LA TAREA ÁLVARO REYNOSO COMO UNA INVERSIÓN

RESUMEN
Durante el año 2002 el Ministerio del Azúcar desarrolló un proceso de reestructuración de la agroindustria azucarera en correspondencia con la situación que tenía el sector y las perspectivas del mercado azucarero, lo que demandó el apoyo de todos los Organismos de la Administración Central del Estado en lo que a cada uno competía.

Producto de estos procesos se adoptaron una serie de medidas encaminadas a la reestructuración de la rama azucarera, fue necesario establecer, de modo especial, el tratamiento laboral y salarial aplicable a los trabajadores que, como consecuencia de este proceso, resultaron disponibles por extinción, fusión o redimensionamiento de su entidad laboral, y garantizar que ninguno quedara desamparado, sin empleo o afectado salarialmente.

Una de las variantes a utilizar fue el estudio como empleo este trabajo refleja como después de transcurridos estos 10 años esta gran inversión ha elevado el nivel profesional y técnico del sector.

Palabras claves: inversión, capacitación, empleo, disponibilidad, interrupción, nivel superior, nivel medio.

Introducción

Los precios del azúcar en el mercado mundial, dominado por las  transnacionales y distorsionado por los subsidios que a su producción interna otorgan Estados Unidos y la Unión Europea,  descendieron en los últimos años del pasado siglo e inicios de este, hasta llegar a la situación  en que cayeron a  menos de 6 centavos la libra.

En ese momento cuarenta países azucareros mantenían  la comercialización  por medio de cuotas azucareras estadounidenses, garantizándosele precios que  oscilaban alrededor de 21 centavos por libra, cifra cuatro veces superior a las del mercado mundial y aún así para muchos productores esta cifra hace  insostenible la producción

El Ministerio del Azúcar desarrolló un proceso de reestructuración de la agroindustria azucarera en correspondencia con  esa situación  y perspectivas del mercado azucarero, lo que demanda el inicio de un proceso conocido como la tarea ALVARO REINOSO.[1]

 

Ante la adopción de las medidas encaminadas a la reestructuración de la rama azucarera, fue  necesario establecer, de modo especial, el tratamiento laboral y salarial aplicable a los trabajadores que, como consecuencia de este proceso, resultaron disponibles por extinción, fusión o redimensionamiento de su entidad laboral, y garantizarle que ninguno quedara  desamparado, sin empleo o afectado salarialmente.

 

 

La resolución 35 de 22 de agosto del 2002 reguló el tratamiento laboral y salarial aplicable a los trabajadores contratados por tiempo indeterminado para labores continuas o cíclicas, a los contratados por tiempo determinado por más de seis meses y para cumplir el servicio social y a los designados, que resulten necesario reubicar como consecuencia de la extinción, fusión o redimensionamiento de entidades en las que laboran.

 

En el artículo  tres de dicha resolución  establecía:

 

La reubicación del personal disponible debe responder a la necesidad de cubrir plazas vacantes de modo definitivo, así como a la incorporación al estudio como forma de empleo.

 

Los trabajadores que resultaban  necesario reubicar tenían las opciones de empleo siguientes:

 

a)      incorporación a actividades agropecuarias en empresas pertenecientes al Ministerio del Azúcar, tales como: agricultura urbana, cultivos varios, ganadería, forestal y otras,

b)      incorporación  a cursos de superación  o formación profesional,

c)       reubicación  en otros centrales azucareros o en entidades industriales o de servicio del Ministerio del Azúcar que permanezcan activos,

d)      integración a unidades productoras en la agricultura cañera o agropecuarias,

e)      reubicación  en actividades productivas o de servicios necesarias no subordinadas al Ministerio del Azúcar.

 

Este trabajo hace referencia a la opción contenida en el inciso b es decir el estudio como empleo donde pretendemos exponer porque consideramos que la tarea fue una gran inversión.

