TRATAMIENTO DE LOS DESECHOS SÓLIDOS EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO CUBANO

Resumen: El cuidado y conservación del Medio Ambiente por su importancia es un tema de gran interés y preocupación para todos, constituye un deber para los ciudadanos y el Estado contribuir en ello, no por gusto tal protección ha sido recogida en diversos cuerpos legales, y más aún en la actualidad, cuando la problemática ambiental ha alcanzado niveles insostenibles. Se impone la necesidad de abordar el tratamiento jurídico que se le brindan a los desechos sólidos en Cuba, especialmente en la ciudad de Holguín, ya que son estos los que contribuyen conjuntamente con los desechos líquidos, la contaminación atmosférica y acústica en la degradación progresiva y paulatina del entorno.
Es por tal razón que enfocamos está temática partiendo del análisis de conceptos, aspectos generales y de la labor continua de gestión urbana-ambiental llevada a cabo tanto en el país como en la localidad holguinera, a través de la cual se le ha prestado una especial atención al manejo de los residuales sólidos. De igual forma, se hace imprescindible combatir la falta de conciencia que todavía persiste en algunos sectores de la sociedad, alimentados por el desconocimiento y en otros por la intolerancia que pudieran llevar a la extinción de toda forma de vida en la tierra.
Se emplearon varios métodos tales como el Análisis-Síntesis, la Inducción-Deducción, la Revisión Bibliográfica, la Observación así como el Exegético-Jurídico a partir del análisis de legislaciones. Acciones que nos facilitaron la obtención de una serie de fundamentos teóricos importantes y la recopilación de informaciones, en especial del tratamiento legal que reciben los desechos sólidos en Cuba.
Palabras claves: desechos sólidos, tratamiento legal, Holguín

INTRODUCCIÓN

En los últimos años con el desarrollo de la sociedad, los avances tecnológicos, el incremento de la productividad, el crecimiento de la población y su concentración en núcleos urbanos, las presiones de la actividad humana sobre el medio ambiente, aumentaron vertiginosamente.

Las naciones del mundo industrializado han cuadriplicado su producción de desechos domésticos, incrementándose esta cifra en un dos o en un tres por ciento por año. El volumen de producción de desechos es inversamente proporcional al nivel de desarrollo del país que se trate. Diariamente consumimos y tiramos a la basura gran cantidad de productos de corta duración, desde los pañales del bebé hasta el periódico.

Los desechos son desperdicios o sobrantes de las actividades humanas. Se clasifican en gases, líquidos y sólidos; y por su origen, en orgánicos e inorgánicos.

En materia de residuos sólidos, la sociedad enfrenta un problema común, cuyas  soluciones no dependen únicamente de los gobiernos, la industria o la población, sino de un esfuerzo conjunto con responsabilidades compartidas, en el que la participación de cada uno de los actores como: los municipios, los barrios y sociedad en general, son indispensables para el manejo integral de los residuos sólidos, considerando todos sus componentes y técnicas disponibles para su tratamiento. Las acciones emprendidas involucran la participación de niños, jóvenes, adultos, productores, investigadores, poblaciones rurales, urbanas y autoridades gubernamentales, por mencionar algunas.

Debido a la importancia que tiene este tema, pues aunque nuestro país no enfrenta los problemas de los grandes países industrializados con el manejo de sus desechos sólidos, si debemos estar al tanto de ellos, pues formamos parte de la Comunidad Internacional, es por tal razón que es necesario abordar el tratamiento que en el orden legal reciben los desechos sólidos en Cuba, así como también la manera en que esta política es implementada en la región holguinera.

De ahí que resulte útil elaborar un material-teórico que pueda servir como fuente de estudio o consulta para cualquier persona interesada en este tema. El poder apreciar los antecedentes legislativos en cuanto a la regulación de los desechos sólidos permite exponer conceptos y clasificaciones relacionadas con este tópico. Las consideraciones aportadas en relación cumplimiento actual de estas políticas en la localidad holguinera, con el fin de evitar la contaminación o mitigar los daños, proporciona una acertada visión del estado actual del fenómeno en cuestión.

1.1 ANTECEDENTES LEGISLATIVOS

Las acciones realizadas en Cuba en función de alcanzar el verdadero desarrollo sostenible[1], tiene sus orígenes en el año 1959 con el triunfo de La Revolución. Los cambios que ocurrieron a partir de ese momento, transformaron completamente el panorama económico  y social, con impactos en el bienestar de todos los cubanos. Es así que se llevaron a cabo una serie de programas en diversas esferas, donde el medio ambiente tuvo su espacio y es el momento en que verdaderamente se comienza a tomar en serio la problemática ambiental, la que en épocas anteriores se vio seriamente afectada, primero por la falta de conciencia de los colonizadores españoles quienes cegados por la ambición destruyeron gran parte de nuestras riquezas naturales, luego por el gobierno interventor norteamericano y por último por la falta de voluntad política de los gobiernos neocoloniales.

