

 CONCLUSIONES

Como se mostrado una de las formas de insertar en una senda eficiente de desarrollo a la economía cubana es la utilización de las Microfinanzas. Un mejor diseño del producto bancario, que lo intente completar es la utilización de instrumentos financieros que si pueden ser utilizados e implementados en Cuba.

Los servicios micro financieros a lo largo del mundo dejan buenas experiencias de las que aprender. Constituye una realidad que ante los problemas apremiantes en América Latina y Central la utilización de las Microfinanzas ha sido una solución no solo viable sino que bastante eficiente, y de perfecta complementariedad con los objetivos de las distintas naciones.

Las características del sector de Trabajadores por Cuenta Propia en Cuba apuntan directamente a la necesidad de ampliar los servicios financieros en el país. El creciente número de este sector cuentapropista de producción de bienes y servicios va dando muestras de su capacidad de liderazgo en algunos renglones importantes de la economía, y por tanto muestra amplias potencialidades que deben  ser atendidas, los servicios microfinancieros son de hecho una solución eficiente para las necesidades de dicho sector.

Definitivamente las características del Servicio de Créditos a las Personas Naturales no responden a todas las necesidades que la población en su distinta composición muestra. El hecho de que en el país no exista una política de Microcrédito constituye un freno al desarrollo socio-económico de la nación.

Las debilidades de la Banca Cubana deben ser atendidas en tiempo y espacio pero sin demoras innecesarias. Aquellas fortalezas que presenta la Banca deben ser utilizadas en función de generar eficiencia y deben servir de apoyo, de base para la implementación del canal tradicional de crédito dirigido a las distintas esferas productivas del país, de forma tal que las Microfinanzas sean implementadas por Instituciones independientes de la Banca en los niveles necesarios.

De forma específica se puede concluir que los servicios de Microcrédito no son aplicados en Cuba en la actualidad. El servicio de crédito que se ofrece hoy en el país desde la Banca Corporativa se aleja de las tendencias internacionales que marcan el desarrollo del Microcrédito, si bien por las altas tasas de interés también por las formas de garantías que se exigen, derivado de un erróneo enfoque sobre el tema.

Al calor de las transformaciones surgidas en pos de actualizar el modelo cubano de funcionamiento económico, la inclusión de los servicios de Microfinanzas constituye una necesidad urgente en tanto pudieran brindar potenciales soluciones a las ya conocidas insuficiencias de la sociedad cubana.

En este sentido la Banca Cubana carece de los instrumentos y la preparación para ofrecer servicios microfinancieros en el país. Los servicios de Microfinanzas en Cuba deben ser gestionadas por Instituciones de Microfinanzas creadas en los territorios para esa actividad específica. Las mismas deben ser manejadas por personal profesional especializado en la rama, sujeto a una estricta disciplina y control por parte de la Superintendencia, con suficiente conocimiento de la población sujeto de crédito.

Se debe atender de forma inmediata la activa competencia que constituye el mercado informal de créditos[19]  que existe en Cuba. La realización de esta actividad por una parte de la población afectaría de forma directa el desarrollo efectivo de los servicios de Microfinanzas, y no contribuiría a resolver los problemas más apremiantes del sector sujeto de crédito.

 BIBLIOGRAFIA

Díaz Fernández, I., Pastori, H., & Piñeiro Harnecker, C. (2012). El trabajo por cuenta propia en Cuba: lecciones de la experiencia uruguaya. Boletin Cuatrimestral, “Economia y Gerencia en Cuba: Avances de Investigacion”. Centro de Estudios de La Economia Cubana (CEEC). La Habana, Cuba.

Gorton, G., & Ordonez, G. (2012). Collateral Crises. National Bureau of Economic Research, Working Paper 17771, available in http://www.nber.org/papers/w17771. Massachusetts, United States of America.

(2011). Gaceta Oficial de La Republica de Cuba No.40. La Habana, Cuba.

Armstrong, J., & Caldwell, G. (2008). Liquidity Risk at Banks: Trends and Lessons Learned from the Recent Turmoil. Financial System Review, pp. 47-52. New York, United States of America.

Benítez Uzcátegui, S. L., & Delgado Barrios, J. C. (2010). Analisis comparativo del sistema Financiero en las Institucion Financieras Públicas y Privadas, bajo las perspectivas de la Globalización y el Desarrollo Económico Local. Esatado Bolivariano de Mérida, Venezuela: Universidad Pública del Estado Bolivariano de Mérida.

Benmelech, E., & Bergman, N. (2008). Collateral Pricing. National Bureau of Economic Research, Working Paper 13874, available in http://www.nber.org/papers/w13874. Massachusetts, United States of America.

Benmelech, E., & Bergman, N. (2010). Bankruptcy and the collateral channel. National Bureau of Economic Research, Working Paper 15708, available in http://www.nber.org/papers/w15708. Massachusetts, United States of America.

Bernanke, B. (Enero 5, 2007). Central Banking and Bank Supervision in the United States. At the Allied Social Science Association Annual Meeting. Chicago, Illinois, United States of America.