 

Desarrollo

 

En la anterior señalada resolución se estableció un tratamiento laboral y salarial específico para los trabajadores que se incorporaban al estudio como empleo que fue el siguiente:

 

a)      mantener el 100% del salario promedio mensual percibido o el salario fijo del puesto de trabajo, en caso de que éste sea superior al promedio,

 

b)      en el sector cooperativo, incluye Unidades Básicas de Producción Cooperativas, y en    el campesino, mantener el 100% del ingreso promedio mensual recibido, que incluye la distribución de utilidades al final del período,

 

c)       a los que se incorporaban como  profesores o instructores a cursos de superación, se les aplicaba el salario promedio percibido en el puesto de trabajo que desempeñaban, o el ingreso promedio mensual, según el caso, incrementado en un 20%,

 

d)      a los trabajadores que durante la etapa de no zafra tuvieran como variante de empleo el estudio, se les mantenía el salario promedio percibido en  el período zafra, siempre que éste fuera superior al salario fijo del cargo que ocupaban,

 

e)      los trabajadores que se incorporaran al curso como estudiantes o profesores, podían ser contratados por tiempo determinado simultáneamente en otras actividades, manteniendo el salario promedio, con independencia del pago que recibían por dicho contrato, siempre que ello no afecte la asistencia a clases, su rendimiento académico ni la calidad de la docencia.

 

Los trabajadores a que se refieren los incisos anteriores reciben este pago mientras se mantuvieran vinculados al curso y sobre la base de su asistencia a las aulas.

 

Los trabajadores que por interés del sector se incorporaran a cursos de formación profesional y se graduaran  como técnicos medios  o de nivel superior,  suscribían una cláusula al contrato de trabajo en la que se establecía la obligación de prestar servicios en entidades del Ministerio del Azúcar por un período no menor de 5 años para los técnicos medios y de 8 años para los de nivel superior.

 

Como se puede apreciar existió una total protección económica para los trabajadores que se acogieron a esta variante y sobre todo el compromiso de permanecer después de graduados un periodo de tiempo dentro del sector. Esta protección fue en demasía elevada y en ella aparecían aspectos que hacían de esta opción una gran inversión tales como:

 

El trabajador recibía un salario promedio el que  se calcula a partir del real devengado por el trabajador donde quiera que haya laborado en ese período  dentro o fuera del CAI. Cuando el trabajador no hubiera laborado o el promedio fuera inferior a su salario fijo se toma este último.

El Salario Promedio incluía  al salario escala, el coeficiente ramal, la nocturnidad, las CLA, el multioficio, la antigüedad, el pago por resultado, las horas extra, la garantía salarial del 40%, el salario y  las utilidades cuando haya laborado en una UBPC o CPA, etc,

 

El Salario Fijo que se aplicaba, cuando por cualquier causa este fuera  superior al salario promedio, estaba integrado por el salario escala del cargo, más los elementos estables del salario, o sea, Coeficiente Ramal, Antigüedad, CLA, Nocturnidad, etc, y excluye lo devengado por resultado, estimulación, horas extras, doblaje de turnos, premios etc).

 

Las modalidades de estudio concebidas brindaban un elevado número de posibilidades, por lo que el trabajador puede optar por continuar estudiando o prepararse como Instructor si cumple los requisitos.

 

En caso de que el trabajador concluyera los estudios matriculados y no deseara continuar estudiando o no existan aún empleos, recibiría durante seis (6) meses el 100% del salario fijo que percibía, período durante el cual se trabajaba con las Direcciones de Trabajo del Poder Popular para su ubicación.

 

Los trabajadores contratados por tiempo indeterminado cíclico, pertenecían a la plantilla fija de la empresa, y tenían los mismos derechos que el resto de los trabajadores con independencia que solo laboraban  una etapa del año.

Los trabajadores contratados por tiempo determinado por más de seis meses, son beneficiarios de las medidas diseñadas para este proceso. Los demás podrán acogerse a las modalidades normales que al país establece en materia de educación.

El estudio se consideraba una opción de empleo, y los trabajadores que se incorporaban a este firmaban un contrato  donde aparecía desde el tratamiento laboral y salarial hasta los deberes y derechos ellos y de las Oficinas Empleadoras  que son las responsables por su control.

Por otra parte para cada modalidad de estudio y curso se aplicaba un reglamento que establecía  toda su organización y los aspectos relacionados con la disciplina del mismo a cumplir por los trabajadores.