La preocupación y ocupación del Estado cubano en cuanto a la protección de los recursos naturales se consagró en el artículo 27 de la Constitución de la República de Cuba, con fecha 24 de febrero de 1976[2]. Mandato que es complementado por la Ley 81/1997, “Ley de Medio Ambiente” que brinda los principios y normas sustantivas generales, y por disposiciones complementarias de diferentes rangos jurídicos que contienen las normas sustantivas específicas y las normas adjetivas para cada una de las esferas de protección. Esta Ley 81 tuvo sus antecedentes en la Ley No. 33, de 10 de enero de 1981, relacionada con la protec­ción del Medio Ambiente y del uso racional de los recursos natu­rales.

En relación a los desechos estos han tenido un tratamiento diferenciado en la legislación, pues se han considerado como desechos sólidos y como desechos peligrosos y radiactivos.

Los desechos sólidos conocidos comúnmente como basura, no son tratados de forma explícita en Ley No. 81, aun cuando en uno de sus artículos se recogen algunas prohibiciones al respecto. Su regulación ha sido dispuesta por el Decreto Ley No.54 del Ministerio de Salud Pública relativo a Disposiciones sanitarias básicas que vio la luz el 23 de abril de 1982, en la que este propio Ministerio es el cargado de velar por su cumplimiento.

Estas normas estuvieron más bien encaminadas a orientar las actividades de control higiénico-sanitario y epidemiológico del país, abordando en  alguno de sus articulados lo referente a desechos sólidos y aspectos tan importantes como lo son las regulaciones relativas a los cementerios, disposiciones de cadáveres, restos humanos y el proceso de cremación.  Siendo justo señalar que aunque la referida Disposición no es  específica en cuanto a la esfera de protección ambiental que nos preocupa, esta marcó un hito en cuanto a su custodia legal, siguiéndoles otras regulaciones de igual importancia que en su totalidad  rigen el tratamiento de los desechos sólidos.

1.2  LOS RESIDUOS SÓLIDOS DESDE EL ÁMBITO GENERAL

Los desechos sólidos se definen como aquellas sustancias o materiales generados por una actividad productiva o de consumo, de los que hay que desprenderse por no ser de utilidad para la entidad que los generó o lo que es igual son fracción de los materiales de desechos que se producen tras la fabricación, transformación o utilización de bienes de consumo, que no se presentan en estado líquido o gaseoso.

El origen de estos residuos se puede deber a las actividades agrarias, pero la mayor parte de ellos es generada en las ciudades. Estas producen los residuos sólidos urbanos, que proceden de las actividades domésticas de los domicilios particulares, de los edificios públicos como los colegios, de la demolición y reparación de edificios, entre otras. Algunos de los residuos sólidos que producen las industrias son similares a los urbanos, pero otros son más peligrosos, puesto que pueden contener sustancias inflamables, radiactivas o tóxicas.

En cualquier caso la producción de cantidades enormes de residuos sólidos plantea el problema de su eliminación. Son materiales que no tienen valor económico, o su aprovechamiento es muy caro, y por ello se acumulan en vertederos. En estos lugares aparecen olores desagradables, se producen plagas de roedores o insectos o se contamina el agua del subsuelo, entre otros problemas. Una posible alternativa es la incineración, que permite obtener energía de su combustión, pero es necesario un control muy estricto de las sustancias que pueden originarse durante el proceso, porque algunas pueden ser muy tóxicas y perjudiciales para la salud.

Según las fuentes generadoras se clasifican como: Urbanos (basura residencial, de actividades comerciales, oficinas y servicios, escombros y materiales de demoliciones, y de origen industrial), Industriales, Mineros y de cantería, Forestales, Agrícolas, Pecuarios, Radiactivos y Médicos.

Teniendo en cuenta las características o propiedades de los materiales, estos pueden ser:

  1. Inertes: incapaces de reaccionar con otros materiales o residuos, entre ellos el vidrio, plástico, cerámicas y residuos de demoliciones.
  2. Fermentables: biodegradables que constituyen fuentes de nutrientes y capaces de generar gases, entre ellos los residuos alimenticios y de jardinería.
  3. Combustibles: textiles, papel, cartón, madera, cuero y hule.
  4. Tóxicos: ocasionan afectaciones a los seres humanos y organismos vivos que se expongan a ellos.
  5. Infecciosos: capaces de ocasionar enfermedades contagiosas por tener organismos patógenos o gérmenes en su composición. Entre ellos se encuentran los cultivos de laboratorio, los residuos patológicos humanos, las agujas hipodérmicas y jeringas usadas, así como los animales muertos contaminados.
  6. Inflamables: fácilmente combustibles durante el transporte o que pueden causar un incendio o contribuir al mismo debido a la fricción.
  7. Radiactivos: los que presentan radioactividad, entre ellos se encuentran los residuos transuránicos de la producción de armamento nuclear: fragmentos metálicos, vidrios, equipos para el procesamiento, polvos, filtros; residuos de la investigación; colas de del procesamiento de los minerales de uranio; detectores de humo; objetos contaminados como trajes protectores y vidrios; y también lodos.