Bernanke, B. (Noviembre 6, 2007). Microfinance in the United States. At the ACCIÓN Texas Summit on Microfinance in the United States. San Antonio, Texas, United States of America.

Bosaz, M., Rebon, M., & Sacerdote, S. (2009). La Micro empresa Urbana: una opcion al alcence de todos. La Micro Empresa Urbana, pp. 61-72. Buenos Aires, Argentina.

Buttenheim, A. (2011). Microfinance Programs, Empowerment and Contraceptive Use: Evidence from Indonesia. UCLA Press, University of California. California, United States of America.

Castaño, H. (2011). Entender la Economia. Una perspectiva epistemologica y metodologica. Felix Varela. La Habana, Cuba.

Castillo, A. D. (2010). El microcrédito como instrumento para el alivio de la pobreza: Ventajas y limitaciones. Cuadernos de Desarrollo rural, pp. 154-215. Valencia, España.

Castro Coton, M., & Romero Castro, N. (2011). Cooperativas de credito y banca etica. ¿Un camino por explorar? Revista de Economia Publica, Social y Cooperativa, pp. 263-300. Santiago de Compostela, España.

Chile, C. d. (2010). “Estudio de factibilidad para favorecer las instancias de profundización del mercado de garantías recíprocas.

Chodwhury, N., & Pérez Sánchez, C. (2010). Microfinanzas para la inclusión social y financiera: modelos para asegurar que nadie sea excluido del acceso a oportunidades. Economias al detalle, pp. 54-61. Valencia, España.

Chodwhury, N., & Pérez Sánchez, C. (2011). Microfinanzas para la inclusión social y financiera: modelos para asegurar que nadie sea excluido del acceso a oportunidades. Editora Economica, Documento de Trabajo No. 3734. Valladolid, España.

Clemente, L. (2010). Microfinanzas y políticas públicas: desempeño y propuestas para la acción en la República Bolivariana de Venezuela. Editorial Allende, Universidad de Santiago de Chile. Santiago de Chile, Chile.

Estevanez, A. G. (1952). Situacion bancaria a la llegada de Batista. Publicacion Trimestral Ralidad Cubana, pp.19-27.

Gonzalez, Y. N. (2012). Propuestas para el mejor aprovechamiento de las Capacidades Tecnológicas en el proceso de grabación de la música en Cuba. Tesis en opcion al grado de Master en Gestion de la Informacion. Facultad de Economia, Universidad de La Habana. La Habana, Cuba.

Goodhart, G. (2008). Collateral Management. Princeton Sun Economics, Princeton Press, Princeton University. United States of America .

Gutierrez, M. (2009). Las Micro Fiananzas. El sistema financiero en Guatemala. Publicación de la CEPAL, Naciones Unidas, ISSN versión impresa 1564-4197, ISSN versión electrónica 1680-8819. Santiago de Chile.

Jeneak Kehoe, Timothy; Kendall Levine, David. (2006). Bankruptcy and Collateral in debt constrained markets. National Bureau of Economic Research,Working paper No.12656, available in http://www.nber.org/papers/w12656. Massachusetts, United States of America.

Krugman, P. (2009). The Huge Incompetence of the Macroeconomic Theory. The Economist, pp. 26-35. New York, United States of America.

Lapenu, C. (2011). El Roll del Estado en la promocion de las politicas de Microfinanciamiento. Revista Internacional para la Investigación de Políticas Alimentarias, pp.87-121. Washington DC, United States of America.

Lopez-Vanesto, L. A. (2011). Estudio de factibilidad para favorecer las instancias de profundización del mercado de garantías recíprocas. Editorial Allende, Departamento deDesarrollo Tecnológico de la Universidad de Santiago de Chile. Santiago de Chile, Chile.

Martín, J. G. (2010). La Gestion de Colaterales como herramienta de gestion de liquidez bancaria en el entorno de Basilea III. Coleccion Mediterraneo Economico, pp. 13-41. Madrid, España.

Mishkin, F. (Junio 23, 2007). Globalization and Financial Development. At the Econometric Society at Duke University Lecture. Durham, North Carolina, United States of America.

Mishkin, F. (Noviembre 5, 2007). Financial Instability and Monetary Policy. At the Risk USA 2007 Conference. New York, United States of America.

Mishkin, F. (Septiembre 21, 2007). Will Monetary Policy Become More of a Science? At the Deutsche Bundesbank Conference “Monetary Policy Over Fifty Years”. Frankfurt, Germany.

Mundul, J. L. (2009). “Devaluación del tipo de cambio oficial en la economía cubana: Posibles efectos”. Tesis en opcion al grado de Licenciada en Economia, Facultad de Economia, Universidad de La Habana. La Habana, Cuba.

Putzeys, J. (2009). El Micro Credito. Una mirada a la realidad de America Latina. Publicaciones YAMA, Documento de trabajo a323mc, disponible en www.iadb.org/micamericas. Lima, Peru.

Rajan, R. (2012). The Corporation in Finance. National Bureau of Economic Research, Working Paper 17760, available in http://www.nber.org/papers/w17760. Massachusetts, United States of America.

Rhyne, C. (2008). Microfinance in XXI Century. National Bureau of Economic Research,Working paper No.3083, available in http://www.nber.org/papers/w3083. Massachusetts, United States of America.