 

La incorporación de un trabajador que quedara  en la plantilla de una entidad, en cursos regulares diurnos, se haría  a partir de las necesidades de la entidad; o sea, esta variante requería  en primer lugar de la necesidad de la empresa, y en segundo lugar de la conformidad del trabajador.

Para los trabajadores que quedaban en las plantillas de las entidades y deseaban estudiar, está previsto, en el Programa de Estudio, su incorporación a diferentes modalidades, tanto de enseñanza general como de formación técnica profesional de nivel medio y superior, adecuadas a las condiciones específicas cada entidad, o sea, de las empresas azucareras, agropecuarias y de las unidades productoras.

 

Se podía  estudiar una carrera que no se relacionaba  con la rama azucarera, y además era  posible para un graduado reorientarse o estudiar otra carrera.

En dependencia de las variantes y los intereses del sector que para cada territorio se establecieron  y  los intereses de cada entidad cuando se trataba de trabajadores que tenían empleo en las empresas.

Un trabajador que había  abandonado  los estudios universitarios hacia  años podía  ser autorizado a estudiar de nuevo,  los procedimientos para ello estaban previstos en el Sistema Nacional de Enseñanza del país. En dependencia de su situación laboral y de su lugar de residencia podría  optar por continuar  los estudios abandonados u otra modalidad.

 

Los trabajadores seleccionados como profesores o instructores recibirían una preparación previa. Seguían siendo miembros del sindicato azucarero.

Los trabajadores recibían una preparación inicial y posteriormente un seguimiento sistemático para garantizar su preparación.

Los trabajadores que se mantuvieran como instructores dentro del MINAZ, continuaban perteneciendo a nuestro sindicato. Los que deseaban  pasar definitivamente como profesores al MES o el MINED, pues se incorporaban a los sindicatos de esos organismos.

Los trabajadores que querían  acceder a la educación superior, no tienen que hacer prueba de ingreso.

La aprobación del curso de nivelación, los avalaba  para ingresar en la universidad en las modalidades y carreras que estaban a nuestra disposición en cada territorio, esta fue una forma de procedencia para la Sedes Universitarias Municipales

 

Como se puede apreciar eran innumerables los beneficios de los que disfrutaba el trabajador que se acogía al estudio como empleo, pero la economía del país y la situación del sector producto del aumento del precio del azúcar conllevó a la reapertura de varios de los ingenios azucareros que se encontraban cerrados, por lo que se hizo necesario la emisión de una nueva norma jurídica que fue la resolución 15 del 2004 del ministerio de trabajo y seguridad social, la cual en su articulo 22 planteaba que  los trabajadores empleados en el estudio o la docencia que excepcionalmente y por necesidades de carácter inaplazables de la producción o los servicios, se precise incorporar a la producción o los servicios de manera permanente, quedan obligados a ello, estando las administraciones obligadas a su vez, a garantizarle, a los que no hayan concluido sus estudios,  las vías para continuarlos.

 

Es significativo como el estado hizo énfasis en la necesidad de mantener a los estudiantes –trabajadores en los diferentes tipos de enseñanza a pesar de lo antes expuesto, aunque esta medida fue incomprendida en sus inicios por parte de los beneficiados con la resolución 35 del 2002, sin embargo las estadísticas demuestran cómo a pesar de todas las dificultades  se obtuvieron altos resultados que redundan en un beneficio elevado para el sector azucarero.

Ahora vamos a reflejar porque consideramos una inversión la capacitación para ello exponemos el año 2011 donde reflejaremos mediante la información estadística como se comportó la misma.

 

 

Información con fecha de cierre diciembre 2011

 

 

Modalidades de estudio

Incorporados

%

Estudian como empleo

2 034

2.8

Estudian como empleo en no zafra

13 506

19.2

Estudio trabajo ( Unidades productoras)

26 915

38.2

Estudio trabajo ( Trabajadores estatales)

17 419

24.7

Familiares y población batey

5 137

7.3

Profesores

5 471

7.8

Total

70 482

100

 

 

 

Veamos ahora como se distribuyen por:

 

Tipo de estudios

Matrícula

%

Hasta Secundaria Básica

1 790

2.8

Bachiller o Facultad

773

1.2

Para Obrero Calificado

9 580

14.4

Para Técnico Medio

37 199

56

Estudios universitarios

17 007

25.6

Carreras universitarias

16 434

24.7

Preparatoria

253

0.38

Estudios de postgrado

320

0.48

Total

66 349

100

 

En el Programa de Superación tenemos actualmente matriculados en las diferentes modalidades de estudio por niveles lo siguiente:

Universitarios

Carreras

Años de estudio por modalidades.