1.3 TRATAMIENTO LEGAL DE LOS DESECHOS SÓLIDOS

Como se explicó anteriormente los desechos sólidos, conocidos comúnmente como basura, no son tratados en Ley 81/1997, aunque en el artículo 47 prohíbe la descarga de sustancias o desechos que afecten o puedan afectar a la salud humana o dañar la calidad de vida de la población. Su recolección ha sido dispuesta por el Decreto Ley 54/1982 “Disposiciones sanitarias básicas” que los clasifica en:

a)              Desechos putrescibles, los cuales deben ser envasados en recipientes libres de agujeros y hendiduras y que pueden permanecer correctamente tapados.

b)              Desechos no putrescibles, que pueden ser almacenados en paquetes hechos de modo tal que se impida la dispersión del contenido en su manipulación durante la recolección.

La cuestión más importante de los desechos es,  por tanto, la recolección, es decir, como y hacia donde deben de ir tales desechos y lo que es más neurálgico, con que periodicidad. Sin embargo, el Decreto Ley 54/1982 no establece nada al respecto, tan solo instituye que se prevea el servicio de recogida en todas las viviendas y locales de reunión situados en zonas urbanas, suburbanas y comunidades rurales. Sin embargo, si es preciso cuando ordena la recogida diaria de los desechos orgánicos destinados a la alimentación de los animales, aunque, para que la utilización de tales desechos sea efectiva y no tenga resultados perniciosos se requiere que sea diaria para evitar su descomposición, lo que en definitiva tiene un resultado favorable al higiene de la comunidad.

Las normas relativas a los desechos sólidos de acuerdo a este Decreto Ley son las siguientes:

a)              Los sitios o terrenos en los que se depositen los desechos deben estar debidamente cercados, cuando proceda, de forma tal que impida el acceso de personas y animales ajenas al servicio.

b)               Se deben cumplir las normas establecidas para el cuidado y mantenimiento de estos sitios o terrenos…

c)              Las operaciones den deposición final de los desechos se supervisan por las autoridades sanitarias y por el rector de la esfera específica del medio ambiente.

Asimismo en los Capítulos IX (art. 51 al 57)  y X (art. 58 al 61) de este cuerpo normativo se hace referencia explícita al procedimiento y a las medidas higiénicas sanitarias que se deben  tener en cuenta para el trabajo en  los cementerios y para llevar a cabo todo el proceso de cremación así como también el tratamiento que debe dársele tanto a los cadáveres como a los  restos humanos. Aspecto este de gran relevancia si se tiene en cuenta la carga contaminante que generan estas actividades si no se cumplen con las acciones estipuladas. Siendo prudente en este acápite  hacer mención a la prohibición que aparece en el artículo 188 de nuestro Código Penal.  [3]

Entre otras normas que regulan lo relativo a la recolección de desechos también encontramos el Reglamento de Ornato e Higiene para la Ciudad de La Habana y el Decreto No 201 del 13 de junio de 1995, específicamente este último establece la prohibición de colocar estos desechos fuera de los depósitos dedicados a estos fines y las sanciones a los infractores de esta norma, particularizando una sanción mayor en los casos en que tales actos se realicen en determinados municipios de la capital.

De mencionar además es la Ley No.41, “Ley de Salud Pública”,  13 de julio de 1983, la que en su artículo 65, establece la competencia del Ministerio de Salud Pública para dictar medidas relacionadas con el control sanitario del ambiente, la prevención y control de los residuales sólidos.

Los residuos sólidos tienen también su espacio en la Estrategia Ambiental Nacional (2007-2010), dictada por el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente, con fecha 21 de marzo de 2007. Aspecto este que consideramos relevante debido a que precisamente esa Estrategia es el documento rector de la política ambiental cubana, en la que se establecen los principios en los que se basa el quehacer ambiental nacional, caracteriza los principales problemas ambientales del país y propone las vías e instrumentos para su prevención, solución minimización, con vistas a mejorar la protección del medio ambiente y uso racional de los recursos naturales en aras de alcanzar las metas de un desarrollo económico y social sostenible.

Es así que con relación a esta problemática se ha ordenado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) a tenor de la Resolución No.50 de 2006, “Plan de Manejo de Desechos Sólidos en la Gestión Ambiental Empresarial”, del propio Ministerio, diseñar una serie de planes, programas y estrategias ambientales en los diferentes sectores de la economía, los que a tenor de lo estipulado en la Ley 81deberán ser elaborados o adecuarse conforme a los principios rectores de dicha ley. Este plan de manejo se propone los siguientes objetivos:

  1. Cumplir con las regulaciones ambientales vigentes.
  2. Eliminar o minimizar los impactos generados por los desechos sólidos en el medio ambiente y la salud de la población.
  3. Reducir los costos asociados con el manejo de los desechos sólidos y la protección al medio ambiente, incentivando a los trabajadores a desarrollar innovaciones para reducir la generación de los desechos e implementar una adecuada disposición final.
  4. Realizar un inventario y monitorear los desechos generados en las diferentes actividades de la organización.
  5. Disponer adecuadamente los desechos según las regulaciones vigentes en Cuba.
  6. Monitorear adecuadamente el plan de manejo de desechos sólidos para asegurar su cumplimiento.

En correspondencia a lo anterior  la creación de un Plan Nacional para la introducción de la Producción Más Limpia en la Gestión Ambiental Empresarial es un ejemplo de ello. Este Plan tiene como objetivo específico: prevenir, reducir y controlar la contaminación provocada por el manejo inadecuado de desechos sólidos.  Entre las principales metas se destacan las siguientes:

-                  Lograr que el 70% del volumen total de desechos sólidos generados (domésticos, hospitalarios e industriales), son debidamente recogidos, tratados y dispuestos.