Stiglitz, J. (2011). What I Learned at the World Economic Crisis. The New Republic, pp. 11-45. Stanford University, United States of America.

Vidal, P. (20 de Junio de 2012). Seminario anual sobre Economia Cubana y Gerencia Empresarial. La Apertura a las Micro Fiananzas en Cuba. Ciudad de La Habana, La Habana, Cuba.

Vidal, P., & Pérez Villanueva, O. (Octubre, 2011). Entre el ajuste fiscal y los cambios estructurales: Se extiende el cuentapropismo en Cuba. Espacio Laical, No. 112., pp. 1-5. La Habana, Cuba.

Waterfield, C., & Ramsing, N. (2008). Sistemas de información gerencial para instituciones de microfinanzas. Guía práctica. PACT Publications, available in http://www.pactpub.com.Washington DC, United States of America.



[1] Se utiliza la definición de pobreza extrema ofrecida por Las Naciones Unidas, que incluye bajo la mencionada clasificación a todas las personas con ingresos menores de 2 USD diarios.

[2] Se habla de los canales tradicionales de crédito y no del Micro Crédito debido a que en el país no debe clasificarse la política de crédito actual dentro de lo que se conoce internacionalmente como Micro Crédito, como se demostrara más adelante en el Epígrafe III.

[3] Tomado de: Periódico Granma, viernes 15 de julio de 2011, pp. 3.

[4] Se utiliza la Provincia Habana a partir de la nueva división político administrativa del año 2011.

[5] El comportamiento del crédito por actividades y montos del crédito se muestra íntegramente en el ANEXO 4.

[6] Las 52 258 personas que conforman la fila “Otros” se reparten en otras 187 actividades autorizadas a ejercer el Trabajo por Cuenta Propia.

[7] Pudiera ser que los negocios más sólidos –en virtud de su salud financiera- que no clasifiquen dentro de las Micro-PYME, sean sujetos de la Política Crediticia Oficial, aquella no diferenciada que atendería a todo el Sector Empresarial Nacional.

[8] Se puede observar en el Epígrafe Primero en los lineamientos 21 y 22 de la Esfera Empresarial y en el lineamiento 37 en lo referente al Territorio, en el momento que se establece que las empresas deben contribuir con una parte de sus ingresos a los Consejos de Administración Municipales y que se debe hacer uso de todos los instrumentos posibles para dicha actividad empresarial, se abre un espacio para la utilización de las Micro Finanzas y sus componentes.

[9] Se refiere a la posibilidad de solicitar créditos para la obtención de bienes de consumo y otros activos. Hasta el momento esta posibilidad está restringida en espera para su implementación de resultados de investigación que muestran la forma correcta de proceder, así como que estén creadas las condiciones idóneas para hacerla efectiva.

[10] Se muestran características seleccionadas del producto bancario, su contenido ha sido tomado íntegramente de la Instrucción Transitoria No. 237 de la Banca Corporativa del Banco Metropolitano, en su versión del 13 de Febrero de 2012.

[11] Esta es una modificación realizada pasado el mes de Marzo. En el texto original se contempla que las garantías debían cubrir hasta 100% del principal más los intereses.

[12] Esta es otra modificación realizada pasado el mes de Marzo. Anteriormente se establecía la necesidad de presentar garantías para montos superiores a los 5 000 CUP.

[13] Estas tasas de interés suelen variar en dependencia de múltiples factores tales como la región en que se encuentran los negocios, el riesgo financiero, etc. Pero suelen ser bastante altas de forma general.

[14] Los 3 000 CUP equivalen a 125 USD a la tasa de cambio vigente.

[15] Ver “Lineamientos de la Política económica y social del Partido y La Revolución”.

[16] Branchless Banking: Posibilita realizar pequeñas transacciones fuera de sucursales bancarias, las instituciones micro financieras pueden llegar a sus clientes a través de minoristas y puntos de servicio de diferente índole mediante un oficial bancario que la represente.

[17] Sucursales Satélites: Constituyen una infraestructura muy simplificada que operan como parte de una sucursal más grande. Abren sólo un par de días a la semana, con frecuencia los días de mercado, pero ofrecen una amplia gama de servicios de ahorro y remesas.

[18] Banca Móvil: No son más que Sucursales Satélites sobre ruedas. Varias pueden ser las modalidades: un simple vehículo con ordenadores portátiles para registrar transacciones, una conexión en línea con enlace directo tanto al sistema que controla los balances de las cuentas o un cajero móvil.

[19] Mercado Informal de Créditos: Se compone por aquellos individuos (usureros) que prestan distintas cantidades de dinero a la población, lo hacen a bajas tasas de interés (entre el 2% y el 4%) y prácticamente sin garantías. Esta actividad se realiza sin el consentimiento del Estado Cubano, es decir, de forma ilegal.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
del Castillo Sánchez, Luis y Triana Barros, Juan Alejandro: "Los servicios de microfinanzas en Cuba: una necesidad urgente" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, febrero 2013, en http://caribeña.eumed.net/servicios-microfinanzas-cuba/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.