I

II

III

IV

V

VI

Total

Ing.Agropecuaria

5

91

266

868

251

782

2263

Ing.Agronomía

39

416

394

81

27

16

973

Ing. Procesos Agroindustriales

89

453

671

1378

390

57

3038

Ing. Industrial

28

130

54

116

94

846

1268

Lic. Contabilidad

65

523

885

1534

783

1585

5375

Lic. Estudios Socioculturales

3

53

292

445

153

775

1721

Lic. Derecho

4

21

115

163

107

223

633

Lic. Psicología

20

56

127

101

45

156

505

Lic. Comunicación Social

4

31

66

72

23

43

239

Carreras Pedagógicas

24

40

56

50

50

15

235

Lic. Sociología

0

0

10

50

10

6

76

Lic. Informática

0

21

5

1

2

1

30

 Ing. Mecánica

0

0

0

6

0

13

19

Otras

 

59

Total

 

 

 

 

 

 

16 434

 

Técnicos Medios

Especialidades

Total Filial

Años de estudios por modalidades

I

II

III

IV

Total

Agronomía 9no.

14757

2971

3794

4299

3693

14757

Agronomía 12

831

147

202

311

171

831

Contabilidad 9no

2935

533

625

854

923

2935

Contabilidad 12

299

94

77

115

13

299

Maq Azuc. 9no

2698

972

709

511

506

2698

Maq. Azuc 12

146

20

76

43

7

146

Fab. Azuc. 9no

3089

982

786

648

673

3089

Fab. Azuc. 12

262

64

46

94

58

262

Expl. Transp. 9no

1130

545

227

168

190

1130

Expl. Transp. 12

49

0

0

39

10

49

Transp. Aut. 9no

845

387

165

141

152

845

Transp. Aut. 12

0

0

0

0

0

0

Mec. Agric. 9no

2673

401

993

765

514

2673

Mec. Agric. 12

269

0

37

181

51

269

Tecn. Alim. 9no

356

0

77

83

196

356

Tecn. Alim. 12

28

0

24

4

0

28

Informática 9no

340

162

92

49

37

340

Informática 12

165

68

62

35

0

165

Electricidad

537

102

107

133

195

537

Equipos Tractivos

313

23

36

60

194

313

Economía

0

0

0

0

0

0

Construcciones Metal

168

54

60

38

16

168

Transp. Ferroviario

417

81

72

167

97

417

Veterinaria

1337

363

354

337

283

1337

Otras

 

3555

Total

 

 

 

 

 

37199

 

  Obreros Calificados

 

Especialidades

 

Total

Años de estudios por mod.

I

II

III

IV

Total

Operador Equipo

1211

276

402

261

272

1211

Mec. Mtto

418

51

72

183

112

418

Mec. Vehíc. Automotor

340

93

65

62

120

340

Operador Área Química

68

0

20

0

48

68

Op. Mec. Transporte Ferrov.

202

20

12

129

41

202

Op. Mec. Comb. 6to Grado

95

0

40

38

17

95

Op. Mec. Comb. 9º Grado

10

8

2

0

0

10

Agropecuario   6to  Grado

2215

570

1010

427

208

2215

Agropecuario   9no  Grado

4163

964

1948

565

686

4163

Mec. Equip. Industriales

263

32

111

73

47

263

Mec. Agrícola

262

78

127

35

22

262

Otras

 

333

Total

 

 

 

 

 

9580

 

 

  • Trabajadores que tienen el estudio como empleo durante el período de no zafra: En esta modalidad tenemos a un total de 13 506 estudiantes para un   19,2 % del total, la cual debe continuar incrementándose a  partir de la reubicación de los estudiantes. Sobre esta modalidad se han dado orientaciones para cuando termine cada zafra, los trabajadores que no participan en las reparaciones pasan a desempeñar otras labores y una parte se acogen al estudio como forma de empleo durante ese período.