-                  Se incrementa en un 2% anual el volumen de desechos sólidos reciclados y reutilizados.

-                  El 100% de los vertederos funcionan con un manejo adecuado.

-                  Se encuentra establecida la clasificación en el origen en, al menos 15 puntos del territorio nacional.

-                  Se utilizan más materiales de construcción, reciclables y renovables.

-                  Se evitan nuevas extracciones, a partir del reuso de materiales de construcción

Entre las acciones para alcanzar esas metas están:

-                  Introducir prácticas de producción Más Limpia, incluyendo la búsqueda y aplicación de tecnologías avanzadas.

-                  Aumentar los niveles de reciclaje y reuso de los residuos sólidos.

-                  Incrementar la cobertura de recolección, tratamiento y disposición de desechos sólidos, con énfasis en los desechos peligrosos

-                  Realizar campañas de concientización y educación ambiental.

-                  Establecer la clasificación adecuada de los escombros para permitir su reutilización y reciclaje

-                  Establecer estrategias en la industria azucarera conforme a las nuevas misiones asignadas a este Organismo, lo que incluye el impacto ambiental que pudiera ocasionar la operación de los silos para granos, su descarga y transportación.

Este concepto de Producción Más Limpia fue lanzado por primera vez en el año 1989, por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y surge como Programa en el año 1994 bajo la iniciativa de este de organismo y el ONUDI, con el objetivo de desarrollar capacidades nacionales en PML y fomentar el desarrollo industrial sostenible en países subdesarrollados. En 1998 el PNUMA lanza la Declaración Internacional de PML, firmada por un importante número de países, organizaciones empresariales e instituciones de todo el mundo, en la actualidad Cuba es signataria de esta Declaración.

Como aspecto interesante en relación a desechos sólidos es la implementación de las Normas Cubanas de calidad,  dictadas por la Oficina Nacional de Normalización (NC) quien es el Organismo Nacional de Normalización de la República de Cuba que representa al país ante las Organizaciones Internacionales y Regionales de Normalización. La preparación de estas normas se realiza generalmente a través de los Comités Técnicos de Normalización y su aprobación es competencia de la Oficina Nacional de Normalización y se basa en evidencias de consenso, en este caso en específico por el Grupo de Trabajo de Residuos Sólidos del Comité Técnico de Normalización No.3 Gestión Ambiental, integrado por especialistas de distintas entidades y ministerios.  Como ejemplo de lo expuesto tenemos las siguientes:

-                  NC133 del 2002 “Residuos Sólidos Urbanos. Almacenamiento, Recolección y Transformación. Requisitos Higiénicos Sanitarios”: El objeto de la misma va dirigido a establecer los requisitos higiénicos sanitarios que se cumplirán en el almacenamiento, recolección y transportación de residuos sólidos urbanos (RSU) que incluye lo que resulta de la limpieza de calles y áreas públicas.

-                  NC134 del 2002 “Residuos Sólidos Urbanos. Tratamiento. Requisitos Higiénicos Sanitarios”: El objeto de la misma va encaminado a  establecer los requisitos higiénicos sanitarios que se cumplirán en el tratamiento de los residuos sólidos urbanos (RSU) en los lugares habilitados a tales efectos.

-                  NC135 del 2002 “Residuos Sólidos Urbanos. Disposición Final. Requisitos Higiénicos Sanitarios y Ambientales”: El objeto de la misma va dirigido establecer los requisitos higiénicos sanitarios que se cumplirán en la disposición final de los residuos sólidos urbanos (RSU) en los vertederos habilitados a tales efectos.

Estableciéndose además en todas ellas términos y definiciones importantes como es el hecho de que las personas que intervengan en ese tipo de actividad estarán sujetas a las regulaciones que se establecen en la Ley 13 de Protección e Higiene del Trabajo de 1977 y de su legislación complementaria vigente

En cuanto a las vías que estipula la legislación cubana para exigir responsabilidad con relación a las afectaciones provocadas por los desechos sólidos hay que partir de lo establecido en el artículo 71 de la citada Ley 81 del año 1997, donde se dispone quienes están legitimados para reclamar la reparación del daño o la indemnización de los perjuicios, correspondiendo por ese orden a la Fiscalía General de la República, al Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente y a quien haya sufrido personalmente el daño o perjuicio.

La exigencia de responsabilidad en materia ambiental (y por ende en los desechos sólidos) se encuentra estrechamente vinculada al reconocimiento del derecho al disfrute a un medio ambiente sano como derecho subjetivo, llegando incluso a ser reconocido  como un derecho humano de tercera generación.

En el caso  del ordenamiento jurídico cubano, el reconocimiento de este derecho no aparece en el texto constitucional. No obstante, en el artículo 4 inciso a),  sí se establece el derecho al disfrute de un ambiente sano al disponer: “El Estado  establece y facilita los medios y garantías necesarias para que sea protegido de manera adecuada y oportuna el derecho a un ambiente sano, es un derecho fundamental de todos los ciudadanos”. De igual manera, se plasma que toda persona natural o jurídica, conforme la Ley le franquee, debe contar con los medios adecuados y suficientes que le permitan accionar en la vía administrativa o judicial según proceda, para demandar el cumplimiento de lo establecido.