 

  • Trabajadores que alternan el trabajo y el estudio según la carga de trabajo en las Unidades productoras: Contamos un total de 26 915 estudiantes para un  38.2 % del total de matrícula.

 

§  Trabajadores que estudian fuera de horario laboral: Hay un total de 17 419 que representa el   24.7%.

 

§  Población del batey: Cuenta con una  matrícula   total  de  5 137 estudiantes  para  un  7.8 %.

 

Se graduaron en este curso 13 812 trabajadores en la TAR, de estos, en Nivel Superior 3 7604 230 Técnicos medios y 3 289 Obreros Calificados, en la modalidad Adultos se promovieron en EOC 1 030, en SOC 201 y en FOC 1 302 trabajadores-estudiantes.

Se pronostica graduar para julio de este curso en Técnicos Medios y Nivel Superior en las especialidades principales lo que reflejan las siguientes tablas:

Técnicos Medios

Agronomía

4386

Contabilidad 9no

1018

Maquinaria Azuc. 9no

640

Fabricación de Azuc. 9no

751

Mecánica Agric. 9no

712

Agropecuaria 9º

84

Mecánica Industrial

11

Veterinaria

418

Total

8020

Universitarios

Ing. Agropecuaria

782

Ing. Agronomía

16

Ing. Procesos Agroindustriales

57

Ing. Industrial

846

Lic. Contabilidad

1585

Lic. Estudios Socioculturales

775

Lic. Derecho

223

Lic. Psicología

156

Lic. Comunicación Social

43

Carreras Pedagógicas

15

Lic. Sociología

6

Lic. Informática

1

 Ing. Mecánica

13

 Ing. Eléctrica

7

Med. Veterinaria

2

Total

4527

 

 

Graduados por el organismo MINAZ  (TAR) durante los últimos 8 años.

Universitarios: 3760

Técnico Medios: 15 125

Obreros Calificados: 4162

Total: 23 047

Ahora nos corresponde analizar si con la nueva estructura organizativa que adoptó el Ministerio del Azúcar desde la transformación del mismo en el grupo AZCUBA hasta la extinción de las delegaciones provinciales, la conversión de los centrales azucareros en unidades empresariales de base lo que ha conllevado obligatoriamente a la reducción del personal necesario técnico y profesional implica que esta inversión será utilizada en muchos casos por sectores diferentes aunque lo importante debe ser poder contar con esta fuerza calificada dentro del país.

Conclusiones:

 

No cabe la menor duda de que la TAREA ALVARO REINOSO constituyó una gran inversión en el sector azucarero, se elevó en un alto porciento el nivel profesional del sector.

 

Ahora nos correspondería ver la posibilidad real ante el nuevo proceso de reordenamiento del MINAZ de qué hacer con todos estos graduados que al final son una inversión de nuestro sistema.

 

Bibliografía

 

Informes de la oficina empleadora del  2008, 2009, 2010 y 2011.

Resolución 35 del 22 de agosto del 2002 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Resolución 15 del 9 de abril del 2004 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.


[1] Científico cubano prominente (1829- 1888), no sólo en la esfera de las ciencias naturales y exactas, que eran su fuerte, sino también en el de las sociales, donde sus ideas coincidían con lo más avanzado del pensamiento de su época y de su medio. Consciente de que el eslabón fundamental de la economía cubana era el azúcar, comenzó sus estudios sobre la caña en 1858, dedicando sus mayores esfuerzos, hasta el punto de emplear en ellos 30 años de su corta pero fructífera existencia. Su libro “Ensayo sobre el cultivo de la caña de azúcar”  constituye, aún en la actualidad, un aporte al sistema productivo cañero que él elaboró, con resultados positivos.

 

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Sarria Cruz, Soraya: "La tarea Álvaro Reynoso como una inversión" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, septiembre 2013, en http://caribeña.eumed.net/tarea-alvaro-reynoso/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.