Entendiéndose la responsabilidad ambiental en tres sentidos: la responsabilidad administrativa, la penal y la civil. A los actos ilícitos administrativos se les ha denominado infracciones y se originan a partir del incumplimiento del deber de colaboración y obediencia que para con la Administración Pública han de tener los particulares. Por su parte, los delitos, que constituyen los ilícitos penales, implican la lesión, por una acción u omisión socialmente peligrosa de una persona, de un bien jurídicamente protegido. A diferencia de los anteriores, los ilícitos civiles no solo se refieren a la violación de una norma o deber jurídico, sino que se requiere se cause un daño a un tercero.

Siendo válido aclarar que en Cuba el sistema contravencional (proveniente del Derecho Administrativo) ocupa el lugar  más predominante de todas las formas de exigencia de responsabilidad ambiental, no solo por la pluralidad de disposiciones jurídicas en cuerpos de decretos leyes y decretos, sino por la variedad de esferas de protección ambiental. Pudiéndose clasificar a este sistema contravencional en una normativa propiamente ambiental tanto de carácter general como de carácter especial, y una normativa relativamente ambiental. Como ejemplo de esta última clasificación lo tenemos en el Decreto 272, de fecha 20 de febrero de 2001,  disposición jurídica que reguló las contravenciones de materia de ordenamiento territorial y urbanismo, y que en específico consisten en violaciones al ornato público, a la higiene comunal, a monumentos nacionales y locales. Dentro de todo el sistema sancionador establecido para la esfera del ordenamiento territorial y el urbanismo, las medidas que corresponden directamente con las violaciones al medio ambiente referidas son: las multas, la obligación de hacer lo que impida la continuación de la conducta infractora, el decomiso de los medios y recursos utilizados, el resarcimiento de los daños ocasionados, la pérdida de lo construido y la demolición.

El Decreto Ley No. 200,  “De las Contravenciones en materia de medio ambiente” es otro ejemplo elocuente. Esta normativa propiamente ambiental de carácter general resultó ser un notorio salto de calidad en la regulación administrativa sancionadora ambiental, pues conjugo esa acción sin exención de las exigencias de responsabilidades civil y penal cuando procedieron con las peculiaridades de la sociedad del siglo XX. Regulando las contravenciones aplicables en materia de medio ambiente, sin perjuicio de las disposiciones vigentes o que oportunamente se establezcan, en lo relativo a determinados sectores de protección ambiental Además se prevén diversidad de sanciones como las multas y medidas (amonestación, prestación comunitaria, el comiso, entre otras) aplicables tanto a personas jurídicas como naturales. Ejemplo de ello lo tenemos en el art.9 inciso h, en el cual se estipula que el  vierta desechos de cualquier naturaleza en la zona costera incurre en multa de  200 y  2 250  pesos.

La función de comprobar el cumplimiento de estas prerrogativas está a cargo esencialmente del cuerpo de inspectores estatales del Ministerio de Ciencia Tecnología y medio Ambiente, quienes a través de su trabajo diario o  en el momento de llevar a cabo las inspecciones ambientales estatales a personas jurídicas y naturales, dispone de diversos mecanismos compulsorios que le otorga la propia Ley 81 y la Resolución 130, “Reglamento de la Inspección Ambiental Estatal”, de fecha primero de junio de 1995, del CITMA; y además de que pude acudir a las acciones que sobre responsabilidad  civil y penal les franquea la Ley, tiene toda la capacidad en base de acudir a los mecanismos administrativos de los órganos Locales del Poder Popular, a la Fiscalía y a la Policía Nacional Revolucionaria.

En materia judicial  es necesario hacer la acotación  que por Disposición Especial primera de la Ley 81, la solución de los conflictos originados por la aplicación de lo que en la presente ley se dispone, corresponde a las Salas de lo Económico de los Tribunales Populares, conforme establezca el Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, sin perjuicio de que sean resueltas en sus propias jurisdicciones las materias civiles, penales, contencioso-administrativa y administrativo-contravencionales de que aquí se trata. Competencia que a su vez está regulada por el Decreto Ley No.223 “De la jurisdicción y competencia de las Salas de lo Económico de los Tribunales Populares”, de fecha 15 de agosto de 2001, que como aspecto positivo permite que los particulares que resulten afectados en correspondencia con la legitimación que se establece el Ley del Ambiente, puedan promover demandas ante estas salas, siempre que la parte demandada sea alguno de los sujetos a que se refiere el Decreto Ley No.223.

Aspectos estos que demuestran en su totalidad la voluntad de nuestro Estado Socialista y su papel activo en aras de alcanzar  un desarrollo sostenible así como también la forma en que se vinculan el Ordenamiento Ambiental y el Territorial, donde la legislación ambiental como fuente de la política ambiental, constituye también al mismo tiempo un instrumento para su ejecución. Siendo válido señalar que si bien es cierto que en nuestra legislación los desechos sólidos reciben un tratamiento diferenciado somos del criterio de que estas normas no están resultando del todo eficaz como más adelante se demostrará, ya que las mismas no son capaces de lograr un efectivo acatamiento social, las conductas que dañan el entorno van en aumento y las sanciones para los infractores no están en correspondencia con ello.

Para que la legislación ambiental logre y mantenga su efectividad, debe someterse a un proceso de revisión dinámica, que permita dar respuesta a las necesidades que surjan y  las adecuaciones a los avances que esta materia tiene a nivel internacional, y si realizamos una revisión superficial a las disposiciones que regulan los desechos sólidos en Cuba, notaremos que su promulgación se remonta esencialmente a los primeros años de la década de los ochenta, siendo escasa la creación de normas específicas referentes a esta problemática luego de este período, lo que trae consigo una serie  aspectos negativos para su eficacia. De igual manera se evidencia una gran dispersión legislativa que atenta contra el buen conocimiento, aplicación y utilización de estas prerrogativas por parte de la población y autoridades.

1.4 TRATAMIENTO DE LOS DESECHOS SÓLIDOS EN HOLGUÍN

El objetivo y las metas del desarrollo cubano son la elevación del nivel y la calidad de vida de todo el pueblo, sustentada en su arsenal político, ideológico y revolucionario. En función de ello se realizan grandes esfuerzos y se ha trabajado por lograr un equilibrio en la relación población-medio ambiente y desarrollo, aún en condiciones muy difíciles como país subdesarrollado, en un mundo globalizado y neoliberal y bajo un bloqueo económico por parte de Estados Unidos.

Nuestra provincia, insertada en el contexto ambiental cubano, no escapa a toda la problemática ambiental  del mundo y de nuestro país, por lo que se encuentra inmersa en todo un complejo proceso de armonización entre el desarrollo industrial y social con el medio natural, promoviendo toda una cultura ambiental en la región, la cual nos lleve por el camino del desarrollo sostenible de nuestra sociedad, todo esto bajo el cumplimiento de la legislación ambiental que al efecto se encuentra orientada en el país, encontrándonos en el camino con grandes retos a resolver en el desarrollo de la misión encomendada debido al necesario y creciente desarrollo socioeconómico.

La Estrategia Ambiental Provincial (2008―2010) es el documento rector de la política ambiental holguinera, disemina y se fundamenta en los principios en los que se basa el quehacer ambiental nacional,  caracteriza los principales problemas ambientales de la provincia y propone las vías para su prevención, solución o minimización, a través de los instrumentos nacionales creados, con vistas a mejorar la protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales bajo las bases conceptuales del desarrollo sostenible.

Holguín es una provincia de desarrollo agroindustrial y el tercer polo de atracción turística del país. Su economía está sustentada en seis sectores priorizados: el turismo, la producción niquelífera, la agroindustria azucarera, la generación de energía, la industria sideromecánica y el sector agropecuario.

Toda esta  actividad socio económica genera un alto por ciento de residuales tanto domésticos, industriales y hospitalarios lo que conlleva a impactar negativamente en la sociedad holguinera, a ello se le suma la fuerte sequía por la que ha atravesado y otros eventos climáticos como ciclones que han influido negativamente en la salud ambiental del territorio.

Uno de los principales  problemas dentro de la contaminación en nuestra provincia es el manejo de los residuales sólidos, siendo el caso más crítico el caso del municipio cabecera y principalmente en el área urbana, pues en la actualidad los volúmenes de basura que se generan en las zonas residenciales, el sector de los servicios y la industria son muy altos y parcialmente no degradables por la variedad de su contenido. Estos residuales se recogen mezclados empleando medios mecanizados y tracción animal y se depositan en tres vertederos con soterramiento manual y uno a cielo abierto. De la basura recogida por la Empresa de Servicios Comunales, solo se recicla o se reutiliza el 22% del volumen, por aprovecharse solamente los desechos recogidos por el medio automotor y depositados en el vertedero municipal, donde se localiza aledaño a este, la Planta de Reciclaje con procesamiento manual, la cual trabaja por debajo del 50% de su capacidad instalada.

Las deficiencias en la disposición final y el reciclaje de los desechos sólidos están dadas por la cercanía de los micros vertederos a las zonas residenciales inducida por el empleo de la tracción animal que requiere de distancias relativamente cortas, la falta de medios de transporte para realizar el traslado de los desechos de descomposición tardía hacia el vertedero municipal, el desaprovechamiento de los desechos reciclables por la planta de reciclaje, así como la no utilización de la materia orgánica de la descomposición de los residuos, para el desarrollo de la agricultura urbana.

Por otro lado, las instituciones de salud como los Hospitales Lenin y Clínico-Quirúrgico no empacan y clasifican los residuales como está establecido por las Normas Cubanas (133-2002), teniendo en cuenta el riesgo biológico de los mismos, por lo cual la Empresa de Servicios Comunales no realiza la recogida de estos, debiendo realizarse por medios propios de estas instalaciones, depositándolos en el vertedero municipal. Pudiéndose plantear que con el crecimiento de la ciudad y la falta de transportación por la crisis energética se hace difícil el saneamiento de la basura urbana, razón por la cual es imprescindible la adopción de medidas que puedan contribuir a resolver o atenuar la situación existente.

La raíz de estos problemas radican esencialmente en la falta de cultura y conocimiento ambiental, se impone entonces la necesidad de divulgar más el tema, con lo cual se crearía una conciencia ambientalista  en la población, repercutiendo en un  corto plazo en la no proliferación de vertederos ilegales así como a un mejor manejo y almacenamiento de estos desechos.

En este tema se debe tener en cuenta el trabajo del Cuerpo de Inspectores Ambientales Estatales del CITMA que tiene como función controlar los incumplimientos y aplicar medidas administrativas, civiles y penales, por tal motivo y el Grupo de Higiene Ambiental que controla el vertimiento de basura. Este Cuerpo de Inspectores del CITMA en el 2007 aplicó una serie medidas de diferentes categorías relacionadas con el saneamiento urbano y el  Grupo de Higiene Ambiental detectó entre las principales violaciones que existen áreas faltas de higiene, vulnerables de tener vectores.

Ejemplos que en su conjunto demuestran un alto grado de incumplimiento de lo establecido en el Decreto Ley No 54 y en las Normas Cubanas 132, 133 y 134 de Calidad del año 2002, sobre todo por parte de la población y de algunas entidades del estado. Significándose que el CITMA, conjuntamente con las autoridades de la provincia, empresas e instituciones elabora planes  con el objetivo de prevenir, reducir y controlar la contaminación provocada por el manejo inadecuado de los desechos sólidos además de elaborar el Plan de metas y acciones para el 2010, donde se incluyen acciones en este sentido.

Principales Planes y Programas:

-                  Programas y Estrategias ambientales de los diferentes sectores de la economía.

-                  Plan Provincial para la Introducción de la Producción Más Limpia en la Gestión Ambiental Empresarial.

-                  Plan Turquino.

-                  Comisión de Perfeccionamiento Empresarial

-                  Programa de Cuencas Hidrográficas.

-                  Programa del Consejo Ambiental Provincial

-                  Programa Provincial de Educación Ambiental

-                  Plan de Inversiones Ambientales

Como elemento de gran trascendencia en la gestión urbana ambiental de la ciudad lo constituyó sin duda alguna la labor desplegada por el Proyecto GEO- CIUDAD durante el año 2004, proyecto que surge como iniciativa conjunta entre la Agencia de las Naciones Unidas UN-HÁBITAT y PNUMA para atender los problemas urbanos ambientales. A raíz de esta experiencia se inicia en la ciudad el programa “Fortalecimiento de la Planificación y Gestión Urbana Nacional” con el objetivo de desarrollar un proceso efectivo de gestión urbana y ambiental, donde a través de una consulta urbana se determinaron los problemas de mayor impacto urbano-ambiental, dentro de las que se encontró el deficiente manejo de los desechos sólidos, motivo por el cual se trazaron una serie de acciones para dar solución a la problemática que involucró a autoridades locales, instituciones, organismos y diversos sectores de población, cumplimentándose así los fundamentos, principios y objetivos consagrados en la Ley 81 relativo a la participación ciudadana, gestión ambiental, obligaciones del Estado, derechos y obligaciones de los ciudadanos, instrumentos de la política ambiental, educación ambiental, entre otros.

De igual manera vale destacar el trabajo realizado por los miembros de la Sección Ecoiure de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional y Administrativo y su Sección Ecoiure, perteneciente a la Unión Nacional de Juristas que desde el ámbito jurídico ha venido desempeñando desde el año 2005 un importante papel en la creación de capacidades en materias medioambientales entre  juristas, estudiantes y la comunidad holguinera. Desarrollándose con todo éxito  un proyecto denominado “Protección y conservación del medio ambiente desde la perspectiva del Derecho Ambiental” durante el año 2005-2007, donde los desechos sólidos y su tratamiento legal encontraron un espacio  en la agenda de trabajo. Misión que incidió en una mayor educación jurídica en la comunidad, lo cual sirvió de complemento al cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 4 y 9 de la Ley del Ambiente.

1.5 APORTE SOCIAL YJURÍDICO

Resulta estimulante para los autores de esta ponencia que las experiencias y resultados obtenidos a raíz de la investigación estén al servicio de un gran número de personas (juristas, docentes, estudiantes, personal de la salud, trabajadores sociales,) e instituciones que de una forma u otra se enfrentan diariamente a problemas de tal magnitud. Asimismo se logró  fomentar el trabajo conjunto y el intercambio de información con personas que atienden de forma directa esta situación en nuestro municipio dentro de los organismos especializados como lo son el CITMA y la Dirección Municipal de Servicios Comunales, a la vez que se favoreció entre la población holguinera la divulgación de disposiciones normativas de orden interno en torno al tema mediante el desarrollo de  seminarios, talleres, conferencias y sesiones públicas en las comunidades, lo que siempre despierta gran motivación y aceptación popular. Valiéndonos para ello  del  apoyo ofrecido por los diferentes medios de comunicación del territorio como la radio y la televisión así como de los juristas miembros del  proyecto “Protección y conservación del medio ambiente desde la perspectiva del Derecho Ambiental”, de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional y Administrativo y su Sección Ecoiure, perteneciente a la Unión Nacional de Juristas, que persiguen entre sus objetivos principales la creación de capacidades en materias medioambientales entre  juristas, estudiantes y la comunidad holguinera, en el cual el presente informe sobre desechos sólidos resultó de gran valía a estos fines, al punto de ser recogido en un CD- ROM para ser puesto a disposición de personas interesadas en conocer el tratamiento Jurídico dado este tópico. Sirviendo estos elementos para incidir en la formación de una cultura jurídica ambiental en la sociedad a través de la realización de acciones educativas y formativas que repercutan en la protección, cuidado y conservación del medio ambiente, máxime cuando en la actualidad aunque están implementados en el país los principales instrumentos jurídicos para ser frente a la situación, existen problemas y deficiencias, a las que tampoco la provincia de Holguín escapa, situación que se agrava por manifestaciones de indisciplinas sociales y de una insuficiente cultura ambiental por parte de la población y de empresas e instituciones, repercutiendo de forma negativa con el saneamiento urbano de la ciudad.

CONCLUSIONES

Razones expuestas que demuestran el cumplimiento total de todos los objetivos propuestos en el trabajo, proponiendo a tales efectos las siguientes conclusiones que complementan en su accionar a las propuestas promovidas por el Plan General de Ordenamiento Urbano para la ciudad y la estrategia ambiental de la provincia referida al saneamiento urbano:

La legislación cubana vigente aunque brinda un tratamiento especializado a los desechos sólidos no está resultando del todo eficaz, mereciendo ser sometida a un proceso de revisión que bien pudiera llevar a la creación de nuevas normas más exigentes, más ordenadas y a tono con la problemática ambiental actual, máxime cuando la regulación al respecto se halla dispersa y data esencialmente de los primeros años de la década del 80 cuando la realidad del mundo era otra.

La mayor información y conocimiento en torno al tratamiento legal que reciben los desechos sólidos en Cuba incidirá decisivamente en la disminución  de la contaminación.

El Estado conjuntamente con los ciudadanos son los principales  responsables de la creación, promoción y cumplimiento de la legislación en materia ambiental así como también del cuidado, protección y conservación del medio ambiente.

La Educación Ambiental en niños y jóvenes constituye sin duda alguna la principal vía para prevenir la contaminación del entorno por la acumulación de desechos sólidos.

BIBLIOGRAFÍA

Colectivo de Autores, Derecho Ambiental Cubano, Editorial Félix Varela, La Habana, 2000.

Estrategia Ambiental Nacional, CITMA, La Habana 1997.

Estrategia Ambiental Nacional 2005-2010, CITMA, La Habana, 2005.

Estrategia Ambiental Provincial 2008-2010, CITMA, Holguín, 2008.

Fernández Rubio-Legra, Ángel; Derecho Ambiental Internacional, Editorial AFR, sin año.

González Novo, Teresita y García Díaz, Ignacio, Cuba: su medio ambiente después de medio milenio, Editorial Científico-Técnica y Editorial Academia. La Habana, 1998.

Protección ambiental y producción más limpia. Parte1, Tabloide Universidad para Todos, Editorial Academia, La Habana, 2007.

Curso de Derecho y Medio Ambiente. Parte 2, Tabloide Universidad para Todos, Editorial Academia, La Habana, 2006.

Viamontes Guilbeaux, Eulalia, Derecho Ambiental Cubano, Editorial “Félix Varela”, La Habana, 2000.

LEGISLACIÓN

Constitución de la República de Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992.

Código Civil Cubano, Ley No. 59/1987.

Código Penal Cubano, Ley No. 62/1988.

Ley  De Protección del Medio Ambiente y Del Uso Racional de los Recursos Naturales, Ley 33/1981.

Ley 41 de Salud Pública, de 13 de julio de 1983.

Ley de Medio Ambiente, Ley 81/1997.

Decreto Ley No.54 Disposiciones sanitarias básicas, de 23 de abril de 1982.

Decreto de fecha  29-3-1984 Sobre recolección de desechos.

Decreto No 201 de fecha 13-6-1995 Sobre recolección de desechos.

Decreto Ley No 200 De las Contravenciones en Materia Ambiental.



[1] Ley 81 de 1997, Artículo 8: Desarrollo sostenible: proceso de elevación sostenida y equitativa de la calidad de vida de las personas, mediante el cual se procura el crecimiento económico y el mejoramiento social, en una combinación armónica con la protección del medio  ambiente, de modo que se satisfacen las necesidades de las actuales generaciones, sin poner en riesgo la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras.

[2] Constitución de la República de Cuba, artículo 27.- El Estado protege el medio ambiente y los recursos naturales del país. Reconoce su estrecha vinculación con el desarrollo económico y social sostenible para hacer más racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras. Corresponde a los órganos competentes aplicar esta política.

[3]  Código Penal, ARTICULO  188.  El que, sin cumplir las formalidades legales, realice o haga realizar una exhumación o el traslado de un cadáver o de restos humanos, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas.

 

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Naranjo Saavedra, Orlando y Silva Zaldívar, Ricardo: "Tratamiento de los desechos sólidos en el ordenamiento jurídico cubano" en Revista Caribeña de Ciencias Sociales, febrero 2013, en http://caribeña.eumed.net/tratamiento-desechos-solidos-ordenamiento-juridico-cubano/

Revista Caribeña de Ciencias Sociales es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.